Lo malo, lo ridículo y lo inaceptable
octubre 26, 2013 3:05 pm

Seis meses después de la muerte de Hugo Chávez tenemos:

Lo malo

1. La incapacidad del gobierno de enfrentar el delito común (hurtos, robos, secuestros), el delito atroz (asesinatos) el delito organizado (nartotráfico, contrabando) y el delito de cuello rojo (corrupción). Cada media hora muere asesinado un venezolano. Según Giordani, más de 20 mil millones de dólares se esfumaron fraudulentamente vía Cadivi.

 

2. La inflación del 28% para 2014 según el ministro de finanzas Nelson Merentes. La inflación, un fenómeno monetario, causada por el gobierno, tiene entre sus principales responsables a Nicolás Maduro, Jorge Giordani, Nelson Merentes y Eudomar Tovar. La inflación de Venezuela es la más alta y violenta del mundo actual.

 

3. La “importación masiva” de alimentos que anunció el gobierno. Esa medida desesperada es consecuencia de los ex ministros de agricultura Elías Jaua y Juan Carlos Loyo. Echa por el piso el cuento de la “soberanía alimentaria”. Esas importaciones son la principal fuente de corrupción roja. Y de la devastación del campo venezolano.

 

4. El deplorable estado de las refinerías nacionales. Manejadas por inexpertos y mediocres, los daños a sus infraestructuras son enormes. Pdvsa es incapaz de producir la gasolina que se consume en el país.

 

5. La destrucción de las instituciones del Estado Venezolano y con ello la degradación de los derechos civiles del pueblo. Maduro pretende gobernar desde al autoritarismo, la censura y la represión.

 

Lo ridículo

6. Utilizar el término cubiche de “guerra económica” para adulterarle al pueblo el rotundo fracaso del llamado Socialismo del Siglo XXI.

 

7. Llamar al finado Hugo Chávez “El gigante” “El eterno”, al mayor “raspareservas” que haya conocido nuestra patria, sin que haya sudado una sola molécula por ellas.

 

8. Crear un “Viceministerio para la Suprema Felicidad del Pueblo Venezolano”. Por cursi y estúpido es ofensivo.

 

9. Que una página web desestabiliza al “Bolívar Fuerte”

 

10. Los constantes anuncios de intentos de magnicidio y de intentos de golpe, precisamente antes que Maduro salga a uno de sus incontables viaje al exterior.

 

Lo inaceptable

11. Que Nicolás Maduro Moros no haya presentado la documentación que lo acredite como venezolano por nacimiento, sin que posea otra nacionalidad, y por lo tanto no esté impedido de ejercer la Presidencia de la República.

 

12. Que en el Presupuesto Nacional 2014, los ingresos fiscales petroleros se hayan fijado en 114 mil millones de bolívares, es decir apenas 18 mil millones de dólares sería lo que Pdvsa y todas las empresas extranjeras asociadas aportarían al fisco. Mayor robo al pueblo, imposible.

 

13. Legislar para crear la figura de “Enemigo Interno”.

 

14. Los oscuros “derribos” de aviones civiles por parte de la Fuerza Aérea Venezolana. Sin mayores detalles de razones y víctimas.

 

15. Pretender una “ley habilitante” para combatir la corrupción. No más habilitantes, que funcione la Asamblea Nacional y el resto de las instituciones del Estado.

 

Ah! ¿y lo bueno? No le encuentro nada bueno al gobierno de una claque instalada hace catorce años en el poder, que ha demostrado incapacidad, resentimiento, y ausencia de buenas ideas. Que se empeña en destrozar este país por un malo, ridículo e inaceptable comunismo. No importa el nombre con que pretendan disfrazarlo.

 

Parafraseando a Sun Tzu, el gobierno de Nicolás es la extensión del de Raúl Castro, pero por otros medios.

 

Por David Morán Bohórquez