Una nueva etapa

Posted on: mayo 1st, 2024 by Super Confirmado No Comments

Como todo buen diplomático, Edmundo es un experto negociador. Decía André Maurois que la “diplomacia es el arte de exponer la hostilidad con cortesía, la indiferencia con interés y la amistad con prudencia”

Inicia una nueva etapa política en Venezuela. No sabemos cómo terminará. Una antigua maldición china dice: “espero que vivas años interesantes”. Ciertamente, el 2024 será un año “interesante”.

Estamos en medio de un intenso y complicado proceso de negociación. La comunidad internacional democrática está haciendo su trabajo.

Recordemos las reuniones en París entre el régimen y la oposición, con la presencia de Lula, Petro, Macron y Borrell, con el evidente, pero “discreto”, apoyo de los EEUU, que llevaron a los acuerdos de Barbados. Más recientemente, el CNE, el “árbitro electoral” controlado por el régimen, después de impedir la inscripción de Corina Yoris, la candidata sustituta de María Corina Machado, sin ni siquiera dar una explicación, había fijado un día y una hora más allá de la cual no podía inscribirse ninguna otra candidatura.

Pero ese mismo día, en horas de la tarde, los presidentes Lula y Macron, reunidos en Brasilia, declararon su inconformidad con la actuación del CNE y manifestaron que se iban a comunicar con Maduro. “Curiosamente”, se amplió el plazo para la inscripción y así se presentó la candidatura unitaria del embajador Edmundo González Urrutia.

Los EEUU, si bien aplicaron de nuevo unas sanciones, anunciaron que la negociación con el régimen seguía. En efecto, la suspensión de las sanciones petroleras más fuertes, se vence algo antes del 28 de julio, día de la elección presidencial.

Los presidentes Petro y Lula, reunidos en Bogotá, dejaron entender claramente que, para hacer viable una elección libre en Venezuela, es necesario que haya garantías públicas para los “perdedores” de la elección, en el comunicado conjunto utilizan la frase “garantías refrendadas en las urnas”.

Garantías personales y políticas. En efecto, recordemos que Pinochet en Chile, entregó la presidencia a Ailwyn, pero mantuvo la Comandancia del Ejército por cinco años y después fue Senador de por vida. Daniel Ortega, en 1990, cuando entregó la presidencia a Violeta Chamorro, negoció que su hermano se quedara como comandante del Ejército por unos cuantos años más.

En Sur África, De Klerk entregó el poder a Mandela, pero se quedó cinco años de vicepresidente y negoció un proceso de justicia transicional, en el cual los delitos cometidos por funcionarios del régimen fueron denunciados en la Comisión de la Verdad del obispo Desmond Tutu, pero sin consecuencias penales para los culpables.

En este difícil proceso de negociación, tendrá un rol muy relevante Edmundo González Urrutia. Nos conocemos desde 1968 cuando, en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, participamos juntos en las contiendas electorales universitarias.

Fuimos colegas por varias décadas en la Cancillería y después, por casi veinte años, colaboramos en las comisiones de relaciones exteriores de la oposición democrática y en el Grupo Ávila, dedicado al análisis de temas internacionales y que Edmundo coordinó con inteligencia, capacidad y prudencia. Como todo buen diplomático, Edmundo es un experto negociador.

Decía André Maurois que la “diplomacia es el arte de exponer la hostilidad con cortesía, la indiferencia con interés y la amistad con prudencia”. Estoy seguro que Edmundo, con el apoyo de María Corina Machado, la líder de la oposición y los demás dirigentes de la Plataforma Democrática, sabrá también “coordinar” este delicado y sumamente complejo proceso de negociación, que permita el reencuentro de todos los venezolanos, en el camino del cambio necesario, en paz y democracia.

 

Sadio Garavini Di Turno

@sadiocaracas

Votar en el 2024

Posted on: abril 18th, 2024 by Super Confirmado No Comments

En estos últimos 25 años, durante los gobiernos chavo-maduristas, ha habido opositores que siempre han creído conveniente ir a votar, independientemente de las circunstancias y las condiciones electorales, y están ahora interpretando que la decisión de la mayoría de los partidos y líderes de oposición de participar en las elecciones del 2024 les da la razón a posteriori. Sin embargo, las “elecciones” presidenciales del 2018 y las parlamentarias del 2020 fueron tan “impresentables” que, no sólo la abstención fue inmensa, sino sobre todo fueron consideradas ilegítimas y desconocidas por toda la comunidad internacional democrática. En cambio, en las elecciones regionales del 2021 la Unión Europea envió una Misión de Observación Electoral (MOE). Al respecto, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores Josep Borrel declaró que la MOE era “un camino hacia elecciones creíbles, inclusivas y transparentes como resultado.» Por tanto, si fue sólo “un camino hacia”, la UE estaba reconociendo que en Venezuela no había elecciones creíbles, inclusivas y transparentes.

