Motta Domínguez fue acusado en Miami de lavado de dinero
junio 27, 2019 9:07 pm

La justicia estadounidense presentó el jueves cargos de lavado de dinero y de conspiración para lavar dinero contra el ex ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, Luis Motta Domínguez, al igual que al ex viceministro de Finanzas e Inversiones del mismo Ministerio, Eustiquio José Lugo Gómez.

 

 

Motta y Lugo también fueron sancionados por el Departamento del Tesoro, que introdujo sus nombres en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

 

 

Ambos integrantes del régimen de Nicolás Maduro, quienes ejercían sus funciones en medio del colapso del sistema eléctrico que sufre el país, fueron acusados formalmente por la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Florida, luego que dos empresarios se declararan culpables de sobornar empleados públicos en el sector eléctrico venezolano.

 

 

Las autoridades estadounidenses acusan a Motta Domínguez y a Lugo Gómez de conspirar con otros para lavar los recaudos obtenidos a través de un esquema de corrupción haciendo uso de bancos en Florida.

 


Según la acusación, “Motta y Lugo otorgaron a tres compañías con sede en Florida más de $60 millones en contratos de adquisición con [la estatal eléctrica] Corpoelec a cambio de sobornos que les fueron pagados para su propio beneficio”.

 

 

Al introducir los nombres en la lista negra de la OFAC, el departamento del Tesoro dijo que la corrupción de los funcionarios explica parte de los problemas eléctricos del país sudamericano.

 

 

“Los venezolanos han sufrido más de 23,860 interrupciones en el servicio eléctrico este año debido a la corrupción y mala administración del Nicolás Maduro y de las personas que le rodean. La corrupción [de Motta y Lugo] contribuyó directamente en el deterioro y colapso del sistema eléctrico de Venezuela”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

 


Las sanciones del Tesoro prohiben a todo individuo y compañía realizar transacciones con las personas castigadas, lo que en esencia congela cualquier activo que pudieran tener bajo jurisdicción estadounidense.

 

 

Los cargos contra Motta y Lugo fueron presentados luego que dos empresarios se declararan culpables previamente esta semana de conspirar para violar la ley de prácticas corruptas en el extranjero (FCPA), vinculados al esquema de pagos con Corpoelec.

 

 

Jesús Ramon Veroes, de Venezuela, y Luis Alberto Chacín Haddad, de Miami, se declararon culpables el 24 de junio ante la juez de distrito Cecilia Altonaga de haber participado en una conspiración para violar varias previsiones de la FCPA. Se prevee que los empresarios sean sentenciados el 4 de septiembre.

 

 

Como parte de su admisión de culpabilidad, Veroes y Chacín admitieron que ellos acordaron con otros co-conspiradores sobornar a funcionarios de Corpoelec a cambio de órdenes de compra para compañías con sede en Florida.

 

 

Como parte del acuerdo que alcanzaron con la Fiscalía, los empresarios se comprometieron a pagar a las autoridades al menos $5.5 millones en ganancias que obtuvieron y entregar propiedades adquiridas en la zona de Miami.

 

 

Motta Domínguez fue destituido por Maduro en abril, luego de que la nación petrolera sufriera una serie de interrupciones en el servicio eléctrico que en al menos una ocasión dejó le dejó sin luz por casi dos semanas.

 

 

La gestión de cuatro años como ministro y jefe máximo de Corpoelec de Motta Domínguez —quien es un mayor general de la Guardia Nacional— se destacó por el gradual colapso en la capacidad de generación y de transmisión de energía eléctrica del país.

 

 

Los venezolanos hoy viven bajo un asfixiante programa de racionamiento eléctrico sin que hasta el momento hayan esperanzas de que la crisis pueda ser solucionada en un corto plazo en vista de que el régimen no cuenta con los recursos para realizar las debidas refacciones al sistema.

 

 

Según la mayoría de expertos, la crisis eléctrica del país fue provocada por la falta de inversiones en labores de expansión y en mantenimiento de las instalaciones, aún cuando el régimen de Hugo Chávez y posteriormente el de Maduro anunciaron en distintas oportunidades haber gastado miles de millones de dólares en garantizar el suministro eléctrico.

 

 

Mucho de ese dinero terminó en manos de la corrupción, aseguran los expertos.

 

 

Motta Domínguez, sin embargo, aseguró por años que los problemas del país eran provocados por labores de sabotaje a instalaciones orquestados por dirigentes de la oposición.

 

 

EL NUEVO HERALD



0 comments