Te voy a contar un sueldo
noviembre 6, 2017 6:50 am

Por quinta vez en el año, Nicolás Maduro aumentó tu sueldo, trabajador venezolano. El que lo haya subido tantas veces sólo significa que estamos dentro de una espiral de hiperinflación y que cada vez que te lo aumenta, puedes comprar menos cosas. Porque mientras tu sueldo sube linealmente, los precios suben exponencialmente. Eso no significa otra cosa que si hace un año con un sueldo x podías comprar 10 productos, hoy, con un sueldo 10 veces x puedes comprar una sola cosa, si acaso. No importa entonces cuánto te paguen. Lo que importa es cuánto puedes comprar con lo que te pagan. ¿Me sigues?…

 

 

 

Me imagino que a estas alturas debes temblar cada vez que corre el rumor de que Maduro se encadenará para anunciar “protecciones” a los trabajadores que por supuesto incluyen el temido aumento. No te están protegiendo contra nada. Tú lo sabes porque lo vives. Cada vez ganas menos, aunque te paguen más.

 

 

 

Cuando Mamajose (la otra mamá de mis hijas) llegó a mi casa a principios de 1987, ganaba Bs. 1.500 mensuales. Eso le alcanzaba para mantener bien a sus dos hijos pequeños en Apure, salir a pasear y darse sus gustos, como comprarse ropa o accesorios. Hoy, Mamajose se horroriza de los precios de todo. Sus gastos se reducen a comprar comida. Le pide a Dios no enfermarse, porque si se enferma tendrá que escoger entre comprar remedios o comprar comida. Y eso si los consigue.

 

 

 

Te anuncian, como dijo Diosdado Cabello, que la Navidad comenzó el 1 de noviembre. Otros organismos públicos hablan de que ya arrancó el plan “Navidades Felices 2017” ¿Crees que vas a poder hacer hallacas? ¿O tal vez solo un pan de jamón? ¿Tienes para el estreno? ¿Y para el juguete? Si sacaste las cuentas debes estar esperando que llegue enero para que pasen rápido las peores navidades de tu vida.

 

 

 

Te dirán que los culpables de la “guerra económica” son los gringos, o es la MUD, pero aquí lo único que ha pasado, estimado compatriota, es que los ingresos más altos de nuestra historia fueron dilapidados de la manera más alocada, vil y despreciable. Y la mayoría de esos ingresos se los robaron, punto.

 

 

 

Maduro dijo que “con amor todo se puede”, pero en Venezuela sabemos que el amor ni alimenta el estómago ni compra medicinas. Así que no dejes que te cuenten cuentos cuando te suban el sueldo…  ¡Es puro gamelote!

 

 

Carolina Jaimes Branger

@cjaimesb