|

Irma la feroz

Posted on: septiembre 6th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

El huracán ‘Irma’ es ya el más fuerte registrado nunca en el Atlántico ATLAS

 

 

 

Las colas para echar gasolina recuerdan a la histeria colectiva que Orson Welles provocó con el episodio radiofónico de ‘La Guerra de los Mundos’

 

 

 

Hasta ahora el nombre propio Irma evocaba para mí la protagonista del mismo nombre en la deliciosa comedia romántica que dirigió Billy Wilder en 1963. Pero aquella Irma la Dulce que encarnaba Shirley MacLaine y le robaba el corazón a Jack Lemmon nada tiene que ver con esta Irma huracanada que avanza sobre el Caribe como una diosa enfurecida.

 

 

 

Así han bautizado al nuevo huracán que sucede al devastador Harvey, del que todavía no se han repuesto en Texas. Irma es una gigantesca masa que amenaza con arrasar en las paradisíacas islas caribeñas y en su todavía impredecible trayectoria podría causar destrozos en Florida, Estados Unidos, si no traza esa curva que la llevaría hacia la costa del Golfo. Los meteorólogos siguen su recorrido entre la cautela y el temor ante un ciclón que ha alcanzado categoría cinco y que es uno de los más potentes que se recuerdan por la velocidad de sus vientos.

 

En Miami, donde vivo, la gente está acostumbrada al paso de los huracanes y todavía perdura en la memoria de muchos la destrucción que causó Andrew hace 25 años. Aquel fue un huracán sin apenas lluvia pero con vientos letales que apisonaron parte de la ciudad y se llevaron por delante unas 125.000 casas. En el verano de 1992 la población aprendió su lección: había que estar preparados para lo peor y ante una inminente catástrofe natural no había espacio para la improvisación. Desde entonces, cualquier amago de un “viento platanero” (así se le dice popularmente en el Caribe a un ciclón de baja intensidad) moviliza a los habitantes como si se tratara de la víspera del Apocalipsis.

 

 

 

 

En esta ocasión, con gráficas en las que Irma parece un Godzilla de agua y corrientes dispuesto a desatar toda su ferocidad contra los simples mortales, las incursiones a los supermercados, ferreterías y gasolineras ya son romerías interminables entre los llamados “cicloneros”, entusiastas de estos fenómenos de la naturaleza que oscilan entre la alarma temprana y la anticipación del jolgorio con abundante comida y bebida durante el encierro obligado por la tormenta.

 

 

 

Por lo pronto, en los anaqueles ya no hay agua ni artículos de primera necesidad. Las colas para echar gasolina -cuyos precios después de Harvey se han disparado-recuerdan a los momentos de histeria colectiva que Orson Welles provocó con un episodio radiofónico de la popular novela de H.G. Welles ‘La Guerra de los Mundos’. Según la leyenda, creyendo que aquellas ficticias explosiones provenientes de Marte anunciaban la llegada de extraterrestres, los radioyentes se echaron a las calles para huir de la supuesta invasión de los intrusos.

 

 

 

A diferencia de la “broma” de Welles en la noche de Halloween de 1938, Irma es un peligro real que devuelve la angustia que se vivió con Andrew hace algo más de dos décadas y sucede poco después del trauma que han padecido los damnificados de Harvey. Tras una cobertura continua con imágenes de hogares inundados, familias ahogadas, ancianos desahuciados, mascotas extraviadas y voluntarios que perdieron la vida salvando a otros, en el Sur de la Florida, donde los expertos ya predicen que a largo plazo sus zonas costeras acabarán como la Atlántida por los efectos del cambio climático, la evolución de este huracán nos ha quitado el sueño. Ojalá que no lo recordemos como Irma la feroz.

 

 

Gina Montaner

¿Quién teme a Lilian Tintori?

Posted on: marzo 21st, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

Lilian Tintori llega al aeropuerto de Miami procedente de Ecuador después que el gobierno de Rafael Correa le impidió entrar al país, el 15 de marzo.

 

 

 

Es evidente que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, le teme a la activista venezolana Lilian Tintori como si se tratara del mismísimo lobo feroz de la popular canción infantil. De lo contrario, no hay manera de explicar la expulsión de la que fue víctima el pasado miércoles la esposa del líder opositor encarcelado, Leopoldo López, a su llegada al aeropuerto de Guayaquil.

