El aterrador caso de la casa que sangraba
enero 18, 2019 12:36 pm

En el año 1987 un domicilio situado en Atlanta, Estados Unidos presentó un extrañísimo y espeluznante suceso… empezó a sangrar. Luego de algunas investigaciones se determinó que la sangre era humana.

 

 

 

Las casas sangrantes son fenómenos que a lo largo de la historia se han presentado y repetido varias veces, en la mayoría de los casos no se ha logrado obtener una explicación lógica, verosímil o científica.

 

 

 

 

Esta vez, este increíble acontecimiento pasó en Atlanta, en el año 1987 en la casa de una pareja de ancianos. El impacto fue tal, que hasta el New York Times llegó a introducirse dentro de este caso.

 

 

 

Un inesperado, terrorífico y sangriento hallazgo

 

 

 

 

 

La pareja, que estaba formada por Minnie y Will Winston dormía tranquilamente la noche del 8 de septiembre de 1987 en su casa situada específicamente en el 1114 Fountain Drive de la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos.

 

 

 

 

Minnie tenía 77 años y Will 79 para este momento. A media noche, Minnie se levantó para ir al baño y al entrar en él observó espantada y atemorizada lo que había encontrado: el suelo y las paredes estaban llenas de sangre. Alarmada, llamó a su marido, pensando que podía haberle ocurrido algún percance, pues estaba delicado de salud y se sometía a diálisis periódicamente por un problema renal.

 

 

 

 

Will se levantó al oírla y Minnie alivió gran parte de su temor, pero sin embargo todavía existía la duda… ¿de quién era toda aquella sangre? Juntos registraron la casa y vieron que prácticamente todas las demás habitaciones que conformaban su hogar presentaban el mismo aspecto. La sangre caía por las paredes y empapaba todo el suelo.

 

 

 

 

Los Winston llamaron a la policía que registró la zona buscando un animal o una persona herida o muerta, pero no encontró nada. Minnie y Will confirmaron que ellos no tenían ningún tipo de herida y que esa noche se habían acostado a las 9 y no habían oído ningún ruido anormal.

 

 

 

Los oficiales tomaron las muestras pertinentes a la sangre y las enviaron a analizar.

 

 

 

Terroríficamente, la sangre sí resultó ser humana y del grupo 0. Sabiendo esto, se logró descartar la posibilidad de que fuera del matrimonio, puesto a que ambos eran del grupo A.

 

 

 

También desecharon la posibilidad de una broma, ya que el hecho de que la misma fuera humana y la cantidad encontrada fuera tanta, lo hacía muy improbable.

 

 

 

 

Después de esto, os hechos no volvieron a repetirse jamás. Han pasado 30 años después de este espeluznante suceso y aún hoy en día no se ha encontrado una explicación para el misterio de la casa sangrante de Atlanta, el cual al parecer sigue y seguirá siendo por siempre uno de los casos no resueltos de la policía de la ciudad.

 

 

 

 

¿Qué te a ti parece que pudo haber ocurrido? ¿estaremos ante la presencia de un suceso paranormal?

 

 

 

 

 

 

 

 

Culturizando