La insana relación de Charlize Theron con la comida basura
abril 19, 2018 10:32 pm

La actriz tuvo que ganar 25 kilos para prepararse para su papel en la película ‘Tully’

 

Charlize Theron durante la presentación de su nueva película ‘Tully’ en Los Ángeles. GTRESONLINE

 

 

Es sabido que la parte central del trabajo como actor es meterse en la piel de los personajes que van a interpretar. Por ello, son muchos los que no solo tienen que someterse a un cambio psicológico, sino también a uno físico para poder encajar en el papel. Este es el caso de la oscarizada Charlize Theron que, para confraternizar con el personaje de Marlo en su nuevo trabajo Tully, tuvo que ganar 25 kilos en un tiempo récord.

 

 

 

Para ello Theron se embarcó en una dieta de engorde que cambió por completo su estilo de vida y que llegó, incluso, a sentirse deprimida. “Quería experimentar lo que sentía la mujer que iba a interpretar y creo que este cambio me ha hecho estar más cerca de ella y de su mente”, relataba la actriz en el programa Entertainment Tonight. Según la propia intérprete, el principal causante de esta depresión fue la comida basura que tenía que ingerir a todas horas para poder lograr su aumento de peso. “Fue una gran sorpresa para mí, tener que lidiar con una depresión. Por primera vez en mi vida estaba comiendo una gran cantidad de comida procesada y tenía que beber grandes cantidades de bebidas con azúcar. La verdad no ha sido nada divertido prepararme este papel”, explicaba Theron en el citado programa.

 

 

 

Su dieta de engorde, podría parecer, a priori, el sueño de cualquier amante de la comida rápida, pero enseguida se tornó en pesadilla. “Las primeras semanas es muy divertido, te sientes como un niño en una tienda de gominolas. Pero después de ese primer momento ya no te gusta tanto, comer se convierte en un trabajo”, añadía la intérprete. Tanto es así que Theron tenía que ponerse la alarma para despertarse en medio de la noche y comerse un plato de macarrones con queso, solo para poder mantener la sobrealimentación a la que se estaba sometiendo. “Me despertaba por la noche y solo comía, no lo disfrutaba, era simplemente pasar comida por mi garganta”.

 

 

 

Después de este espectacular cambio, y una vez grabada la película, la actriz tuvo que someterse a una nueva dieta para volver a su peso, algo que le llego poco más de año y medio. “Llegué a estar preocupada sobre si lograría volver a mi peso. Cuando engordé para la película Monster perdí el peso con mucha facilidad, solo tuve que dejar de picotear entre horas durante una semana y ya estaba. Pero claro, tu cuerpo no es igual con 27 que con 43”. Además, Theron no se lanzó a los brazos de una dieta milagro, que promete resultados sorprendentes en poco tiempo, sino que se tomó las cosas con calma y acudió a un especialista que le ayudara a volver a su peso habitual.

 

El País

 



0 comments