Con Florence en categoría 4, Carolina del Sur ordena evacuar su costa
septiembre 10, 2018 6:29 pm

 

Huracán Florence, que alcanzó categoría 4 el lunes, visto desde la Estación Espacial Internacional. Foto: @NASAEarth.

 

 

 

 

Florence se ha fortalecido rápidamente y se convirtió en un huracán de categoría 4 potencialmente catastrófico el lunes, mientras se acerca al norte y al sur de Carolina, con fuertes vientos, lluvia y marejadas que podrían causar estragos en un amplio tramo del este de Estados Unidos a partir del jueves por la noche o amanecer del viernes de esta semana.

 

 

 

Todas las personas en los estados en el sureste y el centro del país deben estar atentas al paso de Florence y a las alertas de huracán y de fuerte oleaje que se emitirán el martes en la mañana, dijo el CNH el lunes.

 

 

 

Florence es un huracán categoría 4 de un máximo de 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson.

 

 

 

“El oleaje generado por Florence está afectando a las Bermudas y zonas de la costa este de EEUU. Estas olas probablemente sean peligrosas y ocasionen fuertes corrientes marinas”, advirtió el CNH.

 

 

 

La agencia espacial de EE.UU. NASA, publicó el lunes un gráfico que muestra las intensas lluvias que trae Florence.

 

 

Evacuaciones

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, anunció la tarde del lunes una orden de evacuación obligatoria para los 300 km de la costa del estado, a partir del martes al mediodía.

 

 

 

En las islas de barrera de Carolina del Norte, conocidas en inglés como Outer Banks, las evacuaciones comenzaron el lunes al mediodía.

 

 

 

Un gráfico compartido en Twitter por Chris Bruin, meteorólogo del Weather Channel, muestra las evacuaciones obligatorias ordenadas por las autoridades del condado Dare al que pertenecen las Outer Banks.

 

Las zonas en amarillo, debían evacuar el lunes a partir del mediodía y las de color anaranjado deben hacerlo a partir del martes a las 7 de la mañana.

 

 

 

Las islas tienen una población estimada de 60.000 residentes.

 

 

 

Los primeros efectos de Florence ya se veían el lunes en las Outer Banks, cuando peligrosas corrientes de resaca y el agua de mar alcanzaban la Highway 12 (Autopista 12), la carretera estatal que las une.

 

 

Las autoridades ordenaron a visitantes y residentes que preparen para evacuar comunidades en un tramo de costa ya identificado como particularmente vulnerable a la elevación del nivel del mar debido al cambio climático.

 

 

 

Dawn Farrow Taylor, de 50 años, residente de los Outer Banks, estaba recogiendo fotos y documentos importantes y completando recetas el lunes antes de dirigirse al interior. Ella creció en la costa, y dice que esta será solo la segunda vez que es evacuada.

 

 

 

Desde que comenzó el mantenimiento confiable de registros hace más de 150 años, Carolina del Norte solo ha sido golpeada por un huracán de categoría 4: Hazel, con vientos de 130 mph en 1954.

 

 

 

“No creo que muchos de nosotros hayamos pasado por una Categoría 4. Y aquí somos tan frágiles. Somos solo una franja de tierra, somos una isla de barrera. … Ya estamos recibiendo un exceso de agua de mar, en Highway 12 dijo, refiriéndose a la única carretera que une las islas.

 

 

 

Para muchos, el desafío podría ser encontrar un refugio seguro: si Florencia se detiene lentamente junto a la costa, podría provocar lluvias torrenciales en las montañas de los Apalaches, causando inundaciones repentinas, deslizamientos de tierra y otras condiciones meteorológicas peligrosas en una amplia área.

 

 

 

Declaraciones de emergencia y medidas de previsión

 

 

 

Los gobernadores de Carolina del Norte, del Sur y Virginia declararon los estados de emergencia el viernes pasado. El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, también suspendió su campaña y le pidió al presidente Donald Trump una declaración federal de emergencia.

 

 

 

Los barcos de la Armada en la costa de Virginia, se preparaban para salir de la costa, una universidad en Carolina del Norte ya canceló las clases y la gente comenzó a abastecerse de madera contrachapada, agua embotellada y otros suministros.

 

 

 

Las banderas rojas ondean en las playas, advirtiendo a los nadadores que se mantengan fuera del agua cuando el mar comienza a agitarse. La gente se apresuró a preparar kits de emergencia, trazar rutas de escape, llenar sacos de arena y asegurar sus hogares.

 

 

 

“Imagínense, supongan, supongan que un gran huracán va a golpear justo en el medio de Carolina del Sur y se dirigirá hacia la costa”, dijo el gobernador de Carolina del Sur Henry McMaster. La agencia estatal de gestión de emergencias dijo que se está “preparando para la posibilidad de un desastre a gran escala”.

 

 

 

En la costa de Charleston, Carolina del Sur, los funcionarios de la ciudad ofrecieron sacos de arena a los residentes. La alcaldesa de Myrtle Beach, una popular área turística, Brenda Bethune, instó a la gente a asegurar sus hogares, pero dijo que era demasiado pronto para saber si se ordenaríanevacuaciones.

