|

¿Nos roban o los botamos?

Posted on: diciembre 14th, 2014 by Zacha Escalona No Comments

En este mismo diario hace días aparecieron unas desafortunadas declaraciones del Vicepresidente de la República Jorge Arreaza en la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Veracruz, México esta semana. Arreaza, alertaba sobre la necesidad de regular cualquier estrategia de movilidad de estudiantes para que otros países no se los roben.

 

Sería interesante que los psicoanalistas de nuestro país hicieran un estudio acerca del locus de control externo y este socialismo del siglo XXI. ¿Cómo ser gobernados por individuos que atribuyen todas las responsabilidades de los eventos que ocurren a otro y nunca se revisan internamente?

 

¿Arreaza ignora cuánto tarda un joven recién graduado en conseguir trabajo en Venezuela?

 

¿Desconoce las cifras de inseguridad, que hacen precisamente a nuestros jóvenes los más vulnerables a perder la vida víctimas de la violencia?

 

Estoy seguro que no. Pero siempre es más fácil atacar, con tal de justificar a un gobierno que solo acumula poder y no asume su fracaso.

 

Miremos este ejemplo solo por citar uno de miles: una pareja de 30 años, que montó un restaurante en la vía a Playa El Agua y fueron robados en tres oportunidades, vivían en casa de sus padres porque lo que ganaban no era suficiente para tener algo propio. Sólo él, que había estudiado cocina se dedicaba al oficio para el que había sido formado. Ella, le ayudaba en lo que podía. Pero nunca logró montar el laboratorio dental que aspiraba tener, porque las trabas para emprender y tener un negocio propio se lo impidieron. ¿Fueron ellos robados por el país en el que decidieron tener una nueva vida? ¿O la falta de oportunidades de este país en el que el Estado cree que controlando, regulando y cerrando puertas las cosas mejorarán? Nada puede denotar mayor desconocimiento sobre la decisión de emigrar que una afirmación tan irresponsable. Ojalá fuera tan vehemente el Estado venezolano para castigar a los responsables del desfalco al país que realizaron las empresas de maletín y que hoy nos causan esta profunda crisis que impide brindar más y mejores oportunidades a nuestros jóvenes.

 

¿También van a decir que otros países se llevaron a los petroleros de Pdvsa cuando todos sabemos que la politización de la industria petrolera dejó a muchos buenos profesionales sin trabajo y muchos de estos, de todos los niveles debieron abandonar su vida en Venezuela y emprender un nuevo camino allende nuestras fronteras?

 

Un año perdido

Posted on: diciembre 7th, 2014 by Zacha Escalona No Comments

Es importante hacer balances de las cosas que han pasado en el país, y como se acerca el fin de año, el ánimo de fiesta a veces se ve opacado por la reflexión que siempre nos debe dejar un aprendizaje. Ese es el propósito de estas líneas que compartimos hoy.

 

Hagamos memoria. A principios de año Rafael Ramírez habló de posibles unificaciones cambiaras que quizás podían solucionar uno de tantos problemas económicos que padecemos. Luego nos vendieron, usando todos los medios del Estado para publicitar algo que sabíamos no dejaría resultados concretos, unas reuniones y mesas de diálogo con distintos sectores económicos intentando sanar y mejorar relaciones, pero apenas cerraban la puerta, los insultos y ataques desde el Gobierno no tardaban en llegar. Luego nos hablaron de una guerra económica que nadie creyó, y un sinfín de vaivenes acerca de un posible aumento de la gasolina.

 

Lo cierto es que el año ya terminó y nada pasó. Las cifras que da el Banco Central más nunca fueron publicadas, el comercio en el país vive uno de los peores momentos luego del Dakazo y su reedición de este mes, la escasez ya forma parte de nuestra vida cotidiana, y aún y con varios aumentos el sueldo dura en el bolsillo menos que un estornudo.

 

El dólar paralelo sube casi a la misma velocidad con que la cotización de nuestro barril de petróleo cae semanalmente haciéndonos aún más vulnerables de lo que ya somos. Nadie invirtió, nadie creó un nuevo puesto de trabajo, la gran mayoría de la población profesional emigró o tiene planes para hacerlo. Lo que es peor: pocos tienen la certeza que la situación mejorará en 2015.

 

Muchos hablan del daño que viene, otros afirman que viendo las perspectivas para el próximo año vamos a extrañar este atropellado 2014. Y no les falta razón. El Gobierno y los venezolanos quizás nos enfrentemos a un año con una complicada situación económica que teníamos mucho tiempo sin vivir. ¿El Gobierno estará preparado para gobernar con un barril de petróleo por debajo a lo estipulado en el presupuesto nacional? ¿Los venezolanos sabremos cómo enfrentarnos a un panorama como éste?

