John Bolton intentó deponer a un dictador y falló
octubre 9, 2019 8:25 am

 

Durante el mandato recientemente finalizado de John Bolton como asesor de seguridad nacional, convenció al presidente Trump de que el líder venezolano Nicolás Maduro estaba a punto de perder el poder. Según los informes, Bolton fue el artífice de varios intentos fallidos de derrocar al presidente Maduro, un blanco frecuente de las bravatas de Trump.

 

 

Ahora sabemos que la caída del Sr. Maduro no fue inminente. En cambio, el Sr. Bolton faroleó a los oficiales militares de alto rango que estaban a punto de traicionar al Sr. Maduro; hizo un farol sobre la cantidad de personas que saldrían a las calles en abril para tratar de derrocar al régimen de Maduro; y también parecía creer que las sanciones funcionarían muy rápidamente. Sin embargo, lo más importante es que su mayor error fue continuar en esa línea sin ningún Plan B en caso de que ese Plan A no funcionara. Al final, solo ha logrado fortalecer al Sr. Maduro.

 

 

La mejor prueba de esta debacle de política exterior es que la semana pasada, por primera vez desde enero, Maduro viajó al extranjero, eligiendo Moscú , lógicamente, como su destino. También logró su primera victoria diplomática en años la semana pasada en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, persuadiendo a suficientes países, incluidos China, Cuba, Egipto, Irán y México, para que voten por una resolución para promover una solución pacífica a la crisis venezolana. sin interferencia extranjera, que debe tomarse con un grano de sal proveniente del Sr. Maduro. Sin embargo, se vio obligado a aceptar la creación de una misión de investigación para investigar los abusos más graves de los derechos humanos en Venezuela. Este revés volverá a perseguirlo.

 

 

Maduro también se retiró de las conversaciones con la oposición en Barbados sin graves consecuencias, otra señal de su resistencia. La falta de Washington de un Plan B ha permitido al dictador venezolano sobrevivir a sus oponentes extranjeros y nacionales. Esto es casi una reminiscencia de la Bahía de Cochinos.

 

 

Hoy, el Sr. Maduro parece estar más lejos de ser expulsado que hace un año. A pesar del flujo constante de refugiados fuera del país, que ya ha superado los cuatro millones, y una economía en ruinas, la dictadura venezolana persiste. La pregunta ahora es si el nuevo Grupo de Lima, conformado por las democracias latinoamericanas y opuesto al Sr. Maduro, la Unión Europea, Washington y el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, finalmente pueden forjar un nuevo camino.

 

 

El enfoque diplomático hacia Venezuela debe ser reflexivo, sistemático y paciente. El Plan B consistiría en mantener el rumbo, continuar aumentando la presión y abstenerse de generar falsas expectativas debido a la impaciencia o las luchas internas burocráticas. No más disparos desde la cadera o improvisación.

 

 

El régimen de sanciones impuesto por los Estados Unidos, principalmente a las transacciones relacionadas con el petróleo, financieras o de otro tipo, debe fortalecerse para que sean efectivas. La Unión Europea también debe hacer su parte en las sanciones, y su nuevo jefe de política exterior, Josep Borrell, no debe vacilar. Una cosa es que Noruega patrocine las conversaciones entre la oposición y el régimen del Sr. Maduro; otra cosa es que los europeos se pongan fríos y acepten el control de Maduro sobre el poder a pesar de las violaciones generalizadas de los derechos humanos y la clara ilegalidad de su gobierno.

 

 

La investigación de esas violaciones, en Ginebra y en la Organización de los Estados Americanos, debe realizarse con vigor. Un informe devastador de la comisionada de derechos humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, encontró más de seis mil ejecuciones extrajudiciales en los últimos cinco años en Venezuela. La misión de investigación debe hacer su trabajo lo más rápido posible, a pesar de la renuencia de Maduro. Es necesario que haya estudios de casos más específicos, denuncias más precisas y responsabilidades más individualizadas por violaciones de derechos humanos.

 

 

En septiembre, 16 de las 19 naciones que son signatarias del Tratado de Río, un pacto de seguridad regional, votaron para imponer sanciones económicas adicionales al Sr. Maduro y sus asociados. Colombia, que lideró la iniciativa, tiene que presentar un mejor caso para sus reclamos de que Maduro está protegiendo a los grupos armados dentro de su territorio, que las fotografías desactualizadas o sin acreditar tomadas en Colombia.

 

 

Venezuela representa una amenaza real para la paz y la seguridad regionales, y se deberían aplicar más sanciones como resultado de la votación. El Tratado de Río nunca fue una gran idea, pero puede usarse para hacer cumplir más sanciones antes de una acción militar.

 

 

Por último, si una vez más las graves dificultades económicas asedian a Cuba, un país del que depende por completo la supervivencia del Sr. Maduro, por razones de seguridad e inteligencia, La Habana debe ser atraída o presionada para que comprenda que debe irse. Probablemente nunca acepte algún tipo de quid pro quo, pero no se pierde nada al intentarlo. El Sr. Bolton olvidó este detalle “menor”: sin un enfoque de zanahoria y palo para Cuba, no hay razón para que La Habana sea útil. Raúl Castro, quien todavía es el primer secretario del Partido Comunista de Cuba y el hombre fuerte de la isla , sabe que Maduro no durará para siempre. La pregunta es cuándo está dispuesto a saltar de un iceberg derritiéndose a otro.

 

 

Varios presidentes latinoamericanos instaron recientemente a Moscú y Beijing a cooperar con sus esfuerzos y dejar de apoyar al régimen venezolano con dinero y vetos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Tal vez podrían ser más útiles para convencer a los cubanos de que, aunque la plantilla está lista, aún podría haber algo para ellos si contribuyen a la partida de Maduro y a la programación de elecciones rápidas, libres y supervisadas internacionalmente.

 

 

Trump sabe todo sobre quid pro quos, incluso si Bolton no lo sabía. Por todas las razones equivocadas, el presidente estadounidense ha ganado influencia sobre La Habana al hacer retroceder casi toda la normalización de Barack Obama. Ahora debería usarlo.

 

 

Jorge Castañeda

 nytimes.com



0 comments