Maduro no puede con el país
febrero 25, 2014 7:33 am

El país sufre la penuria de la escasez generalizada, una inflación galopante, reservas internaciones exhaustas porque ni siquiera se ahorró una fracción de lo que ingresó, y además el crédito externo está cortado debido a las deudas acumuladas que no se han pagado y además por el hecho de que los inversionistas no desean comprar los bonos venezolanos debido al elevado riesgo. A ello se suma un presidente que no tiene liderazgo propio porque fue Chávez quien le transfirió su popularidad.

 

Maduro ha desperdiciado el capital político que le dejó Hugo Chávez y no tiene con qué dirigir a este país. Le faltan argumentos. Como se trata de un presidente débil, es presa fácil de los grupos de poder que lo rodean y él, por sí mismo, no puede adoptar medidas. Está paralizado y paralizando la economía. Las miles de empresas que no tienen dólares para importar materias primas son desempleo mañana. Con un gobierno imposibilitado para dar respuesta a la situación económica, es lógico que la crisis tenga una expresión política que ahora tiene manifestación en el sector estudiantil pero con seguridad se extenderá al de los trabajadores organizados.

 

El Gobierno trató de recomponer su base de apoyo y a la vez ganar tiempo con un llamado al diálogo que duró muy poco. Fue así porque Maduro es un presidente sin liderazgo real y por tanto sucumbe con facilidad ante las presiones de factores dentro del Psuv, que tienen su propio plan y están desgastándolo para luego asaltar el poder. Recordemos lo que le pasó a Cipriano Castro: nadie le fue más leal que Juan Vicente Gómez, quien sigiloso aguardó su oportunidad para destronar a su compadre.

 

Hay varios compadres de Maduro que están aspirando a ser el Gómez de este tiempo, empujando a Maduro para que siga cometiendo errores cada vez más infantiles para, agotado el Presidente, los aspirantes se exhiban como los salvadores del verdadero legado de Chávez ante la manifiesta incompetencia de Maduro.

 

Incapacitado para gobernar, no le ha quedado otra opción que apelar a la represión con elementos de las policías, guardias nacionales y también de bandas armadas, contra los estudiantes, que tanto criticaron quienes hoy gobiernan. Ayer víctimas de la represión hoy victimarios y cómplices de violaciones de los derechos humanos.

 

 

Por José Guerra

@JoseAGuerra

 

 



0 comments