2023 tendrá que ser mejor

Posted on: enero 23rd, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

Todos los analistas serios coinciden en que el año pasado fue malo, muy malo para Venezuela y, en consecuencia, para la inmensa mayoría de los venezolanos. La esperanza está puesta en el año recién iniciado. Sin embargo, más allá de las tradicionales celebraciones de todos los meses de enero, todo indica que seguimos en lo mismo. Corremos el riesgo de repetir bastante de cuanto hemos rechazado del año anterior.

 

 

No quiero ser pesimista, pero estas líneas pretenden sacudir la conciencia del mundo opositor en general y de quienes habiendo estado identificados con el régimen, empiezan a marcar distancia con críticas de variado calibre hacia un grupo que no está a la altura de las circunstancias que el deber les impone. Esto lo saben propios y extraños.

 

 

Para Venezuela continúa siendo indispensable el respaldo mayoritario de la comunidad internacional, pero la responsabilidad de que se mantenga y se incremente, depende casi que exclusivamente del mundo opositor partidista y no partidista. Allí está la clave del problema que nos preocupa. Si esto lo aceptamos como válido tenemos la obligación de poner manos a la obra.

 

 

De la misma manera hay que entender que la mayoría del pueblo está luchando por la subsistencia personal y familiar. No tiene demasiado tiempo para dedicarlo a la politiquería de “quincalla baratera”, expresión de Rómulo Betancourt, a la que se dedican bastantes políticos de la actualidad. Se supone que esa es la tarea y el deber de quienes son o aspiran a ser sus representantes.

 

 

Sin embargo, no podemos estancarnos en la crítica permanente. Algunos necesitamos saber en qué y cómo podemos ser útiles para alcanzar el objetivo primario de la salida de Maduro Moros y su combo de las posiciones que detentan. Esto lo digo sin aspiraciones de ninguna naturaleza. Ya la vida me dio bastante. En mi caso personal se trata de poder devolverle al país, por lo menos, algo de lo que tanto he recibido a lo largo de mi vida personal, familiar y política.

 

 

En general no soy enemigo de las primarias para escoger al candidato opositor. Recuerdo que mi candidatura presidencial en 1993, nació de las primarias convocadas por Eduardo Fernández para competir con Humberto Calderón y conmigo. Las gané por amplio margen aunque luego vino la división del partido y cinco años que desembocaron en la presidencia de Hugo Chávez. Lecciones aprendidas aunque todavía algunos no aceptan o no quieren aceptar las razones del origen de lo acontecido en estos 23 años destructivos material e ideológicamente para Venezuela.

 

 

Aunque no lo crean, todavía soy optimista. Este puede ser el gran año para la construcción de la nueva y más perfecta democracia que el país merece. Pero no será por obra del Espíritu Santo. Dios está en cada uno de nosotros. Hacer honor al 23 de enero del 58 es obligante.

 

 

Oswaldo Álvarez Paz

@osalpaz

https://alvarezpaz.blogspot.com

La incertidumbre, síntesis de lo actual

Posted on: diciembre 7th, 2022 by Super Confirmado No Comments

Todos los seres humanos tenemos una alta dosis de incertidumbre. Siempre hemos tenido algo de ella, pero en este tiempo los acontecimientos imponen una creciente dosis. En Venezuela la vive el ciudadano común con relación a su existencia, a la familia que tiene la responsabilidad de atender, a su barrio, al municipio, al Estado y, por supuesto, al país como un todo.

 

 

Algo similar ocurre en el continente y el mundo. Las noticias que nos llegan de todas las regiones de África, de Asia, de Europa Oriental y Occidental ratifican nuestra opinión sobre la incertidumbre actual. En toda América, aunque con características distintas, también encontramos peligrosas señales con relación al presente y al futuro inmediato.

 

 

En el Norte, Estados Unidos, Canadá y México hablan por sí solos. En Centroamérica, con diferentes matices de un país a otro como en el Caribe, la situación es altamente parecida. Si miramos hacia el Sur, desde Venezuela hasta Argentina los grados de incertidumbre son alarmantes y bastante confusos. Cada realidad tiene sus propias características, pero es casi imposible predecir lo que puede suceder con estos gobiernos atípicos que padecemos actualmente. Podemos hacerlo con claridad meridiana con Cuba, Nicaragua y lamentablemente Venezuela. Este “trío de la fama” necesita de cambios radicales, muy profundos, para retomar el camino del progreso, del bienestar general. No será por ingenuos caminos electorales bajo el control del régimen que se aspira a sustituir.

