El Ejército sirio asegura que ha derribado un avión militar israelí
Marzo 17, 2017 1:52 pm

El conflicto de Siria volvió a confirmarse como una mini guerra mundial tras los últimos ataques aéreos de Estados Unidos e Israel en el país árabe. El estado judío admitió por primera vez desde el inicio de la guerra que sus aviones llevaron a cabo una operación en el país vecino y lo hizo porque también, por primera vez, los sirios respondieron y obligaron a activar el sistema de defensa antimisiles Arrow, que neutralizó uno de los misiles disparados en represalia por el ataque.

 

 

 

El Ejército Sirio informó del bombardeo israelí contra «un objetivo militar» cerca del oasis del Palmira y lo calificó de «acto de agresión y ayuda a Daesh», al que hace escasas fechas ha vuelto a expulsar de este oasis del desierto que había tomado por segunda vez. Poco después, los sirios emitieron un comunicado en el que aseguraron que «nuestra defensa aérea derribó un aparato, alcanzó otro y obligó a los demás a huir», pero desde Israel lo negaron y declararon que “la seguridad de los civiles israelíes o del aparato de la aviación israelí no se ha visto amenazada en ningún momento”.

 

 

 

Normalmente el estado judío ni confirma, ni desmiente este tipo de ataques en la vecina Siria, donde la milicia libanesa de Hizbolá combate codo con codo con el Ejército sirio. La larga guerra entre israelíes y el Partido de Dios se traslada de forma puntual con estas operaciones aéreas a suelo sirio, el país que ha servido de cordón umbilical durante las últimas décadas para que el grupo paramilitar chií recibiera armas de Irán. Tras un bombardeo en diciembre en el aeropuerto militar de Damasco, del que Siria acusó también a los israelíes, el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, reveló que «estamos haciendo esfuerzos, ante todo, por mantener la seguridad de nuestros ciudadanos y proteger nuestra soberanía, y para tratar de impedir el contrabando de armas sofisticadas, equipamiento militar y armas de destrucción masiva desde Siria a Hizbolá».

 

 

 

Mezquita atacada

 

 
Rusos, turcos, israelíes, iraníes, libaneses, iraquíes y estadounidenses son algunos de los países inmersos en la guerra de Siria. El presidente Donald Trump quiere además una mayor implicación en la lucha contra el «califato» y, tras el envío de mil hombres, la próxima semana podría reforzar aún más sus tropas sobre el terreno. De momento, EE.UU. lidera las operaciones aéreas de la coalición internacional y en las últimas horas el grupo Ahrar Al Sham ha acusado a sus cazas de matar a 46 personas en el bombardeo de una mezquita en Al Jina, localidad de la provincia de Alepo. El Departamento de Defensa negó toda vinculación con estas muertes y, aunque admitió haber bombardeado un objetivo muy próximo, mostró imágenes del templo para demostrar que la estructura se encontraba intacta después del bombardeo. Los estadounidenses aclararon que su objetivo fue una cumbre de líderes yihadistas y que mató a «decenas de milicianos de Al Qaida».

 

 

 

 

ABC

Por Confirmado: Gabriella Garcés



0 comments