|

Un Tucano en el Itamaraty

Posted on: marzo 3rd, 2017 by Maria Andrea No Comments

Una de las interrogantes más importantes que se debaten en el ámbito de la diplomacia brasileña en estos momentos, es determinar quién será el sucesor del Canciller José Serra, quien fuera candidato a la Presidencia del Brasil, y que inicio con gran acierto la conducción de la Diplomacia Brasileña como aliado y hombre de confianza del Presidente Michel Temer. Sin embargo, repentinamente, alegando problemas de salud, decidió retornar a su curul como Senador en un momento muy significativo de la reafirmación de la lucha por la democratización de nuestro vecino al sur del Orinoco, en el que el tema internacional cobra una importancia determinante por los ataques injustificados de los viudos nacionales e internacionales del Socialismo del Siglo XXI ya que no admiten que el binomio Lula-Dilma fuera desenmascarado por violar las obligaciones Constitucionales y por tratar de imponer un modelo autoritario al estilo “eterno” del Foro de Sao Paulo.Es evidente que ésta inesperada renuncia puso en el tapete el tema de la sucesión del Canciller Serra. Pero todas las indicaciones apuntan a que su sucesor será uno de los lideres Tucanos, seguidores del gran Estadista Fernando Henrique Cardoso, que elevo la dimensión del Brasil como actor fundamental en el escenario internacional.

 

 

 

¿Quiénes son los Tucanos? Son los seguidores del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) en cuyo nacimiento participó el gran dirigente Franco Montoro (social cristiano) adoptando desde su creación en el año 1988 el símbolo de un Tucán, ave que habita en diferentes regiones del Brasil y que se identifica con la especificidad del ser brasileño

 

 

 

El primer candidato que surgió para asumir la tradición de la Escuela de Rio Branco fue el Senador Aecio Neves, quien fue candidato Presidencial en las últimas elecciones y Presidente del PSDB. Pero debido a sus compromisos políticos declinó esta importante función para recomendar que la asumiera otro Senador del PSDB Aloysio Nunes quien es líder del Senado. Por cierto, estos dos Senadores (Neves y Nunes) integraron la Delegación Parlamentaria que intento visitar a Venezuela pero que las hordas oficialistas y el bloqueo de las autoridades del Gobierno, impidieron que pudieran subir a Caracas, lo que produjo una indignación por el atropello que recibieron, y obligó a la propia Presidenta Rousseff a manifestar su protesta ante tal primitivismo. Y hoy, por las vueltas que da la historia, son los que conducen los destinos de nuestro principal vecino. Todavía Nunes no ha aceptado su designación, a pesar de que se da por descontado su designación. Pero de no ser el, se señalan a otros Tucanos como el Senador Antonio Anastasia (MG) o el Diplomático Sergio Amaral, con lo que se asegura que un Tucano dirigirá el Itamaraty.

 

 

 

Milos Alcalay

Venezuela: La manzana de la discordia

Posted on: junio 19th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

 

En la Cumbre de la UE y la Celac, los jefes de Gobierno coincidieron en acordar posiciones comunes en temas controvertidos como el cambio climático,  proyectos de desarrollo, acuerdos de integración, lucha contra las drogas, la paz en Colombia, respaldo al acuerdo comercial entre la UE y Mercosur, apertura de Cuba a las relaciones con la Unión Europea, relaciones Cuba con EEUU, al igual que otros aspectos en los que se identificaron los máximos representantes euro-latinoamericanos

 

El tema relativo a la situación de Venezuela, nuevamente se convirtió en lo que varios analistas han definido con acierto como  la “manzana de la discordia”, lamentablemente a nivel de los Gobiernos se ha impuesto un mecanismo con el que se logra silenciarlos, críticos que no quieren fracturar el consenso, para que luego, un vocero como Rafael Correa, en su condición de Presidente del Celac, hable como si fuera “Monsieur Amerique Latine”  para golpear la mesa y  asumir un tono de unanimidad latinoamericana que no representa siempre la posición real de todos.

 

El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk confesó: “No estoy satisfecho con el lenguaje de la Declaración de Bruselas, pero es un consenso”, posición que luego fue mejor precisada por el presidente del gobierno español Mariano Rajoy, al defender la posición de la Comunidad Europea afirmando su defensa por “la democracia, la libertad, los derechos humanos y el diálogo”.

 

La dialéctica de la confrontación de Venezuela, va creando reacciones cada vez menos incondicionales en la región, al mostrar inconformidad con declaraciones altisonantes en varios frentes contra expresidentes, organizaciones internacionales, medios de comunicación y cada vez con comentarios más ofensivos contra gobiernos o autoridades de países como Colombia, España, Canadá, EEUU, Brasil, México, Paraguay, Uruguay, Chile, Costa Rica por mencionar algunos.

