Un millennial contra la censura

Posted on: febrero 19th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

 

Definir a una generación como “millennial” no es tarea fácil, pero la mayoría de las tesis a cerca de ellos, coinciden en que son una generación digital, hiperconectada y con altos valores sociales y éticos. Una generación que vino cambiar el paradigma tradicional.

 

 

 

Y es precisamente en esta definición en donde Juan Guaidó, el Presidente (e) de Venezuela, encaja y surge como un líder político “millennial”; implosionó las redes haciendo sus propios videos.

 

 

 

Ahondando a cerca del fenómeno Guaidó, a quien le atribuyen el logro de haber despertado la “primavera venezolana” en tan sólo mes y medio, nos topamos con un estudio muy interesante que nos lleva a revisar su perfil y ponderarlo con las características de un líder de esta nueva generación disruptiva.

 

 

 

Se trata del informe “Líderes Millennial: Horizonte 2020” elaborado por la firma global Right Management; allí establecen que para los líderes millennial, el 97% opina que un líder es una persona que motiva; el 91% piensa que  inspira; mientras que el 87% considera que construye un equipo; y finalmente el 65% cree que impulsa el cambio. Estas características se fundamentan en el nivel de influencia y en la figura del líder como inspirador y guía. De allí que de este estudio surge la tesis de que los “líderes millennial” priorizan un liderazgo más inspirador y orientado a las personas, frente a modelos tradicionales.

 

 

 

Ahora bien, hagamos rápidamente un check list de Guaidó y verifiquemos si su perfil encaja en un líder de esta generación: ¿Se ha catapultado su liderazgo basado en las redes sociales y la hiperconexión? Sí ¿Cambió los paradigmas a cerca de hacer política en Venezuela? Sí; ¿Logró cambiar la percepción colectiva a cerca de la Unidad? Sí; ¿Ha motivado e inspirado a millones de venezolanos a retomar la calle y vencer el miedo y la apatía? Sí; ¿Su liderazgo es participativo, más no impositivo? Sí; ¿Proviene de un hogar con altos valores morales? Sí; ¿Logró recuperar la confianza y la esperanza en los venezolanos? Sí. Entonces, ¿es Juan Guaidó un Presidente millennial?, pues claro que la respuesta es: sí.

 

 

 

El joven Presidente (e) de Venezuela, se ha convertido en un fenómeno comunicacional que ha irrumpido y logrado movilizaciones masivas inéditas valiéndose tan sólo de las redes sociales, de los medios internacionales y uno que otro valiente medio venezolano que, desatendiendo órdenes de censurarlo e invisibilizarlo, se han atrevido a servir de plataforma informativa para difundir sus mensajes.

 

 

 

La estrategia comunicacional implementada hacia el exterior, con los corresponsales internacionales que aún permanecen en el país y que han hecho un trabajo invaluable evidenciando la crisis humanitaria que agobia al pueblo, ha sido fundamental; la construcción de una amplísima agenda de medios que da cuenta de 150 entrevistas en menos de un mes a diversos medios de alcance mundial, regional o local, han valido para generar un alto grado alto de conocimiento, reconocimiento y aceptación mundial y sobre todo, desnudar la verdad sobre lo que pasa en el país, desmontando todos los fake news, montajes y manipulaciones de quienes hoy usurpan Miraflores.

 

 

 

En esta estrategia comunicacional, quiero detenerme para destacar dos recientes momentos que, sencillamente se viralizaron generando cifras récords en retwitts, reposts, likes, imágenes y videos compartidos, y marcando tendencias en las redes sociales de @jguaido; me refiero, en primer lugar, al inspirador selfie tomado por él mismo en la concentración del 12 de febrero, Día de la Juventud; que infundió alegría y reacciones, métricamente, medidas; y en segundo lugar, a la invitación a registrarse como “voluntarios” para la ayuda humanitaria que hizo el 10 de febrero y que en tan sólo horas, logró la adhesión de más de 600 mil voluntarios.

 

 

 

Otro logro que apunta a considerar a Juan Guaidó como un “líder millennial” es el aprovechamiento y optimización de las redes de todos los medios con los cuales ha contactado, además de contactos en vivo y transmisiones on line con artistas y hasta con Presidentes de otros países, como Iván Duque, de Colombia; con quien hizo un Live Instagram, una práctica poco usual entre mandatarios, pero que demostró ser más que efectiva y que alcanzó además, cifras récords de conexiones.

 

 

 

Sin duda, el principal logro del liderazgo de Juan Guaido, el “Presidente millennial”, y su estrategia comunicacional, ha sido, emerger y viralizarse, a pesar del muro mediático impuesto por orden gubernamental, a pesar de los millones de bots creados por el oficialismo para manipular y distorsionar la realidad, de los fake news, del bloqueo intencional de internet, todo un aparataje y un cerco, que no ha hecho mella, ni en la credibilidad, ni en la confianza que inspira Guaidó, y mucho menos ha logrado, frenar el crecimiento avasallador de sus redes.

