El holocausto de la educación en Venezuela

Posted on: enero 30th, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

Ser maestro es quizás una de las profesiones más nobles e importantes para el forjamiento de una sociedad libre, plural, digna y republicana. Un maestro es más que un educador, es un ser que pone al servicio de otro sus mejores cualidades científicas y humanas. Todos recordamos a nuestro primer maestro por sus regaños, pero también por los valores que nos sembraron. Ser maestro es una vocación de vida, una labor que debería ser la mejor pagada del mundo porque es directamente proporcional a la posibilidad de que un país sea exitoso.

 

 

Venezuela se despertó este 2023 con una gran manifestación de su magisterio entero que, cansado de las humillaciones del poder, de percibir un salario de hambre y de ser objeto de atropellos y violaciones flagrantes a sus derechos, se volcó a las calles para exigir cambios en sus condiciones laborales. Ha sido un movimiento que ha logrado contagiar a todo un país, siendo ese espejo en el que se miran 30 millones de venezolanos que sufren las consecuencias de un sistema económico que colapsó por responsabilidad de una dictadura.

 

 

Nicolás Maduro ha generado un holocausto de la educación. El régimen no se ha conformado con intervenir indebidamente en los colegios para convertir a la educación en una herramienta política, sino que también ha propiciado la destrucción total de la calidad de vida de los educadores. Los maestros se debaten hoy entre la mendicidad y el abandono de su labor de vida, porque sencillamente los salarios que perciben son los peores que se puedan conocer en el planeta tierra. Para el momento en que se escribe este artículo un maestro de una escuela pública recibe menos de 15 dólares al mes por su trabajo, un ingreso paupérrimo para sobrevivir a un país donde la canasta alimentaria se ubica cerca de los 400 dólares. Es un ingreso tan bajo que ni siquiera permite cubrir los gastos de movilidad de un maestro hacia el centro educativo. Un maestro en Colombia recibe más de 400 dólares al mes como contraprestación por sus servicios, en Chile cerca de 500, y en Perú al menos 600 dólares. Es decir, los salarios de los maestros de la región son 30 veces superiores a los de sus pares venezolanos.

 

 

Por estas condiciones tan deplorables muchos han decidido colgar los guantes de la educación, para dedicarse a otra actividad mejor remunerada o para emigrar a otros destinos donde exista mayor valoración de la profesión. De acuerdo con la Federación Venezolana de Maestros, entre 2015 y 2020 más de 100.000 docentes abandonaron el sistema educativo.

 

 

No obstante, hay muchos maestros que se resisten a abandonar sus aulas y hacen milagros para seguir formando el futuro del país, a pesar de las turbulentas condiciones. Esos son los que hoy están en la calle, unidos bajo un reclamo justo, legítimo y moral que es un testimonio valiente de lucha para cada venezolano. Las masivas movilizaciones de los maestros representan también el espíritu de un país que no se rinde y que está convencido que Venezuela solo se arregló para quienes están en el poder.

 

 

Si Maduro le importara el futuro de los maestros, podría decretar un aumento salarial ya mismo. Los recursos existen y se pueden invertir, solo se requiere voluntad política. A las arcas del Estado ingresaron cerca de 20.000 millones de dólares por ingresos petroleros el año pasado, lo cual significó que el Estado tuvo un repunte significativo de su flujo de caja. Pero Maduro prefiere condenar a los maestros al hambre y la desidia, buscando que claudiquen en su lucha y se conformen con una vida llena de penurias, mientras él y su cirulo se reparten el botín de corrupción.

 

 

Ahora más que nunca los maestros deben seguir en las calles, defendiendo sus ideas y su reclamo digno. El régimen apelará a la intimidación, como lo vimos hace días cuando a través de grupos paramilitares enviaron amenazas contra quienes se expresan pacíficamente en las avenidas de Venezuela. Maduro activará como siempre todas sus palancas para enfriar la calle, ofreciendo falsas promesas o reprimiendo salvajemente. Sin embargo, el régimen ignora que quienes están protestando son los olvidados, los que hoy no tienen nada que perder, porque la dictadura les robó todo. Los que no tienen salario porque se esfumó con la inflación, los que no tienen alumnos en las aulas porque se fueron del país o abandonaron la escuela para dedicarse a otra actividad, los que han perdido familiares por la violencia y los que saben que en la justicia no tendrán una respuesta sino un fusil más de la dictadura. En fin, son el pueblo de carne y hueso que ha sufrido las consecuencias de una terrible crisis. Es el pueblo que inspira y que nos hace sentir muy orgulloso de ser venezolano, porque a pesar de todo el esfuerzo por apagar el espíritu del país, la conciencia democrática, cívica y libertaria está allí.

