El #6D un parto…
octubre 13, 2015 12:24 pm

 

El sueño de la razón engendra monstruos. Francisco de Goya

 

 

Cuando en la calle o en la universidad me encuentro con amigos que comparten sus angustias ciudadanas y me demanda un vaticinio sobre lo que está por acontecer el venidero 6 de Diciembre, no vacilo en advertir que vislumbro una jornada histórica. Siento que la cita que tenemos con la elección de la Asamblea Nacional es más que nunca una oportunidad soberana. Tomaremos un camino u otro, continuaremos con esta vivencia gravosa, ruin, penosa, cruenta inclusive o abordaremos para una difícil pero esperanzadora travesía la nave del cambio.

 

 

Es lo que pasa, mutatis mutandis, al dirigirnos apuraditos en el carro con la esposa, la hija, la hermana o la cuñada a la maternidad para acompañar a la parturienta. Siempre hay risas, nervios, temores de lo que pueda pasar y hasta que no culmina el asunto, mantenemos una expectativa vigilante. Mi hija que estudia medicina cumplió su clínica en la Concepción Palacios y a diario, al llegar a casa, comentaba de esa siempre distinta jornada en la que, en ocasiones, había cabida para la alegría pero eventualmente, los accidentes o complejidades propias del nacimiento traían tristezas o frustraciones notables.

 

 

El parto de mi hija mayor fue un ejemplo de lo inesperada que puede sobrevenir una complicación y el trance que involucra. Tuvo ella una preeclampsia con el tono dramático que es de suyo a esperar. Horas de tensión y ansiedad que afectaron a los presentes y aún los ausentes que llamaban para enterarse fueron el marco espiritual que nos encuadró y aun saliendo bien de la situación, confieso que sufrimos impotentes ante ese giro del destino que trastocaba quizás en tragedia lo que antes prometía una expresión de amor y felicidad. Dios generoso estuvo a nuestro lado y se lo agradecemos pero, la vulnerabilidad que convoco la experiencia y que nos exhibió frágiles nos dejó un sentimiento amargo en el espíritu.

 

 

Imagino el 6D como un alumbramiento. Hemos esperado para concurrir al parto de otro tiempo. El llamado proceso o socialismo del siglo XXI condujo el país hacia la ruindad, la violencia social, la división, el odio, el fracaso, el endeudamiento, la inflación, la militarización, la desconfianza y la desesperanza sin olvidar la displicencia, la escasez y la impresionante desmejora de los servicios públicos y la criminalidad. Hemos sido testigos y víctimas de todo género de agresiones y ofensas en nosotros o nuestro entorno familiar. Horrorizados de ver caer el trabajo de las instituciones a niveles insospechadamente bajos como es el caso de la justicia que como una pústula drena cotidianamente sus secreciones inficionadas de la enajenación ideológica que postula el irrespeto al ser humano que piensa distinto y lo propone como enemigo.

 

 

El 6D será un parto para que en comunión comunitaria vayamos a abrigar en comienzo del fin de los que gritaban groseros y petulantes que significaban la eternidad y otra época que abre un horizonte de orden en el progreso y de regreso a la concordia y el desarrollo. Nuestros hijos y nietos, nosotros mismos tenemos que protagonizarlo. Con Dios por delante cambiemos el mundo una vez más, nazca otro país al que todos tengamos derecho ¡

 

 

Nelson Chitty La Roche,

nchittylaroche@hotmail.com

@nchittylaroche     



0 comments