Operación Libertad

Posted on: marzo 19th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

El avance hacia la libertad de Venezuela continúa su rumbo. La ruta de la transición sigue su curso, a pesar de algunas distracciones que desde el régimen han ejecutado. “Operación Libertad” que es la nueva fase en la lucha para lograr el cese de la usurpación que dé paso a un gobierno de transición y a las elecciones libres.

 

 

Desde una multitudinaria asamblea de ciudadanos en la ciudad de Valencia, el Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, hizo el anuncio de dicho plan que no necesita mayor explicación, pues su fin último está explícito en la segunda palabra del enunciado: libertad; por cierto, libertad en todas su acepciones.

 

 

Una acción libertaria advertida a tiempo y que será protagonizada y ejecutada por el pueblo venezolano quien debe mantenerse cumplir con la tarea de estar unido, organizado y movilizado en la calle para seguir profundizando la lucha y avanzar cada día hacia el rescate de Venezuela, pues sin duda alguna, el cambio en el país es responsabilidad única de los venezolanos, tal como lo ha repetido cientos de veces el Presidente (e), aunque advierta que “todas las opciones están en la mesa”.

 

 

Esta nueva fase representa una escalada en el plan trazado, con la salvedad de que todas las líneas de presión ahora se alinean en la “Operación Libertad”, entre estas se cuentan la ayuda humanitaria, el Plan País, la protección de activos, elecciones libres y presión internacional.

 

 

Entre las prioridades de la “Operación Libertad”, resalta como prioridad la línea de presión del pueblo movilizado y que para esto debemos organizarnos, proponiendo así los Comandos de la Coalición Ayuda y Libertad. Para esta movilización es fundamental la organización, pues claro está que no se pueden lograr los objetivos si no se está organizados y coordinados en todo el territorio nacional.

 

 

Una operación que tiene como destino Miraflores, ese bastión necesario para alcanzar la libertad del país, para liberar al pueblo de la dictadura, de la corrupción, del hambre, la muerte y la miseria, y abrir paso a un país con derechos plenos, con esperanza, con comida y medicinas, sin apagones, con agua, gas y gasolina, un país sin colas y sin exclusión política, sin presos políticos ni torturados.

 

 

Ahora bien, ¿logrará Guaidó cumplir su cometido?, la respuesta es: sí lo va a lograr, pero definitivamente no depende solo de él, va más allá. Depende de lo que cada venezolano, en realidad, este dispuesto hacer y sacrificar para alcanzar esa anhelada libertad.

 

 

En una Venezuela con severas fallas del servicio eléctrico, con restricciones gubernamentales de internet, con grave censura de los medios de comunicación, en medio de persecución y acoso, pretender que una operación prospere, es un verdadero reto, y la clave está en la organización y conformación de los comandos en cada ciudad, municipio y parroquia del país

 

 

Todos tendremos una tarea, todos seremos parte de la liberación de Venezuela.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

 

El futuro está comenzando

Posted on: enero 29th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

¿Quién se lo iba a imaginar? En tan solo 29 días, sino menos, de lo que va de 2019, la llama de la esperanza se volvió a encender en los venezolanos, y vaya de qué manera.

 

 

Cuando todo lucía sombrío, oscuro, cuando los análisis apuntaban a que este sería el peor año para Venezuela, a cinco días de haber llegado, todo cambió desde el seno del único poder legítimo y autónomo de Venezuela: la Asamblea Nacional.

 

 

Ese despertar de la esperanza y de sentir que el futuro con el que tanto se ha soñado y por el que se ha luchado, fue lo que le devolvió Juan Guaidó al país desde que asumió la presidencia del Parlamento y 18 días después, es decir, el 23 de enero, fue juramentado como Presidente encargado de Venezuela, tal como lo establece la Constitución.

 

 

Un líder circunstancial, o no, en este momento ese joven de 35 años y oriundo del estado Vargas, tiene la responsabilidad histórica, junto a un gran equipo conformado por los factores de la Unidad, de enrumbar al país hacia la transición que según ha dicho en reiteradas ocasiones, pasa por el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

 

 

A los venezolanos, dentro y fuera del país, les toca seguir firmes en esta lucha que no es, ni será nada fácil. Veinte años durante los que saquearon, desmantelaron y hundieron a Venezuela, no se recuperan de un día para otro, pues las soluciones mágicas no existen; así que toca tener paciencia y mucha disposición para reconstruir la patria que no pudieron robarse por completo gracias a la resistencia de quienes sin perder la esperanza, lucharon sin descanso.