Julio Borges

Nota publicada originalmente en INFOBAE

La solución de Venezuela pasa por Cuba

Posted on: marzo 23rd, 2019 by Laura Espinoza No Comments

Nicolás Maduro y Raúl Castro en La Habana durante la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América de 2018 CreditYamil Lage/Agence France-Presse — Getty Images

 

 

 

BOGOTÁ — Era enero de 2018 y un grupo de legisladores de oposición llevábamos adelante en República Dominicana el último intento de negociación para detener el caos que día a día se profundiza en Venezuela. Ahí el jefe de la delegación de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, dijo varias veces que ellos aspiraban a que el mundo tratara a Venezuela como a Cuba. La inesperada confesión de Rodríguez puso al desnudo la pretensión del régimen: ser una dictadura aceptada, como ocurrió con la que encabezó Fidel Castro por más de cincuenta años y que recientemente arribó a su sexta década.

 

 

 

Pero Cuba no es solo un modelo. Venezuela es un país secuestrado porque las decisiones importantes de gobierno se toman en La Habana y no en Caracas. Los tentáculos del régimen castrista tienen extensiones en varias de las instituciones gubernamentales venezolanas: desde la oficina de extranjería hasta los servicios de salud. Las fuerzas armadas están infiltradas por ciudadanos cubanos que ocupan puntos estratégicos de la estructura militar. La invasión es tal, que en octubre de 2018 el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, presentó un informe ante la Organización de las Naciones Unidas donde describe que existen cerca de 22.000 cubanos infiltrados en el Estado venezolano, especialmente en los organismos de inteligencia. Esta misma semana se conocieron escalofriantes detalles de la participación de Cuba en el entrenamiento de torturadores venezolanos.

 

Mientras tanto es importante recordar algo que se puede perder de vista: hasta hace solo dos años la oposición buscó una solución interna a nuestra crisis. Hoy los miembros de la oposición sabemos que ninguna salida que propongamos al dictador será viable mientras Venezuela no recupere su libertad de Cuba.

 

 

 

Para entender por qué es necesario repasar la historia reciente. En las elecciones parlamentarias de 2015, los distintos partidos de la oposición ganamos la mayoría en la Asamblea Nacional y el régimen decidió que era necesario frenar la acción del nuevo parlamento a cualquier precio. Al año siguiente, el gobierno postergó ilegalmente las elecciones regionales y suspendió el proceso para convocar un referéndum presidencial. En 2017, los venezolanos salimos a la calle para desconocer las sentencias contra la Asamblea Nacional emanadas de un Tribunal Supremo de Justicia nacido ilegítimamente y decidimos no participar en unas elecciones regionales que fueron amañadas. Las protestas civiles de ese año, de acuerdo con el Ministerio Público, dejaron al menos 120 muertos, miles de heridos y centenares de detenidos.

 

 

 

En República Dominicana buscábamos acordar condiciones para una elección presidencial con un mínimo de garantías democráticas, pero el régimen negó cualquier posibilidad de permitir un proceso electoral que reflejara la voluntad de los venezolanos. Por eso no firmamos ningún acuerdo y la elección presidencial del 20 de mayo de 2018, adelantada a conveniencia de Maduro, fue desconocida por los venezolanos y buena parte de la comunidad internacional.

 

 

 

En el camino, se han acumulado 866 presos políticos que se encuentran retenidos en Venezuela, según el Foro Penal. En el último año han sido abortados siete intentos de rebelión militar para tratar de restablecer la constitución y nuestra soberanía. Más de trescientos oficiales se encuentran presos.

 

 

Esa ruta nos condujo al momento que vivimos hoy.

 

 

 

Pero la inextricable relación de la dictadura de los Castro con el régimen chavista empezó hace veinticinco años, cuando Hugo Chávez visitó La Habana luego de salir de la cárcel. Con la caída del muro de Berlín en 1989 y el desmoronamiento de la Unión Soviética, la Cuba de Fidel Castro perdió a su gran benefactor económico. El ascenso de Chávez al poder en Venezuela, una década después, le permitió a Castro encontrar un nuevo benefactor. La relación entre ambos países se cimentó cuando Venezuela experimentó una nueva bonanza petrolera entre 2004 y 2014, y se mantiene hasta el presente.

