Day resucita, Tiger ataca y Rahm resiste
abril 13, 2019 12:19 am

Jason Day: así pasó de casi retirarse el jueves a coliderar el viernes

 

 

Un decepcionado Olazábal deja en el aire su regreso el año que viene

 

 

Cinco jugadores, todos ellos ganadores ‘grandes’, comparten el liderato del Masters de Augusta después de una apasionante segunda jornada, disputada bajo un intenso aguacero, en la que Jon Rahm demostró que además del juego ha adquirido también la paciencia necesaria para optar a la chaqueta verde.

 

 

Brooks Koepka, colider tras una ronda sin fallos el jueves, demostró su versatilidad y se aferró al coliderato con una peleada ronda de 71 golpes. Al estadounidense se han sumado Francesco Molinari, al que ya no hay campo que se resista, Jason Day, que ha pasado de casi no participar por sus dolores de espalda a ocupar el coliderato, Adam Scott y Louis Oosthuizen. Al acecho, a un golpe, están también Dustin Johnson, otro de los grandes favoritos, Xander Schauffele, el sorprendente debutante Justin Harding y Tiger Woods.

 

 

Atasco de figuras en el vetusto ‘leaderboard’ del Augusta National, en el que se ha instalado también el joven Rahm, que recortó dos golpes con una ronda sin bogeys de 70 (-2) en la que exhibió unos nervios de acero en los greenes. Su catálogo de recuperaciones y pares salvados con el putter en los segundos nueve fue asombroso. El sábado saldrá a sólo dos de la cabeza.

 

 

 

Había empezado de forma inmejorable, con birdies al 2 y al 3 y ni un green fallado hasta el 7. Pero fue al torcerse las cosas cuando realmente demostró que está preparado para el objetivo que se trae entre manos. El mejor ejemplo fue su reacción al ‘socket’ del 8. Algo le molestó al pegar su segundo golpe y la bola terminó en los árboles. Sin mayores aspavientos, consiguió salvar el par con una recuperación de manual.

 

 

 

Rahm brilló nuevamente pese a jugar en el turno más complicado del día -el de la tarde, que tuvo que ser interrumpido por la lluvia- y otra vez con la marabunta que rodea a Tiger Woods, que se acercó un paso más al sueño de su quinta chaqueta con una vuelta de 68 (-4) que hizo rugir a los contenidos patronos del Augusta National.

 

 

El gran ídolo ofreció una exhibición con los hierros y dejó algunos putts extraordinarios. Ni la interrupción por la lluvia, que le pilló en plena racha, ni la involuntaria zancadilla de un empleado de seguridad consiguieron detenerle. Woods, que ya peleó hasta el final el British Open y el PGA, saldrá el sábado a uno de la cabeza y, más importante, con su célebre efecto intimidatorio en máximos históricos.

 

 

Algo más lejos, pero con opciones aún, están Phil Mickelson (-4), Matt Kuchar(-4), Bryson DeChambeau (-3) o Rickie Fowler (-3). A siete, con pocas posibilidades ya, está Rory McIlroy. Todo apunta a que el norirlndés tendrá que esperar un año más para completar su particular Grand Slam.

 

 

 

Empatado con él en la vigésimo novena plaza aparece Rafa Cabrera Bello (-1), que se metió en el corte por segundo año consecutivo con una notable vuelta de 70 golpes. No lo consiguió Sergio García, que se quedó fuera por un golpe tras una segunda ronda de 75. Es es el segundo año consecutivo que no llega al fin de semana el ganador de 2017, que desde que se ciñó la chaqueta no ha conseguido jugar bajo par en Augusta.

 

 

Tampoco estará José María Olazábal, que igualó el peor resultado de su carrera con un +13. El doble ganador, visiblemente decepcionado, dejó en el aire la posibilidad de volver la próxima temporada. «Lo tengo que pensar», dijo. Esperemos que fuera el calentón.

 

 

 


Marca



0 comments