Que ayude el TIAR
diciembre 23, 2019 6:49 am


 
 
 La lucha contra la corrupción debe ser implacable y no limitarse a señalar las habituales ladronerías de la usurpación. Si el manejo fraudulento de los dineros públicos se ha convertido en una de las cargas más pesadas de la actualidad venezolana, los factores que pretenden su combate están en la obligación de mostrar conductas transparentes, que provoquen la confianza de la ciudadanía y la motiven para acompañar la benéfica mudanza que la sociedad requiere.

 

 

Como se han divulgado casos de corrupción que comprometen a diputados de la oposición, miembros de la Asamblea Nacional, los adversarios de la usurpación están ante la obligación de condenarlos y de buscar la manera de sancionarlos sin dejar motivos a la duda. Ahora más que nunca hace falta una transparencia indiscutible ante el espinoso y expandido flagelo, como manifestación del empeño en buscar caminos certeros y decididos en pos de una nueva sociedad en cuyo declive ha tenido papel fundamental la propagación de las corruptelas.

 

 

De allí la importancia de la iniciativa que acaba de anunciar Gustavo Tarre Briceño, representante diplomático del gobierno interino en el seno de la OEA, quien gestiona la colaboración del TIAR en la sanción de los diputados opositores que hayan hecho tratos fraudulentos con la usurpación para que entorpezcan el trabajo de la AN y, por consiguiente, la reelección de Juan Guaidó como presidente del Parlamento. La usurpación quiere comprar sus votos y ellos no se han negado a participar en el negociado. Al contrario, se han mostrado proclives a una negociación asquerosa y escandalosa, según ha reportado un portal noticioso habitualmente caracterizado por la seriedad de sus contenidos.

 

 

Tarre Briceño pedirá al TIAR que no solo incluya a los aludidos diputados en la lista de sujetos indeseables sometidos a sanción, sino que también meta en el mismo saco a sus familiares. El diplomático presentará argumentos suficientes para mover la voluntad del organismo al cual acude, razón que nos lleva a pensar que tendrá éxito en su iniciativa.

 
 

De momento, acompañamos y felicitamos la gestión. La oposición no puede dar tregua a la corrupción y no debe permitir que se siembren dudas al respecto. Si, como parece probable, media docena de sus parlamentarios hizo tratos oscuros con el régimen para entorpecer el manejo de la AN, las cabezas de la institución y los líderes de los partidos políticos deben alejarlos. La iniciativa de Tarre Briceño les abre sendero franco para esa higiénica y urgente operación. Si ayuda el TIAR, estupendo.

 

Editorial de El Nacional



0 comments