 

 

¿Qué viene ahora? Fortalecer la unidad entre el pueblo y los dirigentes políticos porque sin duda, juntos es como se han alcanzado las metas trazadas. Viene también el reencuentro, el perdón; que no se confunda con impunidad; no compremos esa tesis radical.

 

 

Trabajar por un mejor futuro, por un país de progreso y esperanza demanda de la participación de todos; todos son necesarios. No se puede voltear la tortilla y hacer, o peor, ser, lo que tanto se criticó y combatió en estas dos últimas décadas; las polarización debe acabar para poder avanzar y más nunca repetir los errores del pasado que tanta sangre y lágrimas ha costado.

 

 

El futuro está comenzando, está andando y queda en manos de cada venezolano seguir trabajando en él para afianzarlo, sobre todo para blindarlo y dejarle una Venezuela libre a nuestros hijos, que merecen y tienen derecho de crecer en una nación que les garantice salud, educación, seguridad y oportunidades de desarrollo en el ámbito personal y profesional.

 

 

Cierro este artículo con la siguiente frase de Winston Churchill: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

El reto de Guaidó

Posted on: enero 2nd, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

Hace un par de años atrás, acompañé a Juan Guaidó en una gira de medios en el Zulia, en solidaridad con el dirigente y diputado del Consejo Legislativo del estado Zulia (Clez) para ese entonces, Lester Toledo, perseguido y obligado abandonar el país por denunciar la corrupción del gobernador Francisco Arias Cárdenas.

 

 

 

Entre una visita y otra, recuerdo que Guaidó me relataba sobre su adolescencia y la experiencia que vivió junto a su familia durante la tragedia de Vargas ocurrida en diciembre de 1999, la cual lo marcó para siempre; su casa se inundó y tuvo que a abandonarla junto a su mamá y hermanos para ir a refugiarse en el municipio Machiques. Tras la “normalización” de la situación lograron recuperar la vivienda, pero la familia se dividió.

 

 

 

Sólo el que vivió el desastre de Varga, y los que lo cubrimos como periodistas, sabemos lo que significa perder todo en cuestión de horas y quedar a la deriva, deambulando y sin un futuro en el horizonte.

 

 

Guaidió  es hijo de la tragedia de Vargas, lo que me hace considerar que la sensibilidad social es parte de él, parte de su esencia como persona. Su lucha social comenzó en el 2007 tras el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV), posteriormente se incorporó a una organización política y desde ese momento acompañó a varios dirigentes en ese duro camino en el que a unos los llevó cárcel, al exilio y hasta a la muerte.

 

 

Juan Guiadó, con apenas 35 años de edad, ahora tiene un gran reto al presidir desde el próximo 5 de enero de 2019 la Asamblea Nacional.

 

 

Lo primero que considero debe tener en cuenta, es estar consciente que esa presidencia es producto de la expresión de un acuerdo nacional de los principales partidos políticos, compromiso que han respetado y al que se llegó luego del triunfo de las parlamentarias en diciembre del 2015, fecha histórica y de quiebre, pues la oposición demostró que sí se le puede ganar al Gobierno de manera contundente, y el Gobierno también entendió que puede perderlo todo.

 

 

Lo segundo a tener presente es la sensatez para dirigir al único poder legítimo y autónomo que sigue en pie a pesar de los zarpazos y ataques de lado y lado; y que ha frenteado a este Gobierno que no respeta ni las señales de tránsito. Con aciertos y desaciertos, los antecesores de Guiadó culminaron sus períodos, y eso es importante reconocer y destacar.
Dicen que aprender de los errores es importante, pero lo es más si no se cometen nuevamente, es decir, ni excesos con la lengua, ni silencios para pasar por debajo de la mesa.

