¿Adónde va el Brexit?: conoce los principales escenarios
marzo 10, 2019 9:40 pm

¿Tendrá finalmente lugar el Brexit, cuándo y cómo? A dos semanas y media de la fecha prevista, el Parlamento británico debe pronunciarse por segunda vez el martes sobre el acuerdo de salida de la Unión Europea, tras su estrepitoso rechazo en enero.

 

 

 

La primera ministra británica, Theresa May, espera poder presentar nuevas “garantías” de Bruselas para superar las reticencias de algunos diputados, principalmente los euroescépticos en el seno de su propio Partido Conservador.

 

 

 

Pero hasta ahora sus contactos con Bruselas han sido “difíciles”, según Londres, y a mediados de semana no habían permitido identificar “ninguna solución”, según la Comisión Europea, al punto más espinoso, la salvaguarda ideada para permitir que la frontera en la isla de Irlanda permanezca abierta.

 

 

Nadie puede decir qué derroteros tomará el proceso, pero estos son los principales escenarios:

 

 

Se aprueba el acuerdo

 

Si el Parlamento aprueba el texto el martes, el país saldrá de la UE con condiciones negociadas.

 

 

 

La pregunta es cuándo, ya que el tiempo que quedaría hasta la fecha prevista, el día 29, es demasiado corto.

 

 

 

Reino Unido podría pedir a la UE un aplazamiento, que debería ser aprobado por unanimidad.

 

 

 

Según los expertos, una prolongación de tres semanas bastaría para que ambas partes ratificasen el tratado.

 

 

 

Pero si este plazo debe permitir también la aprobación de las nuevas legislaciones previstas por el acuerdo -sobre agricultura, pesca o inmigración- se necesitarían al menos ocho semanas, señalan fuentes europeas.

 

 

 

Muchos analistas apuestan por el máximo de tres meses, hasta la composición a principios de julio del nuevo Parlamento Europeo surgido de las elecciones de mayo próximo.

 

 

 

Brexit sin acuerdo

 

 

Si los diputados vuelven a rechazar el acuerdo, May les pedirá un día después que digan si aceptan o rechazan salir de la UE abruptamente sin un acuerdo.

 

 

 

Los círculos empresariales británicos temen este escenario debido a sus catastróficas consecuencias para la economía, pero podría tener lugar el 29 de marzo si una mayoría de diputados es favorable a él, lo que, tendiendo en cuenta votaciones anteriores, parece poco probable.

 

 

 

Aplazar el Brexit

 

 

Si los diputados también rechazan el Brexit sin acuerdo, un día después podrán votar sobre el aplazamiento de la fecha de salida, en este caso por razones políticas.

 

 

 

¿Pero, para qué? Varios dirigentes europeos se han mostrado dispuestos a conceder a Londres un aplazamiento, pero solo a condición de que este tenga un objetivo claro.

 

 

 

La prensa británica afirma que el equipo de May contempla la posibilidad de presentar el texto al Parlamento una tercera vez, aunque todo dependerá de cuántos diputados votan en su contra el martes: más de 60 parece una desventaja difícil de remontar.

 

 

 

May se ha declarado hasta ahora contraria a un plazo superior a dos o tres meses, pero si Londres y Bruselas tuvieran que empezar a negociar algo totalmente diferente se necesitaría mucho más.

 

 

 

De un punto vista jurídico, si este va más allá del 2 de julio, día de la sesión inaugural del Parlamento Europeo, Reino Unido tendría que organizar elecciones europeas para designar a sus 73 eurodiputados.

 

 

 

Segundo referéndum o elecciones anticipadas

 

 

Un aplazamiento podría también desembocar en la organización de un segundo referéndum sobre el Brexit o la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas.

 

 

 

May siempre ha rechazado la idea de una nueva consulta popular, pero esta vez cuenta con el apoyo de más parlamentarios proeuropeos. Recientemente, incluso el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, apoyó esta propuesta ante la cual se había mostrado reticente hasta ahora.

 

 

 

Esa posibilidad abriría un espinoso debate sobre cómo formular la pregunta sometida a votación, que podría ser tan divisiva como en el primer referéndum de junio de 2016.

 

 

 

Asimismo, se podrían convocar nuevas elecciones legislativas en dos casos. Uno sería la aprobación por el Parlamento de una moción de censura contra el gobierno, un escenario poco probable tras el rechazo de la presentada por Corbyn a mediados de enero.

 

 

 

El otro caso sería una decisión de la propia May, que utilizaría así su última carta, pese al riesgo de perder el cargo.

 

 

Agence France-Presse 



0 comments