 

 

Estados Unidos asoma peligrosos síntomas que obligan a reflexionar seriamente sobre cuanto sucede. De eso dependerán demasiadas cosas importantes a lo largo y ancho del planeta. Si queremos evitar una tercera guerra mundial no podemos limitarnos a las palabras. Hay que convertirlas en acciones concretas que lo impidan. Pero, con lo que tenemos, será muy difícil para la mayoría de las naciones, aunque algunas logren evitar ser parte del conflicto definitivo.

 

 

En Venezuela, para solamente referirme a nuestro caso, no podemos olvidar el dramático llamado de la Conferencia Episcopal para la refundación de la República. ANCO y otras organizaciones y personalidades han planteado la vía Constituyente para que el pueblo directamente señale el camino y la orientación que debe darse a la lucha. Para hoy o para más tarde, esto tendrá su tiempo. Tenemos que prepararnos para ello. Es indispensable lograr la necesaria unidad en torno a este punto. A él llegaremos en algún momento.

 

 

Esto no significa que nos coloquemos de espaldas a una realidad electorera y presidencialista. Existe y también hay que colaborar para sumar voluntades a la lucha por el cambio indispensable. Sin unidad sincera y verdadera, todo será imposible.

 

 

Saliendo un poco del tema, ¿cuantos expedevistas de los botados miserablemente por Chávez estarían dispuestos a reincorporarse desde ya a la tarea de la reconstrucción de la industria? Ya hablaremos de este tema.

 

 

Oswaldo Álvarez Paz 

@osalpaz

 

 

Menos mal que el deporte existe

Posted on: noviembre 21st, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

Es impresionante la ausencia de políticas económicas y sociales serias, bien definidas, que permitan ver con algo de optimismo el presente y el futuro inmediato del país. Éste es el peor régimen oficialista de la historia contemporánea de Venezuela. No tengo dudas al respecto. No me hace feliz sumar pesimismo al pesimismo que se desprende de la realidad actual, pero sería hipocresía de mi parte opinar en sentido contrario a lo que estoy diciendo. Vamos  de mal hacia peor. Ni siquiera las manipuladas cifras y estadísticas que promocionan sirven para modificar el ánimo del ciudadano común.

 

 

En la anterior entrega nos referimos especialmente al tema educacional a todos los niveles. Voces más calificadas que la mía han profundizado el asunto, especialmente en los últimos días. Desde el deterioro increíble de la planta física de las instituciones hasta la creciente ausencia de personal docente y, lo más grave, de alumnos que abandonan los estudios para irse del país o buscar alguna fuente de ingresos para ayudar a la sobrevivencia familiar, todo indica que el problema se mantiene. Los esfuerzos que algunos gobernadores y alcaldes hacen, no bastan sin una administración nacional comprometida. Hoy, más que ayer, a este régimen  hay que ponerle punto final. Hay que asumir los riesgos, los elevados costos que trabajar en esa dirección pueden generar. Pero no hay de otra. La convivencia, el secretismo dialogante y el pactismo abierto o encubierto, son contribuciones para la estabilidad del régimen. No es lo nuestro.

 

 

Nuestra posición está contenida en el reciente documento ofrecido por el Consejo Superior de la Democracia Cristiana cuya lectura recomiendo. Allí, más allá del acertado diagnóstico de la realidad, se señala un camino para el cambio.

 

Mientras tanto, menos mal que el país siguió con atención el final de las Grandes Ligas con la Serie Mundial ganada por los Astros Houston, una de cuyas estrellas es el compatriota José Altuve. Mantiene la esperanza de ver ganador a su equipo en la Liga profesional de Venezuela, en mi caso, las Águilas del Zulia y ahora, los amantes del deporte pendientes del mundial de futbol iniciado el domingo en Quatar. Sin tener un  equipo como favorito estimulamos las expectativas a favor de los representantes de Latinoamérica. Es difícil escoger entre Argentina, Brasil, Uruguay y otros participantes con posibilidades. Ya veremos, pero está claramente demostrado que el estrellato de este deporte no es de la exclusividad de los europeos.