 

 

 

Es un fenómeno comunicacional, que más adelante, estoy seguro, será objeto de estudio y análisis, como una exitosa estrategia. Una estrategia que logró superar obstáculos y cercos, romper paradigmas, cambiar un país y recuperar la esperanza del pueblo venezolano.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

 

Medios y RRSS armas de libertad

Posted on: febrero 6th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

 

 

El 23 de enero y el 02 de febrero de 2019 quedarán registrados en la historia de Venezuela como dos días que concentraron, en todo el territorio nacional y en las calles, plazas y parques del mundo entero, las mayores movilizaciones humanas en pos de un cambio. Ya muchos hablan del fenómeno Guaidó o la primavera venezolana.

 

 

Pero lo particular del caso, y que lo convierte en objeto de estudio sociológico, es que tales concentraciones se hayan convocado y superado los objetivos de número de personas, a pesar del cerco mediático del régimen de Nicolás Maduro que conlleva a la censura, autocensura, bloqueo de internet, cierre de programas, incautación de equipos, persecución y detención de corresponsales internacionales.

 

 

Una primavera que se ha logrado diseminar por todos los rincones del país y el mundo, gracias a una estrategia que funde un mensaje estructurado en base a la claridad y marcado con pautas de tiempo de la era digital; sin duda alguna los medios y las redes sociales han sido elemento clave en esta nueva etapa de lucha por la libertad, no solo de comunicación; sino por la libertad de un país.

 

 

La tarea de los medios de comunicación internacional, a pesar del acoso, y los pocos medios nacionales y regionales, que valientemente se han mantenido dando cobertura a este histórico proceso, han sido de vital importancia, para mostrar al mundo lo que ocurre en Venezuela.

 

 

Gracias al trabajo y dedicación de medios internacionales y algunos nacionales, el mundo conoció el drama del río humano de venezolanos que huyen, a pie, por las fronteras del país para escapar de la peor crisis de la historia de la nación.

 

 

Especial reconocimiento se le debe hacer, a decenas de periodistas colegas venezolanos que desde el exterior han contribuido para que el mensaje llegue.

 

 

Un mensaje claro y directo, replicado por millones de venezolanos, desde Tucupita, pasando por Caracas, llegando a Punto Fijo, traspasando incluso fronteras desde Colombia hasta la Patagonia, y más allá. Sin medios, con censura, acoso, bloqueos y persecución, se logró lo que hasta ahora no había sido superado, un único mensaje se impuso y convenció, una misma voz, sin distorsión, la salida de la crisis venezolana pasa por el cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

 

 

Una estrategia, que estamos seguros marcará la pauta a futuro, porque en medio de las mayores limitaciones y obstáculos logró recuperar la confianza y la certeza alrededor de una institución como la Asamblea Nacional, cuya imagen había sido duramente golpeada por la maquinaria oficial.

 

 

 

Con aciertos y desaciertos, pero con foco y convicción, con mensajes claves e inclusivos, hemos construido una fórmula comunicacional capaz de convocar masas, desmontar matrices de opinión, combatir fake news y lo más importante, renovar una esperanza que se creía perdida.

 

 

 

Hoy, con orgullo de periodista venezolano, pero también como  estudioso de los fenómenos políticos y comunicacionales, retomo aquella frase de Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”. Podrán intentar coartarnos, pero no detendrán los vientos de cambio.

 

 
 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Promesas recicladas

Posted on: enero 15th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

El país se cae a pedazos. Inocentes venezolanos mueren en los hospitales por falta de medicinas, de insumos médicos, y también por un apagón al no funcionar las plantas eléctricas, pues al parecer era más importante llevarle unas Garotas al subdirector para su oficina, que repararlas.

 

 

Cinco mil venezolanos huyen a diario de la peor crisis humanitaria de la que se tenga memoria, ciudades enteras pasan doce horas y hasta más sin electricidad; también padecen por semanas la falta de agua y de gas.

 

 

El salario mínimo no alcanza ni para comprar un pollo, por más que lo aumenten todos los meses, no alcanza, se vuelve sal y agua; no hay efectivo, las estaciones de servicio colapsan porque no hay gasolina; en fin.

 

 

No caeré en los detalles de los malos chistes de Nicolás, de sus comentarios fuera de lugar, ni mucho menos en su imposibilidad de contener un eructo en plena cadena nacional de radio y televisión; mejor, revisemos el reciclaje de promesas que hizo, no para un año, sino para seis, imagínense ustedes.

 

 

Veamos, prometió acabar con la miseria y con los pobres, esto lo está cumpliendo poco a poco, porque los está acabando y matando de hambre, literalmente. Prometió disminuir los índices de desempleo y reactivar la industria, que se va a poner al frente de la fulana guerra económica, que asumirá la conducción de Pdvsa, que Dios nos agarre confesados; etc, etc, etc.

