La megadevaluación
marzo 17, 2014 7:53 am

Derrotado el ministro Giordani, quien hasta el último minuto se opuso a la apertura de un nuevo mercado para el dólar, Rafael Ramírez y Nelson Merentes anunciaron el Sicad II. Era lógico que Giordani tratara de obstaculizar este mecanismo porque fue por su iniciativa y decisión que en mayo de 2010 se eliminó ese mercado alternativo donde se vendían con cierta libertad dólares y la tasa de cambio la determinaba el mercado. Giordani no solo acabó con esa opción para adquirir divisas, sino también con las casas de bolsa a las que llevó a la ruina, y a la cárcel a buena parte de sus directivos.

 

Recientemente, los tribunales dictaminaron que los dueños de las casas de bolsa eran inocentes y que los delitos por los cuales Giordani los acusó y metió presos nunca existieron. Lo planteado por Ramírez y Merentes es que con el Sicad II se podrán adquirir divisas sin restricción, tanto por personas naturales como jurídicas. Igualmente han señalado que no habrá topes a la compra de moneda extranjera y tampoco para el tipo de cambio. Según eso, se tratará de una flotación limpia del tipo de cambio.

 

El objetivo real del Sicad II es proporcionarle caja a Pdvsa y a las empresas petroleras extranjeras actualmente asfixiadas por un tipo de cambio oficial que hace inviable cualquier actividad económica en Venezuela, incluyendo la petrolera. Se supone que con un tipo de cambio del Sicad II en torno a Bs 40/US$, Pdvsa estará en mejores condiciones financieras. Pero ello implicaría una megadevaluación del bolívar con relación a la tasa de cambio oficial de Bs 6,30/US$. La devaluación sería en este caso de más de 500%. De ese monto, una parte se traspasará a los precios de algunos bienes. Para que la devaluación no sea mayor, el Gobierno debería ofertar dólares en ese mercado; el asunto es que no hay certeza de que el BCV tenga las divisas para hacerlo. Mi opinión es que el bolívar va a experimentar una importante depreciación en el Sicad II, producto de la falta de confianza de los venezolanos en el bolívar debido a la elevada inflación, que destruye el ahorro de quienes mantienen su patrimonio en moneda nacional.

 

La suerte del Sicad II muy probablemente sea la misma del Sitme aplicado por Merentes entre julio de 2010 y febrero de 2012, y del cual se demostró que fue un sistema altamente corrompido. Mientras se aplica el Sicad II y el bolívar se devalúa, Giordani, aguarda su momento para cobrarle a Ramírez y a Merentes esa devaluación del bolívar.

 

@JoseAGuerra

Por José Guerra