Alianza de la prensa británica para revertir la tiranía publicitaria de Google y Facebook
junio 22, 2018 10:11 pm

Los principales periódicos del país ponen en marcha una iniciativa llamada Proyecto Ozone diseñada para reservar espacios publicitarios en las publicicaciones online y llegar a una audiencia de 39,4 millones de usuarios únicos

 

 

Acusan a YouTube de recopilar ilegalmente datos personales de niños

 

 

El formato digital se convertirá en el principal soporte publicitario en España en 2020

 

 

El fracaso de la norma de las cookies obliga a buscar medidas más simples

 

 

En la última década, los dos principales gigantes de internet han dominado el espectro publicitario. Google y Facebook acumulan un 64% de la inversión global en publicidad online, un duopolio que amenaza también Amazon, que facturó el pasado año unos 2.800 millones de dólares. Un escenario que ha condenado a la prensa tradicional a repartise una porción de los ingresos comerciales. El de la publicidad digital es un inmenso mercado que solo en 2017 movió cerca de 220.000 millones de dólares.

 

 

 

Para revertir este impacto, los tres grandes grupos de prensa tradicional en Reino Unido han lanzado una plataforma publicitaria de manera conjunta llamada Proyecto Ozone. Su objetivo, gestionar de manera conjunta su publicidad digital y reducir, en la medida de los posible, la tiranía de Facebook y Google en este sector.

 

 

 

Es una iniciativa que permite que News UK (propietaria de «The Times», «The Sunday Times» y «The Sun») y grupos editoriales como «The Guardian» y «The Telegraph» vayan de la mano en la gestión de contenidos publicitarios en internet, medio por donde cada vez sirve de salvaguardia a la prensa tradicional dada la irrupción, sobre todo, de los teléfonos móviles conectados. Esta medida, hasta la fecha, no ha funcionado en España pese a los intentos de algunos grupos editoriales.

 

El proyecto, según relatan los medios británicos, permitirá a las marcas comerciales reservar espacios publicitarios a todas sus publicaciones de una manera más directa y accesible de cara a alcanzar una audiencia de unos 39,4 millones de usuarios únicos en Reino Unido. Esta iniciativa -defienden los editores británicos- viene como «respuesta a las preocupaciones sobre el fraude y la falta de transparencia» en el mercado de la publicidad digital.

 

 

 

En su defensa, los editores británicos consideran que en los últimos años los anunciantes han sufrido un daño a su reputación y confianza después de que sus anuncios aparecieran en plataformas como YouTube, Google o Facebook junto a «contenidos extremistas o inapropiados». A largo plazo, Proyecto Ozono aspira a «atraer más editores y socios de calidad».Cada medio, sin embargo, mantendrá su equipo comercial, que seguirá comercializando sus propios espacios publicitarios.

 

 

 



0 comments