 

 

El próximo presidente de la Asamblea Nacional, por cierto, el más joven de la historia, recibirá un Parlamento en el que sus colegas y compañeros diputados no cobran, y sus trabajadores lo hacen a medias, razón por lo que hay que organizar la casa primero para poder funcionar y evitar que se le caiga encima, pero eso sí, que no lo consuma esa situación. Hay que avanzar en la instrumentación de leyes, mantener la posición de lucha contra el Gobierno y tener la inteligencia de no dejarse llevar por la emoción, ni pisar los peines de las adulaciones y egos.

 

 

De entrada tendrá que marcar el destino de la gestión, sin desgastarse en peleas superfluas por la presencia o no de un cuadro del fallecido Hugo Chávez; hay que recordar que a partir del 10 de enero estaremos en presencia de un Presidente de la República ilegítimo que poco le importa ese título y que se sostiene con los poderes construidos a su medida, y que precisamente en el 2019 cumplen nada más y nada menos que 20 años en el poder.

 

 

La razón deberá imperar en todo momento pues el radicalismo y el fulano cuento de camino de que el Gobierno esta caído, que el trabajo internacional ya está listo para despojar al inquilino de Miraflores, es sólo parte de la ficción.

 

 

El reto de Guaidó estará en mantener a la oposición unida, que actualmente no lo está, cabalgar sobre las diferencias y tener claro que a veces es mejor un mal acuerdo, que un juicio exitoso; entre la estupidez y la locura sólo hay un paso.

 

 

A Guaidó lo acompaña el tiempo, es decir, estar en el momento preciso y a la hora indicada; pudieron ser otros, pero ya eso no es tema de discusión.

 

 

El 2019 será un año crucial para Venezuela.

 

 

Edward Rodríguez
@edwardr74

Se busca un líder

Posted on: diciembre 11th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

John F Kennedy dijo: “es hora de una nueva generación de liderazgo”, en Venezuela todo parece indicar que estamos en búsqueda de esos nuevos líderes.

 

 

 

Cuando las sociedades llegan al punto de hastío y saturación de la política, comienza la hora cero para que los partidos reflexionen y la oposición, en este caso, se siente a pensar y  a tomar medidas drásticas para cambiar el rumbo de cómo están llevando las cosas.

 

 

 

Sin duda, la abstención en las elecciones de concejos municipales celebradas el domingo 9 de diciembre marca un hito en la historia electoral del país, primero, por el desconocimiento total sobre quiénes eran los candidatos; y segundo, por la bajísima participación en el proceso, prácticamente ocho de cada diez venezolanos inscritos en el Registro Electoral Permanente no fue a votar.

 

 

Quienes salieron a decir que no convalidaron el “fraude electoral”, no ganaron; y los que llamaron a participar tampoco obtuvieron el triunfo, optaron por un saludo a la bandera. Ambos bandos al final se equivocaron pues mientras no exista unidad los resultados serán los mismos: una derrota implacable.

 

 

¿Qué dice la gente en la calle? La respuesta es sencilla: están cansados del gobierno y cansados de la oposición, no ven un liderazgo que esté por encima de las dificultades, no hay alguien que los enamore, que les diga para dónde ir, que los defienda y que dé la cara por todos. Visto esto, prácticamente estamos a las puertas de la anti política.

 

 

Se busca un líder desesperadamente, no sé si rencauchado o nuevo. El más reciente estudio de la encuestadora Delphos  presentado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), da cuenta de la necesidad de definir un líder que dirija la lucha por el cambio político en Venezuela,  60% de los consultados en una muestra de 1.200 casos piden que surja un nuevo líder fuera del chavismo, eso refleja que los que están no son aceptados.

 

 

¿Cómo elegirlo? La oposición sabe cómo hacerlo, y también tiene experiencia en eso, pues recordemos que en el 2012 se realizaron unas Primarias presidenciales donde resultó electo Henrique Capriles para enfrentar al ahora fallecido Hugo Chávez. Hoy ese mismo estudio señala que 58% de los entrevistados opinan que ese nuevo líder debe escogerse pronto y que el método debe ser por medio del voto.

 

 

Aunque un gran porcentaje de los venezolanos no salió a sufragar el 9 de diciembre, recordemos que el voto es la herramienta que la mayoría considera necesario para salir de este desastre de gobierno, la cuestión es que hay que inspirar nuevamente esa forma de lucha, por eso cuando se les pregunta ¿cuáles acciones deben tomar los ciudadanos para cambiar su situación? El 61.3% opina que votando. En un minúsculo grupo quedan las pretensiones de golpe de Estado o intervenciones extranjeras.