 

La MOE no legitimó las elecciones, pero favoreció la participación. Por tanto, cada evento electoral tiene su propia circunstancia y así debe ser analizado. Pero sobre todo hay que entender e internalizar que el apoyo de la comunidad internacional es absolutamente indispensable, aunque no suficiente, para la oposición. En las próximas elecciones presidenciales, la comunidad internacional está apoyando la participación. Es evidente que el evento electoral de noviembre no es una elección libre y transparente, no tiene las garantías de pulcritud normales en una democracia.

 

Además, buena parte de los líderes democráticos están presos, exilados o inhabilitados, los símbolos y los bienes de los partidos han sido robados y entregados “manu militari”, por el Tribunal Supremo madurista, a los llamados “alacranes”, que se vendieron por un “puñado de dólares”. El árbitro electoral (CNE) está controlado por el régimen.

 

Pero, más del 80% del país está a favor de un cambio de gobierno y quiere votar, las elecciones primarias determinaron que la inmensa mayoría de la oposición confía en el liderazgo de María Corina Machado. “Historia magistra vitae” y quien la ignora está condenado a repetirla, decía George Santayana. Hace un siglo, en 1924, la oposición democrática italiana decidió retirarse del parlamento y otras instituciones y procesos, como una condena moral al gobierno fascista, por el asesinato del líder democrático Giacomo Matteotti. Mussolini aprovechó la oportunidad para acelerar la consolidación de la dictadura. La historiografía mundial considera la no participación de la oposición italiana como un gravísimo error político.

 

El régimen impide arbitraria e inconstitucionalmente la candidatura de María Corina y para colmo también la de su sustituta, apoyada por toda la oposición, la profesora Corina Yoris. En estos días está en marcha una intensa negociación al respecto, nacional e internacional, en la cual están involucrados, entre otros, Macron, Lula, Petro y la Casa Blanca. Amanecerá y veremos.

 

Pero esta vez, las circunstancias están claramente a favor de la participación masiva, combinada con la organización y sobre todo la unidad de la oposición. El gobierno trabaja intensamente en fomentar la abstención y la división. La oposición, en cambio, debe votar masivamente por la tarjeta unitaria que María Corina y la Plataforma Democrática decidan apoyar. Lo que hay que evitar absolutamente es la pasividad castrante de quedarse sin hacer nada. Aumentaría la desmoralización, la desmotivación y el exilio voluntario.

 

@sadiocaracas

El “diálogo” Venezuela-Guyana

Posted on: enero 31st, 2024 by Super Confirmado No Comments

 

 

Recientemente, los Ministros de Relaciones Exteriores de Venezuela y Guyana se reunieron en Brasilia, bajo los auspicios de Brasil, CELAC y CARICOM, con presencia de un representante del Secretario General de la ONU. El Comunicado Conjunto, redactado por Itamaraty, no dice mayor cosa, salvo que las partes acordaron seguir conversando y que en la próxima reunión cada parte presentará los temas que quiere discutir. Pero, al escuchar las declaraciones de cada uno, al finiquitar la reunión, es evidente que las partes están “enviscadas” en dos equívocos monólogos, donde, como dice Octavio Paz:” nunca oímos lo que dice el otro o, si lo oímos, creemos siempre que dice otra cosa”.

 

 

En efecto, el Canciller guyanés Hugh Todd, ratificó con extrema claridad que, para Guyana la controversia sobre el Esequibo será resuelta en la Corte Internacional de Justicia y que no participará en ningún otro medio de solución de controversias hasta cuando la CIJ decida al respecto. Mientras tanto está dispuesta a conversar de todos los otros temas de interés para los dos países vecinos.

 

 

El Canciller Yvan Gil, en cambio, manifestó que la reunión era una victoria diplomática de Venezuela y dejó entender que el diálogo era, en la práctica, la reapertura de una negociación bilateral sobre la controversia. Es evidente que el gobierno Maduro trata de confundir a la opinión pública cuando repite que el proceso ya activado en la CIJ es algo contrario al Acuerdo de Ginebra, en la realidad estamos en la CIJ, porque dos Secretarios Generales de la ONU, el último “buen oficiante-mediador” y la propia CIJ, interpretaron el Acuerdo de Ginebra de forma tal que el Secretario General de la ONU tenía la competencia de llevar el caso ante la CIJ.