 

 

 

Entre 40.000 y 50.000 barriles de petróleo venezolano van a Cuba diariamente, pese a que la producción petrolera venezolana ha declinado más de 60 por ciento en años recientes. El subsidio económico de Venezuela llegó en su cúspide a representar cerca del 12 por ciento del producto interno bruto de la isla. Algunos estiman que, en aproximadamente quince años, Venezuela le ha subsidiado a Cuba 35.000 millones de dólares en petróleo. Durante el auge petrolero, el reparto fue de tal magnitud que diariamente se le suministraron alrededor de 90.000 barriles de crudo; lo que representó 9000 millones de dólares anuales. Hace semanas, y pese a la brutal crisis económica que padecemos, Maduro nos endeudó con otros 440 millones de dólares para enviar ayuda a Cuba. Por eso el problema no es una potencial invasión a Venezuela por un poder extranjero: nuestro país es un coloniaje cubano que ha sido despojado de sus recursos desde más de una década.

 

 

 

Pero nosotros no somos una isla. Tenemos fronteras terrestres y por eso nuestra tragedia se extendió por toda la región. El inédito e indetenible flujo migratorio presiona a países vecinos como Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile, Argentina y las islas del Caribe.

 

 

 

El compromiso de los países del mundo libre debe ser lograr la democracia en toda la región, pero para eso hay que cortar el germen autoritario arraigado en Cuba y Venezuela. No podemos ignorar que en este momento son un dúo inseparable.

 

 

 

Debemos ser realistas. La dictadura de Nicolás Maduro ha demostrado hasta el cansancio que no dejará el poder por las buenas, y quienes nos oponemos a ella no somos una opción violenta ni armada. Hemos ofrecido todas las amnistías posibles y las han rechazado, pero nunca aceptaremos la normalización de la dictadura. La salida de Nicolás Maduro significará la caída del muro de Berlín, treinta años después, en América Latina.

 

 

Y a la inversa: la permanencia de Maduro en el poder significa más muertos, más presos, más persecución y más compatriotas venezolanos forzados a migrar. A la comunidad internacional se le agota el arsenal diplomático porque no hay precedentes en América Latina de una situación similar a la venezolana.

 

 

Continue reading the main storyFoto

 

 

Una mujer sostiene un cartel frente a un hospital infantil en Caracas, en agosto de 2018 CreditMarco Bello/Reuters

 

 

La política es dinámica. Cuando en 2017 presidí la Asamblea Nacional le advertimos al mundo que la crisis política tornaba ya en una crisis democrática, por tal motivo, solicitamos sanciones personales y económicas contra los jerarcas del régimen de Maduro. En ese momento, fueron consideradas impensables, pero hoy son una realidad, al igual que las restricciones a las operaciones de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

 

 

 

Es un error pedir a los demócratas de Venezuela que se alejen de Estados Unidos y de los aliados de América Latina en esta encrucijada. Ellos representan el único contrapeso para enfrentar a un régimen con un poder ilimitado, sin ningún tipo de control institucional y que está armado y dispuesto a ejercer la violencia.

 

 

 

Es importante pensar en lo que viene y medir los pasos a seguir.

 

 

 

La dominación de Venezuela por Cuba es un problema real y no podremos revertirla si los países democráticos no lo entienden y orientan su presión también hacia La Habana. Quienes hablan de promover una negociación deben entender que hay que involucrar al expresidente cubano Raúl Castro y su cúpula. Contra ellos deben continuar las presiones y sanciones de la comunidad internacional.

 

 

 

El llamado de la Asamblea Nacional de Venezuela y del presidente encargado Juan Guaidó a cesar el envío de petróleo a Cuba es un primer paso. Las compañías que comercian con petróleo venezolano deben acatarlo si quieren evitar sanciones secundarias derivadas de las ya impuestas por Estados Unidos contra PDVSA. Por su parte, el Grupo de Lima debe velar para que se realicen las investigaciones en materia de corrupción y violaciones de derechos humanos, que ya fueron acordadas, y que podrían involucrar a sus nacionales, así como a venezolanos y cubanos.

 

 

 

Finalmente, la izquierda internacional debe comprender que los venezolanos no somos víctimas de una sola dictadura, sino de dos: la de Maduro y la de Cuba. Por lo tanto, debe abandonar su política de solidaridad automática y retirar su apoyo a Nicolás Maduro.

 

 

Julio Borges fue presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y es embajador del gobierno del presidente encargado Juan Guaidó ante el Grupo de Lima.
CUBA, JUAN GUAIDÓ, NICOLÁS MADURO, RAÚL CASTRO, VENEZUELA

La hora de América

Posted on: enero 8th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

Es comprensible que algunos piensen hoy que la dictadura de Nicolás Maduro ha prevalecido sobre los demócratas venezolanos para entronizarse indefinidamente en el poder, pero no es así: la verdad es que Nicolás Maduro está irremisiblemente perdido.

 

 

Venezuela, un país que llegó a ser ejemplo de democracia y desarrollo, hoy es un Estado fallido y, por lo tanto, el mayor peligro para toda la región.