 

 

Venezuela también tiene que hacer un gran esfuerzo en el campo del deporte competitivo de equipos. Tenemos algunas satisfacciones individuales como el caso de Yulimar, pero no basta. Ojalá y pronto podamos tener un gobierno con políticas acertadas y bien definidas en materia deportiva. Los esfuerzos privados lo necesitan y no me refiero a dinero.

 

 

Lunes, 21 de noviembre de 2022

 

 

Oswaldo Álvarez Paz

@osalpaz

oalvarezpaz@gmail.com

Sobre presos políticos y algo más

Posted on: noviembre 14th, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

Vivimos un tiempo raro. No me refiero exclusivamente a la frecuencia o a la intensidad de las lluvias que han generado bastantes daños. También a la situación del país. De mal para peor en lo económico aunque la demagogia oficialista estimule cuadros de aparente mejoría en la capital. Pero las condiciones de vida del ciudadano común y su familia son cada día más difíciles. La pobreza aumenta. El bolívar, nuestra moneda oficial, no puede competir ni siquiera con la de Haití. En pocos Estados del interior, entre ellos el Zulia, se hacen esfuerzos sostenidos para tratar de mejorar las cosas, aunque sea en la apariencia física de calles y avenidas. Quienes los gobiernan saben que eso no basta al haberse interrumpidos durante estos 23 años de dictadura los tímidos avances en materia de descentralización y municipalización de la vida pública, con una administración nacional en quiebra que en poco o nada ayuda.

 

 

Frente a todo esto y mucho más tenemos que reaccionar con firmeza. La necesidad de cambio es hoy más necesaria que nunca en Venezuela. Mientras se logra el objetivo en su totalidad hay asuntos urgentes que no pueden caer en el olvido, o en el simple palabreo retórico de la dirigencia.

 

 

Me refiero al caso de los presos políticos, civiles y militares. Son más de quinientos entre unos y otros, sin contar con el buen número de militares arrestados en sus comandos o zonas y de civiles en aparente libertad pero inhabilitados para ejercer algunos de los derechos fundamentales de cualquier persona. Quiera Dios que los resentimientos y rencores que se van acumulando en tantos compatriotas puedan ser superados cuando llegue la recuperación de la vida en libertad y auténtica democracia.

 

Mientras tanto, el régimen debería protagonizar una amnistía general amplia, que devuelva la libertad a todos los presos políticos, sin excepciones de ninguna clase. Esto incluye a quienes tienen sentencias judiciales acomodadas a las instrucciones de los poderosos del régimen, pero alejadas descaradamente del Derecho y la justicia. Es tiempo de una revisión integral que podría estar dirigida por la Conferencia Episcopal Venezolana e integrada por notables existentes. Estoy seguro estarían dispuestos a cumplir la misión.

 

 

Personalmente estuve detenido en El Helicoide por cerca de tres meses hace más de doce años. Muchos de mis compañeros de la época siguen en el mismo sitio y van hacia los veinte años, como los Comisarios Guevara, con quienes mantuve una buena relación entonces y una comunicación espiritual permanente. Otros han logrado escapar de alguna manera. Están en el exterior, pero siempre consecuentes con la razón de ser de cada cual. Yo no puedo salir del país. La absurda condena fue por dos años. En marzo cumpliré trece.

 

 

No me gusta hablar del tema porque hay muchos que están peor que yo. Pero, esto  no puede ni debe continuar.

 

 

Lunes, 14 de noviembre de 2022

 

Oswaldo Álvarez Paz 

@osalpaz

La educación, problema fundamental

Posted on: noviembre 7th, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

En ocasiones anteriores nos hemos referido básicamente a la educación superior. Dentro de ella, a las universidades, por la deplorable situación en que se encuentran las públicas tanto en lo material como en lo estrictamente docente. En una situación nacional como la actual, también las universidades privadas atraviesan un tiempo difícil.

 

 

Pero, en lo señalado no se agota el problema. La parte más aguda y dramática está en la educación primaria y secundaria. Escuelas y liceos, públicos o privados. El abandono es total. Más que eso, a veces pensamos que se trata de una diabólica política oficial para llevar a la población a sus niveles más bajos y ponerla a depender exclusivamente del estado-gobierno como única garantía de supervivencia, Basta con hacer una rápida revisión de las cifras para entender la gravedad de este asunto.