 

 

Vistos estos números, creo que a los partidos les toca dar un paso al frente, dejar los egoísmos, poner de un lado las posiciones personales y autoritarias y recordar a Winston Churchill cuando decía: “nunca llegarás a tu destino si te detienes para arrojar piedras a cada perro que te ladre”.

 

 

En Venezuela, se busca un líder.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AMLO y su luna de miel

Posted on: diciembre 4th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Un amigo suele decir que “lo único que uno se lleva al cementerio es lo comido, lo bebido, lo bailado y lo escuchado”; esta cita la traigo a colación luego de ver y escuchar, sobre todo escuchar atentamente los discursos de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), durante su toma de posesión como Presidente de México el pasado sábado 1 ero. de diciembre; sentí como si viniera del futuro y aterrizara en el presente de los hermanos del país de las rancheras.

 

 

Las similitudes del nuevo mandatario de México con las del difunto Hugo Chávez son impresionantes; sin duda, ambos se leyeron el manual del populismo latinoamericano.

 

 

 

La primera semejanza es el carisma y la victoria legítima y legal tras el proceso electoral; lo segundo es la narrativa discursiva cargada de anécdotas, cuentos y presentación como todo un “catedrático” con amplios conocimientos en cualquier tema, como por ejemplo: asfaltado de calles, crianza de los hijos, etc.

 

 

 

La anécdota del día fue la de la joven ciclista, que burlando la seguridad, se acercó a su carro en marcha cuando iba camino al Congreso de la Nación y le dijo: “tú no tienes derecho a fallarnos”; así arrancó el día y la histórica “toma de protesta” de AMLO; que en Venezuela llamamos toma de posesión.

 

 

 

Por allí dicen que “toda escoba nueva barre bien”; en 1998 llegó Chávez al poder; tras jurar sobre lo que llamó la “moribunda Constitución”, convocó una Asamblea Nacional Constituyente para la redacción de una nueva Carta Magna, que ocurrió efectivamente y que hoy día sus mismos compañeros de partido quieren desechar; también anunció la venta de las aeronaves de Pdvsa y del avión presidencial “El Camastrón”, que por cierto, nunca lo vendió sino que se compró uno más moderno; sin embargo, no entendí por qué Chávez y Maduro se trasladaban en aviones cubanos.

 

 

 

AMLO también prometió vender el avión presidencial y volar en los comerciales. Ver  para creer.

 

 

 

Sigamos; en el Aló Presidente número 79, Chávez  prometió convertir la residencia oficial “La Casona” en un jardín de infancia, cosa que no ocurrió;  sino que quedó como el jardín de sus hijas aún y después de que Nicolás asumiera la presidencia tras ganar las elecciones del 2013; no la pudo habitar, sino que se tuvo que ir a dormir en Fuerte Tiuna

 

 

 

López Obrador abrió las puertas de “Los Pinos”, residencial oficial de los presidentes mexicanos, y la cual es diez veces más grande que la Casa Blanca, ¿la razón? para que el pueblo mexicano la conozca, pero además para dar la sensación de austeridad y criticar a los gobiernos que los antecedieron, sin embargo, trabajará en el Palacio Nacional que es mucho más lujoso; dice que vivirá en su casa de siempre, eso, particularmente no me parece nada trascendental pues Ángela Merkel también se quedó viviendo en su apartamento y sin tanta propaganda.

 

 

 

El tercer día como Presidente, Andrés Manuel anunció que se comprometía a que todas las semanas, los lunes específicamente daría una rueda de prensa a las 7.00 am para hablar con los periodistas, “sin censura y plena libertad de prensa”; en Venezuela Hugo Rafael también dijo lo mismo en su momento; la historia y el tiempo han demostrado que los medios y comunicadores han tenido que ingeniárselas o resistir para no ser cerrados, tolerancia cero a la información veraz y oportuna.

 

 

 

Lo que particularmente, más preocupa de AMLO es cuando se siente ungido por los dioses, al decir  que  su cuerpo no le pertenece a él sino al pueblo.

