Las finanzas de Pdvsa
diciembre 9, 2013 10:40 am

La mayoría de los venezolanos desconoce la crítica situación financiera que atraviesa Pdvsa. Esa empresa tiene una campaña incesante haciendo creer que ahora sí pertenece al pueblo. Lo cierto es que se trata de una empresa muy mal manejada, donde campea en nepotismo, se han señalado casos de corrupción de importancia y está severamente endeudada.

 

Las principales empresas petroleras mundiales han vivido su época de oro debido al aumento de los precios petroleros, que les ha proporcionado suficientes recursos para acometer procesos de inversión y aumentar sus niveles de producción. Ese no es el caso de Pdvsa: según cifras del BCV, entre 1998 y 2013, la actividad económica petrolera cayó 16% como expresión de la declinación de la producción. Con la producción disminuyendo, la nómina de la empresa pasó de 30 mil trabajadores en 1998 a aproximadamente 100 mil en 2013. Pdvsa no es ni debe ser una agencia de empleo de un partido político, el Psuv, sino una empresa dedicada al negocio petrolero y al desarrollo del país.

 

Pero tan grave como lo anterior es la deuda que la empresa ha venido acumulando, a pesar de los altos precios del petróleo. En 1998, la deuda total de Pdvsa era de US$ 5 mil millones, pero se estima que su deuda total en 2013 se acerca a los US$ 100 mil millones, de los cuales le debía al BCV -hasta el 22 de noviembre de 2013- la suma de US$ 65.272 millones. Esto es una monstruosidad de deuda. Pdvsa le debe a todo el mundo. Les debe a contratistas y proveedores y a un conjunto de entidades a las que les expropió sus negocios y no les ha pagado.

 

Con respecto a la deuda con el BCV, ella se explica por el gigantesco déficit financiero que refleja Pdvsa. Lo peligroso de todo esto es que, para financiar a Pdvsa, el BCV debe imprimir dinero. Cuando ese dinero sale a la circulación, se enfrenta con bienes escasos e insuficiencia de dólares, todo lo cual provoca tensiones inflacionarias, presiones sobre las reservas internacionales del BCV y el tipo de cambio paralelo.

 

Es incomprensible que una empresa petrolera en estos tiempos se haya endeudado como lo ha hecho Pdvsa, lo cual ha provocado en buena parte la desestabilización monetaria en Venezuela traducida en alta inflación y devaluación del bolívar. Cualquier proyecto político sensato en Venezuela parte por recuperar a Pdvsa, con una administración honesta y transparente y sacar la politiquería de la empresa.

 

Economista

Por José Guerra



0 comments