 

 

 

Tintori viajó desde Miami por invitación del candidato a la presidencia Guillermo Lasso, quien se enfrentará en segunda vuelta el próximo 2 de abril al candidato oficialista Lenín Moreno. La intención de la conocida opositora era asistir a actos en los que hablaría de la nefasta experiencia venezolana bajo el modelo de la revolución bolivariana que instauró el desaparecido Hugo Chávez y que ha continuado su sucesor, Nicolás Maduro.

 
Frustrada su visita tras un desagradable episodio en el que fue acosada por las autoridades migratorias, Tintori regresó a Miami, donde le habló a los medios para denunciar al gobierno de Correa. Ella misma ha preguntado, “¿A qué le temen?”, asegurando que el presidente ecuatoriano quiere evitar a toda costa la posibilidad de un cambio en el país andino. En su comparecencia en el Aeropuerto Internacional de Miami, rodeada de venezolanos y ecuatorianos exiliados, reiteró que su expulsión fue una orden de Correa y ha insistido en que los ecuatorianos tienen la oportunidad de apostar en las urnas por el cambio que hasta ahora parece imposible en Venezuela.

 

 

 

El mensaje de Tintori podría arrojar luz en un país liderado desde hace una década por un mandatario que encabezó junto a Chávez el movimiento de la revolución del siglo XXI, y el bloque de extrema izquierda del ALBA bajo la tutela del gobierno castrista de La Habana. Sin duda, a Correa, cuya intención es que su legado autoritario se perpetúe bajo la eventual presidencia de Moreno, no le conviene en vísperas de los comicios que una figura de la oposición venezolana hable sin miedo sobre su alianza con el chavismo.

 

 

 

Lo cierto es que las últimas encuestas sitúan la intención de voto para Moreno en un 51 por ciento frente a un 35.53 por ciento para el candidato de centro derecha Lasso. O sea, la maquinaria gubernamental y el hecho de que la situación económica de Ecuador no se puede comparar a la hambruna que se está viviendo en Venezuela o la propia escasez endémica que padece Cuba, favorecen al que representaría el continuismo de las políticas de Correa, entre las que destaca su obsesión contra los medios independientes. El propio Moreno ha prometido que dejaría en pie la Ley de Comunicación, mientras que su oponente político eliminaría esta ley mordaza que ha mermado la capacidad de informar de la prensa.

 

 
De la falta de libertad de expresión, la violación a los derechos humanos y la corrupción rampante que salpica al movimiento bolivariano en Ecuador, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, iba a hablar Lilian Tintori en Guayaquil y Quito junto a Lasso. Era una oportunidad única para que los ecuatorianos escucharan una voz autónoma que clama por la libertad de su esposo y de todos los presos políticos que malviven en el presidio venezolano. Una testigo del devastador efecto del experimento chavista que tanto ha admirado y ha apoyado Correa.

 

 

 

El presidente ecuatoriano le ha hecho el favor al régimen de Nicolás Maduro de repudiar a una de sus más tenaces opositoras. Pero la expulsión de Tintori también se ha debido a que el oficialismo no quiere que nadie venga a moverle el suelo, mucho menos una pacífica activista que sufre el acoso constante de un gobierno amigo. Rafael Correa y su posible sucesor tienen razones para temerle a Lilian Tintori. Hay verdades que acechan como el lobo feroz.

 

 

 

©FIRMAS PRESS
Twitter: @ginamontaner

 

Ha nacido el cubano indocumentado

Posted on: enero 16th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

La inmigrante cubana Yarisel Isac Wilson, de 20 años (der.), llora al hablar sobre su viaje a Estados Unidos, en un albergue de Ciudad de Panamá, el 12 de enero. La terminación de la política de ‘pies secos, pies mojados’, que el presidente Barack Obama anunció el jueves pasado afecta a cientos de cubanos que quedan varados en Latinoamérica o en la isla, después de vender sus pertenencias para hacer el viaje. Arnulfo Franco AP

 

 

 

Poco antes de cederle su puesto al presidente electo Donald Trump, en un golpe de efecto Barack Obama anunció el fin de la política de “pies secos, pies mojados” que durante 21 años les ha permitido a los cubanos que llegaban sin visa permanecer en Estados Unidos y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.