 

Un año perdido no se recupera en uno sino en varios ¿se imaginan lo que nos espera si no es uno el año perdido sino varios? Hay que luchar para tener un mejor 2015.

 

 

 

 

 

Por: Armando Briquet

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Posted on: abril 28th, 2013 by Laura Espinoza No Comments

Partamos de una realidad. El mapa político de este país cambió el 14 de abril. Ese importantísimo día para nuestra historia contemporánea debió significar un tono distinto para entendernos como actores políticos, como amantes del arte de la política.

 

Nuestra generación se propuso reivindicar el oficio de la política. A ello hemos dedicado los últimos 15 años de nuestra vida. En plena década de los 90, cuando la mayoría del país acusaba como causante de sus problemas a los políticos, cuando la antipolítica dio paso a una serie de eventos desafortunados cuyas consecuencias hemos pagado los últimos 14 años, un grupo de jóvenes conocidos decidimos que el mejor camino para cambiar las cosas en el país era trabajando dentro de la política, aprendiendo y conviviendo con quienes construyeron la Venezuela del siglo XX, con sus aciertos y desaciertos.

 

Y con esa idea emprendimos este proyecto que hoy ha logrado reunir en torno a la Unidad Venezuela, la tarjeta más votada en las pasadas elecciones del 14 de abril, una alternativa para el país, una opción y un programa para el progreso del país. Estamos seguros de que más temprano que tarde esta oportunidad de no sólo gobernar al país, sino de recuperarlo y reconciliarnos como sociedad, se materializará.

 

Hablamos de reconciliación y diálogo porque creemos en un proyecto en el que incluso quienes piensan distinto a nosotros tienen un espacio, deben tenerlo. Esa idea del gobernante que llega como un tornado a convertir polvo lo que se ha hecho para empezar una revolución nos condujo a lo que vivimos, a lo que padecemos y nos ahoga día a día. La ausencia de diálogo, de comunicación, de un juego de cooperación, nos hace mucho daño como sociedad y nos trae consecuencias para el vital desarrollo del país.

 

Al equipo político del partido del gobierno vaya este mensaje: para fortalecer su liderazgo interno, debilitado tal y como está, no es necesario aplastar a la mitad del país.

 

Más allá del resultado del 14 de abril, de la proclamación de un candidato y su efectivo ejercicio del poder existen dudas razonables, sustentadas y comprobadas respecto a la transparencia del proceso y, por ende, de la exactitud de sus resultados.

 

Es nuestro derecho exigir que las dudas sean aclaradas, es nuestro derecho evitar que las elecciones en nuestro país sigan siendo un nicho de abusos. No basta cargar con la cruz de: “eso siempre ha sido así en el continente”, como algunos observadores internacionales se han encargado de decir. Vinimos a hacer las cosas distintas y nuestras generaciones futuras así nos lo reclamarán.

 

armando.briquet@gmail.com

Armando Briquet

Fuente: EU

Nuestra lucha: la verdad

Posted on: abril 21st, 2013 by lina No Comments

El violento tiene que entender que, de este lado, del de los demócratas no tiene cabida…

“Tales características no pueden quedar encuadradas en un sistema; muchas se contradicen mutuamente, y son típicas de otras formas de despotismo o fanatismo, pero basta con que una de ellas esté presente para hacer coagular una nebulosa fascista”

Humberto Eco

Las luchas que se han hecho a lo largo de la historia por la defensa y el reconocimiento a los Derechos Humanos y el respeto a las garantías que cada persona tiene por el simple hecho de ser ciudadano de un país, han sido tan diversas como contundentes. La mayoría de ellas, las más categóricas y decisivas, han tenido un elemento común que las define y las caracteriza: no han utilizado la violencia como mecanismo para lograr sus objetivos. Antes bien, han logrado sobreponerse a la opresión y a la injusticia utilizando como bandera la entereza, la persistencia en el objetivo común y la paciencia para librar cada batalla por ruda que esta sea.

 

Cuando la razón te asiste, no importa quién levante más la voz, quién es el que tiene bajo su mando el poder de las armas, quién controla los medios de comunicación, porque lo que vale es la verdad. Y la verdad está de tu lado. La verdad tiene muchos enemigos, en nuestro país son poderosos y ruidosos. Pero nunca, ninguno de ellos son superiores a ésta.

 

Si hay algo que demostró el resultado del domingo, independientemente de lo que arrojó el CNE, es que somos millones que queremos que el país viva tranquilo, y por tranquilo entendemos desde acabar con el sobresalto porque la inseguridad te ataque al salir de tu casa, hasta poder expresar libremente tu preferencia política, sin que seas atacado o perseguido por ello.