 

 

Esta situación que obliga a toda América Latina a actuar con determinación y urgencia tal como lo hizo el Grupo de Lima el pasado 4 de enero.

 

Cuando decimos que Maduro esta irremisiblemente derrotado, viene a nuestra mente la ocasión, tras la caída de Francia en 1940, justo la hora más tenebrosa para aquella nación, en que Charles de Gaulle, dirigiéndose a sus desalentados compatriotas, afirmó que Alemania acababa de perder la guerra.

 

 

A muchos esto sonó a extraviada retórica, pero De Gaulle apuntaba a que las fuerzas internacionales, que Hitler desafiaba, eran muchas y que no tardarían en entrar en acción. A la larga, Hitler había asegurado un desenlace inevitablemente adverso a su delirio.

 

 

Guardando las proporciones, así juzgamos nosotros la situación actual de Nicolás Maduro: todo concurre a su desalojo del poder pues, al tiempo que pretende perpetuarse a costa de la vida de los venezolanos, el dictador enfrenta hoy día un panorama interno e internacional que precipitará su salida inexorablemente.

 

 

Ello es inevitable pues concurren circunstancias que no dependen de la voluntad de Maduro. ¿Cuáles son esos factores? Primero, Maduro clausuró por completo toda salida electoral y democrática a la crisis, lo que lo convierte en un dictador en cuenta regresiva. En el fondo, para su mal, el pueblo venezolano seguirá resistiendo hasta su salida.

 

 

Luego, el petróleo ha dejado de ser relevante en la ecuación del poder chavista como consecuencia directa de la destrucción de nuestra principal industria. Con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) destruida por la colosal corrupción del régimen, con la producción en caída libre y sus principales activos seriamente comprometidos. La devastación ha sido tan abrupta que la producción petrolera apenas roza el millón de barriles al día y el PIB se ha desplomado 56% desde que llegó Nicolás Maduro hace 5 años, lo que se traduce en la mayor depresión económica en Latinoamérica en los últimos 50 años. Además, la hiperinflación tocó 2.000.000% y la deuda del país es de 1,7 veces su PIB.

 

 

Por último, no podemos dejar de mencionar el ecocidio que ocurre en el Arco Minero, en donde 91% del oro se produce de manera ilegal y hay 20 mil mineros sin la reglamentación adecuada ejerciendo dicha actividad.

 

 

La persecución ya no solo afecta a los líderes opositores que siguen siendo acosados, inhabilitados políticamente, secuestrados como el diputado Juan Requesens, asesinados como nuestro líder de Primero Justicia Fernando Albán o condenados al exilio. Maduro también ha llenado las cárceles de centenares de oficiales altos y medios de la Fuerza Armada, pues existe una clara ruptura entre su régimen y los cuarteles por la destrucción de la democracia y el quebrantamiento del orden constitucional.

 

 

Como factor adicional, debemos destacar la crisis humanitaria que ha generado la migración de alrededor de 5 millones de venezolanos a todas partes del mundo. Expertos estiman que esta ola migratoria podría llegar a 9 millones de personas este 2019 si no logramos articular un cambio político que permita que la estabilidad económica y democrática regresen a nuestra nación.

 

 

Aunada a las aristas antes expuestas está la crisis de legitimidad que tiene la dictadura, la comunidad internacional desconoce la ilegitima Asamblea Constituyente y también las fraudulentas elecciones presidenciales que hicieron el 20 de mayo, sin la participación de la oposición democrática del país. Este desconocimiento se consolidó luego de que en República Dominicana nos negáramos a firmar un acuerdo a todas luces contrario a los intereses de los venezolanos. Por eso hoy Maduro y la cúpula que lo acompaña son desconocidos, señalados, acusados y sancionados por Estados Unidos y el resto de las democracias del mundo.

 

 

Por todo esto le queremos reiterar a los presidentes de toda América que Venezuela es un Estado Fallido y un gran peligro para toda la región. En segundo lugar, que los venezolanos no podemos desalojar solo con nuestra fuerza, una dictadura tutelada por Cuba y Rusia. En tercer lugar, es necesario articular, de manera inmediata, acciones que generen mayor presión: sanciones personales, investigaciones de corrupción, lavado, narcotráfico, contrabando, tráfico de armas, desestabilización democrática en los países y especialmente ayudar a emplazar a la Fuerza Armada venezolana para que venza la represión y el chantaje y sea un factor decisivo para restaurar la Constitución y la democracia.

 

 

Las acciones para reconstruir nuestro sistema democrático y de libertades inequívocamente debe ser liderado por América Latina y estamos en el momento justo para materialízalas.

 

 

Dicho con palabras del ex presidente chileno Ricardo Lagos, la muerte de la democracia en Venezuela sería el fracaso de todo el sistema interamericano.

