La recurrente irritabilidad del poder

Posted on: febrero 21st, 2024 by Super Confirmado No Comments

Estos días de febrero han evidenciado, una vez más, la soberbia característica de la cúpula establecida en las instituciones del poder público venezolano. Muestran una recurrente irritabilidad, una intolerancia sostenida. Los señores del poder revolucionario se sienten infalibles, dueños de la verdad absoluta colocados en un Olimpo donde no se le permite a los mortales ciudadanos dudar, cuestionar, criticar, mucho menos protestar u osar desafiar su permanencia en el poder.

 

La intolerancia se ha tornado consuetudinaria. Su malestar con la crítica ocurre siempre. Si se trata de un ciudadano normal que expresa sus ideas, de inmediato se le ordena una cacería humana para él y su familia. Si algún desprevenido lector tiene alguna duda, lo invito a evaluar el caso del ciudadano Nelson Piñero, quien por expresar su opinión crítica  en la red social X fue de inmediato detenido y judicializado bajo los cargos de instigación al odio.

 

 

Si se trata de un dignatario de otro país, que hace observaciones o cuestiona comportamientos del poder revolucionario, de inmediato recibe una andanada de insultos y descalificaciones, aún tratándose de dignatarios con los que Maduro ha mostrado simpatías en algún momento. El presidente Petro les ha pedido (a Maduro y su entorno) que regresen al Sistema Interamericano de los Derechos Humanos, y cada día toman medidas para hacerle saber que no les interesan sus recomendaciones.

 

 

Recientemente el presidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle Pou, expresó una crítica normal en el debate democrático. De inmediato, la señora Delcy Rodríguez saltó al ruedo para insultarlo y denigrarlo en los siguientes términos: “Tiene cara de lacayo, se dobla y mueve la cola cuando sus amos del norte le dan órdenes. Que alguien me niegue qué es Lacalle Pou”. La respuesta no se hizo esperar. Se la ofreció, nada más y nada menos que el expresidente uruguayo don Pepe Mujica, quien precisamente no es del partido del actual gobernante de su país. Como todos sabemos, don Pepe viene de la izquierda radical, de ser guerrillero a líder democrático. Los de aquí vienen de forjarse como personas en una democracia, pero han devenido en una camarilla de autócratas. Pepe Mujica lo ha dicho claro: «El de Venezuela es un gobierno autoritario, se le puede llamar dictador… Llámenlo como quieran«.

 

 

Con el lenguaje ofensivo de la señora vicepresidenta, y de toda la cúpula roja, Venezuela profundiza su aislamiento y su enemistad con todos los gobiernos del continente. Pero si algo ha evidenciado, con mayor nitidez, la sensible epidermis de la camarilla madurista ha sido la arremetida contra conocidos periodistas y defensores de los derechos humanos, para quienes  se ha solicitado y acordado orden de aprehensión. Me refiero a los casos de las periodistas Sebastiana Barráez, Carla Angola y Norbey Marín. Los defensores de derechos humanos Tamara Sujú y Rocío San Miguel con su familia. También la irritabilidad está presente en los asociados al poder, tanto así, que el ingeniero Carlos Salazar Lárez, un ex funcionario jubilado de PDVSA, fue arrestado por agentes del SEBIN,  luego de hacer viral un video del comerciante colombiano Alex Saab Morán paseándose por  la isla de Margarita. Si, el mismo personaje recientemente liberado de una prisión en los Estados Unidos. Regresó a nuestro país y se ha molestado tanto con ese video, que dada su pública influencia en Miraflores, logra ordenar la desaparición de un ciudadano que se le ocurrió grabarlo en su disfrute de nuestra Isla caribeña.

 

 

La cúpula no admite cuestionamientos. Quieren que todos callemos, buscan sembrar miedo en la sociedad, y ciertamente logran sembrarlo. Así lo ha conocido la conocida  periodista, ex ministra de Chávez, Mary Pilin Hernández, quien su red social X expresó: “Tengo 40 años trabajando en los medios de comunicación y nunca antes había tenido temor de expresarme.  Pero que quede claro: el silencio es por miedo, no por falta de indignación o de vergüenza ante los hechos.”

 

 

Cuando una dama, que los conoce bien, como Mary Pilin  dice lo que dice es porque ciertamente estamos frente a una caterva de peligrosos, intolerantes y soberbios gobernantes. La historia de la humanidad está llena de este tipo de personajes. Citar a Hitler, Stalin, Sadan Hussein, Erich Honecker, Slobodan Milošević, puede darnos una idea de lo que son capaces los hombres que en el ejercicio del poder se consideran  infalibles y por ende no  admiten crítica alguna.  Persiguen, encarcelan y hasta asesinan a sus críticos y adversarios. Pero llega la hora en que toda esa soberbia los castiga y los envía al basurero de la historia. Los señores del poder revolucionario y bolivariano deberían verse en ese espejo y dejar a un lado tanta vanidad, tanta arrogancia, tanta presunción.

 

 

Somos todos seres contingentes, de modo que para nada sirve tanto orgullo, tanta soberbia en  la pretensión de perpetuarse en el poder. Lo sensato es entender nuestra vulnerabilidad como seres humanos y asumir, por lo tanto, un comportamiento digno de un ser humano, consciente de sus limitaciones temporales. Es bueno recordarles el pasaje del evangelio de San Lucas 14:11 que dice: «Todo el que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido».

 

 

La irritabilidad de la cúpula roja constituye una huida hacia adelante, representa un esfuerzo desesperado por frenar la incontenible voluntad de cambio que se ha sembrado en el alma de la nación. Buscan llenar las cárceles de líderes sociales y políticos para sembrar el miedo al que se refirió Mari Pili. De esa forma creen ellos, van a frenar la determinación de cambio de los ciudadanos. En esta campaña electoral seguirán con su agenda de violencia institucional y física, pero no vamos a caer en su propósito de llevarnos a su terreno.

 

 

Nuestra decisión es impulsar la participación electoral para lograr que los venezolanos se expresen. A Maduro solo le quedan dos caminos, el primero, el sensato: admitir su derrota y entregar el poder. El segundo: la locura, “robarse la pelota” para impedir el juego. Es decir, cambiar los resultados y desconocer la decisión de los ciudadanos. Las consecuencias serían lamentables para todos nosotros, incluidos los soberbios personajes de la cúpula roja. Vamos con firmeza a continuar animando el cambio.

 

 

César Pérez Vivas

 

Las cartas sobre la mesa

Posted on: febrero 12th, 2024 by Super Confirmado No Comments

 

La cúpula roja va colocando cada día las cartas sobre la mesa, en sus macabros movimientos tácticos, destinados a lograr su gran objetivo estratégico: perpetuarse en el poder. Hay cartas que presentan abierta y cínicamente, como la del uso de la justicia para eliminar competidores, encarcelar dirigentes políticos y líderes sociales, hay otras que aun guardan con celo, pero que podemos predecir.