 

 

La otra fuente educacional es la familia. La relación padres e hijos es muy importante a todos los efectos. Lamentablemente, buena parte de las familias venezolanas están dispersas, regadas por el mundo entero, en especial, en el continente americano. Desde Argentina hasta Canadá, pasando por Colombia y Estados Unidos, la presencia venezolana es  millonaria. La migración de compatriotas no tiene precedentes en la historia contemporánea. Está precisada como una de las mayores del mundo en todo tiempo. Se busca afuera lo que no se consigue dentro, en medio de enormes dificultades tanto para los migrantes como para los países que sirven de sedes temporales o definitivas. Sin embargo, pareciera que al régimen no le importa y a la llamada oposición democrática del G4, de otras nuevas y viejas organizaciones políticas, así como a las decenas de aspirantes a unas inciertas primarias para escoger candidato presidencial, pareciera que tampoco les importa mucho el tema.

 

 

Lo cierto es que el tiempo pasa y los problemas se agravan. No se resuelve ninguno. Todos se hacen más graves en medio de un silencio casi cómplice debido a la timidez de muchos protagonistas y a la censura impuesta y/o auto impuesta en los medios de comunicación. Demasiados medios cerrados en todas las instancias. Radios, televisoras, periódicos impresos liquidados y los que aún se mantienen tienen a sus anunciantes permanentemente amenazados. Todo esto es de fácil comprobación.

 

Para no alejarnos mucho del tema de estas reflexiones, le propongo a todos los aspirantes presidenciales y a los partidos o grupos que los apoyan, que planteen soluciones concretas al problema educacional a todos los niveles. Deben informar al país lo que harían desde el día en que les corresponda gobernar. El ciudadano común de Venezuela se los agradecería por aportar una importante luz para el presente y futuro inmediato de la nación.

 

 

Ojalá y el electoralismo actual, no limite la inteligencia básica. Mientras este régimen exista, no hay solución.

 

 

Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

Popular En La Comunidad

AdChoices
Sponsored

Recuerdo imperecedero

Posted on: noviembre 2nd, 2022 by Periodista dista No Comments

 

El domingo se cumplieron los primeros doce meses de la muerte física de mi inolvidable hermano Fernando. Lo he dicho muchas veces, pero no me cansaré de repetirlo. No solo era mi hermano, sino que además siempre fue mi mejor amigo. Era un año y pocos meses mayor, pero vivimos muy unidos la primera etapa de nuestras vidas. Nuestras diferencias en el campo de la política nunca impidieron las enormes coincidencias existenciales que tuvimos. Compartíamos todo, menos el oficio que cada cual desarrollaba de acuerdo a las circunstancias. Los amigos comunes y nuestra pasión compartida por el béisbol mantuvieron siempre el toque de alegría que nunca nos faltó.

 

 

Estuve en el Zulia toda la semana. Participé en unos cuantos eventos muy emocionantes en el estrictamente personal, pero también muy nostálgicos por la ausencia de mi hermano. Estoy seguro que hubiera disfrutado, por todo lo alto, los homenajes y honores recibidos en estos días de zulianidad intensa en escenarios muy variados.

 

Al mismo tiempo, más allá de las misas por el primer aniversario de su prematuro fallecimiento, tenía tiempo sin visitar el interior del Estado Zulia. El fin de semana estuve en la Costa Oriental del Lago. La Alcaldía y las autoridades del Municipio Baralt organizaron un evento especial con motivo de la celebración de los 100 años de Carlos Andrés Pérez y la proximidad de los 46 de la entrada en vigencia de la Ley que permitió la nacionalización de la industria petrolera. La jornada se cumplió en el Cerro La Estrella, al lado del Zumaque, primer pozo petrolero de Venezuela. Además de recibir la Orden Rafael María Baralt en su Primera Clase, fui orador de orden.

 

 

Allá habíamos estado Carlos Andrés y yo en aquella histórica promulgación de una Ley que lleva las firmas del Presidente CAP, del presidente del Senado Gonzalo Barrios y la mía. Estuvieron presentes las más calificadas figuras de la industria e invitados especiales nacionales y extranjeros. Como comprenderán no tengo palabras para agradecer lo vivido a los organizadores y promotores del evento. En especial, a la Comisión Organizadora del centenario del nacimiento de CAP. Adecos en su gran mayoría, pero se habían integrado personalidades de todos los partidos e independientes de notable participación.

