Bajas empañan postemporada de la LVBP
enero 11, 2017 3:47 pm

Desde hace varios años, todos los gerentes de la LVBP han tenido la difícil tarea de armar un equipo con posibilidades de conseguir el título de campeón a pesar de las incontables trabas que se encuentran en el camino. Una de las constantes dificultades que tienen que sortear los ejecutivos son las ausencias y a veces repentinas bajas de peloteros clave en su estructura.

 

 
“Entendemos el sueño de ellos de llegar a las Grandes Ligas y respetamos sus decisiones”

 

 

Durante esta postemporada hemos sido testigos de la partida de varios jugadores vitales para los equipos clasificados por “recomendación” de sus organizaciones en Estados Unidos, que prefieren que estos peloteros descansen para el Spring Training, que arrancan en marzo.

 

 

 

El “Winter League Agreement”  firmado por MLB y la Confederación del Caribe, estipula que los equipos de Grandes Ligas no pueden para a un jugador que se encuentra fuera de la lista de fatiga extrema y que se mantenga libre de lesiones (artículo III, parte “E”, condición 1). Por lo tanto, los jugadores que se apartan de sus equipos en el caribe no tendrían la obligación de hacerlo.

 

 

 

Bravos de Margarita es uno de los equipos que más deserciones de este tipo ha sufrido para estos playoff. Breyvic Valera, quien ha sido uno de los mejores peloteros del torneo y probablemente gane el premio a Jugador Más Valioso de la campaña, solo pudo participar en dos encuentros en la serie ante Cardenales de Lara porque los Cardenales de San Luis le recomendaron que parara para llegar descansado a los entrenamientos primaverales, ya que él es un jugador de roster de 40.

 

 

 

José Osuna, otro pelotero de gran importancia dentro de la estructura de los insulares, recibió una invitación por los Piratas de Pittsburgh para acudir a un minicamp. Se espera que el criollo regrese para el 13 de enero.

 

 

Además, los relevistas zurdo Luis Ysla y Randy Valladares, más el receptor Alex Monsalve, decidieron parar el trote por recomendación de sus organizaciones en el beisbol organizado de las mayores.

 

 

 

“Entendemos el sueño de ellos de llegar a las Grandes Ligas y respetamos sus decisiones”, comentó el gerente deportivo de los insulares, Manuel Rodríguez. “Nos tocó enfrentar al mejor equipo de la ronda regular con cinco bajas importantes. Todos saben lo que significan Valera y Osuna para nosotros, pero además, nos quedamos sin Ysla y Valladares, que eran nuestros brazos zurdos del bullpen y Monsalve, que era nuestro segundo catcher. Por eso tuvimos que agarrar a Ramón Cabrera en el draft de sustituciones, para tapar ese hueco”.

 

 

 

Los equipos de la LVBP que consiguieron pasar a la postemporada, en su mayoría aprovecharon el draft para sumar piezas que, en vez de reforzarlos, le llenaron esas vacantes que quedaron tras las salidas de varios peloteros.

 

 

 

Caso similar le pasó a los Caribes de Anzoátegui, quienes perdieron a Balbino Fuenmayor para estos choques de enero. El inicialista firmó contrato con los Bravos de Atlanta, equipo que espera que el venezolano sea parte de esa nueva cara que quieren mostrar para la 2017.

 

 

Jhoulys Chacín, pitcher bandera de la Tribu luego de tomarlo en el draft de sustituciones, recibió permiso por los Padres de San Diego para una apertura más.

 

 

“Supimos dos días antes de que se acabara la temporada que Balbino no iba a seguir”, recordó Pedro Mena, gerente deportivo del equipo. “No sé cuáles son los planes de los Bravos con él, pero le deseamos lo mejor. Cuando él nos dijo que tenía que parar cambiamos los planes para la postemporada”.

 

 

“Esa fue una pérdida muy grande porque me cambió toda la estrategia para el draft de sustituciones”, comentó el mánager de la tribu, Omar López. “La tercera escogencia de los Bravos fue César Puello y esa iba a ser mi escogencia. Con su ausencia tuvimos que tomar a Mario Lisson porque teníamos que tapar la baja de Balbino”.

 

 

 

El utility Alexi Amarista, figura principal de Caribes, sale este miércoles para Estados Unidos para hacerse los exámenes médicos con los Rockies de Colorado y estará fuera, en principio, por un par de días.

 

 

 

Los Tiburones de La Guaira, de clasificar a la siguiente ronda, se quedan sin uno de sus mejores exponentes, José “Cafecito” Martínez, quien solo pudo jugar la primera ronda de postemporada por “recomendación” de San Luis. Para prevenir su ausencia, la directiva salada tomó a Danry Vásquez como sustitución en el draft.

 

 

 

Cardenales de Lara sufrió la baja de Luis Avilán, que es un brazo de gran cotización en el circuito criollo gracias a su pasantía por MLB. Además, su receptor titular, Manuel Piña declaró que los Cerveceros de Milwaukee quiere detenerlo. “Milwaukee desea pararme. Mañana hablaré con ellos para definir. Quiero seguir hasta donde llegue el equipo”, comentó el receptor al departamento de prensa de la organización barquisimetana.

 

 

 

Las Águilas del Zulia se quedaron sin su cerrador estelar Arcenio León y sin un brazo de Grandes Ligas como el de Elvis Araujo, quien jugará en la pelota japonesa.

 

 

 

León firmó contrato con los Tigres de Detroit, quienes le recomendaron al relevista detener sus actividades a pesar de que sumó 23.1 innings de actividades, cuando tenía permiso para 25. El derecho no está invitado al campo de entrenamiento de los felinos. Los Tigres de Aragua vieron partir al grandeliga Eduardo Escobar, quien solo jugó la primera ronda de playoff.

 

 

 

Por Confirmado: Ismeidy Pico

Fuente: Meridiano



0 comments