 

 

Ya hemos apreciado la vulgar utilización del Tribunal Supremo de Justicia avalando un acto absurdo, en lo jurídico y político, con el cual le declaran una inconstitucional inhabilitación administrativa a María Corina Machado, es la violencia institucional.  Estamos asistiendo a un recrudecimiento de la violencia física contra quienes damos la cara al país animando, conduciendo y organizando a la sociedad hacia el proceso electoral presidencial de este año 2.024.  El 12 de enero pasado sufrí, en Valera, Estado Trujillo, los efectos de una emboscada por grupos violentos enviados para hostigarme y lesionarme, causando daños significativos a mi vehículo. Luego, el pasado jueves 8 de febrero, lanzaron la emboscada directamente contra nuestra candidata presidencial María Corina Machado, en Charallave, Estado Miranda.  Por supuesto no hay autoridad alguna que dé la cara y someta a la justicia a sus autores.

 

 

Esta semana van a definir, por fin, una propuesta de fecha para concurrir a las urnas electorales, con el fin de elegir al nuevo gobierno de nuestra Venezuela. Desde el pasado lunes 6 de febrero de 2024 Jorge Rodríguez montó su teatro para “consultar” a los diversos sectores sobre dicho proceso, incluyendo la fecha de su realización, cuando todos sabemos que ellos buscarán hacerlo cuando les convenga o les parezca.  ¿Alguien puede creer que de verdad hay un espíritu de apertura y consulta, cuando los sectores democráticos opositores son excluidos, sus líderes bloqueados para competir, los partidos políticos intervenidos por sentencias judiciales, los grupos violentos haciendo estragos y la represión en pleno desarrollo? Todo un evento para fingir.

 

 

¿Qué otras cartas mostrarán? El tiempo va a ir obligándolo a enseñarlas todas. Pero ya conocemos las cartas marcadas. En todos estos años del socialismo del siglo XXI hemos visto el talante antidemocrático, violento, fraudulento y pendenciero de estos personajes. De ese aprendizaje debemos destacar dos elementos que constituyen el objetivo central de su estrategia: Dividir y Desmoralizar. Dividir el espectro político hasta el máximo posible, para restarle fuerza a la mayoría ciudadana. Buscarse personajes para presentarlos como “dirigentes opositores”, con el fin de confrontarlos con los auténticos luchadores por la restauración de la democracia. En esa dirección han ubicado en todos los partidos, y en otros sectores sociales, a agentes para dividirlos, judicializarlos y colocarlos a su servicio.  La otra gran carta, muy conocida ya, es sembrar desesperanza para desmoralizar a la ciudadanía de modo que se entreguen, vayan a la abstención electoral, renuncien a luchar por sus derechos y se subsuman en la anomia; o para que abandonen el país reduciendo significativamente la población, lo cual les permite un mayor control social, político y policial de nuestras comunidades.

 

 

Buscan llegar, con la manipulación informativa, la propaganda y la contra propaganda, a generar en el ciudadano común odio a la política y a los políticos. De esa forma crean el mito de “la invencibilidad”. A ese escenario nos quieren conducir. A unas elecciones donde la oposición democrática no acuda, donde se promueva la abstención y la paralización. Ellos entonces, con sus candidatos colaboradores, concurren y retienen el poder con un pírrico 15 % de la sociedad.

 

 

La firme determinación de María Corina Machado de concurrir al proceso electoral los ha colocado en una seria encrucijada. No esperaban esa actitud.  “No nos sacaran de la ruta electoral…” Ha dicho. (https://efectococuyo.com/politica/maria-corina-machado-desde-el-tsj-no-nos-van-a-sacar-de-la-ruta-electoral/ ) Pensaron que la dama, representante de la sociedad democrática, les iba a facilitar el cumplimiento de su estrategia, anunciando su retiro de la contienda y llamando a la abstención. Les ha sorprendido su coraje, su constancia y su firmeza en defender la ruta electoral.

 

 

La elección presidencial de este año será fundamentalmente un plebiscito contra Maduro. La ciudadanía está harta de la camarilla roja y espera, apenas el momento, para expresar con su voto la firme determinación de sacarlos del poder. De modo que todo el tinglado estratégico de Maduro y su entorno, para simular una elección democrática normal, va a terminar en un revocatorio contundente de su mandato.

 

 

Será un evento electoral sórdido, una especie de “caimanera electoral” donde concurriremos en total desventaja, porque no van a ser unas elecciones ajustadas a los estándares internacionales. Esto para hacer un símil respecto de nuestra presencia en una cancha de juego. Nosotros tenemos el deber, y lo haremos, de exigir un proceso auténticamente democrático. Mostraremos el abusivo ventajismo, el uso de los bienes y recursos del estado para promover y desarrollar su activismo político.

 

 

El gobierno madurista no tiene dinero para pagar salarios dignos a los trabajadores, no tiene para dotar hospitales y escuelas, tampoco para garantizar energía eléctrica, agua, gasolina y comunicaciones a los ciudadanos. Pero para el activismo político, para financiar candidatos de utilería y partidos satélites, sobran los recursos.  Además, apelarán a la violencia para impedir nuestro despliegue en la calle, haciendo la campaña electoral. Aún en medio de esas circunstancias nosotros, los demócratas comprometidos con el cambio, debemos perseverar en la ruta electoral y llevar al conteo al candidato a perpetuarse en el poder. No le podemos dejar “la cancha de juego” sola a Maduro. Así nos monten “una caimanera” debemos estar allí, para ganarles en su terreno, con sus reglas, con sus árbitros, con su violencia y con sus trampas. Todo esto bajo con la candidatura y el firme y claro liderazgo de María Corina Machado.

 

 

César Pérez Vivas

 

Apología al golpismo

Posted on: febrero 7th, 2024 by Super Confirmado No Comments

El Estado comunista, encabezado por Nicolás Maduro Moros, volvió a cumplir una jornada de apología a la violencia y al golpe de Estado. El domingo 4 de febrero, al cumplirse el 32 aniversario de la felonía ejecutada por la logia militar encabezada por Hugo Chávez, el Estado-PSUV insistió en poner de relieve un evento vergonzoso que abrió de nuevo las puertas a la barbarie y a los más deplorables atavismos de nuestra historia.

 

La cúpula roja quiere torcer la historia y presentar como un hecho heroico un evento propio de una sociedad primitiva. La traición a la Constitución, el uso de las armas de la República para asaltar el poder, la pretensión de asesinar a un presidente elegido democráticamente, fueron las pretensiones de aquellos militares golpistas. No lograron alcanzar el poder con la operación militar adelantada. La habilidad política del entonces presidente Carlos Andrés Pérez y la respuesta de los militares democráticos impidieron que la traición triunfara. Pero se activaron los atavismos militaristas de nuestra sociedad y más tarde, en 1998, el jefe de los golpistas fue elegido presidente. Allí comenzó la tragedia de nuestra Venezuela. Allí regresó el militarismo y la barbarie al poder. Esta nación ha sido tan resiliente que después de 25 años de su presencia depredadora en el poder, aún se mantiene en pie la defensa de la civilidad, la ética, la justicia y la modernidad.