Sin que me quede nada por dentro, me sumé con entusiasmo y convicción a estas conmemoraciones. Merecidas para un hombre con altas y bajas, como todo ser humano, lo dio todo por el país. Le entregó la vida entera y aún se pueden recoger frutos de lo que fue su paso por la vida pública.

 

 

Para estar presente e intervenir en esta ocasión, recorrí buena parte de la Costa Oriental, incluidas Tía Juana, Cabimas, Lagunillas, La Rita y me quedó pendiente una próxima visita a Los Puertos de Altagracia, cuna de toda mi familia materna.

 

 

Oswaldo Álvarez Paz

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

 

El deporte como disciplina básica

Posted on: octubre 17th, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

Gracias a Dios el deporte existe. Cualquier disciplina que se practique con seriedad es fundamental para la formación integral de los niños y de los jóvenes. Todas tienen normas, reglas básicas y la obligación de desarrollar un espíritu de solidaridad que, hasta inconscientemente, será de gran utilidad en la vida.

 

 

Esta semana me alejo un poco de los problemas diarios de la nación ya que una de mis preocupaciones fundamentales, está en el grave deterioro del sistema educativo a todos los niveles.  A pesar de eso, es enorme la expectativa sobre el final del béisbol de las grandes Ligas y del inmediato inicio de la temporada profesional de Venezuela. Las discusiones crecen, tanto en relación con cuanto sucede en el norte como en lo concerniente a nuestra Liga de Béisbol Profesional.

 

 

Algunos pensarán que se trata de una deformación inexplicable en un político todavía activo que se inició a muy temprana edad. Lo que poca gente sabe es que, incluso después de habernos iniciado en la política partidista, tanto mi hermano Fernando, recientemente fallecido, como yo hacíamos tiempo para jugar béisbol en las organizaciones amateurs de las que formamos parte durante años. Fernando fue una súper estrella como primera base en todas las categorías. Era de los pocos ambidiestros de la época y la comparación como bateador con Mickey Mantle era inevitable dada esa característica. Confieso que yo no era malo, pero no tan bueno como Fernando. Sin embargo, pude jugar en todos los niveles no profesionales de aquel tiempo.

 

Fernando llegó a recibir una formal oferta de los Indios –hoy Guardianes- de Cleveland para que se reportase a los campos de entrenamiento previos al inicio de la temporada mayor.  Estoy seguro que hubiera sido un fenómeno, pero en nuestra casa, Mamá y Papá, en especial la primera mencionada, se opusieron radicalmente y él tuvo que continuar sus estudios. Para ellos, esos guantes, bates y pelotas no servirían mucho en el futuro de sus hijos. Lo importante era estudiar para ingresar a la Universidad en buenas condiciones. Así lo hicimos.

 

Muchas veces conversamos Fernando y yo sobre la importancia del béisbol en nuestras vidas. A los efectos de la política activa aprendimos muchas cosas. Todavía hoy uno sabe cuándo hay que cerrar el cuadro o dejarlo atrás. Acercar o alejar a los jardineros. Robar o impedir que te roben las bases. Uno detecta cuando te están “ensalivando” la bola o poniéndole algo que favorezca las intenciones del lanzador. Cuando tocar y tratar de batear solamente “las buenas”, etc.

 

 

En el Zulia, cuando alguien está cometiendo muchas tonterías o haciendo lo indebido, le aplicamos un refrán: “Anda con lo bolazo hinchado”. A todos, alguna vez nos dieron un  pelotazo en la cabeza. A veces se hincha.

Lunes 17 de octubre de 2022

 

 

Oswaldo Álvarez Paz

oalvarezpaaz@gmail.com

@osalpaz

Con relación a la educación superior

Posted on: octubre 10th, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

 

El miércoles 5 de octubre recibí el doctorado Honoris Causa otorgado por la Universidad del Zulia. Ha sido uno de los días más emocionantes de toda mi vida. Lo recibí en el histórico Teatro Baralt de Maracaibo gracias a la promoción de la Facultad de Derecho, así la llamábamos antes, y la conformidad de las autoridades superiores del Consejo Universitario. El Dr. Román Duque Corredor, ampliamente conocido en el campo profesional y docente, recibió la misma distinción. Para mí también fue muy satisfactorio compartir este reconocimiento con el Dr. Duque, a quien siempre he admirado y respetado.

