De Ocaña a Miraflores
mayo 31, 2016 6:19 am

El análisis histórico es revelador porque deja «cicatrices» que muestran los momentos evolutivos de una sociedad. Como venezolano preservo del Congreso de Tunja y de Ocaña, un referente glorioso, porque fue allí donde nació la épica libertadora de Bolívar: La Campaña Admirable. Pero la historia no siempre concede el beneficio de la grandeza. De pronto otro evento, la cambia. Es el empeño del hombre de falsear su mundo, que lo apoca y lo opaca. Nos quieren cambiar la impronta de Ocaña. Puerta de emancipación patria. Punto de nacimiento de la II República. Pueblo que Bolívar de la espada de Ribas y Girardot rescató, para abrirse paso sobre el Magdalena, y siendo un imberbe de 20 años, ir por  la liberación de todo un continente. Hoy quieren hacer de Ocaña, el patio que se negó a morir en la memoria de nuestro presidente..

 

.

 

En Gaceta Oficial No. 40.909 del 23-05-16, se publicó una sentencia del TSJ que dictamina cómo proceder en caso que alguien ostente dos o más nacionalidades, incluyendo la venezolana. «La Sala Constitucional establece, con carácter vinculante, que ante el supuesto que una persona ostente múltiples nacionalidades y una de ellas sea la venezolana, será ésta la que prevalezca en todo lo concerniente al régimen jurídico aplicable a la misma». De tal manera que si una persona con doble nacionalidad ejerce el cargo de Jefe de Estado, (violando el art. 41-C), esta decisión le habilita a mantenerse en él, creando una ficción legal de prevalencia de la nacionalidad venezolana, como si las otras no tuvieran validez. El TSJ en su recurrente oficio de empotrar lo constitucional a la conveniencia política, le enmienda la  plana», y concede facultad para que la silla de Miraflores, pueda ser ocupada por un hombre con doble nacionalidad.  Muy a solas el presidente de la AN sale en defensa de la CBV (y de nuestra dignidad), expresando sin reparo, «que esa sentencia lo que da es asco». Pero para muchos venezolanos esta situación «es más de lo mismo», y atrapados en lo que queda de nuestra perplejidad o en nuestra indiferencia, vemos este episodio -anti-histórico por anti-republicano- como quien ve llover…

 

 

 

¿Por qué la Sala Constitucional hizo este pronunciamiento? ¿Será que hay más con doble nacionalidad? ¿Es cierto que por vivir en Ocaña y ser de padres colombianos, se adquiere Ipso Iure, la nacionalidad granadina? Es impensable que esta polémica no nos conduzca a reflexionar sobre la supuesta doble nacionalidad del Presidente et all… Hasta el más humilde de los mortales sospecha que el TSJ desea des-constitucionalizar la Carta Magna, en protección de binacionales en el poder… Así-decíamos -la emblemática Ocaña- lugar de  inicio de gestas libertarias, y poblado donde se ha dicho, levitan las memorias e infancias del presidente, queda de nuevo como epicentro de la historia, por dar fe -de manera evolutiva o involutiva- de nuestras dolencias o lasitudes con nuestras exigencias republicanas. De su domiciliación, más siendo de vientre colombiano, se ostentaría también la nacionalidad colombiana.  ¿Entonces?

 

 

 

Si la Constitución lo permitiera, no tengo problema que venezolanos por naturalización o nacionalidad derivada, ocupen cargos públicos relevantes. Sé de mucho español, italiano, portugués o libanés que aman nuestra tierra, tanto como el nacido en ella o de ancestralidad criolla hasta Guaicaipuro o Tamanaco. En un mundo cada vez más integrado, países como EEUU, Canadá, la vieja Europa o la joven Latinoamérica, vemos senadores, diputados, ministros y hasta presidentes, siendo inmigrantes o hijos de ellos. Es el caso de Barak Obama… Ha sido el caso de presidentes latinos hijos de otros mundos, donde el destino ha sido favorecer un proceso de integración multicultural, inmensamente rico en lo humano. El detalle es que la mayoría de las constituciones apelan al nacionalismo para hacer elegible al primer mandatario, y así lo ratificaron las 27 Constituciones patrias, desde 1810 a 1999, hasta que lo relajó la sentencia de marras, de mayo de 2016.

 

 

 

Ocaña -injustamente- corre el riesgo de solapar historias de independencia con historias de carencias. El punto de partida de batallas cerriles contra las huestes de Domingo Monteverde o los rebeldes de Boves, que liberaron Barinas, Mérida y Trujillo, y le dio a Bolívar en Caracas, el título de El Libertador. Un pueblo noble [Ocaña], que dejó atrás la vergüenza de la capitulación de San Mateo, pero que hoy  esconde -sin pena ni gloria- la «capitulación de un presidente, que quizás habiendo jugado Tejo, (juego nacional de Colombia) en tierras de gloria, hoy no le conceden recuerdo ni mérito.  Así van nuestros «revolucionarios», denegando su propia historia, cómo van sus «magistrados», haciendo posible que en Miraflores, llegue algún día un hijo de Raúl o el mismísimo Maradona. A fin de cuenta, lo que necesitan es un decreto de emergencia o una sentencia. Para nada un esfuerzo realmente emancipador.

 

 

 

Por lo pronto dos centurias de rigor republicano, quedan en el tintero de un magistrado, con una sucesión de poder (De Chávez a Maduro) que por añadidura tampoco fue constitucional. De Ocaña Miraflores. Qué fácil..

 

 

.

@ovierablanco              

vierablanco@gmail.com