 

 

Quienes hacen apología al golpismo, los que consideran que ese golpe fue bueno, y así lo reivindican, viven ahora criminalizando y hostigando con el calificativo de golpista, a periodistas, políticos y militares que les resultan incómodos. Ser opositor, critico del sistema político y/o defensor de los derechos humanos en Venezuela, constituye un riesgo de perder la vida, la libertad, los bienes y la familia, a través de la gratuita imputación del calificativo de golpista. Más allá de que en algún momento o circunstancia se hayan dado casos de  personas intentando deponer por la fuerza al actual sistema, lo cierto es que el expediente del “golpismo” se ha convertido en una herramienta recurrente para justificar la represión en la sociedad y la purga en el seno del mismo gobierno.

 

 

Lo paradójico es que quienes viven criminalizando a sectores diversos por supuestos o reales eventos de fuerza, no pierden cada 4 de febrero para presentar como un hecho heroico un despreciable y aciago acontecimiento de nuestra historia, que mejor harían si lo colocasen en el baúl de los recuerdos amargos e ingratos que no deseamos celebrar. En definitiva, la cúpula roja se regodea en una apología al delito, al magnicidio frustrado y a la sedición derrotada.

 

 

En esa absurda festividad, en honor al delito, la cúpula gobernante hace gala de derroche y corrupción. Busca la actual nomenclatura del poder extraer de esa celebración respaldo para su aborrecido gobierno y apalancar con dicho delito la campaña continuista que adelantan para pretender seguir en el poder.

 

 

El discurso de Maduro el domingo retrató de cuerpo entero los antivalores puestos de relieve en este 4F cuando afirmó: “De este lado el equipo gana y vamos a ganar por las buenas o por las malas. Que nadie se duerma”… (https://efectococuyo.com/politica/maduro-dice-que-por-las-buenas-o-por-las-malas-siempre-van-a-ganar/)

 

 

Si es por las malas es a la fuerza, por el abuso, el fraude, el irrespeto a los derechos de los ciudadanos. Es decir, el señor Maduro nos amenaza de nuevo con la violencia que ha caracterizado a su movimiento político desde que se hizo presente en la escena nacional, por las malas, con el uso de las armas, aquel fatídico 4 de febrero de 1992.

 

 

Los demócratas venezolanos sólo tenemos la determinación de ganar por las buenas, ganar con el limpio voto del pueblo. Somos plenamente conscientes de que la camarilla tiene que apelar a “las malas”, es decir, a la represión, a la negación de nuestro derecho a elegir y ser elegido, a la censura para impedir nuestro derecho a la libre expresión del pensamiento, a la violencia de sus grupos armados para impedir nuestra presencia en las comunidades, a la manipulación de la justicia para secuestrar y encarcelar a los líderes sociales y políticos.

 

 

A “las malas” ha estado actuando siempre. A la mala buscan negarles a los ciudadanos su determinación de elegir a María Corina Machado como la nueva presidenta de nuestro país. Fueron los ciudadanos, en unas primarias que su maldad no pudo impedir, los que seleccionaron a la ingeniero Machado como nuestra abanderada. A la mala quieren quitarle su legítimo derecho a ser elegida. Nosotros continuamos dando la lucha para que “los golpistas del 4F y sus herederos” respeten nuestros derechos. No van a lograr sacarnos del  escenario aunque continúen con la perversa conducta “de por las malas” que están aplicando.

 

 

Aún así vamos a estar presentes en el área política y electoral. Maduro tendrá que escoger entre aceptar su derrota o desconocer los resultados de esa elección, que más que elección será un plebiscito para echarlo, voto a voto, del poder.

 

 

La apología al golpismo de este 4 de febrero de 2024 ha sido la reconfirmación de que el espíritu de violencia física e institucional sigue acompañando a la camarilla gobernante. A confesión de parte, relevo de pruebas.

 

 

Nuestra lucha por la civilidad, la democracia, la paz, la modernidad y el bienestar de la nación se mantiene hoy más firme y esperanzada que nunca.

 

 

César Pérez Vivas

 

César Pérez Vivas: De la conspiración a la sentencia

Posted on: enero 29th, 2024 by Super Confirmado No Comments

 

La semana qué recién terminó, movió con intensidad a la cúpula roja. Desde su comienzo hasta apenas ayer, sus voceros sólo actuaron para criminalizar a la oposición democrática y para pretender ejecutar políticamente a la líder y candidata de la Unidad Democrática, la Ingeniero María Corina Machado.

 

 

La trama de una supuesta conspiración para derrocar y asesinar  al Sr. Maduro fue el tema central de los principales voceros del poder del estado socialista. La narrativa de la presunta conspiración, de entrada lo coloca a uno en estado de duda, más allá de que algún personaje pueda estar pastoreando nubes con la peregrina tesis de que es posible, en estos tiempos, derribar con una escaramuza fronteriza a un gobierno militarista y violento como el que tenemos los venezolanos.

 

 

Siempre aparecen en la historia de los países, personas capaces de lanzar aventuras y hasta acciones violentas. Nuestra historia está llena de esos episodios. Recordemos que toda esta camarilla instalada en el poder surge a la vida pública, precisamente, por una irresponsable aventura golpista lanzada el 4 de febrero de 1.992. De modo que no me extrañaría que aún haya personas con la peregrina idea de que pueden repetir ese tipo de aventuras. Pero de la existencia de personajes aventureros a armar una historieta de golpe de estado y magnicidio para criminalizar y hostigar a periodistas, dirigentes políticos y terminar inculpando a la candidata de la unidad democrática, hay un largo trecho.

 

 

Nadie en su sano juicio le da crédito a esa historia. Los hechos están evidenciando la repetición de un libreto ya aplicado en otros momentos,  para reforzar la decisión de esa cúpula, de impedir por capricho y odio, el legítimo derecho de María Corina a representar a nuestra sociedad democrática en la elección presidencial pautada para este año 2024.

 

 

A eso conduce la presentación de testimonios con ciudadanos detenidos y colocados a grabar frente a una cámara su versión de los supuestos actos conspirativos.  ¿Cuánto hay de verdad, y cuánto de mentira en esos testimonios?  Conociendo cómo conocemos el modus operandi de la camarilla en el poder, para nada nos puede extrañar que esos videos hayan sido grabados bajo presión, extorsión o halago, como también bajo los efectos de una tortura o de una sustancia.

 

 

Lo cierto es que toda la criminalización derivada de esta historia debería ser objeto de una investigación independiente para determinar lo cierto y los falso de la misma.  Esto porque en el mundo de la oposición política sólo tenemos interés en apelar a la vía electoral para acceder al poder. Nosotros queremos ejercer nuestro derecho a elegir y ser elegidos. Para nada queremos violencia y atropellos. Soy de los dirigentes democráticos que hemos rechazado sistemáticamente el uso de las armas para acceder al poder. Somos de una escuela forjada a la luz de los valores democráticos de la libre elección y de la alternancia en el gobierno. Quienes están hoy en la cumbre del poder son, por el contrario, permanentes apologistas del golpismo, solo que los golpes buenos son los que sus afines políticos e ideológicos han adelantado. Esos golpes los califican de “rebeliones cívico militares”. Ya los  veremos, en apenas unos días, haciendo apología del “golpe bueno” del 4F, a la vez que se rasgan las vestiduras denunciando el desconocimiento de “los acuerdos de Barbados” por parte de la oposición. Es decir, si alguien pretendió hacerlo, ellos meten en el mismo lote a todos los sectores de la sociedad democrática.