 

 

El detalle, no es prometer, el detalle, está en cumplir. Y hasta la fecha Maduro no ha cumplido nada; hasta se inventó una criptomoneda para, según él, salvar la economía, y a la fecha todo se ha quedado en pura ficción.

 

 

Destruyó el salario e hizo de Venezuela el único país del mundo en el que un aumento salarial causa angustia. Cinco aumentos salariales en 2018 y uno en lo que va de 2019 han representado seis momentos de terrible zozobra y depresión en la clase obrera de la que tanto habla y dice defender.

 

La lista de promesas, incoherencias y mentiras fue muy larga y repleta de clichés e ideas huecas, vacías.

 

 

Venezuela reclama por la conducción de alguien capaz y verdaderamente comprometido con la democracia y el progreso. El país cambió, los venezolanos cambiaron, y no se calan más el cuento de la caja de comida y los perniles que nunca llegan, el miedo se perdió, la revolución se perdió.

 

 

Se está a tiempo de deponer el orgullo y ambición.

 

 

“El hombre es amo de lo que calla, y esclavo de lo que dice”.

 

 

Edward Rodríguez.

@edwardr74

 

 

 

Voto de confianza a la AN

Posted on: enero 8th, 2019 by Laura Espinoza No Comments

 

La “generación del 2007”, esa a la que el hoy difunto Hugo Chávez le mandó a echar  gas del bueno” vuelve a ser protagonista, y ¿por qué no?, a revivir la llama de la esperanza en los venezolanos, al conformar en buena parte la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional.

 

 

Desde el pasado 5 de enero los diputados Juan Guaidó, en la presidencia; Stalin González, en la segunda vicepresidencia; Edinson Ferrer, en la secretaría; conforman, junto a Edgar Zambrano en la primera vice presidencia y con amplia experiencia en el ámbito legislativo; la directiva del Parlamento para este año 2019 que no pinta nada fácil en lo político, económico y social.

 

 

Ya no como estudiantes, que dejaron sus pupitres para, en primera instancia, protestar en contra del cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV), y defender férreamente la libertad de expresión; sino que ahora como parlamentarios electos por 14 millones de venezolanos, desde el hemiciclo y desde cada rincón del país, les tocará seguir luchando por los derechos de cada hombre, mujer y niño de esta nación; y a demás enfrentar, constitucionalmente, a un régimen que se ha mantenido en el poder por 20 años y que ahora pretende seguirlo haciendo, pero usurpándolo.

 

 

Sin duda alguna, esta será una Asamblea Nacional de desafíos. La primera batalla es mantener la unidad y aglutinar esfuerzos en torno a lo que ocurrirá el 10 de enero del presente año cuando Maduro se convierta en usurpador de la Presidencia de la República; ya Guaidó lo dejó bien claro en su discurso el pasado 5 de enero al enviar el siguiente mensaje: “Nicolás, esta Asamblea Nacional no te va a juramentar”.

 

 

Les toca hilar muy fino para hacer frente a esta flagrante violación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la misma que redactaron quienes hoy la ultrajan; para no caer en provocaciones que también los lleve  salirse del marco constitucional.

 

 

Buena parte del mundo ha expresado su posición de desconocimiento a Nicolás y su combo a partir del 10 de enero, y al mismo tiempo han manifestado su reconocimiento al Parlamento; esto ya es un gran paso y un buen espaldarazo.

 

 

No sólo el apoyo internacional es indispensable en esta lucha, sino que también lo es el venezolano, al fin y al cabo, la solución está y pasa por nuestras manos; creo que así como se les pide a los dirigentes políticos que dejen las diferencias y las peleas absurdas a un lado, de nuestra parte, debemos hacer lo mismo, hay que darles un voto de confianza.

 

 

Desgastarnos y dedicar tiempo a atacar sin piedad al nuevo presidente de la Asamblea Nacional porque llegara al Parlamento con su familia, con su pequeña hija en brazos, raya en lo insólito, por decir lo menos. ¿Qué esperaban; que llegara acompañado de colectivos, de grupos de choque, con un arma en la cintura como quien quiere y no quiere la cosa?

 

 

La máxima que reza “la violencia es el arma de los que no tienen la razón”, cada día cobra fuerza en Venezuela; ese no es el camino y lo sabemos. Quien se jacte de ser demócrata, de luchar por la libertad, sabe que la violencia no es el sendero que hay que transitar. Una buena parte de estudiantes universitarios se lo decían a la nueva Junta Directiva de la AN, no quieren más muertos, no quieren más presos políticos, no quieren más exiliados, ¿por qué?, porque todos, absolutamente todos hacen falta en la lucha.