 

En el caso del improvisado Decreto 1787 sobre Guyana, inicia un camino preocupante, que va de un extremo al otro, ya que después de una década de actuación diplomática pasiva, fija unilateralmente las fronteras marítimas en la fachada atlántica, que no sólo afecta los mecanismos de buenos oficios establecidos con Guyana asumiendo un riesgo innecesario al abrirle la puerta, a que el país vecino solicite llevar el caso a la Corte Internacional de La Haya -a todas luces desventajoso para Venezuela- ya que allí invocarán el dictamen del Laudo Arbitral de París de 1898. Dicho Decreto pisa otros callos de países caribeños y europeos como Francia y Holanda, que tienen departamentos de ultramar afectados, lo que podría constituir otra “manzana de la discordia”.

 

Milos Alcalay

Exembajador de Venezuela en la ONU 

milosalcalay@yahoo.com

El Cachicamo y la Lapa

Posted on: enero 2nd, 2015 by Laura Espinoza No Comments

El refrán Venezolano “Cachicamo trabaja pa Lapa” recoge la sabiduría popular inspirada en la naturaleza salvaje, que se refiere a la utilización indebida del fruto del trabajo: el armadillo construye su hogar, y luego la lapa pasa a disfrutar de su nido sin haber hecho el menor esfuerzo.

 

El Embajador Samuel Moncada –sin ser un diplomático de carrera- logró que Venezuela trabajara profesionalmente (como se hace siempre en la ONU) logrando que los Representantes Permanentes del Grupo Latinoamericano y del Caribe (GRULAC) endosaran la candidatura de Venezuela como representante único de América Latina para el bienio 2015-2016, para luego lograr la firma del intercambio de votos, que es la práctica usual. Al utilizar esta metodología ONUSIANA acertada, el país se alejó de la desastrosa experiencia del 2006, cuando la improvisada presentación de Venezuela al Consejo de Seguridad, logró desestabilizar la candidatura del ex Canciller Guatemalteco Gert Rosenthal, exponiendo al país al ridículo, al obligar a los países a votar más de medio centenar de veces. La solución fue que un tercer país, Panamá, obtuvo el consenso.

 

El Embajador Moncada se preparaba para asumir la bien ganada silla de Venezuela en el Consejo de Seguridad, cuando pocos días antes del 1 de Enero, Maduro anunció por twitter el nombramiento de Delcy Rodriguez para sustituir al brevísimo Canciller Ramirez que duró tres meses al frente de la Casa Amarilla, y a este como Embajador en la ONU dejando “con los crespos hechos” al Representante en la ONU, quien irá a una función subalterna en “la trinchera de la lucha” como afirmó el Presidente

 

Claro que vale la pena recordar que ya antes Ramirez también había sufrido un “sacudón”, ya que el hombre todo poderoso que había construido un Estado paralelo al Estado; y que ejercía varios cargos simultáneamente como Ministro de Energía y como Presidente de PDVSA, como Vicepresidente de la República para Asuntos Económicos, como Presidente de la Gran Misión Vivienda Venezuela, de Barrio Adentro, y de cuanta Misión existiera, gracias a que la caja chica del Gobierno se nutria de los barriles que se cotizaban a mas de cien dólares. Durante sus tres meses no se encargó de definir las grandes líneas de la diplomacia, prefiriendo rodar por el mundo para continuar sin éxito, ejerciendo la “diplomacia petrolera” que ya no le correspondía hacer, negándose a seguir el buen ejemplo de Ali Rodriguez Araque que cuando asumió su función como Canciller, pasó la pagina de sus actividades anteriores en PDVSA.

 

Ahora le corresponderá al Embajador Ramirez recibir instrucciones de la Ministro Delcy Rodriguez, quien en el año 2003 –entre sus múltiples rotaciones, fue su subalterna encargada como Directora de Asuntos Internacionales. También tendrá que definir sus relaciones con la Super Embajadora Alterna en la ONU, María Gabriel Chávez, y tratar de conocer en tiempo record el dossier de los temas de la agenda planetaria, que normalmente se deben llevar con el apoyo de un nutrido grupo de expertos de carrera que se basan en el dialogo con el resto de países de América Latina, y con las posiciones que el Estado Venezolano ha asumido en las cuatro veces que ha sido el Representante No Permanente ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Solo nos queda esperar que la Ex Ministro de Información no se sienta tentada en utilizar la Tribuna de la ONU como parte de una “Diplomacia Espectáculo” y no trate de enfrentar a los que no aceptan el diktat de una visión inspirada en Chávez.