 

 

Además, la CIJ, asumió la jurisdicción sobre la controversia y Venezuela, al nombrar un Juez ad Hoc y presentar recursos ante la misma, ha aceptado participar en el proceso. Venezuela tiene hasta el 8 de abril del 2024 para presentar su “contramemoria” a la demanda de Guyana en la CIJ. Un gobierno responsable debería estar haciendo su tarea, con el apoyo de los mejores expertos nacionales e internacionales, para defender nuestros derechos en la CIJ.

 

 

En cambio, el gobierno sigue repitiendo su “narrativa” ideológica “antiimperialista”, proyectando la imagen de que el gobierno de Guyana y la propia CIJ son títeres de la EXXON. Olvidando, “curiosamente”, que los socios de la EXXON en Guyana, son la Compañía petrolera estatal china (CNOOC) y la CHEVRON, que opera en Venezuela. Esta posición es de una extrema irresponsabilidad, además de poco seria. La Corte, con o sin la presencia de Venezuela, seguiría el proceso y en unos pocos años dictaría su sentencia que es de obligatorio cumplimiento e inapelable.

 

 

¿De qué sirvió el Referéndum sobre el Esequibo? Se gastaron millones de dólares, en un país, con salarios de hambre y servicios públicos, escuelas y hospitales desastrados. ¿Dónde es que “comanda” el General “comandante” de la Guayana Esequiba? ¿Cuántas licencias han dado PDVSA- Esequibo y CVG- Esequibo? ¿Cuántos esequibanos han solicitado la nacionalidad venezolana?

 

 

Lo cierto es que hay más de 35.000 venezolanos que han emigrado a Guyana.  Antes del referéndum, eran recibidos con generosidad, ahora vienen inmediatamente deportados.

 

 

Es cada día más evidente que el referéndum fue una maniobra para distraer la atención pública del éxito de las primarias de la oposición y del inmenso fracaso socioeconómico, en vista de las anunciadas elecciones del 2024, enarbolando la bandera nacionalista. Además, también se trata de hacer olvidar el manejo irresponsable y muy poco profesional de la controversia durante más de dos décadas.

 

Sadio Garavini di Turno

@sadiocaracas

Las negociaciones entre Venezuela y Guyana

Posted on: diciembre 8th, 2023 by Super Confirmado No Comments

La reclamación venezolana sobre el territorio Esequibo tiene como marco jurídico fundamental el Acuerdo de Ginebra (AG) de 1966. En ese tratado se establece que hay “buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia, surgida como consecuencia de la contención venezolana de que el Laudo Arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica es nulo e irrito”.

 

 

Guyana siempre ha afirmado que el objeto del Acuerdo es establecer la validez o nulidad del Laudo, por tanto, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ha sido el medio preferido por Guyana. En cambio, Venezuela ha optado siempre por la negociación bilateral. En 1970, después de cuatro años de negociaciones sin resultados, se firmó el Protocolo de Puerto España, que suspendía por 12 años el funcionamiento del Artículo IV del AG, que, en caso de no haber acuerdo entre las partes, las obligaba a acudir al Secretario General de la ONU, para que escogiera uno de los medios de solución pacífica de controversias, previstos en el Art. 33 de la Carta de la ONU.

 

 

En 1970, se estaba recalentando la controversia de Venezuela con Colombia, sobre la delimitación de las aguas adyacentes al Golfo de Venezuela y el gobierno venezolano consideró inconveniente tener que enfrentar las dos controversias a la vez. Pero es fundamental entender que el Protocolo no significaba la congelación de la reclamación, como se ha afirmado erróneamente. En efecto, fue precisamente durante la vigencia del Protocolo que las partes alcanzaron los mayores acercamientos a una posible solución práctica.

 

 

En 1977, en las negociaciones entre Isidro Morales Paúl y el Canciller Fred Wills, el gobierno Burnham aceptó discutir la hipótesis de ceder a Venezuela un territorio entre 5.000 y 15.000 Km2, con costa adyacente al estado Delta Amacuro, con relevante proyección en áreas marinas y submarinas, a cambio de ventajas económicas. Muchas de estas ventajas, por cierto, durante las últimas décadas, se las hemos estamos dando de todas maneras y a cambio de nada. En relación a la negociación bilateral y la posible “solución practica”, que podría resultar de la misma, creo necesario subrayar el siguiente dilema que ha tenido y tendrá cualquier gobierno venezolano.