 

 

 

Hoy viven los mexicanos una luna de miel cargada de muchas promesas y de muchas flores: cuidado y la revolución nos les sale por la culata. Soy venezolano y vengo del futuro.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

La necesaria Unidad  ante la hora crucial

Posted on: noviembre 20th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Sin duda alguna ante la crisis y el panorama catastrófico que se pronostica  para el 2019, no hay más alternativa que no sea que todos los factores de oposición se unan para un objetivo común que es acabar con la pesadilla que actualmente gobierna.

 

 

La “unidad perfecta” no existe, pero la unidad por necesidad sí, y a esa es precisamente a la que me refiero y que parece estar tan trillada últimamente. La sensibilidad sale a flor de piel cuando se habla de UNIDAD, NEGOCIACIÓN O DIÁLOGO en Venezuela.

 

 

 

Evidentemente los resultados han sido nefastos por parte de los negociadores y del gobierno que busca correr la arruga para mantenerse en el poder; el tiempo y la división son sus principales aliados. Recientemente hicimos un esfuerzo en el Zulia en compañía del rector Ángel Lombardi, Jorge Sánchez Melean, León Sarcos y mi persona, por redactar un documento que fue discutido durante 45 días  con los diferentes partidos políticos, ex gobernadores, diputados, cámaras y gremios, titulado “La hora de la democracia”, cuyo objetivo principal es un llamado urgente a la unidad.

 

 

En el escrito se plantea el rescate de la esencia de la democracia, la libertad, la transparencia y la tolerancia, puesto que vivimos no en un conflicto entre gobierno y oposición: se trata de la disolución de todos los principios que dieron origen a la República al establecimiento del sistema democrático, los cuales pretenden ser confiscados.

 

 

Por lo que  se hizo un  llamado  urgente  a  una dirigencia cohesionada que actúe en base a una estrategia única, puesto sería imposible movilizar a la sociedad venezolana y coordinar la solidaridad internacional y mucho menos formular un proyecto de país posible sin una dirigencia unida que genere expectativas de cambio, de lo contrario será muy difícil asumir un nuevo gobierno cuando el actual llegue a su fin.

 

 

Una vez mas y a una sola voz esos 100 firmantes del documento “La hora de la democracia”  hacen un llamado a todos los sectores de la vida nacional  y a todas las regiones  del país, para que se concrete un Gran Acuerdo Nacional  amplio y plural; los esfuerzos del Frente Amplio no son suficientes, al igual que lo de la Asamblea Nacional, si  el liderazgo no está a la altura de las circunstancias todo será en vano.

 

 

Los civiles como nosotros tenemos una sola ruta y son las acciones cívicas, son la protesta, es el voto, la defensa del mismo  y  el compromiso para la  construcción de una nueva Venezuela, la ruta del exterminio y del final feliz sin chavismo no está en el ajedrez, entonces nos queda la de entendimiento para no repetir la frase de Bolívar: “he arado en el mar”.

 

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Negociar o morir en el intento

Posted on: noviembre 8th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Quizás nunca lo imaginamos negociando en condiciones adversas, o en el justo momento cuando sientes que tu vida está en riesgo o que ya no te pertenece, así  vivimos los venezolanos todos los días; ya seas un general de brigada pro gobierno, a quien asesinaron el fin de semana en el estacionamiento de una farmacia en los Altos Mirandinos, o un opositor radical; la delincuencia al momento de actuar no pregunta por la tendencia o color político.

 

 

Por eso creo que la principal solución a todos nuestros problemas, comenzando por el derecho a la vida, pasa por salir de este Gobierno que llegó con la firme intención de perpetrarse y cometer todas la atrocidades de rigor que identifican plenamente a un régimen de corte militar, con algunos civiles de pantalla para cuidar las apariencias; pero que al fin al cabo llegaron gracias a una parte importante de venezolanos que creyeron en las promesas de la “Revolución del siglo XXI”.

 

 

 

Hoy por hoy la oposición venezolana prácticamente pulverizada por falta de unidad, por jugar de manera separada y por desarrollar agendas propias, está recibiendo un voto de censura de casi la totalidad de su principal capital político, los opositores de a pie. Claro está, el gobierno sigue trabajando en su permanencia en el poder, usa todas las formas para que la Unidad no vuelva a reunificarse y en eso ha sido clave el tema del diálogo y sus fracasos.

