China utilizó un diminuto chip en los dispositivos móviles para «infiltrarse» en las empresas tecnológicas
octubre 5, 2018 10:35 am

De manera silenciosa, oculta y discreta, los servicios de inteligencia del Gobierno chino lograron en 2015 «infiltrarse» en los dispositivos electrónicos de una treintena de empresas tecnológicas como Apple o Amazon para robar información privilegiada mediante la instalación de diminutos chips en los productos. Las principales compañías supuestamente afectadas lo han negado tajantemente.

 

 

 

Según desvela «Bloomberg», el ataque a treinta marcas tecnológicas con sede en Estados Unidos pudo comprometer las cadenas de suministro de los proveedores de hardware, Super Micro Computer, una empresa estadounidense de componentes y desarrolladora de placas base para servidores muy extendidas en la industria. Un sabotaje en toda regla que ha vuelto a poner el acento en las técnicas cada vez más sofisticadas para realizar campañas de ciberespionaje por parte de los gobiernos.

 

 

 

Para lograrlo, se implantó un microchip en la placa que, de manera discreta, para así poder controlar algunas funciones de red para trasnferir datos a servidores anónimos. Una especie de caballo de Troya. La investigación, que aún se está llevando a cabo, ha puesto de relieve la complejidad de las técnicas de los espías chinos para robar información sensible de las marcas estadounidenses. como una película de espionaje, todo apunta a que los instigadores fueron miembros del Ejército Popular de Liberación de China colocaron esos diminutos chips -de menos de dos milímetros de tamaño- en las placa base de los servidores con el objetivo de, una vez vendidas a las empresas, «espiar» los movimientos de los dispositivos. Esos chips de espionaje no aparecían, según la información, en los diseños originales de las placas base, sino que se acoplaron en secreto después de que los resposables de la fábrica fueron presionados o sobornados para alterar el procedimiento.

 

 

 

«El problema aquí, fundamentalmente, es cómo los gobiernos se espían entre sí. Es una guerra fría entre ellos para ser más competitivos que su rival», explica a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática en Securízame. «En este caso -añade el experto- el nivel de sofisticación es importante porque es un chip que se añade a las placas base de determinados servidores que van a pasar determinada información jugosa. Es un problema grande desde el punto de vista de usuario. La información a la que han podido acceder puede ser propiedad industrial o de diseño pero también de usuarios, quién sabe».

 

 

 

Entre las marcas afectadas se encuentran Apple o Amazon, que han negado la información difundida, pero también se ha desvelado que supuestamente los espías chinos también lograron infiltrarse en productos utilizados por miembros del FBI, el Departamento de Seguridad Nacional o la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Esta aparente operación a gran escala se realizó en 2015, aunque se desconoce si ha tenido vigencia hasta este momento. Según «Bloomberg», el gobierno de Estados Unidos estaba al tanto de esta campaña.

 

 

 

En los últimos años ha habido una gran preocupación sobre posibles infiltraciones de agencias de inteligencia extranerjas en Estados Unidos y otras compañías a través de sistemas de espionaje en productos de tecnología tan extendidos como teléfonos móviles inteligentes. Algunas de las técnicas empleadas en diversas ocasiones han sido intentar alterar de algún modo las cadenas de suministro de componentes informáticos necesarios para la fabricación de los dispositivos o la introducción de códigos maliciosos en los productos.

 

 

ABC



0 comments