 

 

Milos Alcalay

@milosalcalay

Una contradictoria presencia en el Consejo de Seguridad

Posted on: octubre 23rd, 2014 by Laura Espinoza No Comments

Venezuela formará parte del Consejo de Seguridad de la ONU representando a la América Latina en el mandato de cumplir con la responsabilidad impuesta por la Carta
Venezuela no tenía adversarios para la representación de la región, por lo que las otras regiones -incluyendo a Europa y a Estados Unidos- aceptaron la práctica usual y automática que es el de la rotación

 

Desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2016, Venezuela formará parte del Consejo de Seguridad de la ONU representando a la América Latina en el mandato de cumplir con la responsabilidad impuesta por la Carta para “mantener la paz y la seguridad internacionales”, y no como han declarado falsamente las autoridades del país que se trata de “un reconocimiento del mundo a la revolución bolivariana y a sus logros” hecho que nada tiene que ver con esa elección.

 

En esta oportunidad, el cabildeo utilizado difirió radicalmente del estilo usado en el 2006, para optar por ese mismo cargo caracterizado en ese entonces por un lenguaje de confrontación, llevado en un interminable periplo del presidente Chávez por el planeta en una campaña poco usual, que a pesar del carisma del Comandante y de sus generosas ofertas, no logró convencer, ya que Venezuela obligó a que se repitieran 46 vueltas electorales sin éxito. Esta vez el trabajo silencioso logró el endoso de la región, que le permitió recurrir a la práctica habitual que es el intercambio de votos, sumado al hecho que Venezuela no tenía adversarios para la representación de la región, por lo que las otras regiones -incluyendo a Europa y a Estados Unidos- aceptaron la práctica usual y automática que es el de la rotación.

 

La respuesta inicial de la Cancillería reconoce este mandato al afirmar que actuará “en defensa de la paz y la protección de los derechos humanos” omitiendo la profunda confrontación existente en el país, el incumplimiento del mandato de la ONU en temas de derechos humanos como en los casos de las detenciones de Leopoldo López y Ceballos y la radicalizacion de la violaciones de los derechos humanos en el país, usando un lenguaje orweliano de“Paz, Amor, Justicia” mientras arremete contra los opositores con acciones claras de “guerra, odio e injusticia”

 

Me encuentro entre los que expresaron críticas por la aspiración de que el Gobierno “Bolivariano” formara parte de ese organismo por la preocupación de que en vez de ser un aporte a la consolidación de la paz y de la vigencia de los derechos humanos, pudiera ser un factor de desestabilización por las profundas contradicciones de apoyar regímenes como el de Kadafi, Bashir El Assad, al Hamas, al Hezbolá, al Irán y todo en estos momentos tan difíciles para la Paz Mundial.

 

A ello hay que sumarle, las contradicciones debido a la ausencia de soluciones pacíficas en la propia Venezuela. No tardó mucho el canciller Ramírez en declarar con entusiasmo que “será la primera vez en la historia que Venezuela ocupara simultáneamente una silla en el Consejo de Seguridad y la presidencia del Movimiento de los países No Alineados. Asumimos este reto para luchar en contra de los pueblos a la subyugación”.

 

Ojalá no represente un nuevo paso de contradicciones y confunda sus responsabilidades de acatar el consenso del Consejo de Seguridad por una “diplomacia del conflicto”

 
Milos Alcalay

milosalcalay@yahoo.com

Diosdado quiere ser Canciller

Posted on: julio 3rd, 2014 by Lina Romero No Comments

Esta semana, el presidente de la AN incurrió en una extralimitación de funciones similar, al tratar de imponerle la agenda de encuentros al Embajador de Colombia

 

No es la primera vez que el Capitán Diosdado Cabello asume funciones que la Constitución le reserva de manera exclusiva al jefe de Estado, como fue el caso cuando estando de visita en la frontera -acompañado por una silenciosa Ministro de Defensa- anunció el traslado inmediato de todos los Generales, sin ninguna potestad para hacerlo, ya que se trata de una competencia que le corresponde al jefe del Poder Ejecutivo.

 

Esta semana, el presidente de la Asamblea Nacional incurrió en una extralimitación de funciones similar, al tratar de imponerle la agenda de encuentros al Embajador de Colombia, lo que nuevamente constituye no solo una inaceptable interferencia en las funciones diplomáticas, sino también un desafío al jefe de Estado que no se diferencia de la actitud asumida por Giordani al denunciar un vacío de poder en su crítica a Maduro, ya que se puede pecar por exceso o por defecto.