 

 

Por lo visto, toda esa forma manipulada de presentar la supuesta conspiración de moda, solo tiene como fin justificar la verdadera conspiración, el verdadero golpe de estado, que no es otro que el propinado al orden jurídico y constitucional con la aberrante sentencia de la Sala Política Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia desestimando y declarando sin lugar, el recurso de vías de hecho, con medida cautelar, presentado por la líder y candidata de la Unidad Democrática, Ing. María Corina Machado.

 

 

La sentencia mediante la cual se ratifica la inhabilitación exprés aplicada por la cúpula roja pasará a la histórica del derecho contemporáneo como el más elevado monumento a la arbitrariedad, a la irracionalidad jurídica y política, y la expresión más acabada de la obscenidad hecha sentencia.

 

 

 

Jamás pensé en mi vida de abogado, estudioso del derecho administrativo, encontrar un acto jurídico, tan alejado de la más elemental lógica, y plagado de tan grotescos conceptos. Imponer la inconstitucional inhabilitación administrativa, establecida en la ley Orgánica de Contraloría, a un ciudadano que no ejercía funciones públicas ya de por sí es un contrasentido; porque es imposible que haya podido enmarcar su conducta en ninguno de los supuestos de hecho establecidos en dicha ley para declarar la responsabilidad administrativa, paso previo a la fijación de la sanción de inhabilitación que dicha ley prevé. Esa delicada situación coloca a los jueces firmantes de la sentencia en cuestión en un grave e inexcusable error jurídico, causante de graves responsabilidades que en algún momento tendrán la obligación de explicar y de encarar. Es más, todo hace presumir que el expediente administrativo presentado por la Contraloría al TSJ, no resiste el más elemental examen de solvencia técnica para sostener una decisión de esta magnitud. Definitivamente esa sentencia nada tiene de jurídica, y mucho si de acto arbitrario, contrario a la ética y a los valores del estado de derecho.

 

 

 

La cúpula roja se dejó ver las costuras en esta semana tormentosa. Mostró su rostro arbitrario, su capacidad para mentir y manipular, pero también su inmenso temor al veredicto ciudadano. Nada de eso les va a permitir huir de ese veredicto. En el momento que los venezolanos puedan medianamente expresarse, por medio del voto, recibirán la contundente sentencia ciudadana: la expulsión del poder.

 

 

 

 

La política digital II

Posted on: enero 18th, 2024 by Super Confirmado No Comments

 

 

En mi artículo de la semana anterior adelanté algunas ideas sobre el avance e implantación de la política digital. Allí comenté el deterioro de la democracia representativa ante el peso e influencia actual de las redes sociales y el resurgimiento del populismo. De la política democrática de corte tradicional, puesta en práctica a través de la democracia representativa como forma de comprometer a personas dedicadas de forma exclusiva y permanente a la gestión de los asuntos públicos, de la existencia de partidos políticos como instrumentos de intermediación entre los ciudadanos y el poder, pero también como cetros de preparación y conocimiento de las personas dedicadas al servicio público, llegamos a un momento donde las personas no quieren partidos, ni representantes sino que se consideran en capacidad de emitir opinión directa desde su ciudadanía para establecer una política, un liderazgo o una decisión en cualquier materia de su interés.

 

 

Ese comportamiento no es el resultado de una reflexión o de un estudio sereno de los asuntos planteados. En muchos casos, dada la instantaneidad de las redes, se trata de emociones generadas por imágenes, palabras o frases, consignas o lemas, que impactan la psicológica o el espíritu de las personas.  Lo grave de esos comportamientos es que buena parte de esas comunidades virtuales son impactadas por los laboratorios que diversos centros de poder (político, económico, religioso o culturales) instalan precisamente para generar comportamientos en el campo o área de su interés.  En el terreno específicamente político, la utilización de las redes para la propaganda y la contra propaganda ha tenido un auge exponencial, hasta el punto de haberse logrado con su utilización, comportamientos y hasta el establecimiento de liderazgos y gobiernos, que luego han producido, fruto de los hechos y los comportamientos efectivos, profundas decepciones sociales respecto de las percepciones iniciales que se ofrecieron. La política digital está demostrando ser efímera, emocional y poco efectiva en la conducción de la vida social. Logra éxitos transitorios, pero aún no termina de garantizar estabilidad y capacidad efectiva de garantizar una convivencia civilizada para atender las demandas del hombre del siglo XXI.

 

 

Lo cierto es que estas herramientas estarán con nosotros y seguirán siendo utilizadas, pero su impacto nos debe obligar a repensar las formas de organización, de tramitación de la participación ciudadana, de la consulta y toma de decisiones para garantizar estabilidad y bienestar de las sociedades post modernas.

 

 

Ya la figura del partido político, por sí solo no resuelve la conducción socio política. Las demás organizaciones de la sociedad, tales como gremios, sindicatos, fundaciones, asociaciones, ligas y equipos tampoco. Las redes, como estamos presenciando, tampoco garantizan efectivas soluciones. El desafío de estos tiempos está en articular una combinación de todas esas herramientas sociales y tecnológicas para ofrecer un sistema de dirección social más eficiente y seguro, capaz de permitirle a la ciudadanía decisiones inteligentes y reales.

 

 

En la base de la construcción de nuevas formas de organización, y en la búsqueda de comportamientos más racionales, está un elemento cultural de especial trascendencia. Se trata de una formación en valores, y en el estudio de los procesos históricos de la humanidad y de cada nación. Si nuestros ciudadanos no acceden a esa formación serán presas fáciles del populismo, de los autoritarismos, de los demagogos y en consecuencia se irá haciendo más presente la frustración y la indignación. Es decir, se estará gestando nuevos y recurrentes niveles de anomia.

 

 

Por eso el desafío de construir una nación auténticamente democrática, moderna, productiva, equitativa y entusiasta pasa por un inmenso proceso cultural y espiritual. Ahí está la gran tarea para poder alcanzar estabilidad, gobernabilidad y desarrollo. Es una tarea de la sociedad toda, de sus diversos sectores y de las organizaciones existentes. En nuestro caso venezolano, un cuarto de siglo de ignominia populista y autoritaria, ha minado de forma sensible el tejido social, pero aún tenemos reservas humanas e institucionales con las cuales desarrollar ese proceso cultural que haga posible la sociedad democrática, moderna y justa de la post modernidad.

 

 

 

César Pérez Vivas

 

La política digital (I)

Posted on: enero 9th, 2024 by Super Confirmado No Comments

 

La política de estos tiempos, como todas las actividades humanas, ha sido impactada de forma definitiva por el auge y desarrollo de las redes sociales, la inteligencia artificial y las modernas tecnologías de la comunicación. Si bien la política como ciencia y arte conductor de la sociedad necesita comunicar, debatir y acordar las ideas, valores y programas, conforme a los cuales va a ordenarse la vida del hombre en la sociedad, también es cierto que toda la construcción de esa direccionalidad requiere de organizaciones con conocimientos y destrezas en diversos aspectos de la vida humana, así como de una afinidad cultural y espiritual que hagan posible la elevación integral de la persona humana y de la sociedad en la que actúa.