 

 

Con la eliminación de “pies secos, pies mojados” todos los cubanos que ingresen ilegalmente por tierra o por mar estarán sujetos a ser deportados de acuerdo a las leyes migratorias, a menos que logren probar que califican para asilo político. El asesor de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, lo dijo claramente: la premisa es que sean tratados de igual manera que los inmigrantes indocumentados que llegan de otros países.

 

 

 

MADURO, NO ES HORA DE HACER BROMAS CON EL HAMBRE EN VENEZUELA

 

 

 

La propia administración ha admitido que este acuerdo final con el gobierno de Raúl Castro, como parte del proceso de “normalización”, se condujo en secreto y se anunció de manera inesperada para “evitar” que se disparara más el éxodo constante de cubanos que se echan a la mar o deambulan por Centroamérica, con el anhelo de llegar al país que durante tantos años los acogió sin cortapisas en las sucesivas oleadas (Camarioca, Mariel, la crisis de los balseros) que se han desatado para escapar de la opresión y la miseria que reinan bajo el castrismo.

 

 

 

Por eso resulta tan hipócrita por parte de la administración saliente afirmar que el fin de “pies secos, pies mojados” se ha debido, en gran medida, a la certeza de que su política de apertura ha propiciado notables avances económicos en la isla que les permiten a los cubanos progresar. Si así fuera, no estarían llegando a diario a las costas del sur de la Florida ni estarían vagando cientos de ellos por las selvas de Centroamérica a la merced de traficantes de personas.

 

 

 

 
DIFÍCILMENTE TRUMP, DEFENSOR A ULTRANZA DE PERMITIRLE EL ACCESO AL MENOR NÚMERO DE INMIGRANTES QUE PUEDA COMPETIR EN EL MERCADO LABORAL, CONTARÁ CON ARGUMENTOS PARA DARLE MARCHA ATRÁS A LA DEROGACIÓN DE UNA POLÍTICA QUE INCLUSO EN EL SENO DEL EXILIO CUBANO HA PROVOCADO DIVISIONES

 
Asimismo, es más que discutible esgrimir que cerrar esta válvula de escape contribuye a forzar a los jóvenes a quedarse en la isla, y de ese modo luchar por salir adelante al no tener la alternativa de escapar a menos que obtengan una codiciada visa. Una débil tesis que algunas organizaciones del exilio están apoyando, aventurándose a afirmar que “huir no es la solución”. Eso habría que preguntárselo a los que se quedan atrás.

 

 

 

En su opinión, ¿debe el presidente Obama permitir la entrada de los migrantes cubanos varados en camino hacia Estados Unidos?

 
LA MUJER SIN MAQUILLAJE

 
Siguiendo el rosario de ironías, si en algo coincide la política de Obama hacia Cuba con sectores más conservadores del exilio que probablemente votaron por Donald Trump, es en el convencimiento de eliminar el trato preferencial a los cubanos que han llegado en los últimos tiempos. Según muchos del llamado exilio histórico las nuevas generaciones ya no vienen por motivos políticos, sino por razones puramente económicas, por lo que, a su juicio, no son merecedoras de los beneficios que tanto han ayudado a la diáspora cubana a salir adelante sin los contratiempos que sufren, por ejemplo, los inmigrantes indocumentados que provienen de México.

 

 
Difícilmente Trump, defensor a ultranza de permitirle el acceso al menor número de inmigrantes que pueda competir en el mercado laboral, contará con argumentos para darle marcha atrás a la derogación de una política que incluso en el seno del exilio cubano en los últimos tiempos ha provocado profundas divisiones.

 

 

 

CUBA: EL RUIDO Y LA FURIA

 

 
En este artero juego político entre el mandatario saliente y el que está a punto de tomar el relevo, las verdaderas víctimas sobre el tablero son cubanos de carne y hueso que en este preciso instante construyen embarcaciones precarias o duermen en albergues desperdigados por Centroamérica. Nada ha cambiado en la isla. Lo único diferente es que ha nacido el cubano indocumentado. Bienvenido al mundo de las sombras. Jaque mate de la dictadura castrista.

