La Vanguardia. El caso Golunov monopoliza la atención de la sociedad civil rusa
junio 10, 2019 4:56 pm

 

 

La profesión periodística de Moscú no se unía así desde el asesinato de Anna Politkóvskaya, en 2006

 

 

 

Portadas de tres diarios rusos de tirada nacional que hoy se unen a la movilización existente en Moscú por la liberación del periodista de investigación Ivan Golunov (Shamil Zhumatov / Reuters)

 

Decir Rusia estos días no es decir Vladímir Putin. En internet, en las redes sociales y en las portadas de los periódicos de papel el nombre más repetido es el de Iván Golunov, un periodista de investigación independiente acusado de tráfico de drogas en un caso que levanta todas las sospechas y que vuelve a remover una de las enfermedades crónica de Rusia: la corrupción.

 

 

La sociedad civil rusa, y especialmente sus compañeros de profesión, se encuentran movilizados ante lo que se consideran una injusticia. El interés ha llegado a la población, al menos a la que se mueve en internet. El 8 de junio, cuando un tribunal puso a Golunov, de 36 años, bajo arresto domiciliario tras acusarle por trafico de drogas, su nombre apareció en los medios de comunicación 4.857 veces. El nombre de Putin, que participaba en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, apareció 4.868 veces. Pero en las redes sociales el interés por el reportero de investigación atrajo el interés de los usuarios un 10 % más (177.578 por 160.049 del presidente ruso), según datos del servicio Mediatrend de la empresa Brand Analytics.

 

 

La policía le detuvo y le encontró drogas, pero él y sus compañeros aseguran que se las colocaron para incriminarle

 

 

En el Kremlin se sigue “muy atentamente” la evolución de los acontecimientos en torno al periodista, que publica la mayoría de sus artículos en el periódico digital Meduza, con sede en Riga (Letonia). Dimitri Peskov, portavoz del presidente Putin, señaló este lunes que la presidencia no puede comentar un caso que “debe merecer toda la atención de la Fiscalía y de otros servicios”.

 

 

Iván Golunov, de 36 años, se ha hecho un nombre por denunciar con sus investigaciones la corrupción en la alcaldía de Moscú. En enero pasado Meduza publicó un artículo sobre el dinero que se gastó el ayuntamiento capitalino en la iluminación de Año Nuevo. Golunov descubrió que el precio de compra de las guirnaldas de la calle Tverskaya (equivalente a la Rambla barcelonesa o la Gran Vía de Madrid) se infló cinco veces.

Golunov fue detenido el pasado jueves y, según los agentes que le arrestaron, tenía en su mochila y en su apartamento cocaína y mefedrona, una droga sintética. El reportero niega las acusaciones y asegura que la policía colocó los narcóticos para incriminarle.

 

 

Tres periódicos económicos e independientes salen con al misma portada: “Soy/somos Iván Golunov”

 

 

La policía publicó fotos para mostrar los aparatos que tenía Golunov en su piso, como varias balanzas, y apuntalar la acusación de tráfico, que podría acarrear una pena de 15 años de cárcel. Pero después retiró las imágenes, que resultaron corresponder a otro lugar. Según Meduza, el periodista había recibido amenazas en meses recientes sobre un artículo para el que estaba investigando. Sus colegas vinculan su persecución a sus actividades profesionales. La opinión más generalizada es que sus preguntas sobre el mercado de servicios funerarios habrían molestado a funcionarios corruptos.

 

 

 

 

Seguir leyendo en La Vanguardia

GONZALO ARAGONÉS | MOSCÚ, CORRESPONSAL

 



0 comments