 

 

Las ideas y las organizaciones requieren de un liderazgo que les dé forma y las comunique adecuadamente para que la respectiva comunidad las asuma suyas, coopere en su implementación y permita su desarrollo y permanencia. La historia de la humanidad nos ha enseñado el complejo proceso de constitución de las sociedades. Desde el hombre nómada hasta el establecimiento de los asentamientos humanos, estos fueron evolucionando a ciudades y a niveles de dominación territorial y humana más allá de su propio espacio natural. Surgen los reinos, imperios, países y otras entidades, hasta que toma cuerpo el estado en sus diversas formas, para evolucionar y llegar al moderno concepto del estado de derecho reconocido en la comunidad internacional.

 

 

Cuando en este siglo XXI hablamos de democracia, de estado social de derecho, de respeto y vigencia de los derechos fundamentales de la persona humana, estamos trabajando y defendiendo conceptos construidos por el hombre a lo largo de la historia. Pero fundamentalmente estamos hablando de la vida del hombre en la sociedad contemporánea.

 

 

La conducción, entonces, de las sociedades modernas tiene su base en una historia y en una ingeniería social forjada a lo largo de los siglos. Conocer esa historia, conocer las ciencias forjadas en su transcurso y poderlas aplicar para elevar la calidad y dignidad de la vida humana, constituye una permanente demanda del ser humano en cada sociedad y en cada etapa histórica.

 

 

Hoy día la democracia como sistema de vida y de gobierno es un valor de la cultura occidental. Democracia en términos de conducción del estado moderno y de valores aplicados a la vida social, más allá de la dirección del poder público. Todo lo cual busca el establecimiento de una convivencia civilizada entre los seres humanos Esa convivencia supone, además, una capacidad de las sociedades de generar las condiciones para que todas las personas puedan acceder a los bienes materiales y espirituales con los cuales tener una vida digna.

 

 

Cuando las sociedades por diversas circunstancias no están en capacidad de ofrecer esas oportunidades se altera esa convivencia y surgen los conflictos. La capacidad de canalizar y resolver esos conflictos es parte de la tarea de la política y sus ciencias auxiliares.

 

 

Podríamos decir que la convivencia civilizada es el resultado de la paz, o que ésta sólo se garantiza cuando hay dicha convivencia. La paz es además fruto de la justicia. Como bien lo señaló en su tiempo el papa Pablo VI: “la justicia es el nuevo nombre de la paz.”

 

 

Todas esas circunstancias hacen que la conducción de las sociedades contemporáneas constituya un desafío permanente, máxime en estos tiempos en que la información y la comunicación se está produciendo en tiempo real, gracias a los avances de las tecnologías y su democratización.

 

 

En el siglo XX para ejercer la política, es decir para ofrecer conducción a las sociedades, se consolidaron herramientas fundamentales como los partidos políticos. Estos evolucionaron a ser instituciones normadas, con liderazgos marcadores, direcciones colectivas, que, a partir de una doctrina o ideología, moldearon y forjaron las sociedades democráticas modernas. Los partidos eran, entonces, verdaderas comunidades integradas, con afinidades culturales y con apego a los liderazgos que encarnaban esas ideas y proyectos de sociedad. Llegaron a ser escuelas formadoras de ciudadanía y de conductores sociales.

 

 

El ejercicio del poder convirtió aquellas instituciones en meros aparatos para la toma y ejercicio del poder, los antivalores tomaron cuerpo en sus cuadros, y la incapacidad de las sociedades y de las mismas organizaciones para atender la creciente demanda social fueron creando las condiciones para su deterioro y deslegitimación.

 

 

Estos procesos de insatisfacción social se han podido potenciar más, gracias al surgimiento de las modernas tecnologías de la comunicación. Hoy en día toda persona está en capacidad de comunicar sus sentimientos, propuestas, críticas y posiciones en forma abierta a través de las redes sociales. Allí se hacen más evidentes los valores y anti valores de los seres humanos. El amor, el odio, la verdad, la mentira, el respeto y la agresión se ponen de manifiesto de forma permanente. En el campo de la política el impacto de esos valores y de los diversos comportamientos humanos se hace más evidente, pues nos impacta a todos.

 

 

La formación de un comportamiento social y político es más expedito y lineal, gracias a la capacidad de expansión de las ideas, posturas e informaciones. que en estos tiempos ofrecen las redes sociales. Por otra parte, nuestras sociedades contemporáneas son más inmediatistas y exigentes. Frente a los diversos problemas existentes buscan respuestas y soluciones inmediatas. Y esas, en muchos casos, no son posibles de ofrecer en los tiempos, que los diversos grupos sociales anhelan. Todo este complejo proceso está generando inestabilidades y fenómenos socio políticos que impactan profundamente la política.

 

 

Cuando hablamos de política digital estamos, entonces, hablando de la capacidad de impactar el comportamiento político de los pueblos desde las redes sociales. De las formas de organización surgidas con su existencia. De las diversas comunidades virtuales existentes en el mundo contemporáneo. Pero fundamentalmente hablamos del surgimiento de un proceso de acción política sostenido sobre la base de la comunicación impulsada en dichas redes, con la especial característica de la simplificación, la elaboración de contenidos reduccionistas, previamente planificados para atraer la atención de ciudadanos, que, en la mayoría de los casos, carecen de suficiente información y formación para clasificar y calificar de forma objetiva y cierta los mensajes que recibe.

 

 

Las sociedades contemporáneas caracterizadas por su complejidad, por la necesidad de dedicar más horas al trabajo para atender las necesidades humanas, y, además, abrumadas por el volumen de información y actores sociales que las redes ofrecen, convierten a las personas en consumidores de mensajes simplificados, capaces de atraer su atención por pocos segundos, y poco dispuestos a dedicar tiempo a la lectura y reflexión de temas complejos. Estamos frente a un creciente conjunto de personas que buscan consumir una idea o un tema de forma sucinta, concreta e impactante. De hecho, la existencia de redes (X o Insatagram) que limitan el tamaño de los mensajes escritos a un determinado número de caracteres ya obliga a un esfuerzo superior de síntesis, pero sobre todo a transmitir mensajes breves o simplemente a comunicar consignas, o expresiones destinadas a impactar la sensibilidad de las personas.  Para nada se aprecia un discurso denso y apropiado a la compleja tarea de conducir la vida social.

 

 

Vivimos tiempos en los cuales la lectura y la reflexión no constituyen la prioridad de las mayorías, y por supuesto que ello incluye a los actores políticos, más interesados en atraer la atención ciudadana en el marco de esta política digital, que ciertamente interesados en profundizar en el estudio de la ciencia política, y de sus ciencias auxiliares, como la filosofía, la historia, la sociología, el derecho o la economía. La política digital ha derrumbado los mecanismos de la política democrática, básicamente la de la democracia representativa. (En mi próxima entrega continuaré esta reflexión).