 

 

 

©FIRMAS PRESS
Twitter: @ginamontaner

El Nuevo Herald

Digan lo que digan los demás

Posted on: agosto 26th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

 

 

Nicolás Maduro no tiene las dotes de showman de Raphael, pero cada día monta un espectáculo de su pésima gestión política.

 

 

Por si no le bastaba clamar contra el eje Washington-Madrid-Miamique supuestamente pretende desestabilizar su gobierno, ahora reaviva el conflicto con Colombia tras cerrar los pasos fronterizos con el país vecino y expulsar en cuestión de tres días a casi un millar de colombianos que vivían en el estado de Táchira.

 

 

A pesar de la crisis humanitaria que ha desatado con tan drástica medida, el gobernante venezolano ha asegurado que “la frontera va a seguir cerrada, digan lo que digan”. La excusa para deportar a familias enteras que desbordan los albergues es el contrabando que transita de un país a otro y que, según Maduro, contribuye a la especulación y al desabastecimiento generalizado en Venezuela.

 

 

Pero lo que aparentemente provocó el estado de excepcióndecretado en cinco municipios de Táchira por un periodo de 60 días prorrogables, es un ataque de contrabandistas que se saldó con tres militares y un civil heridos. Al menos esa ha sido la historia oficial del chavismo.

 

 

Sin embargo, según una información publicada en el diario El Nuevo Herald, lo que podría estar ocultando el gobierno de Maduro con esta maniobra es el enfrentamiento entre bandas de la droga que controlan distintas facciones de las fuerzas armadas venezolanas. Se trataría, de acuerdo a fuentes que cita el artículo, de una guerra entre carteles que manejan la Guardia Nacional (Cartel de la Goajira) y el Ejército (Cartel de los Soles), lo que avalaría la sospecha de Estados Unidos de que hombres clave del gobierno chavista, como el propio Diosdado Cabello, podrían estar al frente del narcotráfico. La porosa frontera colombo-venezolana convertida en tierra de nadie, donde los narcogenerales pelean por dominar la ruta de la droga.

 

 

 

“Ahora los colombianos son señalados como enemigos y antes de ser deportados sus casas son demolidas”

 

 

De un modo u otro, Maduro nuevamente se las ha arreglado para buscar chivos expiatorios que desvíen la atención de su fracaso. A nadie le sorprende el intercambio de productos en la zona fronteriza que ocupa unos 2,200 kilómetros, pero ahora los colombianos son señalados como enemigos y antes de ser deportados sus casas son demolidas.

 

 

La cuestión es ir sumando adversarios que supuestamente tienen como fin destruir el proyecto chavista que pretende perpetuar Maduro. Porque si algo teme la oposición en Venezuela es que estos golpes de efecto sirvan para obstaculizar las elecciones parlamentarias que deben celebrarse el 6 de diciembre. Si hasta hace poco Maduro aseguraba que la guerra sería inevitable contra el “imperio” del Norte, ahora abre otro frente al provocar una crisis con Colombia. Un peligroso juego al que no quiere prestarse el presidente Juan Manuel Santos, quien ha reiterado su intención de buscar una solución diplomática.

 

 

Pero una cosa es el tono conciliatorio de Santos, que ha enviado a suCanciller y al ministro del Interior a Cúcuta para interesarse por los repatriados, y otra bien distinta el ánimo beligerante de Maduro, quien no ha perdido tiempo en responsabilizar al expresidente Álvaro Uribe del incidente que se produjo días atrás en la frontera: “Nosotros somos víctimas del modelo capitalista paramilitar de la derecha colombiana”.

 

 

Una pantomima tras otra con tal de no admitir que el chavismo es víctima de sus propios errores. Grandilocuente pero sin dotes naturales para el arte del espectáculo, Nicolás Maduro huye hacia delante, digan lo que digan los demás.

 

 

@ginamontaner

Morir en el cine

Posted on: agosto 10th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

El cine es para muchos el último remanso de escape. La ventana a otras vidas y otros mundos desde la comodidad de una sala a oscuras. El tiempo breve en el que unos perfectos desconocidos lloran o ríen juntos frente a una pantalla con personajes de celuloide tan vivos como los espectadores.

