García Arocha: “Me preocupa la forma cómo se va a llamar a elecciones en la UCV”
febrero 13, 2020 5:54 pm


 
Sobre la Universidad Central de Venezuela pesa la sentencia 0324 emitida por el Tribunal Supremo de Justicia el pasado 27 de agosto. El dictamen ordena que se realicen elecciones en un plazo de seis meses. Para la comunidad que hace vida en la casa de estudios esta medida es inconstitucional y violenta la autonomía universitaria. Sin embargo, el problema no pesa sobre si se deben realizar los comicios o no, es la forma cómo el régimen pretende que se lleven a cabo.

 

 

“La fecha de las elecciones a mí no me preocupa; podemos llamar a elecciones esta misma tarde. La Sala Electoral lo ha dicho, es la forma cómo se va a llamar a las elecciones lo que preocupa. Es por eso que se debe llegar a una decisión concertada por todas las partes o de la mayoría de la comunidad universitaria”, aseguró la rectora de la UCV Cecilia García Arocha.

 

 

A través de las comisiones electorales, en la UCV se realizaron elecciones de canales en 2010 y estas fueron suspendidas por el TSJ. En 2011 se convocaron a elecciones rectorales y nuevamente la Sala Electoral del TSJ las suspendió. Debido a estos cambios, la UCV, acompañada de otras universidades públicas del país, introdujo un recurso de nulidad de la Ley Orgánica de Educación. La respuesta a esta medida llegó ocho años y cinco meses después, cuando la Sala Constitucional del poder judicial emitió la sentencia 0324.

 

 

¿Qué dice la sentencia 0324?

 


Las elecciones se llevan a cabo sin priorizar el voto de ningún tipo de personal ni escalafón dentro de la comunidad universitaria, según lo resuelto por la Sala Constitucional. Es decir, el voto de obreros, administrativos y docentes, tiene el mismo peso que el de los estudiantes y egresados.

 

 

El fallo también ordena que las elecciones de la UCV se hagan con cinco padrones distintos: egresados, estudiantes, personal docente, personal administrativo y personal obrero.

 

 

Para resultar elegidas las autoridades universitarias, estas requieren imponerse, al menos, en tres de los cinco padrones existentes. Además, el fallo suspende temporalmente los artículos 31 y 32 de la Ley de Universidades vigente, así como el artículo 65 que decreta que los decanos serán elegidos por la asamblea de sus respectivas facultades.

 

 

“Primero que nada, la sentencia 0324 choca con el artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que reconoce la autonomía universitaria y dice que las universidades están integradas por profesores, alumnos y egresados. Y La Ley de Universidades está elaborada sobre la base de lo que está establecido allí en esa Constitución”, especifica García Arocha.

 

 

La UCV le dice sí a las elecciones

 


La Universidad Central de Venezuela no se opone a las elecciones. Simplemente destacan la importancia de que cualquier cambio en la forma cómo se llevarán a cabo los comicios debe pasar primero por un consenso entre todas las partes que integran el recinto universitario.

 

 

“Nadie está opuesto a la participación, pero dentro del marco de la autonomía universitaria. Hay profesores que mantienen que se debe convocar a elecciones nuevamente como en el 2011. Otro sector está de acuerdo con la sentencia, con la participación como lo establece la medida. Hay un grupo que tiene una propuesta completamente diferente, así que lo más sensato es que sea una decisión concertada”, indicó.

 

 

Ante las diversas opiniones que existen dentro de la máxima casa de estudios del país, el Consejo Universitario de la UCV en la sesión ordinaria del día 22 de enero de 2020 acordó declarar abierto el debate para propiciar un ambiente electoral en la universidad.

 

 

Debido a esta situación, la rectora de la Universidad Central de Venezuela propuso este miércoles ante el Consejo Universitario la creación de una comisión integrada por expertos en materia electoral, estadística y asesoría política, que se encargue de evaluar el sentimiento de la mayoría ucevista.

 

 

Esa comisión estudiará las distintas propuestas, y recomendará al Consejo Universitario lo que la mayoría expresa. “La comisión no elaborará un nuevo reglamento, simplemente escuchará a todas las partes. Sobre esta base, en un plazo aproximado de 15 a 20 días deberán plantear una recomendación al Consejo”, agregó García Arocha.

 

 

“Dependiendo de lo que decida el Consejo Universitario, el organismo tendrá que trabajar con nuestra Sala Electoral para producir los cambios que tengan que producir. Pero este año se debe llamar a derecho y realizar todas las elecciones que se encuentran vencidas”, dijo.

 

 

Luego de que se establezcan los nuevos términos sobre los cuales se realizarán los comicios, la rectora calcula que en el plazo de un mes se convocarán elecciones en la Universidad Central de Venezuela.

 

 

“Tienen que realizarse elecciones de profesores, estudiantes, egresados, sindicatos, entre otros. Yo creo que el ambiente electoral en las casas de estudio tiene que volver. Yo invito a las casas de estudio que se formaron en este régimen que se llamen a botón y también hagan elecciones para elegir nuevas autoridades”, agregó García Arocha.

 

 

Con casi 300 años de historia, la UCV busca renovarse

 


“El Consejo Universitario debe volver a retomar su parcela académica y dejar de tratar asuntos que se pueden derivar a otras dependencias de la universidad. Necesitamos empezar a dar una muestra de cambio y juventud. Es necesario actualizar ciertas cosas y retomar otras. El Consejo, por ejemplo, debe retomar la ruta. Tengo mucha fe de que esta universidad se manifieste. Que todos los cambios venideros sean producto de un consenso que se realizó dentro de nosotros mismos, tal como lo establece la autonomía universitaria”, resaltó.

 

 

García Arocha reconoce que es momento que la universidad se renueve y asuma que luego de casi 300 años desde su creación, es necesario adaptarse a la nueva era.

 

 

Los cambios cambios podrían darse precisamente en el proceso mediante el cual se llevan a cabo las elecciones internas de la casa de estudio. Por ejemplo, actualmente los egresados ​​que pueden votar en los comicios son aquellos que habitan en los alrededores de la universidad; es decir, en el municipio Libertador, situación que García Arocha considera excluyente.

 

 

«Eso me parece extremadamente excluyente en una universidad que está próxima a cumplir 300 años y que ha egresado cualquier cantidad de personas en todo el país», manifestó.

 

Seguir leyendo en el Nacional

 

 

 

 



0 comments