 

El jefe de la diplomacia del Estado es el presidente Maduro. En uso de esas atribuciones, se expresó favorablemente en relación al reciente triunfo electoral de su colega Santos, por lo que es inoportuno que Diosdado Cabello lo contradiga al criticar las actuaciones del plenipotenciario del país vecino por reunirse con dirigentes de oposición. Además, Colombia es uno de los tres países de Unasur invitados por el Gobierno para facilitar el diálogo.

 

Los Embajadores de la Troika acreditados en Caracas (y Colombia es uno) deben tener libertad para poder asesorar bien a sus Cancilleres en sus funciones de acompañantes, y para ello deben tener todas las facilidades para hacer sus contactos con quien consideren indicado. De no poder hacerlo, sería demostrar que el “diálogo” es un “monólogo”

Las funciones de un Embajador y la potestad que tienen de poder reunirse con representantes políticos o de la sociedad civil, está establecido por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de la cual Venezuela es parte, por lo que el Gobierno debe garantizarle el ejercicio de sus funciones sin amenazas ni indicaciones que expongan a los funcionarios internacionales a una especie de “auto censura”

 

La amonestación hecha por el presidente del Poder Legislativo, ameritaría que la Cancillería del país afectado, convocara al Embajador de Venezuela para exponer su malestar ante este tipo de amenazas. Claro que eso depende exclusivamente de Colombia. Esta inusual advertencia ameritaría también que el Decano del Cuerpo Diplomático (que también forma parte del diálogo con la oposición), convocara a un grupo de Embajadores para elevar su preocupación por este atropello. Claro que eso depende del Decano y de los diplomáticos.

 

Pero como parte afectada, tanto la MUD como los dirigentes políticos, sociales, y culturales del país deben rechazar este tipo de limitaciones y exclusiones que se han venido generalizando dando muestras de una diplomacia primitiva, a menos que el Presidente decida sustituir al Canciller Jaua por su amigo Diosdado.

 

Milos Alcalay

Ban Ki-moon se reunió con Maduro en Cumbre G77

Posted on: junio 20th, 2014 by Laura Espinoza No Comments

La conducción de las discusiones se hizo por el Presidente o el Vicepresidente y no por un buen oficiante o mediador. Las discusiones se desarrollaron de manera asimétrica

 

El domingo 15 de junio Nicolás Maduro se reunió con el secretario general de la ONU Ban Ki-moon en Santa Cruz durante la Cumbre del Grupo de los 77 y China. El diplomático mundial señaló en el acto inaugural que los países “no pueden alcanzar el desarrollo mientras se libran conflictos, se violan derechos humanos y se descuida la buena gobernanza y el estado de derecho”.

 

La ministro de Información Delsy Rodríguez destacó el encuentro pero nada dijo sobre la posibilidad de que el organismo planetario de su aporte para encontrar solución al grave conflicto que se prolonga por más de cuatro meses con un saldo de muertos, torturados, detenidos injustificadamente; además de la profunda crisis económica, política y social que vive el país.

 

El aporte inicial de los Cancilleres de Unasur –invitados unilateralmente por Jaua- fue un fracaso y hoy están paralizados los encuentros, y las razones son obvias: Las reuniones se realizaron en la sede del Gobierno y no en un lugar neutral. La conducción de las discusiones se hizo por el Presidente o el Vicepresidente y no por un buen oficiante o mediador. Las discusiones se desarrollaron de manera asimétrica y sin agenda previa.

 

No se convocaron a todos los sectores de la disidencia, sino que se procuró criminalizar a los dirigentes más destacados que fueron los intérpretes de la explosión social como el caso de los exprecandidatos presidenciales Leopoldo López, María Corina Machado, o Diego Arria. No cedieron ante el clamor opositor exigiendo una ley de amnistía para los presos políticos y los exiliados, ni tampoco el nombramiento de árbitros imparciales en el CNE, en el TSJ o en la Contraloría.

 

La Comisión de la Verdad resultó una caricatura, mientras que la Comisión de Derechos Humanos se hizo integrando a los violadores de derechos humanos. No se crearon las bases para detener la represión policial ni los ataques paramilitares, ni tampoco se crearon mecanismos para exigir o verificar si los compromisos se cumplían. Finalmente el fracaso se dio debido a la clara identificación de los gobiernos de Unasur con la parte oficial.