 

 

 

Ahora bien, pese a todas las condiciones adversas siempre se debe estar presto a la negociación; entiéndase bien que se negocia cuando se tiene algo que dar y cuando se está dispuesto a recibir algo y ambas partes comprenden que al final están ganando. En el caso del Gobierno en este preciso momento, saben que el tema económico, las sanciones y la corrupción los tiene atrapados.

 

 

 

Aún y cuando la Comisión Europea señaló recientemente que no hay condiciones para el diálogo en Venezuela, yo sí creo que deben explorarse otros métodos de negociación sin ser satanizados; si los esfuerzos pasado se diluyeron y no funcionaron ni siquiera porque contaran con la presencia de la Iglesia, pues es hora de reinventarse.

 

 

 

Una de las opciones pudiera ser la metodología que ofrece el Grupo Boston, bastante sonado recientemente en la opinión pública, y al que personalmente no le lanzaría piedras si no por el contrario, auguraría por un planteamiento claro para el entendimiento entre el Gobierno y la oposición. El Grupo Boston es una red de legisladores venezolanos y estadounidenses originarios del 2002 que dio resultados en aquel álgido momento en Venezuela; hoy sigue activo sumando nuevos integrantes.

 

 

 

Unas “mesas de ideas”, es la propuesta inicial del Grupo de Boston; las mismas deben estar integradas por miembros del Gobierno y la oposición con ascendencia en las personas que toman decisiones en ambos bandos. Estas mesas tienen que hacerse en un ambiente acorde, dentro o fuera del país, con bajo volumen en la opinión pública.

 

 

 

Lo innovador de este método es que los participantes deben transformarse en una especie de creativos para hacer un “banco de ideas” y opciones para ser revisadas, discutidas y negociadas; porque al fin y al cabo el fin último es negociar, pero no morir en el intento.

 

 

Venezuela no aguanta un fracaso más.

 

 

 

Edward Rodriguez

Angelina despertó a Hollywood

Posted on: octubre 24th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

Durante muchos años, sobre todo en la época del difunto Hugo Chávez, la petrochequera y el verbo populista hicieron que actores de la gran pantalla hollywoodense enfocaran su cámara y Mirada hacia Venezuela, en ese espejismo de país del tercer mundo que mostraba bonanza, calidad de vida, revolución socialista que llegó a posicionarse como la “mas feliz del mundo”, “más feliz del mundo”.

 

 

 

Aquella mentira sostenida y dicha mil veces llegó a ser verdad; por el palacio de Miraflores desfilaron las amigas y amigos del Comandante; recordemos a Naomi Campbell, la supermodelo que llegó al país en representación de la “Fundación Nelson Mandela”, si acaso la llevaron a ver una casa de la Misión Vivienda, para que después no saliera de las cuatro paredes y habitaciones del Palacio presidencial.

 

 

El otro que en reiteradas oportunidades visitó Venezuela fue el célebre y galardonado dos veces con el premio Oscar de la academia, Sean Penn, un poco desprestigiado en los años resientes por la entrevista que le realizó al jefe del cartel de Sinaloa, el “Chapo Guzmán”; de Penn siempre se especuló que las visitas a la patria de Bolívar contaban con un buen incentivo monetario, inclusive en la campaña del 2012, la última batalla electoral de Hugo Chávez, lo acompañó en el estado Carabobo.

 

 

 

La lista de los asiduos visitantes de Hollywood al palacio de Miraflores no se detenía, había una especie de mágica mentira, tal como ocurrió con Fidel Castro, los habanos y las cuba libre. Oliver Stone no perdió tiempo en hacerle una película a Chavez, Kevin Space también se dio una paseadita por la Villa del Cine, mientras que el célebre Danny Clover se apresuraba por conformar el staff de las estrellas hollywoodenses que asiduamente visitaban Venezuela y a su “ilustre” anfitrión. Sin duda, algo había para que uno llegara destrás del otro.

 

 

 

 

No se puede negar que fue una buena estrategia de marketing politico el hacer uso de figuras de alto reconocimiento en la opinión pública, pues el elector suele comerse el cuento que si ellos (las figuras de públicas de reconocimiento público) apoyan a determinada persona, entonces esa figura sin duda puede representarlos.

