La terrible historia de las brujas de Salem
enero 30, 2019 10:05 am

n cada etapa de nuestra historia, a lo largo de diferentes territorios y grupos, el ser humano ha expuesto su incomodad con respecto a las minorías. Desde tiempos muy lejanos, aquellas personas que han poseído alguna característica diferente o desconocida, sufrieron de discriminación y persecución por parte de las masas. ¡Conoce la historia de las brujas de Salem!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las mujeres eran acusadas de practicar pactos satánicos y magia negra, sin tener prueba alguna de estos actos – Imagen cortesía de: Cultura Colectiva.-

 

 

 

 

 

Para los grupos dominantes, esos individuos o pequeños conjuntos de personas siempre han representado un peligro que debía eliminarse. El caso de las ‘Brujas de Salem’, en el siglo XVII, no fue una excepción a esta terrible práctica.

 

 

 

 

 

 

La cacería de las brujas de Salem, se encuentra firmemente arraigada en la cultura popular, al ser una de las más terribles persecuciones conocidas a lo largo de la historia. Los juicios son la parte más terrible, porque en ellos hombres y mujeres fueron condenados a la muerte, sin ninguna comprobación.

 

 

 

 

 

El origen de la brujas de esta comunidad es bastante peculiar, debido a que nunca se comprobó si existía realmente una práctica concreta de la magia negra, como se conocía para la época. Las autoridades basaron esta condena en actitudes y acciones que eran desconocidas y peligrosas para ese entonces.

 

 

 

 

 

Desde el momento en que los colonizadores ingleses llegaron al territorio americano en 1641, instauraron un código de leyes para  tutelar sus vidas. En este conjunto de normativas el crimen más terrible era la idolatría, seguido por la brujería, la cual tenía como castigo la muerte.

 

 

 

 

 

El primer caso referente a la brujería, que se suscitó en esta población, fue el de una sirvienta de Connecticut, la cual afirmó tener pactos con Satanás. Ella confesó haber realizado una oración para que este le ayudara a desarrollar sus tareas como encargada de la casa, pero el caso no tuvo mucha atención y fue dejado de lado.

 

 

 

 

La concepción de las brujas, que dio pie posteriormente a la famosa cacería, inició en 1668, cuando cuatro niños de una familia de alta posición de la época comenzaron a actuar de forma extraña. Los infantes, según los testimonios, ladraban como perros, maullaban como gatos y volaban como gansos.

 

 

 

 

Si los niños leían textos bíblicos o asistían a misa, su comportamiento se tornaba violento e incomprensible. La hermana mayor de esta familia, Martha, se quedaba estática mientras el resto de los mayores rezaban con insistencia.

 

 

 

 

Estas actitudes motivaron a los padres a creer que tanto su hija mayor, como el resto de sus hermanos, se encontraban poseídos por algún ente diabólico. Es por esto que un conocido de la familia, que era ministro de la iglesia, se llevó a Martha para observarla y determinar las causas de su comportamiento y, luego de un tiempo, este concluyó que la niña era una bruja, condenándola a morir en la horca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las condenas eran realizadas sin tener las pruebas necesarias, los jueces se encontraban consumidos por el fanatismo religioso que predominaba en la época.-

 

 

 

La historia de las brujas, específicamente en Salem, inicia cuando la hija y la sobrina de Samuel Parris, ministro de la villa de Danvers, Betty y Abigail; respectivamente, de 9 y 11 años de edad, comenzaron a sufrir de ataques epilépticos, desmayos y mordidas inexplicables. Ambas niñas, cuando fueron interrogadas, afirmaron sentir la presencia de un ente inhumano que las perseguía y acechaba.

 

 

 

 

 

Las autoridades del lugar aseveraron, con esta confesión, que las niñas habían sido víctimas de hechos diabólicos. Al continuar con el interrogatorio estas explicaron, luego de comentar entre ellas, que la causante de su situación era su nana, Tituba.

 

 

 

 

La nana de las niñas era una esclava de la casa que provenía de Barbados, esta, en continuas ocasiones, les había relatado historias oscuras sobre el vudú y la magia negra a Betty y Abigail, antes de dormir. Gracias a lo cual las niñas, al comenzar a fantasear respecto a dichas historias, terminan culpando a su nana de su extraño comportamiento.

 

 

 

 

 

De la misma forma en la que acusaron a su nana, mencionaron el nombre de dos mujeres más: Sarah Good, mendiga del pueblo, y Sarah Osborne, una polémica libertina. Luego de las acusaciones, un tribunal fue en busca de las tres mujeres y las detuvo para interrogarlas.

 

 

 

 

 

 

El tribunal les exigió que confesaran sus pecados, es decir, sus pactos con Satanás, advirtiéndoles que la que se negara a hacerlo moriría en la horca. Tituba, la nana, fue la única que confesó tener alguna actividad satánica, mientras que las otras dos detenidas negaron cualquier tipo de conexión con la brujería o la magia negra.

 

 

 

 

Sin tomar en cuenta sus testimonios, ni buscar algún tipo de prueba, los jueces encarcelaron a las tres mujeres, ignorando sus súplicas. Esta noticia, mencionada de boca en boca como la detención de tres brujas, se regó rápidamente por todo Salem.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los juicios eran constantes y sin derecho a algún tipo de defensa.-

 

 

 

 

 

Los acontecimientos con estas tres mujeres provocaron un pánico general en toda la población, en la cual muchos otros niños comenzaron a padecer los mismos síntomas que Betty y Abigail. Luego de interrogar a los nuevos infantes, que tenían los mismos extraños comportamientos, más mujeres fueron acusadas de brujería y condenadas a la horca.

 

 

 

 

Es de esta forma que comienza una de las cacerías más terribles de toda la historia, tomando tal magnitud que se creó un tribunal específico para tratar los casos de brujería. La persecución, basada sobre todo en testimonios de niñas, no tenía ningún sustento lógico más que detalles físicos que podrían considerarse como característicos de la práctica satánica para la época.

 

 

 

 

Las crueles torturas obligaban a los detenidos, entre los cuales se encontraban -debido a la euforia- todo tipo de personas, a confesar acciones o pactos oscuros que estos no habían realizado. Es así como los procesos de persecución, interrogación y castigo duran varios meses, destruyendo familias y hogares, donde los miembros se acusaban entre sí gracias al pánico.

 

 

 

 

Se estima que entre 144 y 185 personas fueron acusadas y condenadas a la horca durante todos lo meses que duró la cacería, la cual estaba motivada por el fanatismo religioso y el pánico a lo desconocido. Estos juicios que terminaron en mayo de 1963, incluso alcanzaron a un infante de 5 años,  siendo el registro de la persona más joven que fue acusada de brujería y condenada durante todo el proceso.

 

 

 

La mayoría de los acusados y condenados a muerte fueron mujeres.-

 

 

 

 

 

Estudios posteriores han postulado que los supuestos ataques diabólicos, de los que fueron víctima los niños, eran realmente causados por razones psicológicas o simple comportamiento infantil. Asimismo, existe otra hipótesis que propone que en la población de Salem se propagó una epidemia de ergotismo, un tipo de intoxicación causado por la clase de pan de centeno que era consumido en la época.

 

 

 

 

 

 

Culturizando