Nadal, el azote de la juventud
julio 8, 2018 7:02 am

Shapovalov, el curso pasado en Montreal, es el único integrante de la nueva generación que ha sido capaz de batir al número uno en los dos últimos años. El mallorquín irrumpe en octavos sin ceder ningún set

 

 

 

Nadal golpea de revés durante el partido contra De Miñaur en Wimbledon. BEN STANSALL AFP
Mientras el italiano Fabio Fognini se destrozaba los nudillos golpeando el cordaje de su raqueta en la Pista 3, a Rafael Nadal se le planteaba la hipótesis, una vez resuelto su compromiso con el efervescente Alex de Miñaur (6-1, 6-2 y 6-4, en 2h 08m) y citado en los octavos con el checo Jiri Vesely: ¿Qué haría si se topase con un tenista de su envergadura, con solo 19 años, sin un pelo en la barba y en una pista tan impresionante como la central de Wimbledon?

 

 

 

“No lo puedo decir, porque lo tengo que sentir”, se arrancó. “Cuando tenía esa edad nunca tuve enfrente a alguien como yo; lo más parecido fue con 17 años, cuando jugué contra Federer y él era ya número uno del mundo y había ganado ya varios Grand Slams. La sensación era de energía y de motivación. Entonces salí a la pista con poco que perder y mucho que ganar, y todo lo que fuera hacer un buen partido fue positivo para mí”, prolongó el número uno con la experiencia del treintañero, 32 primaveras vividas y 17 de ellas en el circuito profesional.

 

 

 

Nadal se encontró ayer con un chico con ganas de comerse el mundo, pero aún verde. A De Miñaur la faltan varias cocciones y por más que corriera y corriera se tradujo en un mero divertimento para el número uno. “A su edad sales con mucha energía, sin nada que perder. Todo es positivo. Si ganas dos partido es fantástico, sin son tres es increíble; y, si pierdes, ok, tienes por delante una nueva semana. Las cosas se ven de otra manera cuando eres joven”, reflexionó el de Manacor, cada vez más entonado en Londres, donde transita ya por los octavos sin haber perdido ningún set y habiéndose garantizado abandonar el torneo sentado en el trono de la ATP.

 

 

 

“Normalmente creo que los jóvenes siempre tienen algo especial y son más peligrosos”, ampliaba, sin reparar tal vez en el detalle de que él es un verdadero tormento para la denominada Next Gen, la generación (de 21 años hacia abajo) que marca la frontera entre jóvenes y mayores. De hecho, esta temporada ninguno de ellos ha podido con él –Zverev (21), Shapovalov (19), Tsitsipas (19)– y la anterior solo Shapovalov (Montreal) consiguió hincarle el diente, azotando a Hyeon Chung (entonces 21), Jared Donaldson (20), Karen Khachanov (21), Andrey Rublev (19), Borna Coric (20) y Yoshihito Nishioka (21).

 

 

 

 

El engañoso cartel de los cabezas de serie

 

 

“¿Motivado?”, correspondió cuando se le planteó qué estímulos le mueven para encarar los partidos contra esta clase de jugadores. “Si no estoy motivado aquí, mejor que me dedique a otra cosa… Si necesitas jugar contra alguien en un torneo como este, de entrada tienes un problema personal. En esta superficie, los cabezas de serie no son necesariamente los mejores; hay muchos jugadores que no son cabezas de serie que son los mejores. Muchas cosas que vosotros, desde aquí, las veis como grandes sorpresas, pero en el vestuario no así”, esgrimió.

 

 

 

“Hay jugadores muy peligrosos”, prosiguió. “Así que puede pasar cualquier cosa. Hay jugadores que parecen favoritos y realmente no lo son tanto. Aquí, yo no salgo con la sensación de que el partido vaya a ser cómodo contra nadie. No he jugado contra grandísimos sacadores, pero he jugado contra rivales que saben jugar en esta superficie”, zanjó el mallorquín, en cuyo trazado ya no aparece Zverev, decepcionante una vez más en un gran escenario. El alemán, tres del mundo, perdió contra el letón Ernest Gulbis dejando un llamativo borrón llamativo en la última manga (7-6, 4-6, 5-7, 6-3 y 6-0) y continúa sin franquear la barrera de los cuartos en un grande, después de 13 participaciones.

 

 

 

A su tropiezo se unió el de la reina Simona Halep (3-6, 6-4 y 7-5 con Su-Wei Hsieh), la novena cabeza de serie que cae en la carrera hacia el título, y la despedida de la canaria Carla Suárez (6-1 y 7-6 para Belinda Bencic). No sufrió sobresaltos Novak Djokovic, potencial adversario de Nadal en las semifinales. Con 18 aces y 41 winners, el serbio mantiene su evolución y fulminó (4-6, 6-3, 6-2 y 6-4) al último representante británico del torneo, Kyle Edmund.

 

 

 

RESULTADOS DEL SÁBADO 7

 

 

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-1, 6-2 y 6-4 a Alex de Miñaur; Juan Martín del Potro, 6-4, 7-6 y 6-3 a Benoit Paire; Novak Djokovic, 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4 a Kyle Edmund; Kei Nishikori, 6-1, 7-6 y 6-4 a Nick Kyrgios; Guilles Simon, 6-1, 6-7, 6-3 y 7-6 a Matthew Ebden; Milos Raonic, 7-6, 4-6, 7-5 y 6-2 a Dennis Novak; Jiri Vesely, 7-6, 3-6, 6-3 y 6-2 a Fabio Fognini; Ernest Gulbis, 7-6, 4-6, 5-7, 6-3 y 6-0 a Alexander Zverev; Karen Khachanov, 4-6, 4-6, 7-6, 6-2 y 6-1 a Frances Tiafoe.

 

 

 

CUADRO FEMENINO: Belinda Bencic, 6-1 y 7-6 a Carla Suárez; Su-Wei Hsieh, 3-6, 6-4 y 7-5 a Simona Halep; Angelique Kerber, 6-2 y 6-4 a Nomi Osaka; Alison Van Uytvanck, 6-2 y 6-3 a Anett Kontaveit; Daria Kasatkina, 7-5 y 6-3 a Ashleigh Barty; Jelena Ostapenko, 6-0 y 6-4 a Vitalia Diatchenko; Dominika Cibulkova, doble 6-2 a Elise Mertens; Aliaksandra Sasnovich, 6-3 y 6-1 a Daria Gavrilova; Aliaksandra Sasnovich, .6-3 y 6-1 a Daria Gavrilova.

 

 

 

EL PAÍS

ALEJANDRO CIRIZA



0 comments