 

El Secretario General de la ONU tiene en sus manos y en la Carta de las Naciones Unidas, los mecanismos adecuados para desempeñar el papel exitoso que durante más de seis décadas marca la contribución más importante del organismo planetario: La prevención de conflictos y la consolidación de la paz. Las dos declaraciones emitidas por Ban Ki-moon sobre Venezuela y su reciente declaración en Bolivia, muestran su sincera preocupación. Los buenos oficios de la ONU representan un mecanismo idóneo para ayudar para que se den los pasos pacíficos y democráticos que la comunidad venezolana aspira.

 

Además, la ONU podría involucrar a organismos regionales, promoviendo una agenda basada en el artículo 33 de la Carta para asegurar una verdadera mediación para el diálogo, contando con la participación de la sociedad civil, la designación de destacadas personalidades latinoamericanas como expresidentes aceptados por ambas partes representantes de todos los partidos del Parlamento Europeo y una participación de alto nivel de la Iglesia católica para empoderar el trabajo a través de un Cardenal del Celam o de la Pontificia Comisión Justicia y Paz.

 

Para lograr esta nueva misión de mediación, es necesario sustituir la “solidaridad automática” de Unasur con el Gobierno, y empoderar al Secretario General de la ONU para fijar un nuevo rumbo.

 

Por Milos Alcalay /Ex embajador de Venezuela en la ONU /milosalcalay@yahoo.com

Sanciones Parlamentarias y Derechos Humanos

Posted on: mayo 26th, 2014 by lina No Comments

La reciente resolución presentada por los Senadores Bob Menendez y Marco Rubio aprobada por la Comisión de Política Exterior del Senado Norteamericano por 13 votos contra 2, pasará como proyecto de sanción en contra de los violadores de Derechos Humanos en Venezuela a la Plenaria del Senado Norteamericano sumándose a otra resolución similar aprobada una semana antes en la Cámara de Representantes en respuesta a la propuesta de los Representantes Ileana Ros Lehtinen y Mario Diaz Balart

 

Las amenazas del Canciller Jaua de recurrir en contra de la resolución Parlamentaria ante la OEA –organismo que hasta hace poco tiempo criticaba- como también a la ONU, al CELAC,y a otras instancias internacionales, no producirá efecto salvo de sus más incondicionales amigos del ALBA y sus aliados, porque la violación de Derechos Humanos ya forma parte de un sistema mundial aprobado por el Tratado de Roma con la creación del Tribunal Penal Internacional, que ha llevado a La Haya a Mandatarios que han violado los Derechos Humanos en sus respectivos países.

 

Además del Congreso Norteamericano hemos visto como Parlamentos de América Latina como los de Brasil, Chile, Perú, México, Colombia, se suman a los Parlamentarios de Canadá, España, Reino Unido o el Parlamento Europeo, al mostrar su profunda preocupación por la reiterada violación a los Derechos Humanos en las principales ciudades del país.

 

Ello no es extraño, porque las imágenes de la brutal represión contra los jóvenes venezolanos que se ha prolongado por más de tres meses, ha recorrido el Mundo generando reacciones en contra de la reiterada violación de los derechos humanos, demostrando de parte de los agentes de la represión un odio y ferocidad nunca conocida en Venezuela, a lo que se suma la tortura.

 

Pero no es la reacción solo de los Parlamentos, de las ONGs y de los medios de comunicación sino que ahora se van sumando Gobiernos que hasta hace pocos meses venían asumiendo posiciones cautelosas con relación a Venezuela por diversas razones. Hasta los aliados de UNASUR se han visto obligados a deslindarse del Gobierno-Maduro para no ser afectados en sus respectivas elecciones, por lo que han aceptado presentarse como mediadores en un “dialogo” que no avanza ya que el Gobierno solo procuró “oxigenar” su imagen internacional sin dar respuestas a los planteamientos que los partidos políticos han presentado a través de la MUD, y ello se está revertiendo en contra por sus promesas incumplidas que llevan al Gobierno a un callejón sin salida.

 

Si a ello se suman los incumplimientos económicos en violación a los compromisos contraídos por el Gobierno, vemos de manera inmediata el aislamiento de Venezuela como se evidencia en el caso de las aerolíneas europeas que han tomado la decisión de suspender los vuelos hacia Caracas, a lo que se suma la negativa de empresas de seguir enviando sus productos al país hasta que no se reconozca y se cumpla con el pago de la deuda existente. Ello repercutirá en las futuras decisiones de las Cancillerías Europeas y de otras regiones por encontrar un Gobierno que incumple las reglas básicas de la convivencia internacional, lo que podrá acarrear otras sanciones, que sumadas a las adoptadas en el Congreso de los Estados Unidos por las denuncias de violación de los derechos humanos , seguirán aislando cada vez más a nuestro país.

 

Milos Alcalay

milosalcalay@yahoo.com

|