 

César Pérez Vivas

La fuerza espiritual 

Posted on: diciembre 29th, 2023 by Super Confirmado No Comments

Estos días, previos a la noche buena y a la Navidad, han sido especialmente rudos para nuestra nación.  Se han producido un conjunto de eventos y hechos complejos en el campo de la geo política, con efectos directos sobre el quehacer de nuestra sociedad. El intercambio de presos entre los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela, la aparente apertura a estudiar, en sede judicial, el conjunto de arbitrariedades cometidas contra el liderazgo político de la oposición con la inconstitucional herramienta de las inhabilitaciones administrativas, la reunión de los presidentes de Guyana y Venezuela sobre el tema de nuestra reclamación del territorio Esequibo, entre otros, constituyen un conjunto de eventos, sucedidos de forma tan inmediata que la ciudadanía no termina de digerir y examinar uno,  cuando ya está ocurriendo otro de igual o mayor impacto.

 

 

Ese impacto toca la dimensión psicológica y emocional, y por lo tanto política y económica de nuestra sociedad. Han sacudido el espíritu, el ánimo y la voluntad de nuestros con ciudadanos. He recibido mensajes y he dialogado con amigos sobre estos acontecimientos de donde percibo confusión, dudas, desconfianza, indignación y hasta decepción.

 

 

A todos, y especialmente a mis asiduos lectores, les ratifico mi convicción respecto de lo que es y debe seguir siendo nuestra hoja de ruta. No perder el foco central de la lucha que tenemos planteada y de los pilares fundamentales sobre los que basamos la misma. Eso no significa renunciar a nuestra capacidad de cuestionar los hechos contrarios a la ética y al derecho, ni mucho menos nuestro derecho a repudiarlos y a expresar nuestras opiniones. Lo que no podemos es caer en el terreno de la desesperanza y la entrega, ni mucho menos descalificar a quienes se ven forzados a emitir una opinión en aras de lograr la libertad y la democracia. Hay momentos y circunstancias en las que es menester, frente a dos males a optar por el mal menor, como camino a la conquista del bien común.

 

 

Los dos pilares fundamentales de la hoja de ruta citada son la UNIÓN de la sociedad democrática en torno al programa de cambio y a la candidatura legitima de María Corina Machado. Y LA RUTA ELECTORAL con la preparación, organización y movilización hacia la elección presidencial establecida para este año 2024 por la Constitución.

 

 

Por supuesto que nos indigna el uso del poder del estado para perseguir y encarcelar inocentes para luego convertirlos en fichas de canje, con los cuales liberar de la justicia a parte de los personajes que han contribuido al saqueo de nuestras finanzas públicas y nuestros recursos naturales.

 

 

Nos duele ver cómo se pretende jugar con nuestro amor a Venezuela impulsando una agenda de fingido patriotismo, que luego queda develada en una reunión bilateral con Guyana. El comportamiento de la cúpula roja, a lo largo de estos 24 años de ejercicio abusivo de poder, no nos da certeza de respeto a nuestros derechos políticos en el seno de una justicia totalmente controlada desde Miraflores, pero quienes defendemos los derechos humanos, y dentro de ellos los derechos políticos, debemos buscar en cada ventana o rendija que se ofrezca, la ocasión para exigir su respeto y poner en evidencia su abierta violación.

 

 

Aun en medio de todas esas circunstancias, debemos mantener firme nuestra fe, solida nuestra voluntad de luchar y de ejecutar el acto electoral. La noche buena y la navidad que estamos celebrando nos ofrecen un elemento y un mensaje definitivo para afrontar las mismas. Es la fe, la esperanza que encarna la presencia del Dios humanado entre nosotros. Jesús nació en un pesebre y sus padres debieron sortear graves dificultades para que aquel niño pudiese cumplir su misión.

 

 

Ahí está la fuente de nuestra fuerza espiritual.  Es esa fuerza la que nos ha permitido resistir los embates de la barbarie. Es esa fuerza la que nos mueve cada día para salir adelante. Y es ella la que nos permitirá el triunfo del bien sobre el mal.  O dicho de otra forma es el impulso de las fuerzas espirituales las que nos dará la voluntad, el coraje y la inteligencia para derrotar la camarilla de los protervos a la que me referí en mi entrega de la semana anterior.

 

 

Confiemos pues en nosotros mismos, impulsados por la fuerza emanada del Dios hecho hombre, cuyo nacimiento celebramos, para afrontar el gran desafío de este año 2024. No podemos caer en el derrotismo, ni tampoco en las tácticas de la cúpula roja experta en la guerra sucia, en la manipulación y en la mentira. Con la fuerza de ese espíritu, los hombres y mujeres de bien, debemos continuar la ruta planteada.

 

 

Feliz Navidad amigos.

 

César Pérez Vivas

El conmovedor testimonio de Tarazona

Posted on: diciembre 14th, 2023 by Super Confirmado No Comments

El pasado martes 5 de diciembre, en horas de la tarde, tuve la oportunidad de asistir a la tercera audiencia de inicio del juicio al conocido educador y defensor de los derechos humanos Dr. Javier Tarazona. La audiencia estaba fijada para la 1 de la tarde. El preso político fue traslado a la sede del tribunal, en el Palacio de Justicia de Caracas, tres horas después por un contingente armado del SEBIN integrado por más de 12 funcionarios que parecían estaban presentando en la sede judicial a un peligroso narco traficante, y no a un hombre de paz y de servicio al prójimo. Así se comportan los sistemas autoritarios. Deben exhibir fuerza, meter miedo a los ciudadanos, demostrar que son dueños de las armas con las que humillan a personas inocentes.

 

 

A las 4 y 30 de la tarde comenzó una audiencia, en la que se debió haber otorgado la libertad al conocido educador, pero lamentablemente  se ofreció negativa respuesta a las fundadas solicitudes de la defensa para dar por cerrado este infausto caso o de adelantar el juicio en libertad, como debería ser en un sistema de justicia que respetase los principios fundamentales del derecho moderno. En el derecho revolucionario no existen tales principios, porque precisamente no se respetan los derechos humanos.

 

 

Recordemos que Javier Tarazona tiene 2 años y cinco meses, injusta y arbitrariamente preso, en la cárcel política del Helicoide de Caracas. En dos años y medio no ha habido juicio justo. Lo han iniciado tres veces. Cuando va avanzando y se percatan que no tienen pruebas para incriminarlo de  ningún delito, antes que ponerlo en libertad, han aplicado el formato de reponer la causa a cero para iniciarlo nuevamente. Por eso Javier tuvo por tercera vez, ante un tercer juez, que ofrecer en la audiencia oral y pública, su versión de los hechos y de los cargos que se le imputan.

 

 

Bueno es recordar que el Ministerio  Público le imputa, sin que existan hechos que sostengan esa acusación, los delitos de traición a la patria, instigación al odio y terrorismo. Es decir le aplican la misma receta que se les aplica a todos los prisioneros políticos. Javier Tarazona tomó la palabra para defenderse de tamaña infamia en la audiencia de marras.