 

 

Sin embargo, quién habría imaginado que la inquietante situación que se vive en las calles de Estados Unidos, donde las armas de fuego proliferan por doquier, acabaría por irrumpir en el santuario de los cines, donde la mayor cantidad de violencia permanece atrapada en las escenas de un filme de Sam Peckinpah, David Cronenberg o Quentin Tarantino.

 

 

De un tiempo a esta parte, individuos que podrían estar enajenados pero fuertemente armados con pistolas o rifles que consiguen adquirir, se presentan en los multicines y en un instante las palomitas desparramadas se mezclan con los cadáveres ensangrentados de quienes mueren sin saber si el terror saltó de la pantalla e inexplicablemente atravesó sus vidas.

 

 

Hace tres años un joven irrumpió con una ametralladora en un cine en Aurora, Colorado, y mató a diecisiete personas. El mes pasado en un cine en Lafayette, Louisiana, un hombre disparó mortalmente a dos personas e hirió a otras ocho. Y hace una semana otro efectuó varios disparos con un arma de perdigones en una sala en Nashville antes de que la policía lo abatiera.

 

 

Estos seres descarriados que por motivos desconocidos traman matanzas con el público como blanco, tienen en común la tenencia de armas en un país donde la mayoría se pronuncia a favor de leyes laxas en lo relativo a portar armas de fuego. ¿Pero acaso hay un patrón en cuanto a las películas que eligen cuando deciden acabar con la vida de seres inocentes? El asesino de Aurora lo hizo en una sesión de la última entrega de Batman. Las victimas en Lafayette estaban disfrutando de Trainwreck, una comedia de corte romántico, antes de que les dispararan a bocajarro. Y en Nashville los espectadores se entretenían con una película futurista y apocalíptica, Mad Max: road to fury, cuando la ficción se confundió con la realidad.

 

 

Ir al cine puede convertirse en una actividad de alto riesgo y ni siquiera la temática de la cinta (aventuras, romance moderno o una distopía) sirve de guía cautelar en una selva repleta de fusiles y rifles de asalto que nos transforman en presas fáciles de cazar, como el león Cecil que le pusieron en bandeja al dentista cazador que hoy es un villano de película.

 

 

Sencillamente ya nada es sagrado y ese momento mágico que se vive en las salas puede evaporarse en una tarde de balazos de los que ni siquiera se salvan las inmortales estrellas de Hollywood. Si el cine hasta ahora era la gran evasión, hoy también puede ser una trampa mortal que tienden cazadores furtivos y agazapados en la butaca.

 

 

Pocos días después de que se produjera la matanza en la sala donde se proyectaba la muy divertida Trainwreck, quedé con una amiga para ver el último filme de Judd Apatow. No sin cierta ironía y algo de aprensión, mi amiga me envió un mensaje: “espero que reserves asientos cerca de la salida”. Nos reímos mucho con las aventuras y desventuras amorosas de la irreverente Amy Schumer. Y respiramos tranquilas cuando se encendieron las luces.

 

 

 Gina Montaner 

@ginamontaner
www.firmaspress.com

© Firmas Press

Las lanzas se repliegan

Posted on: abril 28th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

Nicolás Maduro, que es pendenciero y bocazas, debe pensar que a veces sus amenazas surten efecto. Desde que Mariano Rajoy se reunió con Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, y en el Parlamento español se pidió la «liberación inmediata» de los presos políticos, la escalada de insultos por parte del gobernante venezolano no ha cesado. Sin embargo, en las últimas horas se ha suavizado la tensión diplomática entre los dos países. Todo indica que Venezuela y España quieren quitarse los guantes antes de encontrarse en la cumbre de la Unión Europea y los países de la CELAC.

 

Maduro llegó a decir, «Espero no tener que llegar con lanzas allá, a Europa, porque vas a ser derrotado», refiriéndose a su homólogo español. Resulta difícil distinguir si estos mensajes son conciliadores o chantajes velados de grescas mediáticas. Por lo pronto, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, ha anunciado que su embajador volverá a Caracas, ya que nunca ha sido «partidario de una escalada que no beneficiaba ni a Venezuela ni a España».

 

En los peores momentos con la Venezuela bolivariana desde los tiempos de Chávez, así como en las crisis diplomáticas que los sucesivos gobiernos democráticos han vivido con el castrismo en Cuba, siempre ha primado el interés por preservar los lazos económicos y empresariales y evitar a toda costa la ruptura. En esta ocasión no iba a ser diferente.