 

 

Ahora siento reforzado el compromiso que siempre tuve con las Universidades en general, pero con la públicas y gratuitas especialmente. Todas están en estado deplorable. Sobreviven por la vocación de servicio de quienes las dirigen los cuales, más allá del deterioro de la planta física y de las crecientes ausencia en el personal docente, están a la altura de los duros requerimientos actuales. De hecho no cuentan con la colaboración del régimen, el cual no cumple ni medianamente los compromisos presupuestarios existentes históricamente. Pareciera que su política es reducirlas a su más mínima expresión. Pero, no lo lograrán. Autoridades, personal docente y administrativo, obreros y empleados y, por supuesto, el movimiento estudiantil organizado lo impedirán. Trabajan en la misma dirección.

 

 

Igual que en todas las Universidades, la situación crítica que soporta estoicamente La Universidad del Zulia, impone obligaciones inexcusables a quienes le debemos todo cuanto hemos hecho. En las palabras que pronuncié el pasado miércoles en el acto correspondiente, hice un dramático llamado a todos los colegios y gremios profesionales de egresados para tomar contacto inmediato con la Facultad correspondiente y buscar soluciones inmediatas a los problemas que cada una presente. Algunos ya lo hacen, pero muy tímidamente. Es importante que todos recordemos que este trabajo es con la mirada puesta en nuestros hijos, nietos y estudiantes por venir en genla!

 

De esta manera estaríamos colaborando activamente con el nuevo gobierno que habrá de sustituir al régimen actual. Es la forma de resolver definitivamente los problemas básicos de Venezuela, uno de los cuales es la educación en el sentido más amplio.

 

Las Autoridades Superiores y cada uno de los Decanos deberían tomar la iniciativa del contacto inmediato con los Colegios que agrupan a sus egresados. Casi todos mantienen esa relación, pero la estoy refiriendo, en este caso, al planteamiento de supervivencia al que nos hemos referido.

 

 

Esto será apenas un paso en el camino hacia la Refundación de la República planteado hace más de un año por la Conferencia Episcopal Venezolana. El país está peor que entonces. Ya basta.

 

 

Lunes, 10 de octubre de 2022

 

Oswaldo Álvarez Paz:

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

 

 

Octubre, inicio del año escolar

Posted on: octubre 3rd, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

Es increíble el número de problemas graves que afectan a la población. Tienen razón quienes afirman que el régimen actual, dirigido por Nicolás Maduro Moros, es el peor de todos los que ha tenido Venezuela a lo largo de su historia. Especialmente contados a partir de la caída de Pérez Jiménez en enero de 1958. Imposible describir lo que ha sucedido en los últimos veintitrés años, luego de los cuarenta de gobiernos democráticos que con sus altas y bajas, mantuvieron vigentes tanto la libertad como los principios básicos que le dan soporte práctico.

 

 

En esta oportunidad recordaremos que desde este lunes 3 de octubre se inicia el año escolar. Todo el sistema educacional está muy deteriorado tanto física como profesionalmente. El deterioro es indescriptible en las escuelas públicas, a pesar del relativo esfuerzo de quienes tienen la responsabilidad de dirigirlas y del relativo apoyo material de alcaldías, otras autoridades e incluso del sector privado que colabora activamente. Sin embargo, las grandes víctimas son nuestros niños y jóvenes estudiantes. El futuro pareciera que se les cierra mientras la situación se mantenga. El problema es tan elemental que ya no se sabe si es responsabilidad de la incompetencia o si se trata de una política de estado para afirmar el control presente y futuro de una población totalmente dependiente del régimen.

 

 

En todo caso, esto no puede, ni debe, continuar. Cada día nos acercamos aceleradamente a un desenlace definitivo que permita, como he dicho tantas veces, revertir hacia lo positivo todo lo negativo del presente. Ese tiene que ser el objetivo primario. “Vacilar es perdernos” dijo El Libertador Simón Bolívar. Esa afirmación está plenamente vigente en la Venezuela de hoy.