 

 

Toca a la “generación de 2007”, ahora, “generación 2019”, Juan Guaidó, Stalin González, Edinson Ferrer, Elimar Díaz, Miguel Pizarro, Marcos Bozo, Manuela Bolívar, Milagros Paz, Marialbert Barrios, Juan Andrés Mejías, Carlos Paparoni, Armando Armas, Desiree Barboza, Freddy Guevara, Gaby Arellano, José Manuel Olivares, Juan Requesens, entre otros diputados; desde sus curules, exilio y hasta celdas, seguir luchando por Venezuela, por su rescate, por su libertad, por su reconstrucción.

 

 

Está en sus manos encender y mantener la llama de la esperanza, de que sí se puede, de que no todo está perdido. El futuro que ellos eran hace doce años, ahora son el presente. La pregunta es: ¿Les mandarán a echar otra vez “gas del bueno”?

 

 

Demos un voto de confianza a la AN.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

 

 

Ozark, made in Venezuela

Posted on: noviembre 27th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Semanas atrás terminé de ver una  serie en Netflix, de la que quedé enganchado, pues la trama consistía en cómo un contador lavaba el dinero de  un cartel de la droga mexicana con operaciones en los Estados Unidos;  un negocio rudo y riesgoso al que el protagonista involucró a su familia (esposa e hijos menores de edad) y del que no pudieron salir, por lo menos en las dos temporadas de la serie en cuestión

 

 

 

Quizás en la tercera temporada salgan de escena, mueran o sigan creciendo en el “negocio familiar”, de lo que no me cabe duda es que al final la justicia los alcanzará y los malos perderán la batalla para que ganen los buenos entre comillas.

 

 

 

Así parece ser la historia que se desarrolla en este momento con el tema de la corrupción venezolana. Las reiteradas detenciones de ex funcionarios del gobierno en países como España y Estados Unidos, testigos protegidos que violaron las reglas y ahora se les incauta propiedades de lujos, caballos, relojes, autos, aviones, yates y pare de contar. Todo, producto de la bonanza petrolera y el descontrol de un gobierno que permitió que se enriquecieran a costilla de los pobres que sólo piensan en la caja Clap y en el Carnet de la Patria y no en el daño que produjo la corrupción.

 

 

 

Seguramente algún director con buena pluma e imaginación pudiera escribir unas cuantas temporadas con diversos actores y familias para los Ozark de corrupción venezolana como por ejemplo  el guión de la historia de un ex escolta de Chávez que tuvo de “mérito” para llegar a la tesorería de la república haber sido golpeado accidentalmente en el ojo derecho por Hugo en un tradicional juego de fichitas, y tener por siempre ese remordimiento de haber sido el responsable de la pérdida del ojo.

 

 

 

Aquel escolta de nombre Alejandro Andrade, le declaró a la fiscalía norteamericana que llegó a manejar mil millones de dólares en soborno;  políticos del gobierno y oposición  recibieron dádivas de ese “magnate”, hasta baratos salieron algunos que se conformaron con pasajes aéreos y apartamentos para vacacionar. Más temprano que tarde se conocerán todos los nombres de los “incautos y nobles” voceros de la patria.

 

 

 

Siguiendo los pasos los Byrder, el protagonista de Ozark, pero al estilo venezolano, también tocaría hacerle la historia  a  la enfermera de Chávez, casada con otro ex escolta. La pareja obtuvo tantos “méritos” que llegaron a ocupar cargos en la tesorería de la república y acumularon tanto capital producto de la corrupción que salieron mencionados en los “Panamá papers”.

 

 

 

Adrián y Claudia del combo de Andrade y del primer círculo del hoy fallecido Hugo Chávez, ahora piden clemencia para no ser extraditados a Venezuela porque temen por sus vidas, seguro tienen muchas cuentas pendientes.

 

 

 

El caso Gorrin, es otro caso candidato a ser llevado a una serie de TV; este señor pasó de ser un abogado desconocido a un empresario exitoso, ahora  con orden de detención en los Estados Unidos e incautación de propiedades.

 

 

 

Rincón, el petrolero de las bodas fastuosas; Villalobos el de la electricidad con chequera para opositores, Aguilera, Salazar, Ramírez, Farías y Rondón son algunos, de la larga lista, sobre los que los escritores y guionistas se deleitarían llevando sus historias a la pantalla chica internacional.

 

 

 

En conclusión, estamos en presencia de tsunami de corrupción donde el que menos puja, puja una lombriz; hoy más que nunca ni la Cuarta, ni la Quinta son ejemplos de gobiernos transparentes, sin duda alguna tenemos que ir a un adecentamiento de la administración pública con principios, valores y controles. El país reclama, necesita, funcionarios honestos para superar esta tragedia.

 

 

 

El Ozark made in Venezuela pica y se extiende.

 

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Corker y el presunto suicidio

Posted on: octubre 9th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Una cosa es que le cuenten a uno lo que ocurre puertas adentro en Macondo, y otra cosa es vivirlo, así debió sentirse el senador norteamericano Bob Corker en su segundo día de visita a Venezuela invitado por el Grupo Boston y auspiciado por la embajada norteamericana.