 

 

Tomando en cuenta que la reclamación venezolana abarca las 2/3 partes del territorio que Guyana administra y sobre el cual ejerce control, cualquier solución práctica que Guyana pueda realistamente ofrecer será siempre una cesión reducida del territorio en reclamación.

 

 

Aceptarla bilateralmente implicará siempre, para el gobierno venezolano, costos políticos internos elevados. En 1978 Argentina y Chile estuvieron a las puertas de una guerra por una controversia territorial que ni el Laudo británico (1977), ni las negociaciones directas habían podido resolver. La solución se dio por la mediación del Papa Juan Pablo II. En efecto, la intervención de un tercero en buena fe y con “auctoritas”, puede hacer “digeribles” soluciones difíciles de aceptar bilateralmente.

 

 

Por eso, cuando Guyana en el 2013, después de décadas de negociaciones bilaterales infructuosas, le solicitó al Secretario General llevar la controversia a la CIJ, Venezuela cometió la torpeza de insistir en querer seguir en la negociación bilateral asistida por un Buen Oficiante, en cambio de solicitar la Mediación, por ejemplo. ¿Les extraña que dos Secretarios Generales y el último Buen Oficiante le dieron la razón a Guyana?

 

 

Sadio Garavini di Turno

@sadiocaracas 

Referéndum en Venezuela

Posted on: noviembre 2nd, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

El referéndum que el gobierno Maduro ha decidido convocar sobre la reclamación del Esequibo no solo es inútil, sino dañino para los intereses de Venezuela. De las cinco preguntas que se presentan al electorado, dos son absolutamente intrascendentes y son equivalentes a la pregunta: “¿Quiere Usted a su Mamá? En la pregunta en la cual se le pregunta al pueblo si apoya al Acuerdo de Ginebra de 1966, como único instrumento para resolver la controversia, al régimen se le olvida mencionar que estamos en el proceso de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), porque dos Secretarios Generales de la ONU, el último “buen oficiante-mediador”  y la propia CIJ, interpretaron el Acuerdo de Ginebra de forma tal que el Secretario General de la ONU tenía la competencia de llevar el caso ante la CIJ. Dónde se pregunta si se está de acuerdo en no reconocer la jurisdicción de la CIJ para resolver la controversia, hay una clara intención de utilizar la probable respuesta afirmativa para salirse del proceso iniciado en la CIJ, en el cual Venezuela ya ha aceptado la jurisdicción de la Corte, al participar en el mismo. En el régimen se está fortaleciendo el sector que sostiene que hay que asumir una “narrativa” ideológica “antiimperialista” y acusar al gobierno de Guyana y a la propia CIJ de ser títeres de la EXXON. Olvidando, “curiosamente”, que los socios de la EXXON en Guyana, son la Compañía petrolera estatal china (CNOOC) y la CHEVRON, que opera en Venezuela. Esta posición es de una extrema irresponsabilidad, además de poco seria.

 

 

La Corte, con o sin la presencia de Venezuela, seguiría el proceso y en unos pocos años dictaría su sentencia que es de obligatorio cumplimiento e inapelable. Además, no hay que olvidar que, después de la decisión sobre el Laudo de 1899 y la definición de la frontera terrestre es muy probable que la CIJ tendrá que intervenir también en la delimitación de las áreas marinas y submarinas. En la última pregunta, se plantea la posibilidad de crear un nuevo estado venezolano, en el territorio en disputa, incorporándolo al mapa de Venezuela y de preparar un plan acelerado para otorgarle la ciudadanía y todos los “servicios” del Estado venezolano a los esequibanos. Esta es una pregunta irreal, que además le ha dado base para que Guyana y todos los países del CARICOM denuncien ante la comunidad internacional que Venezuela tiene la intención de ocupar militarmente la región. Es irreal, entre otras cosas, porque es ridículo pensar que los esequibanos, que viven en la economía de mayor crecimiento mundial, puedan estar interesados en la ciudadanía de un país en pleno desastre socioeconómico y del cual han emigrado, en pocos años, más de 7 millones de habitantes, 35.000 de los cuales a la propia Guyana. Para colmo, la Cancillería después de convocar este referéndum, en un comunicado oficial muy poco serio, después de afirmar que el gobierno guyanés es títere de la EXXON y del Comando Sur de los EEUU, le pide a ese mismo gobierno que se siente a negociar bilateralmente.

