¿Quiénes son las Vestales? Las hermosas sacerdotisas de Roma
febrero 1, 2019 10:06 am

Jóvenes hermosas, educadas e inteligentes que le entregaban –involuntariamente- su vida al servicio de la diosa del hogar. Eran escogidas por el pontífice máximo cuando apenas eran unas niñas sin derecho a negarse. Admiradas por todos y envidiadas por muchas, su vida llena de lujos no era siempre fácil de llevar.

 

 

 

 

¿Quién es Vesta?

 

 

 

 

Vesta –también conocida como Hestia en la mitología griega- es la diosa del hogar y del fuego familiar, como la protectora de la humanidad. Es representada como una mujer de gran belleza, con una antorcha en la mano. Su fuego era considerado el centro de la casa porque antes los sacrificios a los dioses se ofrecían en las chimeneas de los hogares.

 

 

 

 

El culto a Vesta es muy antiguo, específicamente en Roma, su legado es tan importante que tenía sus propias sacerdotisas, llamadas “vestales”.

 

 

 

 

 

¿Quiénes son las Vestales?

 

 

 

 

Las vestales son unas jóvenes elegidas desde la cuna de entre las más hermosas y nobles del pueblo, cuya función principal es mantener ardiendo el fuego eterno de Vesta. Sus servicios duraban exactamente 30 años: 10 de formación escolar y religiosa, 10 de ejercer la profesión de la Vesta y 10 de enseñar a las nuevas generaciones.

 

 

 

Las vestales vivían en palacios muy lujosos y con todas las comodidades, eran consideradas mujeres sagradas y tenían muchos beneficios, pero su tarea no era nada sencilla: debían mantenerse vírgenes y sin ningún tipo de relación amorosa por 30 años y mantener la llama ardiendo por toda la eternidad.

 

 

 

 

Si descubrían que algunas vestales habían perdido su virginidad, eran castigadas con una terrible muerte: las encerraban en una cámara de agua, leche y aceite hirviendo hasta su muerte, algunas veces las enterraban vivas y otras las golpeaban frente al pueblo hasta morir.

 

 

 

Perder la virginidad no era el único castigo, si el fuego eterno se apagaba, las vestales de turno lo pagarían con su vida.

 

 

 

¿Dónde vivían las vestales?

 

 

 

En el “Atirum Vestae” un increíble palacio lleno de lujos, de 84 habitaciones que se encontraba al lado del hogar del máximo pontífice de Roma, quien las vigilaba y controlaba constantemente con el propósito de mantener la reputación de las vestales lo más sagrada y pura posible.

 

 

 

 

 

Culturizando



0 comments