 

 

 

 

Su estadía casi pasa sin pena ni gloria al lograr que tan sólo una parte de la oposición aceptara reunirse con él; resulta increíble que los dirigentes y “líderes” principales de los partidos se negaran a relatar una vez más, al Presidente del comité de relaciones exteriores del senado de Estados Unidos, las reiteradas violaciones de los derechos humanos, la diáspora sin freno, la hiperinflación, el totalitarismo del régimen que empobrece cada día más a los venezolanos, entre otras tantas señales de la crisis humanitaria que tanto insiste en negar Nicolás y su combo.

 

 

 

Sin embargo, un trágico y lamentable hecho dijo más de lo que pudo haber comunicado ese grupito de la oposición venezolana que se reunió con Corker; el concejal Fernando Alban, del partido Primero Justicia presuntamente se había suicidado al lanzarse del décimo piso del Sebin cuando iba al baño, según lo informado por el “fiscal” Tarek William Saab; aunque el Ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol dijo casi al mismo tiempo que se lanzó cuando era trasladado a los Tribunales.

 

 

Corker que de comunicación debe saber un poco de inmediato se pronunció y fijó posición sobre el hecho, y a través de un tuit dijo: “Hoy en Venezuela, Fernando Alban, un joven líder de la oposición, murió mientras estaba  bajo la custodia del gobierno. Esto es pertubador y el gobierno tiene la responsabilidad de garantizar  que todos comprendan como pudo haber ocurrido”.

 

 

 

Lo que el senador, compañero de Nicolás en el Grupo de Boston, no sabe es que en Venezuela no hay poderes independientes; cuando al régimen le provoca se detienen inocentes y sin causas pagan prisión; se ejecutan torturas y vejámenes. Eso ocurrió con el concejal quien fue detenido el pasado 5 de octubre cuando regresaba al país y este lunes 8, según relata el régimen y su fiscal, Alban se encontraba en una sala de espera, pidió ir al baño y decidió lanzarse al vacío.

 

 

 

Fernando Alban no tenía una gran presencia mediática, quizás en algún momento se llegó a escuchar sobre él; pero en pocas horas el régimen puso en la palestra pública nacional e internacional cuando lo detuvo y setenta y dos horas después murió en extrañas circunstancias bajo su custodia.

 

 

 

Hay que recordar que Bob Corker estuvo en el país meses atrás cuando logró la liberación del mormón Joshua Holt, también detenido y recluido en el Sebin, en la visita de este fin de semana no tenía a ningún conciudadano que liberar, pero ahora le tocó ser prácticamente testigo de la muerte de Fernando Alban.

 

 

 

Es importante que el senador tome nota del lugar donde ocurrió el presunto suicidio, esa sede del Sebin es conocida como el sitio de tortura en grado máximo, donde se aplican métodos superiores a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, testimonios filtrados de detenidos dan cuenta de costillas rotas, desprendimiento de dentaduras, órganos, aislamiento para enloquecer a cualquier persona que goce de salud mental, entre otras inimaginables.

 

 

 

Sin duda la profesión de político, con errores y aciertos, en Venezuela es de alto riesgo, todo lo que genere una alternativa de cambio o le haga sudar frio al régimen será castigado implacablemente, a veces la mano se les pasa y ocurren hechos como el de Fernando Alban, en algún momento de la historia más temprano que tarde las celdas del Sebin servirán de monumento para recordar a los caídos en los regímenes de Hugo y Nicolás, esperemos que el senador Corker también esté presente ese día.

 

 

“Y el médico de turno dijo así: Muerte por causa natural…Claro si después de una tunda e´palo que te mueras es normal”. Rubén Blades. Plantación adentro.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Frente Amplio con agenda

Posted on: septiembre 25th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Los triunfos y derrotas electorales en Venezuela han marcado por dos décadas a la oposición que, con aciertos y errores, ha ido enfrentado al régimen Chávez – Maduro desde 1998.

 

 

 

Hoy llegó una vez más la hora de comenzar a ceder y darle paso a una agenda unitaria que alcance objetivos comunes que permita la construcción de un “pacto” como lo llama el Frente Amplio para salvar a Venezuela, eso se haría con un acuerdo de políticas públicas, tema sobre el que leí la semana pasada en la Propuesta Metodológica de esta organización conformada por muchos rostros, y que tendría como objetivo sostenerse en el tiempo, reducir la incertidumbre y regresarnos la calidad de vida y oportunidades que antes teníamos.

 

 

 

 

Durante estos 20 años de la llamada “Revolución del siglo XXI”, el régimen se vanagloriaba por diseñar planes, proyectos, modelos y cuanta cosa “innovadora”, según ellos, que se les iba ocurriendo a sus “pensadores”, pero al parecer las neuronas se les quemaron con el Plan de la Patria y las comunas; pues ahora sólo se enfocan en la redacción de una nueva Constitución con la que buscan perpetuarse en el poder.

