Ganar las parlamentarias
mayo 24, 2015 7:28 am

Bajo la conducción de Nicolás Maduro, Venezuela marcha hacia un despeñadero. Luce el país en una situación de caos: la violencia tiene tomada las principales ciudades y pueblos, las colas se multiplican como resultado de la escasez y la caída de la producción nacional, el bolívar está a punto de desaparecer como moneda para las principales transacciones de la economía, la inflación está haciendo estragos en los bolsillos de los trabajadores y lo peor de todo, el gobierno está paralizado y sin iniciativas.

 

Antes que se complete la destrucción del país, las fuerzas agrupadas en la Unidad Democrática y más allá de ella, estamos obligados a generar un cambio en el país que restituya el bienestar y despeje el horizonte para las grandes mayorías de los venezolanos que hoy ven con desesperanza el futuro de la nación. Bajo el llamado socialismo del siglo XXI, Venezuela no tiene futuro.

 

Ese cambio pasa necesariamente porque las fuerzas de la Unidad ganen la mayoría de los diputados de la Asamblea Nacional, el día que la señora Tibisay Lucena tenga a bien convocar los comicios. La oportunidad que se presenta para salir victoriosos es clara, según lo refleja la encuesta más reciente ordenada por la Universidad Católica Andrés Bello y realizada por la encuestadora Delphos, a cargo del doctor Félix Seijas hijo. La encuesta cuyo estudio culminó el 25 de abril de 2015, refleja que el país se ha despolarizado y que las fuerzas democráticas son claramente la mayoría. Así, el bloque oficialista alcanza al 31,8% mientras que el agrupado en la oposición concentra 42,8% de apoyo. Pero llama la atención que entre quienes se declaran chavistas, los no maduristas son el 16,4% mientras que los chavistas maduristas representan apenas el 15,4%. Ello refleja el desmembramiento de las fuerzas chavistas ahora dirigidas por Maduro y Cabello.

 

Maduro ha conducido al país al desánimo. El 86,9% de los encuestados refleja que el país está estancado o en retroceso mientras que apenas 11,7% considera que Venezuela está progresando.

 

Otros datos del estudio apuntan a que de haberse realizado las elecciones hace tres semanas, el PSUV hubiese obtenido el 15,5% de los votos, los candidatos de la Unidad el 39,2% y el 16,4% habría votado por otros candidatos. Igualmente, el 46,8% piensa que la Unidad ganará las elecciones en tanto que un 30,8% cree que el ganador será el PSUV.

 

Sobre la base de estos datos, la Unidad está obligada a presentarle al país una alternativa creíble, que el pueblo desencantado con el chavismo la perciba como factible, atractiva y que atraiga a quienes valoren que esta tragedia que vive Venezuela tiene una solución no traumática. Todo ello con una oferta política inclusiva expresada mediante el voto. Para ello una tarjeta única o también alianzas perfectas podrían entusiasmar  a los hoy descontentos y a un pueblo harto de la crisis.

 

José Guerra



0 comments