 

 

Hace pocos meses, el historiador mexicano Enrique Krauze, afirmó que, “un partido – un jefe de estado, matizo yo – puede ser de derecha o de izquierda, pero la forma de medir si es demócrata es cotejando su postura ante Venezuela”.

 

 

Por eso reiteramos nuestro llamado al Presidente Mexicano Andrés Manuel López Obrador y al Jefe del Gobierno Español, Pedro Sánchez, a que no sean indiferentes o ingenuos con Venezuela y, por el contrario, sean factores que contribuyan a ensamblar una transición democrática en nuestro país.

 

 

La inhumana arrogancia de la dictadura encabezada por Nicolás Maduro desafía personalmente a los jefes de estado de la región en quienes encarna una enorme responsabilidad para con el sistema interamericano.

 

 

Un hombre bien puede morir por su país, pero no es justo que todo un país deba morir para satisfacer el ansia de poder de un solo hombre.

 

Julio Borges

El mundo y la crisis humanitaria

Posted on: septiembre 11th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Es importante la homogeneización de una política migratoria regional para atender la crisis de desplazamientos venezolanos, esfuerzo que vemos reflejados en la Declaración de Quito

Desde Primero Justicia hemos tenido reuniones con varios organismos internacionales, entre ellos con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para conversar sobre la profunda crisis humanitaria que vive el pueblo venezolano. Hoy, el éxodo de venezolanos en el mundo llega a los 3.500.000 venezolanos, la migración más grande después del caso de Siria, lo que refleja el desespero de un pueblo que sin medicinas, sin alimentos y sin oportunidades deja todo y huye forzadamente del país en busca de un mejor futuro para su familia.

 

 

Es importante la homogeneización de una política migratoria regional para atender la crisis de desplazamientos venezolanos, esfuerzo que vemos reflejados en la aprobación de la Declaración de Quito del pasado lunes.

 

 

La declaración recoge parte del espíritu que hemos venido impulsando desde la AN para facilitar y flexibilizar la situación de los venezolanos en el extranjero; el tema más álgido para la legalización de nuestros hermanos ha sido la imposibilidad de la obtención de pasaportes, por eso desde el Parlamento se produjo una resolución que prorroga los documentos de identidad por 5 años ante la incapacidad del régimen de otorgarlos y vemos con beneplácito que dicha resolución ha sido acogida por 11 países de la región, dando un espaldarazo al pueblo venezolano y reconociendo a la AN como único poder legítimo en Venezuela.

 

 

Así mismo, hemos conversado sobre el secuestro de Juan Requesens, quien a un mes de su ilegal detención ha sido privado de ver a sus abogados y sus familiares. Han ocurrido pronunciamientos de organizaciones internacionales por los derechos humanos como Human Rights Watch, quienes han condenado estos hechos y solicitan que se les respete todos los derechos consagrados en nuestra Constitución y los tratados internacionales.

 

 

Por eso hemos solicitado: 1) que se adopte el estatus de “refugiado” para los venezolanos que han salido del país a causa de la crisis que vivimos y activar los mecanismos de cooperación multilaterales para colaborar con los países receptores; 2) creación de un fondo que permita atender a los refugiados venezolanos, brindándoles salud, alimentación y capacitación/educación; 3) creación de campañas en contra de la xenofobia hacia los refugiados venezolanos, en los distintos países de la región.

 

 

Julio Borges
borgesjulio2009@gmail.com

Temen a los demócratas

Posted on: agosto 15th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

El cambio pasa por el pueblo y seguiremos luchando hasta que se abra la posibilidad de elegir libremente y regrese la democracia

 

 

 

Hace días vimos cómo el diputado Juan Requesens y su hermana Rafaela Requesens, fueron secuestrados por efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) mientras se encontraban en su casa, violando el derecho humano inviolable de la libertad personal, así como el derecho al debido proceso, y cometiéndose el delito internacional de desaparición forzada de personas.

 

 

 

Nos han acusado de todo durante años, desde volar un avión para bombardear Caracas hasta de tener una red de trata de blancas, pero me mantendré firme en mis posiciones, esas que tanto daño han hecho a Maduro y su cruel dictadura. Hemos logrado promover las sanciones, el cerco internacional de toda la deuda del gobierno y nos negamos a firmar el acuerdo antidemocrático en República Dominicana, y eso es lo que les duele.

 

 

 

El irregular hecho de la Av. Bolívar, está siendo utilizado por el Ejecutivo Nacional para orquestar una persecución en contra de la dirigencia opositora, que continúa actuando en defensa de la democracia. Manipulan la investigación para perseguir a dirigentes como Juan Requesens, mi persona y quién sabe quién más viene. Parecieran tener una lista que van tachando al que van deteniendo o al que van empujando al exilio. Maduro está usando supuestas investigaciones para perseguir a quienes luchan por Venezuela.