 

También quedó demostrado que somos mayoría quienes además creemos en que el país debe tomar un camino diferente, y trazar una ruta de paz y entendimiento entre los actores políticos. No son suficientes estas líneas para rechazar los hechos de violencia y persecución contra trabajadores públicos, partidos políticos, y ciudadanos que se han expresado libremente a favor o en contra de una opción.

 

Desde aquí hacemos un llamado responsable a aquellos obsesionados con el complot. El violento debe entender que cada día que pasa, esa actitud no va con el país. El violento debe entender que, de una vez por todas, decidimos dirimir nuestros conflictos por la vía democrática, pacífica y legal.

 

El violento tiene que entender que, de este lado, del de los demócratas no tiene cabida, que nuestra lucha es por la verdad, en contra de los abusos de poder, en contra de la segregación y persecución política, por la libertad y por la paz.

 

armando.briquet@gmail.com

 

¿Cómo amanecemos mañana?

Posted on: abril 14th, 2013 by lina No Comments

En equipo, juntos, nosotros. Incluyendo y escuchando a todas las voces

 

Muchos de los que están leyendo estas líneas, en la cola en el centro de votación, desayunando en familia luego de ejercer el voto, o en sus casas para luego salir a expresarse frente a la máquina de votación; e independientemente de cómo piensen, todos se deben estar haciendo esa pregunta.

 

Mi intención no es hacerlos cambiar de opinión sobre el voto que ejercerán hoy. Lo que quiero es que nos llevemos una lección de este proceso y de estos 14 años de gobierno: un país dividido no avanza.

 

Durante años hemos estado sumidos en la incertidumbre, en la angustia, en la zozobra sobre el futuro del país. A cada evento crucial, que marca la historia de los venezolanos, le sigue la pregunta ¿y ahora qué?, ¿qué pasará aquí? Pensamos en una debacle económica, el fin de la oposición, la desmovilización de los sectores más importantes del país, la hegemonía del oficialismo.

 

Muchos días hemos reflexionado cuánto tiempo más vamos a vivir divididos, pensando cuánto tiempo más puede aguantar un país sin que su gobierno reconozca a los distintos y sin que éstos sean capaces de hacer lo propio.

 

Si bien el país se ha mantenido, porque los países no se acaban, mucho se ha sacrificado y demasiadas oportunidades las hemos visto pasar sin hacer nada por tomarlas. Pocas veces hemos pensado cómo superar esta división. Ese juego lo hemos perdido.

 

Mañana, luego que el país despierte de un nuevo proceso electoral para escoger al próximo Presidente, debemos hacerlo teniendo algo bien claro: la unidad del país debe ser una meta.

 

El diálogo, el reconocimiento, el trabajo conjunto no puede salir de la agenda del que se dedique a trabajar por el país y tenga como objetivo sacarlo adelante. Y esto debe ser entendido por todos, porque el país es de todos. Los problemas no se resuelven escuchando una sola voz, y los mejores proyectos se construyen con el concurso de todos.

 

Muchas veces vemos con recelo al que busca la apertura, sea un político de oficio o un ciudadano de a pie, al que puede conversar con su vecino que piensa distinto, incluso hasta nos sorprendemos si dos líderes, uno del oficialismo y otro de la oposición, conversan por teléfono luego de un resultado electoral. El reto es que en el país el diálogo no sea ajeno.

 

Que el encuentro entre los venezolanos que pensamos distinto, pero que padecen los mismos problemas y queremos las mismas soluciones, no sea visto como una locura o una entrega de espacios.

 

Equipo, juntos, nosotros. Incluyendo y escuchando a todas las voces, deben comenzar a ser las palabras más repetidas por quien tenga la responsabilidad de llevar al país por un buen camino.

 

¡Que así sea!

 

Armando Briquet

 

El poder del voto

Posted on: abril 7th, 2013 by lina No Comments

El voto es nuestra mejor arma en esta lucha y el gran remate para este triunfo lo protagoniza usted

Lo primero que debemos aclarar es que las rectoras del CNE no representan al Poder Electoral, ello lo hemos tenido lo suficientemente claro los últimos años.

 

El CNE es una institución que ha querido ser invadida por el partido de gobierno con sus mañas y abusos, pero allí trabajan hombres y mujeres serios, dignos y responsables que pese a lo que la “cúpula” indique se empeñan en hacer su trabajo de la mejor manera posible, por la imposición de la justicia y la voluntad del pueblo más allá de los obstáculos del poder.

 

Proceso tras proceso electoral nos hemos tenido que enfrentar a múltiples luchas que convierten este proceso en una épica, más allá del manoseo de las instituciones por parte del partido de gobierno.

 

Cada una de sus decisiones, silencios y omisiones han favorecido primero a la figura del presidente Chávez y ahora a los jerarcas que les ordenan desde el PSUV hacer esta u otra cosa.

