Mi denuncia a Cadivi
febrero 10, 2014 7:36 am

El 5 de diciembre de 2013, concurrí ante el TSJ, en compañía de Simón Calzadilla y José Antonio España con el objeto de solicitar una medida de amparo constitucional con el objeto de que el Ejecutivo Nacional publique la lista de empresas de maletín que en 2012 y 2013 recibieron y utilizaron las divisas de forma fraudulenta. Dos meses después no he recibido respuesta. No ha tenido tiempo el TSJ de examinar nuestra solicitud.

 

Jorge Giordani y Edemée Betancourt, ex presidenta del BCV, dijeron que más de US$ 20.000 millones en importaciones chimbas ingresaron al país en esos años. Entraron por las aduanas cuyo jefe es José David Cabello, jefe del Seniat, con dólares autorizados por Cadivi, dirigida por el coronel Barroso, subordinado al Ministerio de Finanzas, encabeza de Jorge Giordani. Todos sabían y ahora ninguno sabe qué sucedió con los dólares. Es decir, el Gobierno debe conocer quienes importaron fraudulentamente porque desde la asignación de los dólares hasta la entrada de las mercancías por los puertos y aeropuertos está bajo su administración.

 

El control de cambio es un sistema en sí mismo corrupto y ese es el problema fundamental. ¿Cuál es el misterio de esa lista? ¿Por qué razón el Gobierno se niega a publicar la ya famosa lista? Una hipótesis es que hay muchas empresas de maletín de gente relacionadas con el Gobierno que se han hecho millonarios con los dólares de Cadivi y ahora temen quedar al descubierto. De otra manera ya se hubiese dado a conocer los nombres.

 

El presidente Maduro y el vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, hace dos meses anunciaron que publicarían la lista y todavía no lo han hecho. Algo muy grave debe estar pasando para que no lo hagan. Lo cierto es que Cadivi batió todas las marcas de corrupción en Venezuela y hasta ahora ni siquiera una investigación se ha realizado debido a que el Gobierno y el Psuv bloquean cualquier intento por averiguar la defraudación con las divisas. Es más, se han interpuesto denuncias en la Fiscalía y esta entidad tampoco ha actuado. Esta corrupción generalizada con la entrega y usos de los dólares por parte de Cadivi y también de lo que fue el Sitme, lo que ha evidenciado es algo obvio: al establecerse los controles de cambio florece la corrupción.

 

Pero más allá de eso, lo más grave es la sociedad de cómplices que se ha fortalecido en el país bajo esta caricatura de socialismo. Ahora que no hay dólares suficientes, escasean los alimentos y las medicinas.

 

@JoseAGuerra

Por José Guerra