 

 

 

Ante estos hechos de persecución del Gobierno Nacional hemos recibido señales de apoyo como el del canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, y el Congreso colombiano, quienes nos han garantizado todo el apoyo y la solidaridad del Gobierno del vecino país, ante las amenazas y acusaciones que he recibido de Nicolás Maduro y la ANC.

 

 

 

No me perdonan que NO traicioné al pueblo de Venezuela, estos ataques responden a un pase de factura por la decisión de no firmar el acuerdo de República Dominicana y por articular el cerco internacional y las sanciones contra Nicolás Maduro y sus principales acompañantes.

 

 

El único promotor de la violencia en Venezuela es Nicolás Maduro y su gobierno; no habrá salida a la crisis humanitaria y económica que padece el país hasta que no se vayan de Miraflores quienes están hoy en el poder. El cambio pasa por el pueblo y seguiremos luchando hasta que se abra la posibilidad de elegir libremente y regrese la democracia.

 

 

 

Julioborges2009@gmail.com

Remate del oro

Posted on: julio 17th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

El viaje de Maduro no es político, sino todo lo contrario, es una decisión contraproducente para el país y los venezolanos, porque todos los días se llevan oro de nuestras minas

 

 

 

Nicolás Maduro ordenó extraer el oro que está en el Arco Minero para enviarlo a Turquía. Está sacando el oro del Arco Minero y llevándolo a ese país sin ningún tipo de control. El viaje está vinculado a la corrupción y no traerá ningún beneficio para los venezolanos, al contrario está hipotecando y entregando el futuro del país. Indignaba ver cómo mandaba un barco full de petróleo regalado a los cubanos, mientras los venezolanos mueren de hambre y por falta de medicinas.

 

 

 

Este viaje de Nicolás Maduro, salida desesperada para sustituir los ingresos petroleros, rematando el oro que tenemos en el Arco Minero. El Gobierno está buscando por todos los medios ponerle un parche a la falta de recursos que padecen por las sanciones internacionales y por la caída de la producción de petróleo generada por la destrucción de Pdvsa.

 

 

 

La desinversión y la corrupción del Gobierno dentro de Petróleos de Venezuela acabaron con su producción y ahora no tienen dinero. La única forma que encontraron para intentar reemplazar los recursos provenientes de la renta petrolera fue con el oro y por eso Maduro estaba en Turquía, para negociar sin control alguno las minas del Arco Minero a cambio de algunos bienes y servicios.

 

 

 

El viaje de Maduro no es político, sino todo lo contrario, es una decisión contraproducente para el país y los venezolanos, porque todos los días se llevan oro de nuestras minas. Recordemos que el ingreso más importante de Venezuela es el petróleo y actualmente se produce poco menos de un millón y medio de barriles. El gobierno destruyó y endeudó nuestra principal fuente de ingreso. El mes pasado la caída petrolera fue de 32%.

 

 

 

La hiperinflación, la crisis militar, la caída de la industria petrolera y el caos de los servicios públicos, demuestran que Venezuela está en un proceso de ingobernabilidad muy clara, que nos llevará a un desenlace muy pronto. A Maduro solo le queda el apoyo cubano, todo lo demás está fracturado y por eso tengo la convicción de que este año tendremos un desenlace democrático.

 

 

 

Una vez que se produzca el cambio político en Venezuela, la comunidad internacional y las inversiones extranjeras, permitirán recuperar la economía del país en muy poco tiempo. Pronto tendremos una Venezuela próspera, libre y de justicia social.

 

 

 

 
JULIO BORGES

borgesjulio@gmail.com

Madres que dejan de comer…

Posted on: julio 3rd, 2018 by Laura Espinoza No Comments

La prioridad para este país deben ser los niños quienes son las verdaderas víctimas de esta crisis, de esta inflación y de esta situación de escasez

 

 

Todas las organizaciones que han realizado estudios en Venezuela han determinado que desde el 2017 son pocos los venezolanos que pueden alimentarse 3 veces al día. Madres dejan de comer para poder alimentar a sus hijos, los más afectados son los niños de 0 a 4 años de edad, quienes no pueden recibir su programa de alimentación ni tampoco su programa de vacunación como lo exige la Organización Mundial de la Salud. El promedio para un niño en esa edad temprana es que deben suministrarle un promedio de tres vacunas mensuales, es decir, estamos hablando de mil 200 millones de bolívares que necesita una madre para vacunar a un niño al mes, lo cual equivale a 240 meses de trabajo, o sea 20 años para poder vacunar a sus hijos.