 

 

Confieso que me conmovió profundamente oír su testimonio. Apreciar su entereza, conocer de su propia voz el dolor y el daño que le han causado en la prisión. Duele en el alma saber que en pleno siglo XXI, después de lo que ha vivido la humanidad, aún existan personas y gobiernos que recurran, sin pudor alguno, a la tortura y a los tratos crueles para otros seres humanos, porque los jerarcas y dueños del poder no aceptan la crítica, o porque se muestran sus crímenes y desatinos.

 

 

La declaración de Tarazona ante el tribunal de Juicio por terrorismo me resultó conmovedora. Ya nosotros, los venezolanos, conocemos casos dramáticos de muertes en los calabozos del socialismo bolivariano. Solo con recordar a Fernando Alban y al Capitán Rafael Acosta Arévalo tenemos pruebas irrefutables. Pero oír a la víctima en vivo y directo, describir las torturas  a que ha sido sometido, y apreciar que ese testimonio para nada inmuta a las autoridades judiciales, resulta además de doloroso, profundamente indignante.

 

 

Pero lo que más me tocó el alma es oír a Javier Tarazona expresar al Tribunal y al Ministerio Público la confesión de que él se está muriendo en prisión. Informó que toma cada día 19 medicamentos como resultado de la enfermedad metabólica que lo aqueja. Solicitó se agreguen al expediente, porque insólitamente no lo están, los informes médicos que evidencian su delicado estado de salud y su progresivo deterioro. Les dijo a las autoridades presentes: “no me dejen morir en esa cárcel”.

 

 

De inmediato recodé la muerte en prisión del General Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa del gobierno socialista.  Ciertamente un paciente como Tarazona requiere un riguroso régimen alimenticio, y de un minucioso tratamiento, para poder sobrevivir a la obesidad mórbida que le aqueja.

 

 

Javier rechazó todos esos cargos infames que se le imputan con elocuencia y contundencia. Destacó su rol de defensor de los derechos humanos y promotor de los valores democráticos. Francamente ofreció una cátedra de la función de los defensores de los derechos humanos, de los riesgos que corren en sistemas autoritarios. Reivindicó su condición de docente y de luchador democrático. Dejo claro que fue llevado a la cárcel para callar su voz, para que su labor se detuviera.

 

 

En esa misma audiencia ofrecieron sus testimonios, además, tres jóvenes venezolanos a los que de forma infame se les vinculó a esta causa, sin que hubiese razón alguna para hacerlo. Está claro que el objetivo de esa operación de violencia y venganza institucional es Javier. Sin embargo el día de su violenta  detención, ocurrida en la sede de la Fiscalía Superior del Ministerio Público, en la ciudad de Coro,  le acompañaban su hermano Rafael Tarazona Sánchez y el joven abogado falconiano Omar de Dios García, quien lo estaba asistiendo jurídicamente, de modo que insólitamente se le llevó a la cárcel por ejercer su profesión de abogado. El tercer declarante fue el funcionario de la Guardia Nacional Larry Osorio, cuya detención carece de lógica explicación.

 

 

Frente a la interrogante de la juez de si aceptaban los hechos y cargos imputados, Javier y sus compañeros de tragedia, rechazaron firmemente hacerlo. Toda una lección de dignidad, de entereza, de ética y de valentía.  Inocentes como son, dispuestos a mostrar su verdad a nuestra sociedad, han rechazado el recurrente planteamiento de aceptar dichos cargos para resolverles la situación de ciudadanos enjuiciados, y depositados en una pocilga que les ha servido de cárcel a Javier y a Osorio, pero que también la soportaron por tres meses Rafael y Omar de Dios.

 

 

Cuando recordamos el 75 aniversario de la adopción de la Declaración Universal de los DDHH, y celebramos ayer el día mundial de los Derechos Humanos, no puedo menos que deplorar la triste situación de violación permanente, sistemática y con patrones constantes, de los derechos fundamentales de la persona humana en nuestra patria, por parte de un régimen político que se vendió como humanista y que ha terminado siendo un sistema vengador, violento, cargado de odio, promotor de muerte y de violencia.

 

 

Esta tragedia que apreciamos todos los días, y que el caso Tarazona nos lo hace presente, nos convoca a la unidad nacional y a la lucha ciudadanía con el fin de rescatar la paz, la convivencia civilizada y la plena vigencia de los derechos del hombre. A esos objetivos consagramos nuestras luchas de estos tiempos.

 

 

César Pérez Vivas

 

El rey desnudo

Posted on: diciembre 6th, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

El evento político del fin de semana ha dejado al rey desnudo. Definitivamente la revolución se fue al vacío. La realidad es terca y termina imponiéndose. La cúpula roja empeñada en crear las condiciones que le permitan perpetuarse en el poder ha recibido este 3 de diciembre de 2023 una contundente nueva lección de la ciudadanía venezolana. Millones de dólares derrochados, mal gastados, una apelación al patrioterismo, un despliegue del partido Estado para opacar el resultado de las primarias del 22 de octubre pasado, ha terminado en una contundente autoderrota.

 

 

El vacío del domingo no deja lugar a dudas del rechazo de nuestro pueblo al socialismo del siglo XXI y del profundo anhelo de cambio existente en el seno de nuestra sociedad.

 

 

Más allá de los resultados oficiales ofrecidos por el CNE, la realidad la percibió, la palpó en cada rincón de nuestra geografía cada uno de nosotros. Los centros de votación vacíos, las caras aburridas de los funcionarios que hacían de responsables de los mismos o de testigos de las mesas, los buses rojos circulando sin pasajeros, la palabrería hueca de los jefes de la revolución y de la constelación de colaboradores tarifados llamando, a través del aparato de propaganda estatal,  a los indiferentes ciudadanos a hacer acto de presencia, fueron la constante de la jornada.

 

 

Al igual que en la elección de la ilegitima e inconstitucional elección de la Asamblea Nacional del 30 de julio de 2017 la vocería del Poder Electoral dio unas cifras abultadas. Recordemos lo dicho entonces por la empresa que le hacía los servicios tecnológicos al Estado:

 

 

«Smartmatic ha respaldado todos los resultados de las elecciones realizadas en Venezuela desde el año 2004 hasta 2015, independientemente del partido político que haya ganado. Cuando resultó ganador el presidente Chávez en el año 2004, no dudamos en avalar dicho resultado basándonos en la seguridad de nuestra plataforma y en las múltiples auditorías que se realizaron. Así ha ocurrido siempre en cada elección subsiguiente, incluyendo cuando ganó el presidente Maduro en 2013 por un pequeño margen o cuando la oposición ganó la mayoría de la Asamblea Nacional en el año 2015», dice la empresa en su página, y prosigue: «Gracias a la existencia de este robusto sistema automatizado de votación es que podemos saber, sin lugar a dudas, que en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación». (https://www.dw.com/es/venezuela-empresa-que-hizo-recuento-de-votos-denuncia-manipulaci%C3%B3n/a-39940859)

 

 

Si  en aquellas circunstancias de la elección de la Asamblea Constituyente de 2017, sus propios operadores tecnológicos, como hemos visto, denunciaron  la manipulación de los resultados y afirmaron que inflaron en más de 1 millón los participantes, nadie puede dudar a luz de lo visto y documentado que estamos ante una nueva manipulación de las cifras. ¿En cuánto han inflado la participación? La verdad, es poco significativa una cuantificación, porque la realidad está en la retina y en la mente de cada venezolano.

