Bill Gates: El hombre que puso de moda las ventanas
agosto 28, 2018 5:30 pm

 

 

Empresario y creador de Microsoft y del sistema operativo Windows

 

 

 

Durante años fue el malo de la película. Su trayectoria nunca despertó tanta admiración como la de Steve Jobs, porque aparcó el «glamour» y lo «cool» para centrarse en el negocio. Pero Bill Gates y sus adláteres asentaron los cimientos de la informática moderna.

 

 

 

El entorno laboral fue siempre su fuerte inexpugnable. Su gran aliado para convertir a la empresa que fundó en 1976, Microsoft, en un gigante que apostó por la venta de licencias y el software como su principal fuente de ingresos. Nada se escapaba del control de Windows, el sistema operativo para ordenadores más popular del mundo. Hay que atribuir su éxito a Windows 95, una de las versiones que más tiempo estuvo dominando la vida de millones de equipos. Allí se plasmó su manera de entender el mundo de la tecnología a la que ha estado vinculado desde una edad muy temprana.

 

 

 

El año 1985 fue importante en la trayectoria de la empresa. Fue el año en que lanzó su versión final de Windows. Un éxito, pero inició unos años de investigaciones sobre prácticas de monopolio que llegó a 1999 con una sentencia de la que se hace eco la portada de ABC.

 

 

 

En 1976, Gates y su amigo Paul Allen asentaron las bases de la compañía. Para dedicarse al proyecto abandonó sus estudios académicos en la prestigiosa Universidad de Harvard, se trasladó a la reluciente Albuquerque y empezó a operar con el lenguaje de programación Basic gracias a un acuerdo con la empresa propietaria. El cambio vino cuando, más tarde, diseñó su propia plataforma, MS-DOS. Un sistema operativo que movió los equipos de la otra gran empresa de informática, IBM, y que fue la semilla de Windows.

 

 

Pero su gran evolución no se produjo hasta después de observar la innovadora interfaz gráfica de Apple. Microsoft decidió emular esa idea en un proyecto que cambiaría los raíles por donde circulaba la informática doméstica hasta entonces. La distribución de Windows 95 vino acompañada de una gran campaña de marketing que incluía las canciones de los Rolling Stones. Además, el producto era funcional, práctico y útil, y se comercializaba por medio de CD-ROM y disquetes, algo inconcebible en la actualidad.

 

 

 

Microsoft lo tuvo claro desde el principio: apostar por el software en lugar de concentrarse en la fabricación de hardware y productos informáticos, que era el negocio de sus rivales. Así escaló en la industria, aunque su éxito fuera empañado por acusaciones de monopolio. Pero con él, los usuarios aprendieron a manejar ordenadores y tienen interiorizados ya sus atajos de teclado y comandos básicos, aunque posteriormente el propio Gates renegara de algunas funciones como el popular «CTRL+ALT+SUPR».

 

 

 

Bill Gates siempre fue un niño prodigio y con una vena comprometida. De hecho, desde que en 2008 dejó la cabeza de su compañía, se ha dedicado a labores filantrópicas. Siempre sin bajarse del carro de las personas más ricas del mundo.

 

 

ABC TECNOLOGÍA

J.M. Sánchez
@josedaze

 

 



0 comments