El extraño asesinato del hermano mayor de Kim Jong-un
octubre 8, 2020 12:50 pm

Kim Jong-unn es el actual líder de Corea del Norte, quien además de ser hijo del ex presidente Kim Jong Il es medio hermano de Kim Jong-nam, un político norcoreano quien estuvo en la palestra hace unos años, tras haber sido asesinado de una forma misteriosa, extraña e impredecible…

 

 

Como ya lo mencionamos Kim Jong-un es el gobernador de Corea del Norte, un país soberano de Asia Oriental, y a pesar de que lleva en el poder desde el año 2011, realmente este lugar no había sido pensado específicamente para él, sino para su hermano mayor Kim Jong-nam…

Sin embargo, al ver que Jong-nam carecía de la voluntad que se requería para continuar con el gobierno de su padre (o del deseo de oprimir a millones de personas) y se interesaba más por hechos como los juegos de azar y las damas de compañía, Kim Jong-un fue puesto en su lugar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Después de este importante suceso dentro de la política norcoreana y en la vida de Jong-nam, este vivió una vida de desertor, y aunque nunca lo hizo oficialmente todos los sucesos que rodeaban su entorno -tales como los intentos de asesinato y las identidades falsas para trasladarse- lo hicieron ver de esa manera.

 



El 13 de febrero del año 2017, Kim Jong-nam se encontraba en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, donde no era nada más que otro sujeto abordando dicho lugar, ligeramente aturdido y dirigiéndose hacia un kiosko de autoservicio.

 



En este momento, de la nada y de una forma impredecible, una mujer se le acerca y comienza a frotar su cara con una especie de loción que tenía impregnada en las manos… Este extraño suceso fue solo el inicio de lo que más adelante terminaría con la vida de este conocido político asiático.

 

 
 
 
 
 
 

La gente alrededor estaba atónita, pues realmente era un hecho perturbante pero sin ninguna explicación aparente o lógica… A pesar de esto, y para generar más confusión e intriga, aparece una segunda mujer quien hace exactamente lo mismo que la primera y se retira diciendo que lo siente.

 



En esta oportunidad, algo que llamó realmente la atención fue que esta segunda chica tenía una camiseta la cual decía LOL, que en la traducción del inglés vendría a significar algo como «Riendo mucho» o «Muchas risas».

 
 
 
 
 
 

Viendo estos sucesos, quizás suene un poco a algún reality show sobre bromas pesadas y cámaras ocultas, y en realidad, eso es lo que ambas mujeres dijeron que creían que era…

 



Según ellas, habían sido contactadas para esparcir crema hidratante a Jong-nam con la recompensa de recibir 90 dólares y una gran oportunidad de salir en la televisión mediante dicho programa de cámara escondida.

 



Sin embargo, no existía ni programa de bromas, ni cámara escondida alguna, lo que sí sucedió fue la muerte por envenenamiento de Kim Jong-nam 15 minutos después de que estas mujeres echaran en su cara dicho líquido. Al principio, las autoridades no sabían realmente quién era Jong-nam, hasta que registraron su cuerpo y encontraron varios antídotos y más de 100 mil dólares en efectivo.

 

 
 
 
 
 
 

Kim fue víctima de la arma química más mortal del mundo, VX (o Venomous Agent X. Este agente nervioso es una sustancia tan mortífera que incluso las Naciones Unidas la clasifican como un arma de destrucción masiva.

 



Luego de que estas mujeres esparcieran dicho veneno en su rostro, este intentó desesperadamente buscar ayuda, pero cuando llegó a la clínica del aeropuerto se desmayó. El VX estaba funcionando, sofocándolo y aniquilándolo rápidamente.

 

 
 
 
 
 
 

Siti Aisyah y Doan Thi Huong son los nombres de ambas mujeres quienes participaron en este homicidio, originarias de Indonesia y Vietnam respectivamente y que se enfrentan a la pena de muerte en caso de ser condenadas por asesinar a Jong-nam.

 



Por otro lado, Corea del Sur y Malasia culparon públicamente a Corea del Norte como principal responsable de este asesinato, sin embargo, representantes de este país han negado rotundamente que han tenido que ver de alguna forma en dichos acontecimientos…