Manguito Rotador: Anatomía, Síntomas y Diagnóstico
julio 1, 2019 7:03 pm



¿Qué es el manguito rotador?

 


El manguito rotador del hombro es una estructura anatómica conformada por 4 tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso, subescapular y teres menor. Estos se juntan para insertarse a nivel de las tuberosidades del húmero en el hombro. La principal función del maguito rotador es mantener la cabeza del húmero centrada en la articulación para que pueda rodar. La función secundaria es asistir en la elevación y rotación del hombro. El tendón del músculo supraespinoso es el más importante de ellos desde el punto de vista funcional y también el que presenta lesiones con mayor frecuencia.

 

 

¿Cómo se lesiona?

 


Habitualmente existen múltiples factores que causan daño del manguito rotador. La principal causa se produce debido a un fenómeno degenerativo o desgaste del tendón, donde éste se va rompiendo progresivamente con el tiempo. Durante este proceso, las fibras de colágeno pierden sus propiedades y se degradan de forma progresiva. Este fenómeno está asociado a la edad y a otros factores de riesgo, como el tabaquismo. Es frecuente que los pacientes no se den cuenta del desgaste progresivo del manguito rotador hasta que se desencadenen los primeros síntomas, principalmente el dolor. Generalmente esto ocurre al realizar algún movimiento que requiera elevar el brazo asociado a mayor fuerza. Es importante mencionar que en la gran mayoría de los casos, este desgaste no corresponde a una enfermedad laboral ocasionada por trabajos que involucren mayor frecuencia de movimientos de elevación y mayor utilización de la fuerza del hombro.

 

 

Un traumatismo agudo del hombro también puede lesionar al manguito rotador, tanto en pacientes jóvenes como mayores. Sin embargo, esto ocurre con más frecuencia en el contexto de una luxación de hombro en pacientes mayores de 40 años, en donde la energía involucrada es mayor que la capacidad de resistencia de las fibras de colágeno. En estos casos el hombro presentará síntomas de forma brusca.

 

 

Una tercera teoría, muy popular hace años atrás, pero cada vez más cuestionada en la actualidad, es la lesión por el fenómeno de pinzamiento del hombro (subacromial). Esto se produciría por la existencia de una disminución del espacio por donde se desliza el tendón, debajo del acromion, provocando un pinzamiento óseo o enganche del tendón, el cual se lesionaría por un efecto erosivo o de roce con el hueso.

 

 

¿Cuáles son sus síntomas?

 


Se caracteriza por dolor de hombro que aumenta con las actividades que requieren elevar el brazo por sobre el nivel de la cabeza y también por dolor nocturno que impide dormir. Generalmente comienza de forma gradual, aumentando la intensidad del dolor con el transcurso del tiempo y además, haciéndolo cada vez más frecuente con actividades de menor esfuerzo. El dolor se puede irradiar por la cara lateral del hombro hacia el brazo y también hacia el cuello. El dolor puede estar presente si el tendón presenta solo desgaste (tendinosis), tiene una rotura parcial o una rotura completa. Por este motivo el dolor no permite diferenciar entre estos distintos estados. Otro síntoma frecuente es la debilidad del hombro o pérdida de fuerza. A medida que progresa la lesión, se produce mayor incapacidad para usar el brazo en situaciones cotidianas tales como vestirse, abrocharse el cinturón de seguridad o levantar objetos pesados por arriba del nivel del hombro. Cuando el cuadro se hace crónico, puede haber pérdida del rango de movilidad debido a la rigidez que se asocia con el mayor avance de la enfermedad.

 

 

¿Cómo se hace su diagnóstico?

 


Para el diagnóstico de la causa del dolor de hombro es necesario realizar un examen físico, radiografías de hombro en tres proyecciones, junto con una ecografía o resonancia del hombro afectado. En los casos en que se cuenta con ecografía de buena calidad y con un radiólogo confiable, basta con la radiografía y la ecografía para confirmar el diagnóstico y tomar una conducta terapéutica. La resonancia magnética es un excelente método de estudio, que permite ver con detalle la anatomía del manguito rotador, permite evaluar la atrofia muscular que se puede haber producido en el tiempo (importante factor pronóstico) y además ayuda a confirmar o descartar otros diagnósticos asociados a la lesión del manguito rotador.

 

 

¿Cicatrizan las roturas del manguito rotador?

 


La evidencia disponible ha demostrado que las roturas crónicas no cicatrizan, alrededor del 50% van a aumentar de tamaño y que las roturas completas están relacionadas con la progresión de la atrofia muscular. Al aumentar la atrofia, aumenta la debilidad  y la pérdida de función. La principal razón por la que se piensa que las lesiones no cicatrizan se debe a que al haber una rotura y desinserción del tendón al hueso, se pierde la irrigación vascular que llega desde el hueso y que entrega la nutrición necesaria al tendón.

 

 

Por Dr. Michael Marsalli 

 



0 comments