 

Los bailes de la diplomacia pasan por momentos de gran intensidad dramática que suelen desvanecerse con cabriolas versallescas. De algún modo, el conflicto entre España y Venezuela parece copiado del que recientemente estalló entre Washington y Caracas: Obama declara al Gobierno chavista una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos; Maduro, a la vez que insulta al presidente estadounidense, anuncia que podría haber una invasión del «imperio yanqui»; en vísperas de la Cumbre de las Américas un enviado del Departamento de Estado viaja a Venezuela para limar asperezas y allí dice que, en realidad, el Gobierno de Maduro no representa tal amenaza.

 

Este patrón parece repetirse ahora entre Caracas y Madrid. El objetivo es suavizar el encuentro en Bruselas a principios de junio, pero todo dependerá del viaje a Venezuela que tiene en mente el expresidente Felipe González, con la intención de sumarse al equipo de la defensa de Leopoldo López, encarcelado desde hace más de un año sin ninguna garantía procesal. Aunque el Gobierno español apoya su iniciativa, el Parlamento venezolano lo ha declaradopersona non grata.

 

La eventual llegada de González, prevista para mediados de mayo, podría desatar otra escaramuza y, sobre todo, el lenguaje procaz con que Maduro escenifica sus diferencias políticas.

 

En medio de todos estos alardes, ya sea con Estados Unidos o con España, lo que está en juego es una oposición perseguida y encarcelada; unos medios independientes que apenas pueden soportar la caza de brujas de los chavistas; y una situación social y económica insostenible para los venezolanos. Entretanto, las puyas que van y vienen en los salones de la diplomacia le sirven a Maduro como cortina de humo frente a los problemas acuciantes que es incapaz de resolver.

 

En un gesto de perdonavidas, que acaso oculta su propio miedo, Nicolás Maduro dice que dejará las lanzas en casa. España tampoco tiene interés en prolongar un conflicto con un señor que habla con los pajaritos. Pero lo importante es que los españoles, y todos los europeos, no olviden a las víctimas del chavismo.

 

GINA MONTANER

El chavismo va por el mundo

Posted on: febrero 4th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

El chavismo no es el mejor eslogan de campaña para Pablo Iglesia

El pasado sábado los simpatizantes de Podemos participaron en una concentración multitudinaria en Madrid. Al otro lado del Atlántico Diosdado Cabello, segundo al mando en el gobierno venezolano, celebró el ascenso del populismo en Europa. En concreto se refería a Syriza en Grecia y al partido que lidera Pablo Iglesias en España. El presidente de la Asamblea Nacional se mostró seguro de que “más temprano que tarde” el chavismo se instalará en la Madre Patria.

 

Cabello tiene motivos para creer que el modelo político que Hugo Chávez implantó en Venezuela en 1998 ahora puede triunfar en España de la mano de Podemos. Lo cierto es que hasta hace poco los dirigentes de este grupo radical de izquierdas tuvieron como preceptor ideológico al desparecido comandante. Incluso algunos de ellos han vivido temporadas en el país latinoamericano en calidad de asesores del chavismo.

 

Ahora bien, en estos momentos en los que Podemos ha suavizado su discurso a favor de un estado colectivista, lo que menos conviene es que Cabello diga a las claras que sus buenos amigos son abanderados del chavismo puro y duro. Porque por muy desilusionados que estén los españoles con los fallos innegables del bipartidismo tradicional, sin duda todos los días ven y leen noticias acerca de la grave crisis que atraviesa Venezuela.

 

Cuando Chávez murió, su revolución bolivariana comenzaba a caer en picado con una creciente escasez de los productos básicos, la inflación disparada, una ola represiva y la corrupción rampante de una boliburguesía chavista que se ha enriquecido a medida que el pueblo se ha hundido más en la miseria. Y ahora Nicolás Maduro, su sucesor, ni siquiera puede recurrir a las arcas semivacías de los petrodólares.

 

Los venezolanos que aún tienen medios están huyendo del desastre nacional
Desesperados, los venezolanos que todavía tienen medios están huyendo del desastre nacional. Es evidente que el chavismo del que tanto alardea Cabello no es el mejor eslogan de campaña para Pablo Iglesias y sus promesas de un futuro mejor a una sociedad que desea más prosperidad, una gestión transparente y mayores oportunidades de empleo.