 

 

 

En mi opinión, el referéndum es una maniobra para distraer la atención pública del enorme fracaso socioeconómico, en vista de las anunciadas elecciones del 2024, enarbolando la bandera nacionalista. Además, también se trata de hacer olvidar el manejo irresponsable y muy poco profesional de la controversia, durante estas dos décadas, que nos ha llevado a la CIJ, el escenario preferido por Guyana desde 1966. Ahora, lo responsable es prepararnos con el apoyo de los mejores expertos nacionales e internacionales, para defender en la CIJ, nuestra posición de que el laudo de 1899 es nulo. ¿Se está haciendo?

 

 

 

Sadio Garavini di Turno

@sadiocaracas

La Constitución y los militares

Posted on: septiembre 1st, 2023 by Lina Romero No Comments

 

 

En un reciente “pronunciamiento” del Alto Mando Militar, el general Padrino, ministro de la Defensa, afirmó que la Fuerza Armada “tiene un papel constitucional que cumplir”. En otra ocasión, el General Padrino dirigiéndose a la oposición democrática, ha dicho lo siguiente:” Mientras exista una Fuerza Armada como hoy la tenemos, antimperialista, revolucionaria, bolivariana, nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela”. Ahora bien, el artículo 328 de la Constitución dice que: “La Fuerza Armada constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política…está al servicio de la nación y en ningún caso de persona o parcialidad política” y en el artículo 330 agrega que “los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, en situación de actividad, no podrán participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político.” Sin embargo, la Fuerza Armada se está convirtiendo en una verdadera guardia pretoriana del régimen. La progresiva militarización de la sociedad y el Estado son evidentes. La Fuerza Armada dejó de ser apolítica, obediente y no deliberante y padece un constante adoctrinamiento ideológico-político. Recordemos el necrofílico saludo militar obligatorio: “Patria, socialismo o muerte”, que después del fallecimiento del caudillo se transformó en el “peculiar”: ”Chávez vive, la revolución sigue”. La administración pública, las empresas del Estado, el Servicio Exterior, las gobernaciones y las alcaldías están siendo inundadas de profesionales militares.

 

La Fuerza Armada está ocupando funciones que en toda sociedad democrática son civiles. En las regiones hay una subordinación de las autoridades civiles a las autoridades militares. A las Fuerzas Armadas regulares hay que agregar los centenares de miles de civiles regimentados e indoctrinados en las “Milicias Populares”, verdadero brazo armado del partido de gobierno. Con el nombre de “unidad cívico-militar”, se quiere encuadrar militarmente a la mayor parte posible de la sociedad civil con el objetivo de facilitar su adoctrinamiento, movilización y control. A todo esto hay que agregar los llamados “colectivos”, grupos violentos y armados, parecidos a los CDR castristas, las “squadracce” del jerarca fascista Farinacci, las SA nazi de Ernst Röhm y los “tonton macoutes” haitianos, organizados por el partido de gobierno para hostigar y romper las manifestaciones pacíficas de la oposición. En las democracias avanzadas y “civilizadas”, en todos los sentidos de la palabra, las instituciones políticas son fuertes y las fuerzas armadas son profesionales, apolíticas, obedientes y no deliberantes. En cambio, el militarismo es cada vez más una característica típica de sociedades atrasadas y semi bárbaras, con graves carencias de gobernabilidad. El militarismo es una degeneración hipertrófica de la profesión militar, que tiende a convertirse en una usurpación, por parte del estamento militar, del poder de autodeterminación del pueblo, al utilizar ilegítimamente la fuerza de las armas que el mismo pueblo le otorga en custodia.

 

 

Como afirma el general Padrino, la Fuerza Armada debe cumplir el papel que le asigna la Constitución Nacional.

 

 

Sadio Garavini di Turno

@sadiocaracas

Un mundo muy peligroso

Posted on: agosto 17th, 2023 by Lina Romero No Comments

En el 2016 escribí una columna con el título: “Un mundo peligroso” y en el 2020 otra titulada: ”Un mundo más peligroso”. En el 2022, Rusia, una potencia nuclear, país fundador de la ONU y uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, utiliza la fuerza militar para ocupar un vecino, violando burdamente la Carta de las Naciones Unidas, la integridad territorial y la soberanía de un país reconocido internacionalmente.

 

 

El agresivo revisionismo geopolítico de Rusia en Europa y ahora en África, de China en Asia y de Irán en el Medio Oriente, conjuntamente con el belicismo irresponsable de la satrapía hereditaria comunista de Kim Yong-un, están creando un mundo muy peligroso. Walter Russell Mead, influyente académico, especialista en política internacional, en una reciente columna en el Wall Street Journal, afirma que la temperatura geopolítica se está recalentando tanto que sus consecuencias podrían crear un desastre mundial mucho más grande y rápido que el creciente calentamiento del clima.