 

 

El tema educacional es mucho más amplio. Toca a la secundaria, a las escuelas técnicas y también, por supuesto, a la educación superior en todas sus facetas, pero estamos cansados de diagnósticos súper repetidos. La acción decidida es el camino al éxito. No podemos repetir todo el tiempo lo sabido. Mucho menos encogernos de hombros. Se trata de un cáncer que debe ser extirpado de manera radical, resuelta y definitiva.

 

 

En la próxima colaboración me referiré casi que exclusivamente a la educación superior. Más concretamente, al problema que atraviesan en este tiempo las universidades públicas tomando como referencia fundamental el caso de la Universidad del Zulia, LUZ, donde me formé y a la que tanto debo.

 

 

Algunos de los actuales políticos opositores parecieran estar en la dirección equivocada. Ninguna “negociación” garantizará la vida en libertad y democracia. Debemos destinar nuestro tiempo a despertar en cada individuo el espíritu de superación y de responsabilidad, la aspiración a vivir mejor sin que nadie pueda someterlo. Tenemos que despertar en el pueblo confianza en su propia fuerza.

 

Lunes, 3 de octubre de 2022

Oswaldo Álvarez Paz

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

 

 

Pedro Pablo Aguilar

Posted on: septiembre 26th, 2022 by Maria Andrea No Comments

En estos días se ha escrito mucho sobre Pedro Pablo. Uno de los pocos grandes que quedaban en la política venezolana. No es mucho lo que puedo agregar, pero siento la necesidad de hacerlo. Tenía algunos días sin verlo, sin oír sus consejos y útiles referencias. Pude hacerlo el día de su muerte en las primeras horas de la tarde. El golpe fue tremendo. A las pocas horas llegó la noticia de su muerte. Aunque no me sorprendió, no me recupero del impacto.

 

 

Lo conocía desde hace algo más de sesenta años. Desde mis tiempos de dirigente estudiantil, tanto en la Juventud Revolucionaria Copeyana del Zulia y luego nacionalmente, así como también en la Democracia Cristiana Universitaria, tuvimos una referencia permanente.

 

 

A pesar de las enormes responsabilidades que tuvo en el Partido y en ambas Cámaras del Congreso de la República, su trayectoria está llena de aciertos, muchos de los cuales han sido resaltados justificadamente. Más allá de las coincidencias o discrepancias en las luchas internas, siempre fue ejemplo y guía para nosotros.

 

Pedro Pablo Aguilar fue el presidente del Comando Electoral de mi campaña para la Presidencia de la República en 1993. Recuerdo que el Coordinador General fue el gran amigo Ramón José Medina. Hace más de treinta años de aquellas inolvidables jornadas. En definitiva, aunque no alcanzamos el objetivo deseado, fue un tiempo de aprendizaje insustituible para continuar la lucha sin salirnos de los cauces fundamentales. La relación entre ambos se hizo mucho más estrecha y el afecto personal pasó a ser para la eternidad.

 

 

Han sido dichas y escritas muchas cosas sobre la vida y obra de Pedro Pablo. Aunque provoca repetir muchas de ellas, no lo haré en esta oportunidad. Pero, entre otros, le debo mucho de lo que he sido y quizás seré en los años que aún pueden quedarme de vida. Quiero dejar constancia ante toda su familia, incluidos quienes partieron antes que él, de mi amistad y cariño incondicionales.

 

 

Las últimas reuniones del grupo “Los Palos Grandes” que semanalmente hacíamos en su casa, reflejaban el progresivo deterioro de su salud física, más no mental. Teníamos tiempo sin reunirnos. En la Misa de despedida creo que estábamos todos dando el último adiós presencial a quien tanto nos dio a lo largo de los años.

 

 

Ha sido dicho que cuando el destino habla calla todas las demás voces. También, en algunas oportunidades, he dicho que tenemos varias asignaturas pendientes en torno a la práctica política, al funcionamiento de los partidos e, incluso, sobre los fines mismos de la democracia. Ahora es cuando tenemos más trabajo por hacer. Pedro Pablo nos dejó lecciones y testimonio existencial para enfrentar sin vacilaciones a este régimen protagonista del peor fracaso existente en el continente y buena parte del mundo.

 

 

 

Oswaldo Álvarez Paz

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz