“¡Maten a ese negro!”
diciembre 1, 2014 5:07 am

El racismo ha sido uno de los “ismos” que más dolor, muertes y tragedias ha traído al mundo

Ferguson, Missouri. El 9 de agosto el oficial de policía Darren Wilson mata de doce ¡doce! disparos -en una situación que no está del todo clara- al adolescente de raza negra Michael Brown, quien estaba desarmado y con las manos en alto. El 24 de noviembre, el jurado no encuentra indicios para condenar a Wilson, pues actúo, según ellos “en legítima defensa”.

 

Cleveland, Ohio. El Día de Acción de Gracias el niño de doce años ¡doce! Tamir Rice -negro también- jugaba en un parque con una pistola de juguete. Una llamada alerta a la policía y previene que el arma que empuña el niño podría tratarse de una imitación. Sin embargo, los dos policías disparan al bajarse y lo matan.

 

La NAACP -Asociación Nacional para la Defensa de las Personas de Color- se pronunció: “volvemos a cuestionar la adecuación de la selección, el entrenamiento y la preparación de los oficiales de policía”. Y es que la orden parece haber sido “¡maten a ese negro!”, o peor aún, el sentimiento en el alma de los policías. Persiste la duda de si hubieran hecho lo mismo si el muchacho en cuestión hubiera sido blanco. Y es que el racismo es cosa seria.

 

En Estados Unidos han avanzado en el tema racial, es verdad. Barack Obama jamás hubiera sido electo presidente hace 20 años. Yo viví en Boston entre 1981 y 1984 -una de las ciudades más liberales del país norteño- y las cosas que vi en cuanto a racismo me entristecieron, en ocasiones me llenaron de ira y sentí alivio de que en mi país esas cosas no pasaban.

 

Associated Press reportó el mismo día del asesinato de Tamir Rice que “ante el temor de que el video de la muerte de su hijo empeore una situación ya tensa, los padres del niño pidieron en un comunicado ‘manifestarse pacíficamente y de forma responsable’. Añadieron que las emociones positivas son las que lograrán el cambio”. El espíritu de Martin Luther King prevalece por encima de las pasiones desatadas clamando por igualdad ante la ley, protección de los derechos humanos -que acabar con la vida de alguien sea la última opción- y la necesidad de vivir en paz.

 

El racismo ha sido uno de los “ismos” que más dolor, muertes y tragedias ha traído al mundo. El desciframiento del genoma humano demostró que no existen “razas superiores”… ¿Y entonces?… Que estas cosas pasen solo demuestran la estupidez del género in-humano.

 

@cjaimesb



0 comments