Policía mexicana captura a sospechoso del caso de Ayotzinapa
marzo 13, 2018 12:47 pm

 

La fiscalía de ese país anuncio la aprehensión de Erick Uriel, alias N, a quien señala de haber orquestado el secuestro y posterior asesinato de los 43 normalistas.

 

 

Según la fiscalía federal, los 43 chicos habrían sido asesinados, sus cuerpos incinerados y las cenizas arrojadas. AFP

 

Un hombre que habría tenido una participación “decisiva” en la desaparición en México de 43 estudiantes de una escuela de maestros en Ayotzinapa, un caso que conmocionó a ese país en 2014, fue detenido por la policía, informó este lunes la fiscalía general mexicana.

 

 

 

El sospechoso, identificado como Erick Uriel “N”, “es señalado dentro de la investigación del caso como uno de los sujetos que tuvo una intervención decisiva en los hechos en contra de los estudiantes normalistas”, dijo a periodistas Alfredo Higuera, titular de la oficina de investigación del Caso Iguala de la fiscalía.

 

 

 

El detenido está acusado de integrar el cartel Guerreros Unidos, señalado como el responsable directo de la desaparición y probable asesinato de los jóvenes.

 

 

“Felicito a los elementos de la División de Investigación de la Policía Federal por la detención de Erick Uriel ‘N’, presuntamente relacionado con la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, quien fue capturado en cumplimiento de un mandato judicial”, indicó el titular de la Secretaría de Gobernación vía Twitter.

 

 

 

Según la versión oficial, los 43 jóvenes de la Escuela Normal de Ayotzinapa fueron detenidos en Iguala, en el sureño estado de Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014 por policías corruptos, quienes los entregaron a miembros de Guerreros Unidos, que los mataron e incineraron sus restos en un vertedero de basura.

 

 

De acuerdo con las pesquisas, Sandoval fue uno de los criminales que recibió a los 43 jóvenes en el basurero del municipio de Cocula, cercano a Iguala, donde fueron asesinados y posteriormente quemados.

 

 

En “momentos posteriores a esos acontecimientos en las calles de Iguala”, el detenido “habría tenido contacto directo con los estudiantes que desde ese entonces están considerados como desaparecidos”, dijo Alfredo Higuera.

 

 

Erick Uriel “N”, acusado de delincuencia organizada y secuestro, es uno de cinco individuos por los que las autoridades mexicanas ofrecían una recompensa de 1,5 millones de pesos (80.700 dólares) como parte de la investigación de este caso, precisó Higuera.

 

 

Según la fiscalía federal, los 43 chicos habrían sido asesinados, sus cuerpos incinerados y las cenizas arrojadas. Pero expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han puesto en duda esa versión.

 

 

 

Guerrero es uno de los estados más violentos de México por la presencia de cárteles de las drogas.

 

 

 

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno lanzó un polémico operativo militar antidrogas, se han registrado más de 200.000 asesinatos y miles de desapariciones, según cifras oficiales que no precisan cuántos de estos crímenes están relacionados con el combate a la delincuencia organizada.

 

 

información de EFE y AFP

 



0 comments