 

A falta del mismísimo Hugo Chávez, hasta hace poco los dirigentes de Podemos tal vez habrían invitado a Diosdado Cabello a subirse a la tribuna de uno de sus mítines para hablar de las bondades delchavismo. Sin embargo, hacerlo ahora traería más sombras que luces a sus cantos de sirena populistas.

 

El militar Leasmy Salazar, que llegó a ser jefe de seguridad de Cabello, lo está acusando de ser el capo de uno de los carteles de la droga que supuestamente un sector de las Fuerzas Armadas venezolanas maneja con la ayuda de las FARC y con el apoyo del gobierno cubano. A pesar de que Cabello ha amenazado con demandar a los medios que difundieron esta información, las autoridades antinarcóticos de Estados Unidos han dicho que lo publicado es “consistente” y Salazar está colaborando con la DEA desde su exilio en Washington.

 

Es evidente que ni Cabello ni el propio Maduro son ahora los poster boys de ningún partido político que pretenda llegar al poder. Si los ideólogos de Podemos siguen creyendo en los atributos mágicos del chavismo, más les vale adorarlo en las catacumbas. Otra cosa es conseguir llegar a La Moncloa y sacar de la coleta el populismo del país de las maravillas. En vísperas de ganar sus primeras elecciones Chávez aseguró que no aspiraría a la reelección, que no confiscaría empresas privadas y que respetaría los medios independientes. Lo demás es historia.

 

Gina Montaner

Milonga en La Habana

Posted on: enero 29th, 2014 by Super Confirmado No Comments

Cristina Fernández de Kirchner fue la primera de los invitados a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en llegar a Cuba. Tras más de un mes sin que los argentinos tuvieran noticias de su presidenta, CFK aprovechó el fin de semana para compartir con Raúl Castro, presidente pro tempore de la Celac y su hermano Fidel, ambos buenos amigos de la viuda de Néstor Kirchner.

 

Seguramente CFK abandonó presurosa Buenos Aires para evitar las cada vez más sonoras críticas a su Gabinete económico. En los últimos días, la esquizofrénica política cambiaria ha disparado la devaluación del peso argentino y por mucho que su ministro de economía, Carlos Kicillof, improvisa sobre la marcha para frenar una inflación que asciende al 28%, hasta los analistas más optimistas consideran que el cristinismo ha tocado fondo. Lacónico, el’ Wall Street Journal’ sentencia “otra fórmula populista se desinfló”.

 

Mientras Kicillof ‘cantinfleaba’ en casa deshaciendo algunas de las medidas que había anunciado poco antes, su mentora se desmarca de una debacle que tiene un efecto ‘tsunami’ que recorre la región y llega hasta España, donde el IBEX se desplomó por las inversiones que están en juego al otro lado del charco.

 

Con la creciente incertidumbre por la volatilidad de estados emergentes como Brasil, cuya presidenta Dilma Rousseff defendió enfáticamente ante un público escéptico en Davos, uno se pregunta la reunión de la Celac ignorará los asuntos fundamentales. O sencillamente se repetirá la cantaleta del victimismo frente a los “poderes” externos.

 

En la cumbre sobran los estados plañideros. El propio Kicillof ha culpado a las redes sociales, a la prensa y hasta a la multinacional Shell de la subida súbita del dólar, acusándolos de ser “mecanismos de desinformación”. Y durante su estancia en La Habana la mandataria argentina ha insistido en que la culpa de todo la tienen los bancos. Se trata de la misma estrategia que emplea el Gobierno venezolano, con una inflación que en 2013 superó el 56% y una nefasta política económica que ha terminado por estrangular la empresa privada. No obstante, el presidente Nicolás Maduro se refiere a la “guerra económica” que libran los “enemigos” del chavismo.

 

Por aquello de ser originales (y cínicos), el leit motiv del encuentro es el de la lucha “contra la pobreza y la desigualdad” y la reafirmación de la “democracia y los valores democráticos”. Y qué mejor lugar para elevar un canto al progreso y el pluralismo que Cuba, donde desde hace más de medio siglo gobierna la dinastía de los Castro en una isla depauperada. Para que la fiesta no se afeara, en vísperas del cónclave la policía política efectuó arrestos entre los disidentes que pretendían celebrar un foro paralelo.