 

 

 

Las ferreterías y supermercados de Myrtle Beach estaban ocupados con las ventas de agua embotellada, madera contrachapada y generadores.

 

 

 

“Literalmente, están llenando cochecitos y carros de compra con agua”, dijo Ryan Deeck, gerente del departamento de abarrotes de un Walmart, a The Sun News. “Vienen y compran agua y platos, y eso es todo lo que están comprando”.

 

 

En Carolina del Norte, cuadrillas de trabajadores preparan excavadoras y motosierras.

 

 

 

En Jacksonville, Carolina del Norte, a unas 20 millas (32 kilómetros) tierra adentro, algunos residentes recogieron suministros para huracanes durante sus compras normales el fin de semana, informó The Daily News. Ilija Cesal le dijo al periódico que no se preocuparía de comprar agua extra u otros suministros por unos días más.

 

 

“Veré el miércoles cómo va eso, tenemos más de 48 horas antes de que eso ocurra”, dijo Cesal.

 

 

La Universidad de Carolina del Norte en Wilmington, cerca de la costa, canceló su próximo fin de semana de exalumnos y todas las clases a partir del mediodía del lunes, alentando a sus estudiantes a abandonar el campus para buscar un lugar más seguro.

 

 

 

En el sureste de Virginia, la Estación Naval de Norfolk ordenó no dejar sus vehículos en la extensa base más adelante esta semana debido a la amenaza de inundación. La Marina planeaba enviar barcos desde el área de Hampton Roads de Virginia al mar.

 

 

Carnival Cruise Line, con sede en la Florida, estaba redirigiendo sus cruceros, pero había otros huracanes con los que lidiar.

 

Casas preparadas para el huracán Flores con ventanas cubiertas con paneles de madera en Holden Beach, Carolina del Norte. Sept. 9 de 2018.

 

 

​Amenazas tierra adentro

 

 

 

Un océano cálido es el combustible que alimenta los huracanes, y Florencia se moverá sobre aguas donde las temperaturas alcanzan los 85 grados (30 grados Celsius), escribió Eric Blake, un especialista en huracanes.

 

 

 

Y con poca cizalladura del viento para disipar la tormenta, se espera que el campo de vientos huracanados de Florence se expanda en los próximos días, aumentando la marea causada por la tempestad y las amenazas de viento tierra adentro, así como la probabilidad de peligrosas inundaciones de agua dulce.

 

 

“La conclusión es que hay una creciente confianza de que Florencia será un huracán grande y extremadamente peligroso, independientemente de su intensidad exacta”, dijo Blake.

 

 

 

1 muerto y heridos en Florida

 

 

 

Una persona se ahogó y otras dos resultaron heridas el domingo en el condado Volusia de Florida donde hay un fuerte oleaje que expertos atribuyen al huracán Florence.

 

 

Funcionarios de Seguridad Vial de Volusia dijeron que rescataron a 13 víctimas del oleaje, donde las olas son más grandes de lo normal y hay un elevado riesgo de fuertes corrientes, informó Clickorlando.com.

 

 

 

Mientras que los salvavidas rescataron a un hombre inconsciente en New Smyrna Beach, de 64 años, y fue declarado muerto en un hospital, dijeron las autoridades.

 

 

Ubicación de Florence

 

 

Al mediodía EDT del lunes, Florencia tenía vientos máximos sostenidos de 130 mph (195 kph). Se centró alrededor de 1.230 millas (1.985 kilómetros) al este-sureste de Cape Fear, Carolina del Norte, y hacia el oeste a 13 mph (20 kph).

 

 

 

Su centro se moverá entre las Bermudas y las Bahamas el martes y el miércoles, y se acercará a la costa de Carolina del Sur o Carolina del Norte el jueves, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

 

 

 

Isaac y Helene

 

 

Los huracanes Isaac, que podría golpear las islas del Caribe, y Helene, mucho más afuera hacia el mar, se alineaban detrás de Florencia cuando la temporada del Atlántico 2018 alcanza su pico.

 

 

 

Isaac, el quinto huracán de la temporada en el Atlántico, estaba a unas 1.150 millas (1.855 kilómetros) al este de las Islas de Barlovento con vientos máximos de 120 kph (75 mph) la madrugada del lunes, moviéndose al oeste a 14 mph (22 kph).

 

Trayectoria de huracán Isaac, proporcionada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el lunes 10 de septiembre de 2018.

 

 

 

Se ha pronosticado que cruzará las Antillas Menores para ingresar en el este del Mar Caribe el jueves. El CNH espera que Isaac se fortalezca más el martes o el miércoles.

 

 

 

Mientras tanto, Helene, un ciclón de categoría 2 aún se encontraba en la zona de desove de huracanes del Atlántico en la costa de África, con vientos de 105 mph (165 km). Se ha pronosticado que se convertirá en un huracán importante, a unas 375 millas (600 kilómetros) al oeste de las islas de Cabo Verde.

 

 

 

“Se espera una intensificación adicional hoy y Helene se convertiría en un huracán de categoría mayor”, alertó el CNH.

 

 

En lo que va de la temporada en el Atlántico, que comenzó el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, se han formado nueve tormentas y cinco huracanes: Beryl, Chris, Florence, Helene e Isaac.

 

 

 

Voz de América



0 comments