 

 

 

Las políticas implementadas por el régimen están acabando con la salud de los niños, no solamente en el tema alimentario sino también en el tema de salud. Según las encuestas publicadas por el Cendas una familia venezolana de 5 integrantes necesita 10 millones de bolívares para poder comer 3 veces al día, lo cual no incluye los gastos de recreación ni de transporte, solamente incluye los productos de la canasta básica alimentaria.

 

 

 

Los datos respecto a las matrículas de educación, las cuales son también alarmantes, ya que un niño para poder estudiar necesita 3 madres y 3 padres por los elevados que están los precios, lo cual disminuye la cantidad de población preparada y estudiada en el país, logrando un detrimento en la calidad de recurso humano. Esta situación lleva a que cada niño para poder tener sus necesidades cubiertas de educación, salud, alimentación, necesita 10 madres y 10 padres. De esta manera cómo podemos criar en Venezuela a niños sanos y fuertes para lograr sus sueños, para que se realice y alcance sus metas que es lo que anhela cada ser humano.

 

 

 

Hoy en día Maduro sigue atentando contra la familia venezolana. La Constitución en más de 48 veces menciona la palabra familia, pero al régimen se le olvidó que la prioridad para este país deben ser los niños quienes son las verdaderas víctimas de esta crisis, de esta inflación y de esta situación de escasez. Este régimen no quiere que nuestros hijos crezcan felices y que puedan comer ni mucho menos quiere que sean personas preparadas que puedan trabajar por este país para sacarlo adelante.

 

 

JULIO BORGES

borgesjulio@gmail.com

Control y chantaje

Posted on: junio 19th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Los venezolanos ya no comemos 3 veces al día, eliminamos de nuestra dieta el consumo proteínas: carne, pollo y huevo por su alto costo y ya ni siquiera puede consumir verduras…

 

 

 

Se necesita tener un cambio en este modelo económico que sólo ha traído ruina y miseria a los venezolanos, ya que la cifra de inflación alcanzó un récord en mayo de 110,1%. Esto convierte a Venezuela en el país con la hiperinflación más grande de la historia de América Latina, superando incluso a Nicaragua.

 

 

 

El cierre de más de ocho mil empresas como consecuencia de la destrucción de la producción nacional y la impresión de dinero inorgánico, son las principales causas de la inflación que agobia al pueblo venezolano.

 

 

 

De acuerdo al índice inflacionario que publicó la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, en el mes de mayo la inflación fue 110,1%, con una variación diaria de 2,4%. Mientras que en los últimos 12 meses, la inflación se totaliza en un 24.571%.

 

 

 

El rubro de alimentos es el que registra el mayor incremento de precios. Según el Cendas los alimentos registran un incremento del 100%, esto se traduce en más hambre y desnutrición. Los venezolanos ya no comemos 3 veces al día, eliminamos de nuestra dieta el consumo proteínas: carne, pollo y huevo por su alto costo, y ya ni siquiera puede consumir verduras y hortalizas por el desabastecimiento.

 

 

 

Es necesario que el Ejecutivo incentive la producción nacional brindando insumos, fertilizantes, semillas, agroquímicos, repuestos para el transporte de los alimentos y seguridad jurídica a nuestros productores nacionales para garantizar la siembra y la cosecha, sólo así se podrá aumentar la oferta y disminuir los costos de los alimentos.

 

 

 

Actualmente, la producción nacional sólo alcanza para abastecer el 25% del consumo. En algunos rubros existe un déficit del 80% como es el caso del maíz, la azúcar, la cebolla y el pimentón. Venezuela, dejó de ser uno de los países exportadores de café y la producción sólo abastece el 30% de la demanda, y la producción de arroz sólo alcanza para cubrir el 35% del consumo de los venezolanos, según datos de Fedeagro.

 

 

 

Mientras el Gobierno Nacional mantenga una política de importación de productos alimenticios que cuesten 5 veces más que producirlos en el país, existirá escasez y desabastecimiento. Es necesario apoyar lo Hecho en Venezuela y reactivar la producción nacional para evitar la desnutrición en bebés y adultos mayores como los más afectados por la crisis.

 

 

 

Julio Borges
borgesjulio2@gmail.com

Fraude consumado

Posted on: mayo 22nd, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Venezuela ha desobedecido masivamente a la dictadura dando una lección vista nacional e internacionalmente como la rebelión de la calles vacías

 

El pasado domingo vimos cómo el gobierno consumó su fraude electoral a pesar de todos los llamados nacionales e internacionales para que rectificaran su posición.