 

 

 

Ante este panorama, aplaudo y le doy un voto de confianza al Frente Amplio cuando propone el desarrollo de un “acuerdo de políticas públicas” para al menos 20 años, que incluya reformas o convenios en las áreas educativa, salud y producción; que también se organicen equipos e instancias en doce áreas fundamentales como la económica, la social, el sistema educativo, la salud pública, la justicia y los medios de comunicación, lo que implica la racionalización del sistema de medios públicos usados como herramientas propagandísticas.

 

 

 

 

Ahora bien, esa proclama del 24 de septiembre no puede quedar sólo en palabras y unas fotos bonitas de los asistentes al Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela (UCV), no se puede cometer el mismo error una y otra vez; esa propuesta debe correr por las carreteras maltrechas de nuestro país, debe llegar a los pueblos y caseríos, a los trabajadores, desempleados, pensionados y hasta a los bonificados del gobierno quienes  deben saber que hay un futuro más allá de una limosna depositada en el “monedero”.

 

 

 

A los dirigentes de la oposición les toca ponerse de acuerdo, dejar la retórica, los golpes de pecho ante las cámaras de TV, los discursos vacíos o incendiarios y asumir una sola agenda y es la que plantea el Frente Amplio por el momento.

 

 

 

A los ciudadanos nos toca también unirnos, salir del confort de las Redes Sociales en donde se acribilla a quien sea y se desbarata cualquier propuesta de lucha; nada nos gusta, nada nos convence, nada nos parece; pero todos queremos que los demás nos solucionen este problemita mientras imponemos nuestra opinión desde la comodidad de la casa, la oficina o el club.

 

 

 

En la mesa está la propuesta y la agenda del Frente Amplio; dejemos de ser mirones de palo, activémonos porque Venezuela vale esta y todas las luchas.

 

 

 

No dejes que la intolerancia se apodere de ti.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

Morral de ausentismo escolar

Posted on: septiembre 18th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Llevo varios meses tratando de escribir sobre los populares “morrales tricolor” que regaló el gobierno a niños, niñas y jóvenes de la patria en condición escolar; uno va por la calle y de pronto ve que una madre carga en su espalda el morral, un obrero lo lleva para guardar su muda de ropa, un indigente lo carga para guardar lo que recoge de la calle, un vigilante lo usa para guardar su uniforme; en fin, una gran parte de la población venezolana carga a cuestas el morral que almacena la pobreza que se refleja en los rostros de sus usuarios.

 

 

 

Uno que otro alumno aún conserva el bolso, pues seguramente sus padres lo tomaron prestado por tiempo indefinido, pero quienes sí se beneficiaron del “morral tricolor” fueron el importador o fabricante de los millones de piezas esparcidas en todo el territorio nacional y hasta internacional, porque también los hemos visto cruzar las fronteras en la diáspora.

 

 

 

Este lunes 17 de septiembre inició el año escolar 2108-2019, los grandes ausentes fueron los niños y los morrales “bussines”. A diario me encuentro  con más padres y representantes que me comentan que aún no han inscrito a sus hijos por falta de dinero, que no les han comprado los útiles ni mucho menos un par de zapatos. Ir a clases era alegría para los niños, pues ese primer día estrenarían pantalón (o falda), camisa, zapato, morral y útiles;  eso quedó en la historia y en el recuerdo hasta el período de Chávez y toda la Cuarta república.

 

 

 

La miseria de un gobierno como el venezolano cuyo mandatario, de regreso de su visita a China se dio un banquete en uno de los restaurantes de alta categoría mundial en Turquía como el de Nusr- Et Sandel Bedesteni, quedará para la posteridad. Eso es lo que muchos llamarían “pornografía del poder”: buenos restaurantes, buen reloj, disfrute de un habano; esto es como la tos: no se puede ocultar.

 

 

 

Señor Nicolás, tome nota, por citar unas cifras serias le doy estas que ofreció Gualberto Mas y Rubi, aguerrido defensor de los derechos de los maestros, secretario general de Fetramagisterio y del Sindicato Único del Magisterio, en 153 planteles en el Zulia sólo asistieron 232 alumnos, o sea, 97% de ausentismo escolar; y esto es sólo una muestra de un estudio realizado el mismo día de regreso a clases.

 

 

 

¿La razón? Infinitas: los padres no tienen cómo comprarles el uniforme a los muchachos, mucho menos los útiles escolares, tampoco tienen para darles la merienda, los maestros no tienen efectivo para el pasaje, tampoco tienen para un bocado de comida, y a los dependientes de la Gobernación del Zulia por ejemplo, no les han pagado desde el 8 de septiembre cuando les depositaron la última quincena de agosto.

 

 

 

Según el recién nombrado, por segunda vez, ministro de Educación, Aristóbulo Isturiz, la matrícula de prescolar y primaria es de siete millones y medio de estudiantes; en Zulia sería de 450 mil, pero si sólo asistieron 232 alumnos a 153 escuelas, algo grave está pasando.

