Diputada Arellano negó vinculaciones con presunta corrupción en ayuda humanitaria de Colombia
junio 17, 2019 12:17 pm

 

 

Gaby Arellano: «Exijo a mi partido, Voluntad Popular, aclarar hasta el fondo de las consecuencias de este bochornoso escándalo y sancionar a los responsables»

 

 

 

Este lunes, la diputada a la Asamblea Nacional (AN), Gaby Arellano, negó tener cualquier tipo de vinculación con Rossana Barrera o con Kevin Rojas, emisarios de Juan Guaidó en Colombia -encargados de la ayuda humanitaria- y militantes de Voluntad Popular (VP) que han sido relacionados en presuntos desvíos de dinero, malversaciones de fondos y otros delitos de corrupción.

 

 

«No tengo nada que ver con Rossana Barrera ni con Kevin Rojas; ellos dos son parte del equipo del diputado Sergio Vergara, vicepresidente de la Comisión de Defensa», señaló en una entrevista para VIVOplay, agregando que «nunca en mi vida he utilizado fondos públicos para malversarlos. He luchado desde que ingresé a la universidad por acabar la corrupción».

 

 

Arellano le exigió a su partido, Voluntad Popular, que se aclarara este «bochornoso escándalo» hasta el fondo de sus consecuencias, a fin de desmantelar y sancionar a los responsables.

 

 

En este sentido, la diputada consideró que «si queremos, como partido, liberar a Venezuela, transformar a Venezuela, tiene que ser apegado en los valores éticos».

 

 

 

Orlando Avendaño, periodista venezolano y editor en jefe del medio PanAm Post, publicó recientemente presuntas informaciones que señalan a Kevin Rojas y Rossana Barrera como funcionarios corruptos que han realizado desvío de dineros, malversación de fondos, fraudes y amenazas en el manejo del dinero destinado para la ayuda humanitaria. Entre los datos que se publicaron, se dijo que incluso gran parte de la comida se había podrido.

 

 

 

Al respecto, Arellano dijo que no ha «visto que se haya dañado nada, (…) y si algo se dañó, y si algo se venció, y si algo no está en lo que debería estar», aseguró ser la primera en denunciarlo.

 

 

 

 

 

 

Por otra parte, la diputada también dio certeza de que no tenía «ningún tipo de responsabilidad» con la organización y administración del concierto ejecutado en Cúcuta el 22 de febrero, así como tampoco tiene «nada que ver con el tema de los militares que llegaron a Colombia luego del 23 de febrero».

 

 

 

 

 

Con información de El Universal



0 comments

actualidad