 

 

Russell Mead advierte que en la guerra de Ucrania ha habido una escalada con el aumento de los ataques de mísiles rusos, el retiro de Rusia del acuerdo sobre la exportación de granos, que limitaba un poco los efectos negativos de la guerra en muchos países del Sur Global.

 

 

Las amenazas de Irán a la navegación en el Golfo han aumentado tanto que los EEUU han tenido que enviar a los marines para proteger a los tanqueros petroleros. Rusia incrementó sus relaciones económicas políticas y militares con Corea del Norte, con la visita de su ministro de la Defensa a Pionyang. También las fuerzas navales rusas y chinas han hecho maniobras conjuntas alrededor del Japón y Alaska. Y en Niger una junta militar pro rusa ha sacado del poder a un presidente pro occidental, creando las condiciones para una guerra regional, con probables intervenciones externas.

 

 

 

Los EEUU han reaccionado con el fortalecimiento de la OTAN y en general de las alianzas en el llamado “Occidente”. Las pacifistas Alemania y Japón de la segunda posguerra han iniciado un importante proceso de rearme. Finlandia y Suecia, dos naciones tradicionalmente neutrales están ingresando a la OTAN. En el Indo-Pacífico, se fortalece el grupo QUAD, integrado por EEUU, Japón, Australia y la India, la cooperación militar del AUKUS, entre EEUU, Australia y el Reino Unido, sin olvidar la alianza del ANZUS, que incluye a Nueva Zelandia.

 

 

Se ha fortalecido también la alianza militar con Corea del Sur y Biden recibirá pronto en Camp David a los presidentes de Corea del Sur y Japón, para tratar de mejorar las difíciles relaciones bilaterales entre Japón y Corea. Los EEUU también están reparando las deterioradas relaciones con Arabia Saudita, al respecto parece que se está negociando un gran acuerdo entre EEUU, Arabia Saudita e Israel.

 

 

Los profesores Hal Brands de la Universidad John Hopkins y Michael Beckley de la Universidad de Tuft, en su reciente libro “Danger Zone. The Coming conflict with China”, argumentan que el momento más peligroso para un eventual conflicto militar entre China y los EEUU sería cuando el crecimiento económico chino se estanque o retroceda, porque el régimen reaccionaría muy probablemente aumentando su agresividad nacionalista en el escenario internacional.

 

 

En efecto la economía china está entrando en un período de deflación, con muy débil crecimiento y aumento de la desocupación. Y justamente en estos días, el presidente Biden, hablando de China, dijo: “Cuando la gente mala tiene problemas, hace cosas malas”

 

 

@sadiocaracas

Primarias y elecciones 2024

Posted on: julio 19th, 2023 by Lina Romero No Comments

 

 

El gobierno Maduro ha inhabilitado a María Corina Machado, Henrique Capriles y Freddy Superlano, tres de los principales candidatos, que están en campaña para las elecciones primarias de la oposición democrática, previstas para el 22-10-2023, cuando se escogería el candidato para enfrentar a Maduro en las elecciones presidenciales del 2024. En Venezuela, el régimen decide quien puede o no puede ser candidato de la oposición. Además, ha forzado la renuncia de todos los miembros del Consejo Nacional Electoral y la Asamblea Nacional (AN) madurista está por elegir un nuevo árbitro electoral, con la relevante participación en el proceso, de la esposa de Maduro. Para colmo, el presidente de la AN, en un iracundo discurso, calificando a Europa, como “asesina” e “imperial”, ha anunciado que no se permitirá la presencia de la observación electoral de la Unión Europea. La conducta del régimen demuestra fehacientemente que en Venezuela el camino electoral, por sí solo, no sirve para el cambio de gobierno. Es evidente que el régimen, “por ahora”, no tiene ninguna intención de entregar el poder por la vía electoral.

 

 

Las primarias, además de elegir a un candidato y vocero unitario de la oposición, pueden servir para movilizar y entusiasmar una oposición desmotivada, organizar los partidos, promover y fortalecer liderazgos y atraer los chavistas decepcionados. También, sirven para apoyar, organizar y coordinar la espontánea protesta social por el desastre socioeconómico y de los servicios públicos y exigir condiciones electorales aceptables para las presidenciales del 2024. Todas las transiciones de un gobierno autoritario a uno democrático en el último medio siglo, como España, Polonia, Chile, Sur África, Nicaragua, Brasil, entre otras, se han dado por una combinación eficiente de presiones nacionales e internacionales. Por tanto, el camino electoral debe ser acompañado de un aumento de las presiones internas y externas.