 

A la vez que opositores como Las Damas de Blanco, José Daniel Ferrer o Guillermo Fariñas sufrían acoso, CFK posaba sonriente con un Fidel Castro anciano. Y ni siquiera el secretario general del la OEA, José Miguel Insulza, contempló reunirse con la oposición para no contrariar a los anfitriones.

 

Durante dos días más de una treintena de presidentes departen tan a gusto en el Gulag caribeño, y firman papelajos sin autoridad moral alguna mientras discuten hasta la nausea cómo Latinoamérica está más cerca que nunca de convertirse en el continente del futuro brillante. Ah, si no fuera por esos molinos de viento que no los dejan avanzar. Lo de la Celac en la Habana es una milonga. O sea, una gran mentira.

 

Por Gina Montaner 

Las alas de Twitter

Posted on: marzo 26th, 2013 by Super Confirmado No Comments

La gaviota que se posó en la chimenea de la Capilla Sixtina horas antes del anuncio de la elección del Papa Francisco, por unos instantes pasó a ser el ave más famosa del mundo. Pero la fumata blanca acabó por centrar el interés en el balcón de la Plaza de San Pedro y otro pájaro, de color azul y símbolo de Twitter, recuperó su preeminencia como el ave más influyente y célebre del planeta.

 

Este mes se cumple el séptimo aniversario del primer tuit que se puso en órbita en el espacio cibernético desde unas oficinas en San Francisco. Aquel primer mensaje de 140 caracteres fue de Jack Dorsey, uno de los fundadores de Twitter, y desde entonces este microblogging se ha impuesto como el rey de las redes sociales. A diferencia de Facebook, que es más el patio de vecindad donde se asoman los usuarios para estar al tanto de la vida de los otros, la brevedad a la que están obligados los tuiteros se presta a la divulgación de comentarios precisos sobre la actualidad.

 

Gracias a Twitter en muchas ocasiones se conocen noticias de última hora o se siguen acontecimientos en desarrollo. Así fue cómo se pudo seguir el estallido de la “primavera árabe” en la plaza Tahrir en El Cairo. O los pasos que siguió la bloguera cubana Yoani Sánchez tras recibir la visa que le permitiría viajar al extranjero. O sencillamente se suceden los tuits en una noche como la de los Oscar que se adelantan a las crónicas del día siguiente.

 

Twitter es una criatura viva que nunca descansa y entrelaza unos diálogos con otros en un constante piar, conformando una suerte de periodismo ciudadano, que si bien puede adolecer del rigor de la comprobación, tiene el valor que proporciona la inmediatez de lo que está sucediendo. Basta con asomarse en las noches a este espacio para hallar a los tuiteros insomnes y que hacen guardia, siguiendo de cerca temas de interés que pueden tardar en aparecer en las webs de los grandes diarios. A fin de cuentas el periódico español El País se enteró por un tuit de un usuario de que la foto que había publicado de Hugo Chávez era, en verdad, una vieja imagen de un paciente intubado en México y no la del fallecido gobernante venezolano.

 

No tuvo Twitter una acogida instantánea como el entusiasmo que provocó en su día Facebook, con su intercambio de fotos y la posibilidad de recuperar viejos afectos que se han perdido en el laberinto del tiempo. Más bien los tuits forjan nuevas alianzas o propician debates entre tribus de tuiteros que intercambian informaciones. Del tuit puede surgir el retuit, los hashtags y hasta enemigos virtuales, los temidos trolls, que desatan actos de repudio (eso sí, limitados a 140 caracteres) con la intención de desplumar a alguien en particular. En la actualidad se emiten unos 400 millones de tuits diarios.

 

Tanto vuelo ha alcanzado Twitter desde que lo conocimos hace siete años, que hasta la gaviota del Vaticano que sorprendió a todos tuvo su propio avatar antes de que se reactivara @pontifex, que es la cuenta papal que comenzó Benedicto XVI y que ha heredado Francisco. Hace siete años fue el primer tuit. #FelizAniversario.

 

Fuente: Nuevo Herald

Por Gina Montaner

|