 

 

Hollywood comenzó a despertar, pues la visita de la actriz Angelina Jolie a Perú para conocer de primera mano la situación de los venezolanos que han emigrado por culpa de este gobierno, incapaz de dar “felicidad”, da muestra del engaño que se perpetró durante 19 años.

 

 

Jolie llegó al país inca el pasado domingo para conocer directamente la situación de los miles de ciudadanos venezolanos que han abandonado su tierra huyendo de la crisis humanitaria que tanto niegan Nicolás y sus voceros.

 

 

 

La actriz, según informó la Organización de Naciones Unidas (ONU), estuvo  tres días  sosteniendo encuentros con refugiados en organizaciones benéficas  como “Sin Frontera”, donde habitan 180 venezolanos, igual recorrió la zona del Tumbes, frontera con Ecuador, por donde han pasado los casi 450 mil ciudadanos nuestros que salieron sin planes y con hambre, buscando un futuro.

 

 

Angelina es embajadora de las Naciones Unidas desde el 2001 y ha estado haciendo labores humanitarias desde esa misma fecha, lo que nunca pensamos es que esas labores la íbamos a ver y vivir tan cerca, puesto que el pueblo venezolano jamás tuvo cultura de emigrar, sino más bien de ser hospitalario, de crecer y morir en su territorio, pero la farsa de la “revolución bonita” adormeció a la gran pantalla.

 

 

 

Nunca es tarde cuando la dicha llega y hay que ver con buenos ojos el despertar de Hollywood por la crisis venezolana, seguro detrás de Jolie se sumen otros más porque en Venezuela definitivamente la realidad supera la ficción.

 

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Santos, el demonio de Lorent Saleh

Posted on: octubre 17th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Dos años después de que Lorent Saleh fue expulsado de Colombia con fundamentos en el artículo 105 del Decreto 4000 de 2004 de la constitución colombiana que faculta “expulsar a los extranjeros que a juicio de la autoridad migratoria realicen actividades que atenten contra la seguridad nacional, el orden público, la salud pública, la tranquilidad social y la seguridad pública”, el Presidente, Juan Manuel Santos, recibe el 07 de octubre del 2016 la noticia de que había sido galardonado con el premio Nobel de la Paz.

 

 

 

Para esa misma hora en la que Santos era sorprendido con tal galardón, el joven estudiante universitario Lorent Saleh era torturado al ser recluído en un calabozo de 2×3 metros, con paredes y luces blancas prendidas las 24 horas del día, sin derecho a ver el sol, y mucho menos a la paz. Este sitio es conocido como “La Tumba”, ubicada en el sótano 5 del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Caracas-Venezuela.

 

 

 

El que llegó a ser “el mejor amigo de Maduro” como él mismo lo señaló, vivió momentos de alegría y reconocimiento mundial por convertirse el de sexto latinoamericano, en cien años, en recibir el galardón y acompañar en la lista a los argentinos Carlos Saavedra Lamas (1936) y Adolfo Pérez Esquivel (1980), el mexicano Alfonso García Robles (1982), el costarricense Óscar Arias Sánchez (1987) y la guatemalteca Rigoberta Mechú (1992).

 

 

Estas ironías de la vida se vivieron en un mes de octubre, uno el 7 y el otro el 12, pero de diferente años, a Lorent Saleh con 30 años de edad le arrebataron cuatro años de su vida, de juventud, de trabajo pero sobre todo de libertad en un inhumano y tenebroso calabozo de la policía política del regimen de Nicolás Maduro, por decisión del Nobel de la Paz colombiano, Juan Manuel Santos; quien prácticamente lo sentenció al entregarlo a las autoridades venezolanas a sabiendas que le esperaba la privación de libertad y todo ese calvario que casi lo lleva a la locura y al intent de suicidio varias veces.
Conversando con colegas periodistas en Colombia me decían que Lorent quizás tenía un “discurso incendiario” o polémico, pero no mataba ni a una mosca, tampoco andaba metido en cosas distintas que no fuera la denuncia contra el régimen de Nicolás; por eso no terminan de entender porqué fue detenido y extraditado para ser condenado a cuatro años de reiteradas violaciones de sus derechos humanos.