 

 

Las sanciones deben continuar y aumentar, especialmente las personales y deben ser ampliadas a los familiares de los dirigentes del régimen. Europa y España en particular, deben actuar más al respecto. Ahora es el momento adecuado, en 2017, las masivas manifestaciones y la fuerte presión interna fue reprimida, con saldo de muertos, presos y exiliados, pero la presión externa apenas empezaba. En el 2019, en cambio, cuando la presión externa se incrementó considerablemente, la oposición, también por cansancio, bajó la guardia interna y confió demasiado en la acción externa. El apoyo internacional es absolutamente necesario, pero no es suficiente.

 

 

Buena parte de las principales cabezas del régimen, al perder el poder, arriesgarían la cárcel interna y/o externa, por eso es fundamental entender que el régimen no va a permitir elecciones libres, si no hay también garantías personales e institucionales, para por lo menos un sector del régimen. Recordemos las negociaciones en Sur África, de Mandela con de Clerk, que se quedó como vicepresidente. Y el Apartheid fue un régimen claramente criminal y asesino. También Pinochet, al entregar la presidencia, permaneció como Comandante General del Ejército y posteriormente senador de por vida. En la Nicaragua de 1990, Ortega logró que su hermano Humberto mantuviera el mando de las FFAA, durante el gobierno democrático de Violeta Chamorro. “Historia Magistra Vitae” y a buen entendedor pocas palabras.

 

 

Sadio Garavini

@sadiocaracas      

Estados, intereses y valores

Posted on: julio 8th, 2023 by Lina Romero No Comments

Lord Palmerston, considerado como el más exitoso Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores de la era victoriana, dijo una vez que: ”La Gran Bretaña no tiene aliados eternos, y no tiene enemigos perpetuos. Nuestros intereses son eternos y perpetuos, y nuestra obligación es vigilarlos.” En efecto, los Estados tienen sobre todo intereses. Sin embargo, en el Siglo XX y particularmente después de la Segunda Guerra Mundial, con el nacimiento de la ONU y su Declaración Universal de los Derechos Humanos y, en general, con el crecimiento de los ideales democráticos y de la importancia de la opinión pública, también los valores deben ser tomados en cuenta, obviamente, en mayor medida, en los países democráticos. Ese “balanceo” constante entre intereses y valores explica la razón por la cual una democracia, como los Estados Unidos, ha apoyado, por sus intereses, a regímenes autocráticos como el de Trujillo en República Dominicana, el Shá de Irán y Arabia Saudita, mientras en otras ocasiones, por sus valores, ha presionado a regímenes dictatoriales como el argentino, con el Presidente Carter  en los años ’70, o hasta apoyado su caída como en los casos de Somoza en Nicaragua y Marcos en Filipinas.

 

 

En la actualidad, con el fin del breve momento “unipolar” de los EEUU post Guerra Fría, retornan con furia la Historia, la geopolítica y las esferas de influencia en un sistema internacional multipolar. La invasión de Putin a Ucrania ha provocado el fortalecimiento de la OTAN y en general de las alianzas en el llamado “Occidente”, alrededor de los EEUU. Las pacifistas Alemania y Japón de la segunda posguerra han iniciado un importante proceso de rearme, los EEUU también han incrementado su gasto militar. Finlandia y Suecia, dos naciones tradicionalmente neutrales están ingresando a la OTAN. Por otro lado, se ha conformado una alianza informal de las autocracias, unidas por su aversión a Occidente y a EEUU, en particular. Para muchos, estamos en presencia de una nueva Guerra Fría, entre las democracias, liderizadas por EEUU y las autocracias con China a la cabeza.

