Las razones de la escasez
octubre 28, 2013 7:28 am

La escasez es un resultado de la política económica que ha seguido el Gobierno. Esa política ha consistido en la aplicación de controles de cambio y de precios, expropiaciones de empresas productivas, importaciones masivas con las cuales se ha destruido buena parte de la producción nacional y un ambiente hostil a los productores venezolanos.

 

Según el Banco Central de Venezuela, el índice de escasez alcanzó 21,2% en septiembre, lo cual significa que -de cada 100 artículos- 21 no se encontraban en los establecimientos comerciales. El desabastecimiento es tan pronunciado que, en septiembre, en 98,8 de cada 100 establecimientos comerciales no había aceite de maíz, en 84,3 faltaba la leche completa en polvo, en 80,8 el azúcar, en 73 la harina de maíz precocida, en 64,3 la harina de trigo y en 58,4 la mantequilla. Eso configura un cuadro de escasez como no se había visto en muchos años.

 

Venezuela ha visto desde 2007 una destrucción de capacidades productivas muy importantes en el sector alimentos, hecho este que explica buena parte de la escasez. La respuesta del Gobierno ha sido las importaciones masivas de bienes desde otros países. Esa es una falsa solución porque ninguna economía puede vivir exclusivamente de las importaciones en detrimento de la producción nacional; todavía más en una economía cuyas reservas en dólares han mermado considerablemente. La escasez se ha agravado con la devaluación.

 

El 8 de marzo de este año, el Gobierno devaluó 46% el bolívar y al mismo tiempo restringió la entrega de dólares para las importaciones. Ello provocó un encarecimiento de los productos que el control de precios no ha reconocido y por tanto muchas empresas apenas cubren los costos de producción. Si se devalúa el bolívar, hay un efecto inmediato en los bienes importados, más aún en un país que -al haber cancelado la producción nacional- optó por depender de las importaciones.

 

La solución a la escasez es más y mejores productos hechos en Venezuela. El país no puede seguir siendo un gran almacén de productos importados. Para producir más, hacen falta estímulos al productor nacional, reglas del juego claras y sobre todo diálogo en lugar de amenazas.

 

El problema de fondo es que una economía excesivamente controlada como la venezolana va a sufrir de estos episodios de pronunciada escasez. La escasez y los mercados negros son hijos del socialismo.

 

@JoseAGuerra

Por José Guerra