La madre de Meghan ya está en Windsor para acompañar a su hija en el parto
abril 22, 2019 9:11 am

 

El nacimiento del primer hijo de los duques de Sussex es inminente.

 

 

 

Meghan Markle y Doria Ragland.© GTRES

 

 

Ayer Meghan Markle no se quedó sola mientras el príncipe Harryasistía al cumpleaños de la reina Isabel II en el castillo de Windsor. La madre de la duquesa de Sussex, Doria Ragland, se encuentra ya a su lado en Frogmore Cottage, la casa de Windsor en la que actualmente residen su hija y su yerno. Eso explicaría que Meghan no acompañara ayer al resto de miembros de la familia real británica a la misa de Pascua que sirvió para festejar los 93 años de la Reina: la duquesa de Sussex, cuyo parto ella misma anunció que estaba previsto para “finales de abril o principios de mayo”, está a punto de salir de cuentas. Por eso su madre ha volado ya hasta su lado desde Los Ángeles, la ciudad en la que reside.

 

 

Según informaba ayer el diario The Sun, Doria Ragland ha cancelado las próximas clases de yoga que imparte en un centro de Los Ángeles y ha contratado a una persona para que pasee a sus perros y se haga cargo de su casa mientras está fuera de su ciudad. Sin embargo, la misma información asegura que se quedará con los Sussex en Frogmore Cottage solamente unas semanas. Al contrario de lo que se ha publicado otras veces, no planea mudarse a Reino Unido de forma permanente y quiere seguir adelante con su vida normal en L.A., aunque sí se espera que asista al bautizo de su nieto y ejerza de abuela por partida doble: el bebé de los duques de Sussex nacerá sin abuela paterna y conocerá a su abuelo materno solo si Thomas Markle, el polémico padre de Meghan, consigue finalmente el perdón de su hija.

 

Resultado de imagen para ragland

 

Al contrario que otros miembros de la familia de la duquesa como su padre o su hermanastra, la madre de Meghan rehuye la atención de los medios y las polémicas. La nueva vida de su hija en la corte de Isabel II solamente ha interrumpido la cotidianidad de Doria Ragland en dos ocasiones: el día de la boda de los duques de Sussex en Windsor –fue el único pariente de la novia que asistió– y el día en el que la duquesa protagonizó su primer compromiso público en solitario, la presentación de un libro de cocina solidario en los jardines del palacio de Kensington a la que decidió acompañarla para apoyarla. El pasado diciembre, se publicó que había rechazado la invitación de la Reina de pasar con ellos la Navidad en Sandringham.

 

 

Según la prensa británica, Ragland ha visitado otras veces a su hija en Reino Unido, pero sus viajes siempre han pasado desapercibidos. Es una discrección que la famosa duquesa de Sussex necesita tener a su lado.

 

 

revistavanityfair.es



0 comments