Arde Venezuela
mayo 6, 2013 7:14 am

l miércoles pasado el periodista Pedro Luis Flores dijo que la versión gubernamental de los insólitos, desgraciados y tristes sucesos de esa tarde en la Asamblea Nacional era equivalente a las de quienes excusan a los violadores y acusan a las víctimas: «llevaba un escote muy pronunciado»… «usaba minifalda»…

 

No hay excusa que justifique una violación. En otras palabras, quienes eso arguyen no encuentran diferencia entre un ser humano y una bestia. Las bestias copulan por instinto… ¿acaso los hombres no pueden refrenarse? Estas historias de complicidades con los victimarios van tan lejos como que si se tratara de una monja, cubierta desde el pelo hasta los pies, siempre habrá quien diga que «algo habrá hecho». Machismo, misoginismo, salvajismo. Sin eufemismos.

 

Flores tiene razón: lo constatamos en la penosa cadena del miércoles en la noche. La «historia oficial» transmitida a través de una de las cadenas más vergonzosas que hemos tenido que calarnos (y nos hemos calado unas cuantas) trató -en vano- de explicar lo inexplicable y justificar lo injustificable. Hasta los chavistas que a esa hora están insultando activamente a cuanto tuitero les huela a oposición, optaron por hacer mutis por el foro.

 

No puede ser ni se puede aceptar que la respuesta a rechiflas, toques de cornetas, despliegue de pancartas y el uso de un casco como protección por el precedente de que a un diputado le lanzaron un micrófono por la cara, sea una propia de bestias. Y es que los bajos instintos nos vuelven bestias.

 

Ya basta de que el gobierno nos acuse de lo que ellos hacen. No me queda duda de que los diputados pro gobierno tenían todo preparado. Hasta las cámaras de ANTV enfocaron hacia el techo para que no quedaran evidencias. Tampoco es casualidad que los atacados hayan sido María Corina Machado y Julio Borges, los diputados más coherentes, y valerosos que hay en la AN.

 

No sé en qué irá a parar todo esto. Lo que sé es que esa «huida hacia adelante» del gobierno es cada vez más peligrosa. ¿Quieren provocar un estado de caos que les permita aniquilar de una vez a sus adversarios? ¿Quieren que haya guerra civil? La de España produjo la friolera de más de un millón de muertos. Hermanos se mataron entre ellos por razones meramente políticas.

 

Venezuela arde… ¿controlaremos el incendio?

 

@cjaimesb

 

 

Fuente: EU

Por Carolina Jaimes Branger