 

 

 

A estas cifras que alarman, hay que sumarle las ofrecidas por Susana Raffalli  en un tuit, la cual refleja que 4.444 alumnos (Fe y Alegría), han visto partir a sus padres, 3.500 maestros han renunciado (AVEC), 400 escuelas privadas cerrarán sus puertas (ANDIEP) en el 2018; y en las escuelas de Fe y Alegría menos del 50% de la matrícula escolar del 2017 se han inscritos.

 

 

 

En resumen, podemos concluir que vivimos un ausentismo escolar histórico y sin precedentes. En Venezuela la educación que fue de primera y competitiva de la que gocé y me formé, hoy está a punto de fallecer, el modelo socialista implantado ha fracasado y de no revertirse se llevará por delante dos generaciones de venezolanos que no serán los que hoy salen en manada emigrando a otros países con un título bajo el brazo.

 

 

 

El morral del ausentismo escolar tiene un origen, el “hombre nuevo” ha llegado para quedarse sin estudios, sin alimentos y sin oportunidades.

 

 

Edward Rodríguez

@edwardr74

 

 

Aporofobia por venezolanos emigrantes

Posted on: agosto 21st, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

Aporofobia, del griego Attopoc significa “sin recurso, indigente, pobres, miedo hacia la pobreza y hacia las personas pobres”, en resumen: repugnancia y hostilidad hacia las personas en esta condición. El término fue incluido en mayo del 2017 en el diccionario de la Real Academia Española y además fue elegido como palabra del año por la Fundación Español Urgente.

 

 

 

Esta semana escribo sobre la “Aporofobia”, después de una larga conversación que sostuve días atrás con un psiquiatra amigo que viene estudiando el comportamiento de los vecinos países con nuestros emigrantes; lo que veíamos y escuchábamos hace apenas un año o meses atrás sobre acciones solidarias quedó en el pasado; pues hoy comenzamos a escuchar solicitudes de más requisitos para entrar a esas naciones hermanas, ¿la finalidad?, frenar la emigración venezolana producto de la bestial crisis económica, política y social por la que atraviesa el país.

 

 

 

Quienes decidieron emigrar sólo llevan un morral de sueños y una condición de pobreza que no es permanente sino una situación indeseable e injusta; ahora bien, no se trata de generalizar, pero vemos con mucha preocupación y hasta tristeza, que en algunos países suramericanos se está construyendo una imagen de los venezolanos que los relaciona con personas pobres y por ende delincuentes.

 

 

 

A pesar de que ciertamente un gran porcentaje de los que emigran no se van con estabilidad económica, eso no significa que sean pobres, indigentes, y mucho menos delincuentes; no se puede generalizar ni estigmatizar a quienes atraviesan por esta condición momentánea e inducida por un régimen que sumió y quebró a un país próspero como Venezuela.

 

 

 

Hasta hace poco, los panameños, por citar un ejemplo, se desvivían por recibir venezolanos para que invirtieran en su país; pero después iniciaron una política de control de entrada que hasta visa americana se requiere para ingresar.

 

 

 

El hecho de emigrar no es fácil, pero la realidad apunta a que cada día serán miles los que se irán del país en busca de paz, tranquilidad, oportunidades y futuro; eso mismo que Venezuela durante décadas le ofreció a colombianos, peruanos, chilenos, uruguayos, argentinos, españoles, italianos, etc.

 

 

 

 

Venezuela fue un país esplendido que abrió sus puertas sin miramientos, que les bridó tanto apoyo que hasta dinero les daba cuando llegaban a nuestras tierras con una mano adelante y otra atrás; hoy les agradecemos el aporte a nuestra cultura, pero no deben olvidar el apoyo incondicional que se les dio cuando salieron de sus tierras con un morral de sueños y con la esperanza de encontrar un mejor porvenir para sus familias.

 

 

 

En el más reciente estudio de Consultores 21, la diáspora venezolana representa hoy en día 5.5 millones de venezolanos del 17% de la población proyectada para el 2018; el 77% se va por la situación económica.

 

 

 

El 37% de las familias venezolanas tiene un miembro que ya emigró, pero lo curioso es que antes la emigración ocurría en mayor proporción en personas con tendencia opositora, sin embargo; ahora es similar el flujo de escape de Venezuela de personas chavista o madurista, estos últimos ideológicamente derrotados por el hambre y la falta de oportunidades.

 

 

 

El éxodo es una realidad y por los vientos que soplan se incrementará con el pasar de los días porque es una cuestión de supervivencia; pero es injusto y repudiable que esos millones de venezolanos que huyen del régimen, sean blanco de la Aporofobia, que jamás se pensó, y mucho menos se desarrolló contra miles de extranjeros que llegaron a Venezuela pidiendo una mano amiga, la misma que hoy se les pide a ellos.

