Como mangos maduros…
junio 10, 2013 7:27 am

Una delegación del gobierno anda por China buscando desesperadamente dinero para tapar las troneras que la ladronería, la ineficiencia y la improvisación de la revolución han abierto por todas partes. El Presidente de China estuvo visitando varios países de Latinoamérica y ni se dignó en pasar por Venezuela. No sé qué significará eso, pero como síntoma lo encuentro pésimo.

 

El barril de petróleo está a $105 y hay una escasez que no hubo ni siquiera cuando el crudo alcanzó bajos históricos. El gobernador Arias Cárdenas trata de tapar el sol con un dedo poniéndole un rimbombante nombre a algo que no es más que una libreta de racionamiento. Ítems tan básicos como harina de trigo, margarina, papel toilette y aceite, por nombrar unos pocos, siguen desaparecidos de los anaqueles de abastos y supermercados. Ya nadie se cree el cuento de que se debe al acaparamiento. Todos sabemos que es el resultado de las políticas de Giordani y su combo, que siguen creyendo que el capitalismo de Estado es la solución para la economía. ¿Qué más tendrá que pasar para que se den cuenta de que la estanflación la causaron ellos y seguirá cuesta abajo en su rodada?

 

El problema de la luz eléctrica pica y se extiende y finalmente a algún medio sensato se le ocurre pedirle ayuda a un país desarrollado como Alemania y no a uno como Cuba, donde el milagro es que la luz venga y no que se vaya. Como si fuera poco, Maduro saca la chequera y paga inversión eléctrica… para Nicaragua.

 

La deuda interna alcanzó el récord histórico de $220 mil millones (nueve ceros después del 220, échele lápiz).

 

La imagen de Hugo Chávez espantando el «olor a azufre» que había dejado George Bush en la Asamblea de las Naciones Unidas se desdibuja con las de Jaua dándole la mano al Secretario de Estado del «imperio», John Kerry, luego de haber soltado -por no haber encontrado pruebas- al gringo que según el Minpopo del Interior, Justicia y ¿Paz?, era el espía más espía de todos los espías que han pasado por Venezuela.

 

Como si todo esto fuera poco, un video evidencia el albañal en que se ha convertido parte del país y anticipa que vendrán más videos. Enciende alarmas sobre la identidad de quien los grabó y el interés sobre por qué los está poniendo a circular. ¿Cuántas ollas inmundas quedarán por destapar?… Los mangos maduros se caen solitos.

 

@cjaimesb

 

Por Carolina Jaimes Branger