¡Lo malo que se está poniendo!
mayo 27, 2013 7:27 am

Aunque ya ha transcurrido una semana desde la presentación al país del audio de Mario Silva con el agente del G2 cubano y la marejada de comentarios que éste ha suscitado, no quiero dejar pasar la oportunidad para expresar mi opinión.

 

Yo no sé si Silva volverá a La Hojilla o no, y ya es absolutamente irrelevante. Si vuelve, lo consideraré una conveniencia política del régimen, una nueva señal de debilidad. Lo que sí sé es que la conversación la escucharon quienes tenían que escucharla y quienes saben que es imposible, como han argumentado quienes saben de grabaciones, que sea un montaje. Ahora todos desconfían de todos.

 

Las profundas divisiones que desde afuera hemos adivinado dentro del chavismo afloraron todas juntas, en una confesión del vocero de Chávez a un cubano. Me surgen más preguntas que respuestas: ¿Por qué este arrastramiento y este entreguismo a Fidel y a Raúl Castro no lo consideran traición a la patria? ¿Qué hubiera sucedido si la conversación hubiera sido con un agente de la CIA? Porque no me cabe la menor duda de que la grabación fue hecha para que la oyeran los Castro y triangularla hacia Maduro. ¡Y cuidado si no fue filtrada por el mismo Mario Silva! La verdad es que echarle la culpa al Mossad resultó hasta divertido.

 

¿Por qué esa misma noche sale Diosdado Cabello -con apariencia de tener la tensión por las nubes- asegurando con palabras lo que su lenguaje corporal negó, que está resteado absolutamente con «el presidente Nicolás»? ¿Quién le preguntó?… Dime de qué alardeas y te diré de qué careces. Más aún… ¿quién lo presionó?…

 

¿Por qué Mario Silva no sabía cuál era la dolencia que lo aquejaba para «separarse por unos días del programa» y tuvo que preguntarle a sus compañeros de programa, quienes tampoco sabían? «Del estómago»… «No, del estómago no, de la vesícula»… ¿Por qué estos aparecieron cabizbajos y dubitativos, cuando usualmente son groseros, arrogantes y atropelladores?

 

Y finalmente, ¿quién es Mario Silva -en caso de que no sea un mitómano- para que el ministro de la Defensa le mande armas, dar órdenes y considerarse con el poder de discutir con un agente del G2 lo que debería resolver el gobierno venezolano? La oposición debe seguir denunciando estas marramuncias. Lo bueno de todo esto ¡es lo malo que se está poniendo!

@cjaimesb

 

Fuente: EU

Por Carolina Jaimes Branger