Las mejores posiciones para tener sexo en la ducha
Enero 10, 2017 5:07 pm

No es tan complicado como parece, solamente teniendo un poco de inventiva y creatividad, las cosas se pueden llevar al punto máximo de derroche amoroso y pasión jabonosa.

 

 

 

Acá van los consejos para tener el mejor baño orgásmico del mundo:

 

 
1. Poner una alfombra abajo. Las posturas tienen que ser equilibradas y para eso necesitas pararte firme sobre el suelo. Ojo con los resbalones por el jabón. Se puede poner una de goma o una toalla.

 

 

 
2. Busca la temperatura del agua adecuada. No vale que en el medio de la penetración nos estemos quemando la piel o nos estemos helando.

 

 

 
3. Intentar compartir el agua en todo momento de la relación sexual, para que no se sienta tanto cambio de temperatura.

 

 

 

 

4. La previa es importante. Aunque pareciera que la ducha da para penetración rápida y espontánea (y seguirla en la cama semimojados), si nos podemos contener, es mejor que empecemos agarrando el jabón (si el líquido mejor) y acariciando todos los lugares del cuerpo. Desde los más visibles a los más escondidos, hay que aprovechar lo fácil que corre la mano mojada. Las caricias en el baño de la ducha le ponen mucho swing a lo que viene después.

 

 

 
5. Los preservativos de látex y el agua no son compatibles. Puede trabarse y por eso se debe tener cuidado con accidentes inesperados.

 

 

 
6. Usar lubricante permite hacer más suaves zonas que con el agua se ponen más ásperas. Si se tiene a mano, mejor.

 

 

 

 

Posiciones

 

 
1. Abrazo con estimulación manual. Es fácil y prepara para lo que viene. Mientras tanto se usa la otra mano para seguir acariciando zonas erógenas como pecho y cola, y todo el cuerpo.

 

 

 
2. Todas las maneras de sexo oral son bienvenidas debajo de la ducha. Es el momento que tenemos para lavar al compañero o la compañera, y entonces el sexo se hará más limpio y más intenso. Arrodillarse es lo más conveniente, no tanto el 69 ni otras posiciones que son mejores para la cama.

 

 

 
3. El perrito. Es un clásico en la ducha. De rodillas y él atrás. Importante no resbalarse y mantener el ritmo.

 

 

 

4. Enfrentados, ella levanta una pierna, la apoya sobre el borde de la bañera. Él introduce su pene. Esta posición es cómoda, pero ojo con clavarse las canillas, más vale sostenerse fuerte.

 

 
5. Abrir las piernas y subirte sobre su cintura. Él te debe sostener o apoyar en la pared. La penetración será intensa.

 

 
6. Ella dada vuelta, sosteniéndose de las canillas, mientras él la penetra por detrás. Es un clásico que le deja las manos libres para seguir jugando con el jabón durante la penetración y acariciando distintas partes del cuerpo.

 

 

 

 

Tirar la toalla

 

 
Lo lindo del sexo en la ducha es que después se continúa en el resto de la casa. En el mismo baño te puedes sentar sobre él, en un banco o en el inodoro. Pueden seguir en la cama mientras se van secando. No hay que concluir todo en la bañera.

 

 

 

EM

Oriana Campos



0 comments