 

 

El gigantesco aparato de publicidad y propaganda del régimen seguirá repitiendo la mentira oficial. Dirán una y otra vez, con ocasión y sin ella, que concurrieron a avalar el referéndum politiquero los 10 millones anunciados oficialmente.

 

 

Por supuesto que nadie les cree porque todos fuimos testigos del vacío que nuestro pueblo les aplicó.

 

 

El objetivo de la camarilla gobernante de borrar el efecto de las primarias y en consecuencia descalificar la candidatura unitaria de María Corina no lo lograron.

 

 

Ahora la gente tiene en su memoria fotográfica aquel evento entusiasta, austero, ciudadano, multitudinario y cívico; y este otro del 3 de diciembre, que fue desolado, triste, funerario, derrochador y corrompido.

 

 

Finalizada esta temporada de populismo y activismo político gobiernero, Maduro y su entorno están obligados a asumir con seriedad la defensa de nuestros derechos sobre el territorio Esequibo, en la instancia en que se decide el asunto: la Corte Internacional de Justicia.  Así como la señora Delcy Rodríguez fue a oponerse a las solicitudes cautelares de Guyana, ahora deben asistir y prepararse para la defensa  de fondo en el juicio que cursa  en dicho tribunal. La fecha del 8 de abril de 2024, fijada para presentar nuestra defensa, está ya a la vuelta de la esquina. Para ello deben convocar a los mejores expertos en la materia. Nuestra Academia de Ciencias Políticas y Jurídicas, nuestras facultades de derecho, nuestras organizaciones diplomáticas cuentan con personas de larga experiencia y con erudición suficiente para preparar esa defensa. No hacerlo es aceptar integralmente la reclamación guyanesa y constituiría una traición a nuestra Venezuela.

 

 

Los estrategas del régimen pensaron que iban a lograr cerrar este año 2023 e iniciar el 2024 con una imagen de fuerza, que lograrían ofrecer a propios y extraños un reforzamiento del mito de la invencibilidad de la revolución. Pues bien, han logrado el efecto contrario. Han puesto en evidencia que ni aún recurriendo a la presión, a las amenazas, al derroche de nuestras finanzas públicas, a un patriotismo fingido, a un patriotismo de utilería pueden convocar al país. Los ciudadanos se han expresado nuevamente contra quienes gobiernan. Nos corresponde a los demócratas la tarea de encausar este sentimiento para hacer efectivo el cambio político en las presidenciales del 2024. En fin, el rey ha quedado desnudo en el centro de la plaza.

 

 

César Pérez Vivas

 

Del festín de Baltazar al de Nicolás

Posted on: noviembre 23rd, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

El festín de Baltasar es el título de una de las obras de arte más conocidas y populares del afamado pintor neerlandés Rembrandt Harmenszoon van Rijn (mejor conocido como Rembrandt), cuadro pintado en 1635 y actualmente exhibido  en la Galería Nacional  de Londres.

 

 

En dicha pintura se refleja la historia del rey Baltasar de Babilonia celebrando un banquete en el que los comensales toman bebidas y comen en cuencos (tasas) y vasos saqueados del templo de Jerusalén por Nabucodonosor, durante la conquista de la capital de los judíos que condujo al sometimiento de Babilonia.

 

 

En estos tiempos vivimos un festín parecido al que montó el antiguo Rey de Babilonia. Asistimos a un festín donde los  “comensales” disfrutan sus comidas y bebidas con los instrumentos, vale decir con los recursos de la nación venezolana, mal gastados de forma directa o a través de los personajes beneficiados con oscuros negociados.

 

 

Ese festín, ahora montado por Nicolás, es la nueva campaña política, en el formato de un referéndum consultivo. Es la oportunidad para que los permanentes invitados de la cúpula roja a sus saraos y encuentros coman, beban y obtengan otros privilegios de las sobras que caen de la mesa del todopoderoso convocante.

 

 

Unos pocos disfrutan de los dineros públicos a manos llenas, como ejemplo CADIVI y el caso Tarek-PDVSA. Otros se deleitan con los abundantes platillos ofrecidos, o con el desbordante  escoses que liban en sus saraos, mientras millones de compatriotas mueren de hambre y de mengua a las puertas de nuestros hospitales, por falta de atención y de medicamentos.

 

 

No otra cosa se puede decir de lo que hemos visto en estos días de intensa campaña,  con el grotesco derroche de recursos, en los círculos conspicuos de la cúpula roja y con los mismos  personajes,  que en cada oportunidad están presentes en el besa manos y en la felicitación a la dictadura.

 

 

Así lo vimos en un evento en el Teatro Teresa Carreño el pasado martes 7 de noviembre. El afán por tomar la mano de nuestro “Rey Baltasar”, por ofrecerle su comentario a los oídos, por sacarse el selfie de rigor, no deja lugar a dudas de la abundante corte de felicitadores que viven de estos eventos, más sofisticados que los descritos por Pio Gil, en su clásica obra, contenedora de la descripción de la sociedad venezolana de comienzos del pasado siglo.

 

 

Lo hemos también visto,  en todo su esplendor,  en el show instalando a las puertas del CNE, donde los mismos personajes se presentan, usando los colores y símbolos de los partidos secuestrados, o las nuevas franquicias establecidas,  a mostrar su lealtad al reino del que reciben las sobras del festín y del saqueo desarrollado a lo largo ya de un cuarto de siglo.

 

 

En los corrillos políticos se comenta sin el menor pudor y en altiva voz: “anda a retirar tus franelas, tu mesada para los gastos de la campaña y pasa a sacarte la foto respectiva.” Presurosos los actores presentes en este cuadro, aún no dibujado o reflejado  en un lienzo, pasan por la oficina del mecenas de la comarca a buscar sus euros o dolares. Ya viene diciembre y es menester garantizar “los regalitos”, las hallacas, el pernil y el whisky de familiares y amigos.

 

 

Mientras los invitados al festín, así como los que se cuelan, disfrutan de los placeres del banquete de estos tiempos, nuestros trabajadores no podrán hacer una modesta hallaca con los salarios y aguinaldos que la revolución les paga.

 

 

Hemos leído y oído el justo reclamo de los trabajadores activos y jubilados reclamar esa brutal discriminación. Mientras la cúpula roja y sus colaboradores exhiben sin pudor su riqueza, en los hogares de Venezuela no habrá alegría en esta navidad. No estarán todos en casa. En cada familia apenas estarán unos pocos. No habrá juguetes para los niños. Tampoco hallacas y pernil. Habrá, solo, el hambre y la pobreza que este socialismo ha generado.

 

 

Aquí está un tema para que alguno de nuestros buenos pintores, inspirados en el talento artístico de Rembrandt, dejé para la posteridad otra obra maestra de la pintura, que podrá titular: El Festín de Nicolás.

 

César Pérez Vivas