Desinversión, ineficiencia y vandalismo, las “tres marías” del ABA de Cantv
noviembre 20, 2018 5:46 am

 

 

 

La crisis que padecen los más de 2,8 millones de suscriptores que tiene la estatal Cantv afiliados a sus servicios de Internet ABA no es reciente, pero se ha profundizado en los últimos años.

 

 

Las inversiones, otrora eje fundamental del sostenimiento de una empresa que prometió grandes conexiones, servicios, incluyendo Televión IP en cada hogar venezolano se quedaron en el olvido, así como también sigue sin finalizar el proyecto de la Red de Próxima Generación, NGN, entregada a los chinos de Huawei y que aún espera por culminarse para así poder dar servicios de Internet en cada hogar por donde atraviesa un par de cobre.

 

 

Y es que a la fecha, no todos los Estados del país disfrutan de los servicios de Internet ABA de Cantv y los que tienen el servicio, en un porcentaje importante, pasan más tiempos desconectados que conectados.

 

 

Cifras extraoficiales revelan que un poco más del 10% de los clientes de Cantv no cuentan con servicios de telefonía e Internet desde hace tiempo en todo el país, a lo que deben sumarse otros tantos miles a los que les parpadea el servicio, bien porque vive más caído que en operación o porque pasan un tiempo con acceso y otro no.

 

 

Igor Lira, miembro de la junta Directiva de la Federación de Trabajadores de las Telecomunicaciones, Fetratel, destaca que una de las más graves fallas que tienen los servicios hoy día están en la falta de inversión y mantenimiento de las estructuras.

 

 

“Muchas de las centrales, que requieren de ventilación y uso de aires acondicionados para mantener los equipos en operación, desde hace tiempo se quedaron sin ese servicio, generando que los equipos se calienten a niveles que terminan dañándose o, por su calentamiento, dejando a miles de usuarios sin servicios de Internet”.

 

 

En los Data Centers, los grandes almacenes para resguardar datos de los clientes de la estatal, desde hace tiempo no se cuenta con las más mínimas garantías de sostenimiento de los servicios, dejando a miles de clientes desnudos ante una caída de los servicios corporativos. “En la Trinidad, donde funciona uno de los centros de datos más grandes de la empresa no hay energía constante, baterías de respaldo y las infraestructuras que allí se instalaron están destruidas” comenta Lira.

 

 

Lea más: Empleados de Cantv y Corpoelec protestan en la avenida Libertador

 

 

El mismo destino tienen las centrales y los nodos que conectan los servicios hasta los hogares, que no reciben mantenimiento o actualizaciones desde hace tiempo. “En el estado Zulia, por los apagones, hay zonas que tienen meses sin servicios y no hay esperanza de que puedan recuperarlos” comenta Evencio Chacón, líder sindical de la Cantv en Maracaibo y también miembro de Fetratel en una entrevista radial con este servidor.

 

 

Ni un cariñito

 

 

Desde que Nicolás Maduro asumió el poder en diciembre de 2012, las inversiones en infraestructura en la estatal Cantv se han reducido en más de 80%, con periodos como el año 2017 en donde las inversiones fueron prácticamente cero, aunque las deudas siguieron incrementándose. Según los estados financieros, la estatal Cantv acumula deudas con sus proveedores que no le permiten financiarse más, a lo que debe sumarse que, desde hace poco más de dos años, la empresa recibe subsidio directo del Estado para poder mantener operaciones y ese subsidio termina financiando las deudas que los entes del Gobierno, sus mayores clientes, tienen con la empresa, pues éstos prácticamente no pagan por los servicios prestados.

 

 

Pañitos calientes

 

 

El subsidio que el Gobierno otorga a la otrora gran empresa de telecomunicaciones del país tampoco termina convirtiéndose en mejoras de servicios. El robo de cables e infraestructura hacen que la mayoría de esos fondos que provienen de créditos adicionales, entre otros, terminen resolviendo problemas de robo y hurto de equipos y no invirtiéndose en bienes de capital o mejor tecnología.

 

 

Tener la luz verde en el ABA de Cantv es una lotería que cada vez “gana” menos gente

 

“Desde hace tiempo no hay un equipo nuevo para mejorar alguna red ni mucho menos infraestructura para ampliar algún servicio” destaca Lira.

 

 

Y es que la crisis en la estatal ha tocado niveles tan complejos que, en el caso de los trabajadores y técnicos, desde hace más de dos años no se les renueva el uniforme para su trabajo, así como tampoco se les surte de equipos y herramientas para solventar los problemas. “No hay vehículos para transportar a los técnicos a los sitios donde hay problemas y mucho menos herramientas para que trabajen. En la estatal Cantv la gente trabaja por mística, no por dinero ni porque cuenten con las mejores herramientas” destaca Lira.

 

 

Pero esa mística también se agota. En el 2017, cerca de dos mil empleados de la empresa decidieron buscar mejor destino y para el cierre de este año se estima que unos cuatro mil más ya no estén formando parte de la Cantv, lo que incide considerablemente en la capacidad técnica de la compañía para resolver fallas. “Hay zonas del país donde no hay técnicos y tienen que movilizarse desde Caracas para resolver problemas, pero no tienen recursos y pueden estar semanas esperando y la zonas afectada sin servicios” confirma Chacón.

 

 

Sin timón

 

 

A los problemas estructurales de la estatal se suma la ineficiencia de su Directiva. Desde hace tiempo en la empresa no hay voz que asuma los problemas y que oriente sobre las soluciones. Los cargos de confianza siguen siendo entregados por afiliación política más que por capacidad y méritos, a lo que se suma el descontento de los miles de trabajadores que quedan por los bajos salarios que reciben. “En la Cantv todos estamos cobrando lo mismo, desde directores hasta el más bajo rango y con la nueva tabla salarial aniquilaron las escalas en su totalidad” describe Lira.

 

 

En ese sentido, también comenta que la lucha hoy en la compañía no es por un salario, sino por un ingreso que le permita a la gente estar tranquila y poder cubrir sus necesidades. “No podemos ingresar a una clínica porque el seguro no cubre nada y las primas por hijos u otro de los beneficios se quedaron rezagadas”.

 

 

En síntesis, la Cantv muere por todos lados. El servicio de ABA está en estado terminal porque no hay inversión para ampliar las capacidades de ancho de banda que exigen las nuevas plataformas de acceso y por eso ningún venezolano con servicios Cantv puede hacer algo más que ver unas páginas de Internet. No tiene opción para disfrutar más y la oferta de IPTV se quedó muerta, entre otras tantas.

 

 

En telefonía fija las conexiones están similares a las de los años 80, cuando en los hogares de Venezuela la gente que tenía el servicio tenía que esperar un tiempo para que el tono de llamada conectara y muchas de esas llamadas no tenían éxito. En telefonía móvil, la estatal con Movilnet es la única que posee hoy día más del 40% de sus clientes en servicios CDMA, una tecnología que quedó obsoleta hace poco más de 10 años y cada mejora por no disponer de fondos para tener otra tecnología, termina siendo muy costosa.

 

 

En fin, de la otrora Cantv sólo el nombre, pues en servicios está peor que en la época de los 80, cuando el teléfono de la casa no servía. Hoy hay ABA, teléfono y móvil, pero cada día sirven menos.

 

William Peña



0 comments