 

 

 

Sin duda, el Santos del premio Nobel de la Paz no era el Santos de Saleh, sino su demonio, hoy es bueno recordar que si esa decisión del ahora expresidente Juan Manuel no se hubiera ejecutado la vida de Lorent fuera otra.

 

 

Los premiados Nobel también se equivocan, sino que lo diga Santos que a pesar de los esfuerzos por lograr el acuerdo de paz con la guerrilla de la FARC, días antes de recibir el galardón perdió la consulta popular y los colombianos le dijeron que “no” al papel que le costó cuatro años de negociación en la Habana.

 

 

 

Por allí dicen que “es de humanos errar, y de sabios rectificar”, esperemos que algún día el premio Nobel de la Paz le ofrezca unas disculpas a Saleh por haberlo entregado y haberle truncado su futuro y haber convertido cuatro años de su juventud en un infierno. El demonio no pide perdón, esperemos que el Santos sí.

 

 

 
Edward Rodríguez

Un gobierno de fake news

Posted on: septiembre 11th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

 

 

Hace 80 años, la radio fue el escenario de uno de los hechos históricos que logró la sintonía por 59 minutos de 12 millones de neoyorkinos que salieron despavoridos de sus casas para observar la supuesta invasión de los extraterrestres provenientes de Marte. El pánico lo sembró Orson Welles el 30 de octubre de 1938 al narrar en un formato de noticiero la “Guerra de dos mundos”.

 

 

 

Hoy definimos ese hecho como una fake news, es decir, una noticia falsa, pero con la característica particular de que los oyentes no prestaron atención cuando al principio se informó que se trataba de un formato particular de programa, y se creyeron el cuento de Wells; que transcendió como un ejemplo de comunicación de masa y de persuasión.

 

 

 

Actualmente, en pleno siglo XXI los ciudadanos del mundo, no sólo los de New York como ocurrió hace 80 años, se enfrentan diariamente a las fake news que se disparan por las redes sociales y medios digitales sin control ni supervisión, convirtiéndose en una especie de verdad verdadera a la que sólo se puede contrarrestar educando la conducta humana, pues no está en manos de la tecnología detectarlas.

 

 

 

En Venezuela hemos sido víctimas o testigos, como se quiera interpretar, de las fake news generadas y difundidas por el régimen. Entre los ejemplos que podemos citar están los famosos partes de guerra que ofrecía todos los días el ministro de información en el 2013, Ernesto Villegas, sobre el estado de salud del Presidente Chávez; las millones de casas que supuestamente construyó la Gran Misión Vivienda; la entrega sin retraso de las cajas Clap, y pare de contar; pero la más reciente es el supuesto regreso al país de tres millones de emigrantes venezolanos que según Diosdado Cabello, “se fueron por moda”. En fin, un gobierno de fake news para mantenerse.

 

 

 

Un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts determinó que las noticas falsas se extienden mucho más rápido que las verdaderas, demostrando que no todo lo que circula en internet es verídico. La investigación destaca que una noticia falsa pudiera tardar diez horas para llegar a mil 500 usuarios, mientras que una verdadera tan sólo llegaría a un 30%.

 

 

 

Sin duda alguna en Venezuela, todos los días se difunden y corren como pólvora las noticias falsas, lo peor es que los ciudadanos están cayendo no en el cuento de Welles y la “Guerra de los dos mundos” que sembró el pánico por 59 minutos; sino en una muy bien pensada, calculada y premeditada manipulación y distracción a conveniencia.

 

 

 

El régimen, definitivamente, se aleja del cuento de Welles para controlar y engañar; las noticias falsas que promueven corren más por el empleo de bots, concentración del poder comunicacional y bloqueo a los medios digitales que no se creen el cuento, y no caen en la distracción para dejar de informar sobre el caos que a diario se vive en cada rincón del país.

 

 

 

El secreto está en no creer o dar por sentado todo lo que le llega por cualquier vía. Hoy más que nunca enfrentamos en Venezuela a un aparato comunicacional al que no se puede subestimar, si no quiere formar parte de las “legiones de idiotas”, como llamaba Umberto Eco escritor y filósofo italiano a las redes sociales, aprenda a cómo no ser víctima de las fake news.

 

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74