 

 

Pero si tomamos en cuenta los intereses, particularmente de los países del llamado Sur Global, nos damos cuenta de que estamos en mundo más complejo y transaccional. La democrática India mantiene excelentes relaciones con Rusia, aprovechando comprar su petróleo y sus armas a descuento. Al mismo tiempo, fortalece su cooperación con los EEUU, Japón y Australia en el QUAD, frente a la agresividad china en la frontera del Himalaya. No olvidemos que Nehru, uno de los padres fundadores de la India moderna, dijo:” Cada vez que la China vuelve a ser la China, vuelve a ser imperialista”. En América Latina, muchos países se están orientando, de acuerdo a sus intereses, por un no alineamiento activo y pragmático frente al conflicto China- EEUU. China ya es el principal socio comercial de América del Sur. Y aun cuando condenaron en la ONU la agresión rusa a Ucrania, no se han sumado a las sanciones contra Rusia. Por eso, a diferencia del norteamericano, el gobierno japonés está sugiriendo que Occidente, sin dejar de proclamar y defender sus valores democráticos, no debe plantear  que el enfrentamiento fundamental en el mundo actual es entre democracias y autocracias (por cierto, las democracias son minoría), sino entre Estados respetuosos o no de la Carta de las Naciones Unidas, del Derecho Internacional y por tanto de la integridad territorial, la soberanía de todos los Estados y de la exclusión de la guerra como método de solución de conflictos.

 

 

 

Sadio Garavini di Turno

@sadiocaracas

Venezuela, Guyana y la Corte Internacional de Justicia

Posted on: abril 20th, 2023 by Lina Romero No Comments

 

La Corte Internacional de Justicia ha rechazado por catorce votos contra uno, el recurso de inadmisibilidad, presentado por Venezuela, de la demanda interpuesta por Guyana solicitando que se confirme la validez del Laudo Arbitral de 1899. En un poco serio y sibilino comunicado de la Cancillería venezolana se afirma que “Venezuela celebra que la sentencia de la Corte valide nuestros argumentos”, tratando evidentemente de confundir a la opinión pública no enterada del tema. Antes que nada, los venezolanos deberían hacerse la pregunta: ¿Cómo es posible que dos Secretarios Generales de la ONU, Ban Ki-moon y Antonio Guterres y el último Buen Oficiante el noruego Dag Nylander, decidieron escoger la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como medio para solucionar la controversia? Los tres interpretaron que el Acuerdo de Ginebra le daba la competencia al Secretario General de escoger el medio de solución de la controversia, si no había acuerdo entre las partes.

 

 

La CIJ siempre ha sido, desde la misma firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, el medio preferido por Guyana y rechazado por Venezuela. La falta de profesionalismo y la irresponsabilidad de los gobiernos de Chávez y Maduro han llevado al peor de los escenarios posibles para Venezuela. Cuando a finales del 2013, con el inicio de la “era petrolera” en Guyana y después de la detención, por parte de la Armada venezolana de un barco de exploración sísmica, el gobierno guyanés manifestó que el proceso de los Buenos Oficios, la negociación bilateral asistida por un representante del Secretario General, no había dado ningún resultado en 25 años de vigencia y proponía al Secretario General optar por la CIJ. El gobierno Maduro insistió negligente y tercamente en continuar con los Buenos Oficios, en cambio de proponer otro de los medios de solución, como la Mediación, por ejemplo.

 

 

Ahora que Venezuela tiene hasta abril del 2024 para presentar su “contramemoria” a la demanda de Guyana, la gran mayoría de los juristas especialistas en el tema afirman que debemos prepararnos, con el apoyo de los mejores expertos nacionales e internacionales, para defender, en la Corte, nuestra posición de que el Laudo de 1899 es nulo e irrito. Sin embargo, en el gobierno hay un sector que piensa que lo más conveniente es asumir una “narrativa” ideológica antiimperialista acusando a la CIJ de ser un instrumento del Departamento de Estado y de la EXXON y rechazar participar en el proceso. Por cierto, “curiosamente” al gobierno siempre se le olvida mencionar que el socio de la EXXON, en Guyana, es la CNOOC, la compañía estatal de China, “aliado estratégico” del régimen. Esta posición es de una extrema irresponsabilidad.

 

 

La Corte, con o sin la presencia de Venezuela, seguiría el proceso y en unos pocos años dictaría su sentencia que es de obligatorio cumplimiento y no tiene recurso alguno. Además, no hay que olvidar que, después de la decisión sobre el Laudo y la definición de la frontera terrestre, es muy probable que la CIJ tendrá que intervenir también en la delimitación de la áreas marinas y submarinas, si no hubiese acuerdo entre las partes. Algunos creen también que, si rechazamos participar en el proceso, podríamos lograr que Guyana acepte negociar de nuevo, en el marco del Acuerdo de Ginebra. En mi opinión, ahora que Guyana ha logrado llevar la controversia a la CIJ, su escenario preferido desde 1966, no tiene ningún interés en negociar hasta tanto la Corte dicte su sentencia. Ojalá que el gobierno escuche las sugerencias de los expertos en el tema.

 

 

         Sadio Garavini di Turno