 

 

 

La Aporofobia no construye, sino que destruye.

 

 

Edward Rodríguez

@edwradr74

 

Transferencia, efectivo e hiperinflación

Posted on: julio 10th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

La fórmula de la aniquilación del bolsillo de los venezolanos: transferencia, efectivo e hiperinflación. Estos tres elementos  hoy en día la mayoría los domina con dolor pero a la perfección en un país como Venezuela, reconocida por su riqueza petrolera, por su desarrollo, por su empuje en Latinoamérica. Nos metieron en el fango y ahora pobres y ricos sufren por igual.
 

 

 

Vivimos en un país de “transferencias”, pero aún con una pizca de confianza; resulta que si usted va comprar algo en un supermercado, en un restaurante o  en una tienda de repuestos, la operación dependerá de si el punto electrónico funciona, o de si no se han robado los cables de Cantv para que haya internet, o de si al que baja el suiche en Corpoelec no se le ha olvidado subirlo para que haya electricidad en donde usted esté haciendo su compra. Si alguno falla, olvídese que podrá pagar; sin embargo, si corre con la bendición de  tener un teléfono inteligente o mejor, un familiar o amigo en casa o en la oficina que tenga luz e internet, tiene la opción de cancelar vía “transferencia”, a la que se le debe hacer foto para enseñarla al encargado del sitio donde esté adquiriendo un producto o servicio.

 

 

 

 

La semana pasada estuve en el golfo de Cariaco, exactamente en la península de Araya, en el oriente de Venezuela, allí hasta el servicio de tostones con queso debe cancelarlo con  transferencia, si no tiene un teléfono inteligente y la confianza del vendedor olvídese que puede comerse o ingerir lo que desea. Aquellos heladeros de playa o vendedores de mazorcas que negociaban en efectivo quedó en el recuerdo; hoy en día pagas en transferencia o no hay producto.

 

 

 

 

El otro drama antes de llegar a la “política económica de la transferencia”, es la falta de efectivo, aunque llegara a tener todos los bolívares en billete en su poder no le alcanzaría para pagar una cuenta de supermercado; así que el dinero en efectivo sólo se usa para echar gasolina o pagar el transporte público; mientras que los chinos hoy pagan todo con chip o por el teléfono nosotros estamos en un atraso inimaginable hasta que se vive en carne propia.

 

 

 

 

 

Debo confesar que pensé que la falta del efectivo y el negocio que las mafias, a las que no combate el Gobierno valga la acotación, era sólo en el Zulia pero ya veo que es toda Venezuela; la compra de dinero en efectivo cuesta 300%; para tener un billete de 100 Bs. tiene que pagarle a los mafiosos 300 Bs; en total debe transferirle 400 Bs. Esto es una locura ambulante, los únicos que no se dan cuenta porque miran para el otro lado, son los inquilinos de Miraflores y los que votaron por Nicolás en el circo electoral del 20 de mayo.

 

 

 

 

Cuando va un mercado y compra en efectivo el producto le cuesta tres veces menos, por ejemplo un cartón de huevos por punto o transferencia cuesta cinco millones de bolívares; pero en efectivo cuesta un millón de bolívares; y así pasa con cada producto de la cesta básica. No soy economista ni pretendo serlo, pero sí soy un venezolano que vive en carne propia lo que en este artículo de opinión planteo sin mucho tecnicismo  y que hasta los abuelitos dominan a la perfección; la hiperinflación

 

 

 

Es tan galopante la hiperinflación que hoy puede pagar por una compota 400 mil bolívares y mañana un millón 200 mil bolívares, un paquete de harina PAN en dos millones de bolívares, un refresco en tres millones, una margarina en dos millones 500 mil bolívares, un libro para el colegio de tus hijos en 20 millones de bolívares, o una copia en 100 mil bolívares; ya ni con ni con guías o libros fotocopiados se puede estudiar.
 

 

 

Lo peor de todo esto es que si hoy no compra lo que necesita, mañana corre el riesgo que el producto aumente de manera sorprendente, según The Spectator Index Venezuela está en el primer lugar en el 2018 con una inflación que alcanzará el 12.615%; Turquía 12%, Alemania 1.8%, Francia 1.9%, Italia 1.2% y Japón 1%; con estos números se ratifica que vamos por el peor camino. El economista y diputado José Guerra hace referencia a que este año la inflación llegará a 100.000%, la acumulada ya va por 46.000%.

 

 

 

Con razón la gente no está pendiente de protestar sino de  seguir sobreviviendo sin efectivo, con transferencia e hiperinflación. Qué tragedia la que vivimos.

 

 

 

Lo que falta es que el ministro de economía tome como medida hacer misas todos los meses para pedirle a Dios que baje la inflación; así como hizo el ministro de petróleo para pedir que aumente la producción petrolera.

 

 

 

 

Edward Rodríguez 

@edwardr74