 

Seguro por eso guardaron un silencio tan cobarde durante 48 horas tras la grave denuncia que hicimos este miércoles, resultado de las auditorías del CNE de la semana pasada.

 

Con lo que no pueden contar las rectoras del CNE es con la avalancha y la fuerza que el poder del voto representa por encima de todos sus abusos.

 

El 14 de abril es el día del pueblo y no olvidemos nunca esta premisa: “el día de la elección usted, miembro de mesa, tiene más autoridad que las mismísimas rectoras del CNE”.

 

El voto es nuestra mejor arma en esta lucha y el gran remate para este triunfo lo protagoniza usted. La verificación ciudadana y la auditoría el día de la elección son clave para que cuidemos lo que con gran esfuerzo nos ha tocado lograr: una Venezuela de futuro.

 

El 14 de abril apoye a nuestros testigos de mesa en su trabajo. Y al final del cierre de mesas debe hacerse el sorteo de las mesas que se auditarán, no antes. ¡No permitamos que hagan el sorteo antes del cierre de las mesas! En esto tenemos que ser inconvencibles.

 

Luego, en el acta, debemos colocar el número de electores que aparecen en el cuaderno de votación, no el número que arroja la máquina. Nuestros testigos, y usted como defensor del voto, también deben asegurarse de que este paso se cumpla.

 

Siempre hemos demostrado nuestro talante democrático, y esta vez no será la excepción, pero los abusos e injusticias deben denunciarse. Y esta indignación debe convertirse en acción para convencer, movilizar y defender nuestros votos.

 

Es, pues, esta invitación a organizarnos en nuestros comandos familiares, a asistir masivamente a votar por nuestro futuro: que el dinero nos alcance, dormir y trabajar tranquilos.

 

¡Seguimos adelante!

 

armando.briquet@gmail.com

 

Lo que dice Nicolás

Posted on: marzo 24th, 2013 by lina No Comments

 

 

Ha aumentado la inflación, la inseguridad y hasta un par de devaluaciones hemos sufrido

 

Nicolás en sólo 100 días de gobierno se ha dedicado a sembrarnos no más que dudas respecto a su capacidad y, más importante todavía, su buena voluntad para gobernarnos. Le ha tocado asumir una tarea “impuesta” por la voluntad de otro. Probablemente hubiera preferido mantenerse en la cómoda posición de ministro de Relaciones Exteriores, entre foros internacionales, viajes en primera clase y cocteles.

 

Pero precisamente por su bajo perfil y desconocida historia es, de todos los jerarcas del gobierno, a quien resultaba construirle una narrativa que permitiera convencer de que “el legado” bajo la batuta de Nicolás estaría en buenas manos. Por ello nos dicen que es un hombre que proviene de la lucha popular, pese a que según su mismo testimonio el 04 de febrero de 1992 vio lo que ocurría en la televisión.

 

Es por eso que también nos dicen que es un incansable trabajador, aunque el mismo nos dijera el 08 de marzo en su discurso pronunciado en la Asamblea que lo que más esperaban los ministros de Chávez era que éste los botara por un momento y así poder, aunque fuera por dos meses, dedicarse a leer un libro. He allí la vocación de servicio y entrega que profesa Nicolás en sus discursos de recorrido turístico por Venezuela.

 

Los asesores nos presentan a Nicolás como un hombre equilibrado y de verbo ponderado que representa la paz y la estabilidad. Pero éste de cada cinco discursos dedica tres a insultar y a acusar sin sentido a cualquiera que no esté de acuerdo con sus torpezas. Cuando su verdadero discurso sale, se le ven las costuras homofóbicas y prejuiciosas que le acompañan.

 

En semblanzas nos cuentan que fue elegido por sus valores éticos como el sucesor de la revolución, pero él, su pareja y sus familiares se han visto implicados en escandalosos casos de nepotismo beneficiando a su parentela de forma grosera en cargos de la administración pública y saltando cualquier forma de selección que privilegie la formación profesional y las aptitudes para ejercer tales cargos.

 

Nicolás también es mostrado por sus asesores como un hombre del pueblo, pero durante su ejercicio de ministro de Relaciones Exteriores gastó 8 millones de dólares en viáticos, mientras, el verdadero pueblo debe hacer colas en Mercal y conseguir la mitad de los productos que necesita.

 

Nicolás Maduro, quien ha reconocido que han estado de brazos cruzados con el tema de la seguridad, es un producto del “marketing” que tanto critican. La verdad sólo la sufrimos los venezolanos, y la verdad es que estando encargado de la Presidencia del país ha aumentado la inflación, la inseguridad y hasta un par de devaluaciones hemos sufrido.

 

armando.briquet@gmail.com

 

 

|