 

 

 

Qué grande es el pueblo de Venezuela!!! Frente a las amenazas, a la confusión, a las injusticias y los amedrentamientos, se mantuvieron firmes en su desconocimiento a la dictadura, a no hacer caso a un régimen ilegítimo.

 

 

 

Los venezolanos no cedieron ante el chantaje y la amenaza. Venezuela ha desobedecido masivamente a la dictadura, dando una lección vista nacional e internacionalmente como la rebelión de la calles vacías.

 

 

 

Fuimos testigos de la consolidación de un nuevo nivel de conciencia democrática que el pueblo ha alcanzado, comprender el verdadero valor del voto: del voto libre.

 

 

 

Nuestro objetivo siempre fue el de debilitar y derrocar a este gobierno, para lograr la realización de elecciones libres. Por eso la satisfacción porque los venezolanos demostramos, que nuestra conciencia democrática nos impide serle útil a la dictadura.

 

 

 

En estos momentos el pueblo sufre la peor crisis económica, política y social de su historia y Maduro usa Pdvsa como su caja chica personal, 440 millones de dólares en crudo extranjero envió directamente a Cuba en condiciones de crédito amistosas, como vimos en los documentos internos Pdvsa, publicados por la agencia de noticias Reuters.

 

 

 

Esta decisión constituye un crimen contra Venezuela y una sumisión inadmisible al régimen cubano. Han muertos niños y adultos por falta de insumos médicos, los precios de la comida son impagables para la mayoría de familias venezolanas que tienen instaladas el hambre y la miseria en sus hogares. Lo que ha hecho su gobierno es traición a la patria y refleja una indolencia infinita.

 

 

 

Este dinero pudo haberse usado para dotar cientos de hospitales en el país, para reactivar la producción nacional. Posiblemente estos $440 millones Cuba ni siquiera pagará.

 

 

El gobierno socialista de Venezuela ha usado el petróleo desde hace mucho tiempo para fines políticos, domésticos e internacionales; subsidiando bienes y servicios en el país y pidiendo a gritos favores en toda la región, con entregas de petróleo en términos generosos, que han ayudado a suavizar la censura política internacional del gobierno de Maduro.

 

 

 

JULIO BORGES

borgesjulio@gmail.com

Frente Amplio Internacional

Posted on: abril 10th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Hemos pedido que consideren la posibilidad de ejecutar un plan migratorio y atención humanitaria a la profunda crisis de refugiados, que por miles salen de nuestro país

 

 

 

Esta semana nos reunimos con Emmanuel Macron, presidente de Francia, y su consejero diplomático, Philippe Étienne. Encuentro en el que denunciamos la grave crisis política, económica y social que vive Venezuela; solicitamos con carácter de urgencia ayuda humanitaria y poder llevar a cabo unas elecciones presidenciales libres, democráticas y soberanas.

 

 

 

Los integrantes del Senado y el Congreso de Francia, rechazaron el fraude electoral, por lo que realizarán una reunión de todos los parlamentos europeos para solicitar más presión democrática. También nos reunimos con el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, y el canciller Alfonso Dastis, quienes expresaron su apoyo en la defensa de la libertad, el progreso, los derechos humanos y elecciones democráticas con plenas garantías.

 

 

Las reuniones fueron satisfactorias y ambos gobiernos mostraron su preocupación ante la crisis humanitaria que viven los venezolanos y el fraude electoral que el gobierno pretende realizar.

 

 

 

Las democracias del mundo han sido muy claras en su posición y en el respaldo irreversible a la lucha por el retorno de la libertad y las leyes en Venezuela. Por tal motivo, seguiremos solicitando mayor presión conjunta de Latinoamérica, Norteamérica y Europa para destrancar la enorme crisis política, social y de derechos humanos que padecemos.

 

 

 

Insistimos en la atención prioritaria a la emergencia humanitaria que existe en Venezuela para que la comunidad internacional evalúe los diferentes canales de ayuda humanitaria, incluyendo la activación del principio de intervención humanitaria en los términos planteados en el Capítulo Séptimo de la Declaración de Naciones Unidas que establece la Responsabilidad de Proteger a los pueblos víctimas de opresión.

 

 

 

Hemos pedido que consideren la posibilidad de ejecutar un plan migratorio y atención humanitaria a la profunda crisis de refugiados, que por miles salen de nuestro país todas las semanas buscando futuro y progreso.

 

 

 

La crisis venezolana es un problema mundial que afecta a todas las democracias. La situación es tan grave que no podemos encontrar una salida solos, por eso seguimos construyendo dentro y fuera del país el Frente Amplio, que permita cambiar el gobierno con verdaderas elecciones libres, democráticas y apegadas a la Constitución.

 

 

Julio Borges
Borgesjulio@gmail.com