Propuestas para salir de la crisis
noviembre 11, 2013 7:57 am

Venezuela sufre una crisis económica inocultable: alta inflación, escasez, falta de divisas, y una economía virtualmente paralizada. El país requiere una política económica que cumpla un doble rol. Por una parte, que ayude a estabilizar la economía y que permita disminuir la inflación y, por la otra, sostener el crecimiento y la diversificación de la economía.

 

Propongo cinco medidas

1. El respeto de los derechos de propiedad debe ser una política de Estado. Está demostrado que aquellas economías donde los derechos de propiedad están claramente establecidos y se respetan, son aquellas donde fluye la inversión, crece la economía y aumenta el ingreso.

 

2.- Venezuela requiere una reforma fiscal y monetaria que limite el endeudamiento público, le confiera solvencia a la gestión fiscal y evite que el BCV financie los déficit fiscales mediante la impresión de dinero inorgánico.

 

Esto implicaría hacer cumplir los postulados de la Constitución y derogar las reformas de la Ley del BCV de 2009 y 2010, que son claramente inconstitucionales.

 

3.- La política cambiaria debe propender hacia la unificación de los tipos de cambio a mediano plazo y tener como objetivo la consecución de un tipo de cambio competitivo para así apoyar la diversificación de la economía. La fijación y el control de cambio para bajar la inflación han sido un fracaso.

 

4.- Venezuela debe aplicar una política industrial orientada a rescatar, modernizar e impulsar la industria manufacturera para de esta forma incentivar capacidades productivas actualmente ociosas.

 

Hace falta medidas tales como una política de créditos dirigidos a los sectores con potencial exportador, acciones que fortalezcan las compras nacionales por parte del Estado y acciones para capacitar a los trabajadores en nuevas tecnologías. Igualmente debe incentivarse el emprendimiento y la inversión extranjera. 5.- Finalmente, debe Venezuela emprender de inmediato un ambicioso programa de modernización de la infraestructura a través de inversiones a mediano plazo en la red de carreteras, autopistas, puertos y aeropuertos, escuelas y hospitales, entre otros bienes públicos ahora en proceso de deterioro.

 

Estas inversiones con un horizonte temporal más allá del corto plazo contribuyen a aumentar el empleo, la productividad y a elevar el producto potencial de la economía.

 

@JoseAGuerra

Por José Guerra



0 comments