Argumentos falaces
septiembre 25, 2017 7:14 am

En ocasiones pienso que por unos segundos me gustaría entrar en la mente de quienes activamente promueven la abstención electoral. Me gustaría escudriñar sus maneras de pensar. Porque desde afuera, todos los argumentos que les escucho son falaces. Y ninguno da las razones convincentes y contundentes por las que deberíamos abstenernos de participar en las elecciones regionales.

 

 

 

El argumento del fraude es el primero y el más común. “Yo no voto con ese CNE”, dicen. Como si hubiéramos votado en otras ocasiones con un CNE distinto al que tenemos. Si el CNE pudiera hacer trampa, la hubiera hecho siempre. La trampa no la hacen en la sala de totalización, ni en los centros donde hay testigos. La trampa es en los centros donde se vota manualmente y/o donde no hay testigos de la oposición. En ésos, el PSUV impúdicamente se adjudica todos los votos.

 

 

 

El segundo argumento es que los muchachos asesinados no estaban protestando para que hoy haya elecciones. Salvo que esos valientes jóvenes hubieran dejado por escrito que se iban a abstener de votar en algún proceso electoral, el alegato no pasa de ser una mera especulación, pero con un elemento de manipulación muy vil. Es algo así como dejar colar que quienes vayamos a votar estamos descalificando y despreciando el sacrificio que ellos hicieron. Yo pienso que más bien seguir en la lucha por la libertad y la democracia es el mejor homenaje que podemos rendirles. Y no sólo eso: creo que ellos estarían de acuerdo en que atacar la violencia con más violencia lo que genera es aún más violencia. Las armas de un ciudadano de bien no son pistolas, ni fusiles ni granadas ni metralletas. Las armas de un ciudadano son el voto, la conciencia, la decencia, el apego a la civilidad. Si tomamos las armas, en nada nos diferenciaríamos de quienes queremos diferenciarnos.

 

 

 

Hay otros argumentos que incluyen descalificaciones a la MUD y a la AN. Se quejan de que “no han cumplido el mandato del 16J”. Ese mandato se cumple en la medida de lo posible y las elecciones regionales es una de esas posibilidades.

 

 

 

Ya en 2005 pagamos muy cara la abstención. Por favor, no repitamos el error. Si los revolcamos en las elecciones, les será más difícil desconocer los resultados. Aunque sea con un pañuelo en la nariz, vaya y vote. No les haga el camino tan fácil.

 

 

Carolina Jaimes Branger

@cjaimesb